25 - ¿Sabías que hay ani­ma­les que se con­ge­lan en el in­vierno y vuel­ven a “an­dar” en ve­rano?

50 respuestas animales - - Sumario -

Así co­mo su­ce­de en los de­sier­tos, hay in­ver­te­bra­dos y ver­te­bra­dos que ha­bi­tan áreas con in­vier­nos muy cru­dos y pue­den lle­gar a con­ge­lar­se pa­ra lue­go re­vi­vir en pri­ma­ve­ra. Se ha des­cu­bier­to que a al­gu­nas oru­gas de las re­gio­nes po­la­res del nor­te de Ca­na­dá, con in­vier­nos de 70 gra­dos ba­jo ce­ro, se les con­ge­la la san­gre y en­ton­ces sus cé­lu­las pier­den agua y se se­can. Cuan­do el in­sec­to co­mien­za a ca­len­tar­se con las tem­pe­ra­tu­ras más al­tas, se vuel­ve a hi­dra­tar y sus cé-

lu­las re­cu­pe­ran su con­di­ción ori­gi­nal. Es­to no su­ce­de só­lo en los in­sec­tos adap­ta­dos al frío, sino que tam­bién hay ver­te­bra­dos que son ca­pa­ces de so­bre­vi­vir a un in­vierno po­lar. La ra­na de la ma­de­ra, que vi­ve en Alas­ka y gran par­te de Ca­na­dá, tam­bién pue­de lle­gar a con­ge­lar más de la mi­tad del lí­qui­do de su cuer­po me­dian­te una can­ti­dad de me­ca­nis­mos in­ter­nos que evi­tan el da­ño celular que ocu­rri­ría con es­tos cam­bios ex­tre­mos de tem­pe­ra­tu­ra. Su­pues­ta­men­te, el prin­ci­pal me­ca­nis­mo que le otor­ga pro­tec­ción a las cé­lu­las es la pro­duc­ción de gran­des can­ti­da­des de azú­car que ac­túa co­mo un an­ti­con­ge­lan­te in­terno. La con­ge­la­ción tar­da unos días en com­ple­tar­se has­ta lle­gar el pun­to en el que el co­ra­zón de es­tas ra­ni­tas de­ja de la­tir. Así, se man­ten­drán en es­te es­ta­do has­ta la lle­ga­da de tem­pe­ra­tu­ras cá­li­das cuan­do sea tiem­po de “des­per­tar”.

La­gar­to es­pi­no­so del de­sier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.