17 - ¿De­bi­do a qué nos pa­re­ce­mos tan­to a los chim­pan­cés?

50 respuestas animales - - Sumario -

Cual­quie­ra que ha­ya es­ta­do cer­ca de un mono o lo ha­ya vis­to por la te­le­vi­sión no­ta­rá de in­me­dia­to en su mi­ra­da una sen­sa­ción de cer­ca­nía, de en­ten­der cla­ra­men­te sus mi­ra­das, ges­tos y ac­ti­tu­des, de un mo­do que no se da con otros ani­ma­les, ni si­quie­ra con los pe­rros. Es­to ocu­rre en es­pe­cial con los gran­des si­mios, en­tre los que se ha­llan los chim­pan­cés. El pa­re­ci­do no es el re­sul­ta­do de al­go ca­sual sino que nos mues­tra a las cla­ras que nues­tras es­pe­cies es­tán cer­ca­na­men­te em­pa­ren­ta­das. Así, la se­me­jan­za no se da só­lo en el as­pec­to y com­por­ta­mien­to, sino en que los hu­ma­nos com­par­ti­mos con ellos ca­si to­da la in­for­ma­ción que po­see­mos en nues­tros ge­nes (lo que se co­no­ce co­mo el ge­no­ma) con es­te gru­po de si­mios. Ac­tual­men­te sa­be­mos qué ha­ce unos 6 mi­llo­nes de años vi­vió nues­tro an­ces­tro en co­mún más cer­cano, y que lue­go los hu­ma­nos y los chim­pan­cés con­ti­nua­mos por ca­mi­nos dis­tin­tos. A no­so­tros nos cre­ció el ce­re­bro y se nos achi­ca­ron los dien­tes. A ellos se les alar­gó la mano y la es­pal­da y les cre­cie­ron los dien­tes. Aun­que aún hoy com­par­ta­mos mu­chas co­sas con los chim­pan­cés, las di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias por las que atra­ve­só nues­tro ca­mino evo­lu­ti­vo per­mi­tie­ron que nos des­pla­ce­mos so­bre nues­tras dos pa­tas, acu­mu­le­mos co­no­ci­mien­tos que pa­san de una a otra ge­ne­ra­ción, y nos co­mu­ni­que­mos por me­dio de idio­mas com­ple­jos, ca­rac­te­rís­ti-

cas que no su­ce­die­ron en la evo­lu­ción de nues­tros her­ma­nos si­mios, que se adap­ta­ron de mo­do in­creí­ble a las di­fi­cul­ta­des de la vi­da en la sel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.