38 - Al­gu­nos ani­ma­les tie­nen sus tes­tícu­los col­gan­do y a otros no se les ven, ¿por qué?

50 respuestas animales - - Sumario -

El que nues­tros tes­tícu­los se ha­llen tan ex­pues­tos, col­gan­do en una bol­si­ta de piel ha si­do un te­ma cu­rio­so aun des­de la épo­ca de los grie­gos co­mo Aris­tó­te­les. En no­so­tros y en otros ma­mí­fe­ros co­mo los roe­do­res, car­ne­ros o pe­rros, los tes­tícu­los se for­man en el in­te­rior del cuer­po y ba­jan has­ta las bol­si­tas en­tre la ni­ñez y la pu­ber­tad. Pe­ro en otros ma­mí­fe­ros es dis­tin­to, sien­do com­ple­ta­men­te in­ter­nos en del­fi­nes y ele­fan­tes, le­jos del pe­li­gro de cual­quier gol­pe o ata­que. El gran do­lor que sen­ti­mos por un gol­pe en los tes­tícu­los es una adap­ta­ción que te­ne­mos pa­ra acos­tum­brar­nos a pro­te­ger­los con cuidado. Su ubi­ca­ción en hu­ma­nos se ex­pli­ca sen­ci­lla­men­te por­que gran par­te de nues­tro cuer­po fun­cio­na muy bien por en­ci­ma de los 36°C mien­tras que los es­per­ma­to­zoi­des, las cé­lu­las re­pro­duc­ti­vas del ma­cho, só­lo es­tán bien a 34°C, y to­le­ran ma­yor tem­pe­ra­tu­ra por unas po­cas ho­ras, tras lo cual co­mien­zan a pro­du­cir­se de­fec­tos y al­te­ra­cio­nes que ter­mi­nan di­fi­cul­tan­do la for­ma­ción de un be­bé. El man­te­ni­mien­to de es­per­ma­to­zoi­des fres­cos, fue­ra del cuer­po y en bol­sas con po­co vello, ha­ce que su tem­pe­ra­tu­ra sea in­fe­rior y du­ren más tiem­po. En las aves, en cam­bio, los tes­tícu­los son in­ter­nos pe­ro po­seen un sis­te­ma in­te­rior de bol­sas con ai­re que los en­frían. Du­ran­te una re­la­ción se­xual, el cuer­po au­men­ta su tem­pe­ra­tu­ra y los tes­tícu­los se in­ter­nan en el cuer­po ca­len­tán­do­se más y dan­do a los es­per­ma­to­zoi­des gran­des ca­pa­ci­da­des pa­ra mo­ver­se rá­pi­do y bus­car el óvu­lo de la hem­bra an­tes que sus 350 mi­llo­nes de com­pe­ti­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.