37 - ¿Por qué los ele­fan­tes tie­nen ore­jas gran­des?

50 respuestas animales - - Sumario -

Los ani­ma­les que ge­ne­ran una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te a par­tir del fun­cio­na­mien­to del cuer­po y el pro­ce­sa­mien­to del ali­men­to se co­no­cen co­mo en­do­ter­mos. Los ma­mí­fe­ros lo so­mos, pe­ro ese ca­lor de­be ir­se por al­gún la­do, en es­pe­cial por la su­per­fi­cie del cuer­po, es de­cir, la piel. En un ani­mal pe­que­ño, co­mo un ra­tón, se ge­ne­ra mu­cho ca­lor des­de aden­tro pe­ro por su ta­ma­ño, ese ca­lor en­cuen­tra rá­pi­da­men­te la piel por don­de es­ca­par y es por eso que pre­ci­san co­mer se­gui­do pa­ra re­po­ner­lo. En un ani­mal gi­gan­te co­mo un ele­fan­te, hay tan­to cuer­po ge­ne­ran­do ca­lor que la su­per­fi­cie de la piel ape­nas le al­can­za pa­ra que ese ca­lor se es­ca­pe y no se ha­ga de­ma­sia­do. Por ello, aque­llos que te­nían ore­jas más gran­des, co­mo los que vi­ven hoy en Áfri­ca se sin­tie­ron có­mo­dos en los am­bien­tes de de­sier­to mien­tras que los de ore­jas chi­cas, co­mo los de la In­dia o los que vi­vie­ron en el pa­sa­do en las pla­ni­cies he­la­das del nor­te no pu­die­ron vi­vir en

Áfri­ca pues su­frían de­ma­sia­do el ca­lor. Las gran­des ore­jas las ve­mos en otros ani­ma­les del de­sier­to co­mo zo­rros, ra­to­nes y co­ne­jos. Los ele­fan­tes uti­li­zan tam­bién sus ore­jas co­mo me­ca­nis­mo de ame­na­za pa­re­cien­do al des­ple­gar­las aún más gran­des y al agi­tar­las pue­den en­viar se­ña­les al res­to de la ma­na­da. Las gran­des pan­ta­llas de sus ore­jas ayu­dan a en­fo­car los so­ni­dos que les lle­gan, da­do que su au­di­ción es muy bue­na pa­ra so­no­ri­da­des de ba­ja fre­cuen­cia, es de­cir, muy gra­ves, en­tre gru­pos que pue­den es­tar se­pa­ra­dos por va­rias de­ce­nas de ki­ló­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.