13 - ¿Por qué la ji­ra­fa tie­ne el cue­llo lar­go?

50 respuestas animales - - Sumario -

Cuan­do lle­ga­ron a Eu­ro­pa las pri­me­ras des­crip­cio­nes de ji­ra­fas del Áfri­ca, la ma­yo­ría pen­sa­ba que eran se­res in­ven­ta­dos ¡pe­ro eran reales! Lo que más lla­mó la aten­ción es, por su­pues­to, ese lar­go cue­llo. Sin em­bar­go, no tie­ne más vér­te­bras que el nues­tro, sino que es pro­duc­to de un alar­ga­mien­to des­pro­por­cio­na­do de ellas; ¡sus vér­te­bras son más gran­des! De he­cho, ca­da vér­te­bra o hue­so del cue­llo pue­de lle­gar a me­dir 30 cen­tí­me­tros de lar­go, que en fi­la dan cue­llos ¡de has­ta dos me­tros! Exis­ten va­rias hi­pó­te­sis so­bre el ori­gen de es­tos alar­ga­dos cue­llos; aquí men­cio­na­re­mos dos. La pri­me­ra y más an­ti­gua, con­si­de­ra­ba que las que na­cían con cue­llos un po­qui­to más lar­gos po­dían ali­men­tar­se me­jor, a ma­yor al­tu­ra y fue­ra del al­can­ce de sus com­pe­ti­do­res. Sin em­bar­go, se ha re­co­no­ci­do que las hem­bras tie­nen el cue­llo más corto que los ma­chos y, de he­cho, pa­san más de la mi­tad del tiem­po co­mien­do en po­si­ción ho­ri­zon­tal, por lo que es­ta hi­pó­te­sis

ha que­da­do en el ol­vi­do. En cam­bio, otra hi­pó­te­sis su­gie­re que el ver­da­de­ro mo­ti­vo es po­seer un ar­ma in­com­pa­ra­ble pa­ra las pe­leas en­tre ma­chos por con­quis­tar hem­bras. Los ma­chos de ji­ra­fa tie­nen vio­len­tas lu­chas en épo­cas de re­pro­duc­ción y los ven­ce­do­res, que sue­len ser los que tie­nen los cue­llos más lar­gos y ro­bus­tos, son los pre­fe­ri­dos por las hem­bras, que los se­lec­cio­nan pa­ra ser pa­dres de sus ca­cho­rros. Así, los ma­chos con los cue­llos más lar­gos y fuer­tes son los que fi­nal­men­te se re­pro­du­cen y su des­cen­den­cia po­see­rá cue­llos lar­gos y así su­ce­si­va­men­te.

Ji­ra­fa. Las más al­tas al­can­zan los 5,8 me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.