50 RES­PUES­TAS pa­ra ARMONIZAR TU VI­DA SE­GÚN TU SIGNO ZODIACAL

TO­DO LO QUE TENÉS QUE SA­BER PA­RA ME­JO­RAR EL EQUI­LI­BRIO EMO­CIO­NAL

50 respuestas armonizar - - Portada -

• COMPATIBILIDADES

• AC­TI­VI­DA­DES PO­SI­TI­VAS

• VISUALIZACIONES

Mu­chas ve­ces te ha­brás sen­ti­do mal, dan­do vuel­tas a un te­ma sin so­lu­ción, con la men­te en blan­co o lle­na de ideas que no son cla­ras. Con in­som­nio o dur­mien­do mu­cho más de lo que acos­tum­bra­bas. No tenés quien te ayu­de a cla­ri­fi­car las pen­sa­mien­tos y no en­con­trás có­mo se­guir tu ca­mino. No sa­bés lo que que­rés, pe­ro tam­po­co te das tiem­po pa­ra que se aco­mo­de tu vi­da. Lo que tenés, es un gran des­equi­li­brio, y ne­ce­si­tás ar­mo­ni­zar­te. Te pro­pon­go un re­co­rri­do por mis con­se­jos pa­ra que en­tien­das qué te fal­ta, có­mo po­dés me­jo­rar y con quién tenés ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de te­ner una re­la­ción pla­cen­te­ra, ar­mó­ni­ca y con un amor du­ra­de­ro.

1 ¿QUÉ ES LA AR­MO­NI­ZA­CIÓN?

La ar­mo­ni­za­ción es po­der aquie­tar la men­te, rea­li­zan­do un ejer­ci­cio de vi­sua­li­za­ción crea­ti­va con mú­si­ca sua­ve de fon­do, que ayu­da a que sal­gas de la ru­ti­na in­ter­na, que siem­pre te ha­ce pen­sar en lo mis­mo, co­mo un “dis­co ra­ya­do” sin en­con­trar so­lu­ción. Por el con­tra­rio, a tra­vés de res­pi­ra­cio­nes y de visualizaciones guia­das, podrás en­con­trar el ca­mino pa­ra des­cu­brir tu ver­dad in­ter­na e ir tras ella. Cuan­do el pen­sar, el sen­tir y el ac­tuar no es­tán de acuer­do, es ne­ce­sa­ria una ar­mo­ni­za­ción. La men­te es la gran “enemi­ga” del ser hu­mano cuan­do no es­tá al ser­vi­cio de lo que sen­ti­mos, por lo tan­to, nues­tro ac­cio­nar se dis­tor­sio­na y lue­go nos que­ja­mos por­que las co­sas no sa­len co­mo es­pe­rá­ba­mos.

2 ¿CÓ­MO ME DOY CUEN­TA DE QUE TEN­GO QUE ARMONIZAR MI VI­DA?

Si no dor­mís bien, si es­tás an­sio­so o de­pri­mi­do, si te enojás por cual­quier co­sa, pa­de­cés de ce­los, en­vi­dia o tenés una adic­ción, es­tás ne­ce­si­tan­do vol­ver al equi­li­brio, es de­cir, ar­mo­ni­zar­te.

3 ¿CÓ­MO COMPATIBILIZA ARIES CON LOS OTROS SIG­NOS?

• Aries con Aries: el apren­di­za­je es­ta­rá da­do por no com­pe­tir y que el tem­pe­ra­men­to fo­go­so no se con­vier­ta en agre­si­vo. Ba­sa­rán su unión en em­pren­der una lu­cha en co­mún. Pa­sear al ai­re li­bre y la de­mos­tra­ción de es­tar in­tere­sa­dos por lo que el otro pien­sa, los afian­za­rá. En la in­ti­mi­dad se­rán muy ar­dien­tes.

• Aries con Leo: Leo lle­ga­rá a su co­ra­zón y po­drán com­par­tir ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas en el más amplio sen­ti­do de la pa­la­bra, tan­to ar­tís­ti­cas co­mo de pro­crea­ción. El en­tu­sias­mo los uni­rá y em­pren­de­rán, con ale­gría, lo que se pro­pon­gan. Sin em­bar­go, si el ego de Leo se po­ne a com­pe­tir con el pio­ne­ro y ba­ta­lla­dor Aries, ha­rá es­ta­llar su ira, ya que no ad­mi­ti­rá ser se­gun­do en na­da.

• Aries con Sagitario: Sagitario ilu­mi­na las an­sias de ex­pan­sión del ariano. Jun­tos, se em­bar­ca­rán en aven­tu­ras, via­ja­rán y, pro­ba­ble­men­te, exa­ge­ren en el de­rro­che de ener­gías. El cen­tau­ro se­rá una es­pe­cie de maes­tro pa­ra el car­ne­ro.

• Aries con Géminis: tie­nen una gran atrac­ción. Géminis le plan­tea­rá acer­ti­jos e in­cóg­ni­tas a re­sol­ver al gue­rre­ro mar­ciano (Aries), que se sen­ti­rá muy atraí­do por el desafío de la con­quis­ta. Ten­drán una muy bue­na co­mu­ni­ca­ción y po­drán com­par­tir

sa­li­das, via­jes cor­tos y vi­si­tas a pa­rien­tes o a ami­gos, con ale­gría compartida. Ade­más, se­rán pro­cli­ves a las mu­dan­zas y a los tras­la­dos. Siem­pre cam­bian­do de ca­sa, de es­ce­na­rios, de ve­ci­nos y has­ta ¡de mue­bles!

• Aries con Acuario: son esen­cial­men­te compatibles. A los aria­nos se los acu­sa, mu­chas ve­ces, de ser so­ña­do­res, in­ge­nuos y po­co rea­lis­tas. A los agua­do­res se los acu­sa de es­tar “to­tal­men­te lo­cos”. Jun­tos, ha­cen una bue­na du­pla y el acua­riano siem­pre le pro­po­ne al mar­ciano co­sas nue­vas por in­ves­ti­gar. Aries sen­ti­rá que de­be ha­cer­le fa­vo­res a Acuario, pe­ro gra­cias a es­tas ac­cio­nes, al­go kár­mi­co de­ja­rá atrás. Po­drán ser, ade­más, muy bue­nos ami­gos.

• Aries con Libra: opues­tos com­ple­men­ta­rios o enemi­gos acé­rri­mos. Libra pue­de ex­pre­sar las me­jo­res do­tes de Ve­nus: ser en­can­ta­dor, se­duc­tor y so­cial. Sin em­bar­go, uti­li­za es­tas ar­mas, se­cre­ta­men­te por­que sa­be que es­to es lo que des­lum­bra al ar­dien­te Aries. La ba­lan­za se man­ten­drá ca­si siem­pre se­re­na y es­ta­ble, sal­vo que el ca­rác­ter agre­si­vo del mar­ciano se tor­ne in­to­le­ran­te y pon­ga en jui­cio la ve­ra­ci­dad de Libra. A pe­sar de ser tam­bién Aries un signo car­di­nal (lí­der), al ser su ele­men­to el fue­go, por más que ar­da y ar­da, el so­plo hu­ra­ca­na­do de Libra ter­mi­na­rá de­ján­do­lo en ce­ni­zas.

4 ¿CUÁ­LES SON LAS AC­TI­VI­DA­DES QUE ARMONIZAN A ARIES?

Aries es muy ac­ti­vo y des­pier­to, con gran sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad. Po­see va­lor, de­ci­sión, en­tu­sias­mo y le gus­ta ven­cer obs­tácu­los. Ne­ce­si­ta com­pe­tir, to­da ac­ti­vi­dad que re­sul­te un desafío y que pro­me­ta desa­rro­llar la pro­pia iden­ti­dad se­rá bue­na. Co­mo el pla­ne­ta que lo ri­ge es Mar­te, el de­seo y la ac­ción lo mo­ti­van. El running, la gim­na­sia ae­ró­bi­ca y las ac­ti­vi­da­des mar­cia­les en general, lo ar­mo­ni­za­rán.

5 ¿CÓ­MO DE­JAR ATRÁS LA PAR­TE NE­GA­TI­VA DE ARIES?

Re­co­no­cer su opues­to com­ple­men­ta­rio in­terno, Libra, re­gi­do por Ve­nus, el pla­ne­ta del amor, de­bie­ra ser el pri­mer pa­so pa­ra apla­car su an­sie­dad. Pen­sar en lo que el otro ne­ce­si­ta, en vez de co­lo­car­se en un lu­gar prio­ri­ta­rio, ayu­da­rá a armonizar sus re­la­cio­nes.

6 ¿CÓ­MO HA­CER PA­RA IR HA­CIA LA EX­PRE­SIÓN PO­SI­TI­VA DE ARIES?

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da... Vi­sua­li­zá que es­tás en un pla­ne­ta que re­pre­sen­ta to­do lo os­cu­ro de tu pa­sa­do. Vi­ven­ciá eso. Ca­mi­ná ha­cia el bor­de de es­te pla­ne­ta don­de hay un puen­te col­gan­te ata­do de so­gas. Vi­sua­li­zá

que allá le­jos, es­te puen­te une otro pla­ne­ta ab­so­lu­ta­men­te lu­mi­no­so. Vos es­tás to­da­vía en el pla­ne­ta os­cu­ro y vas a em­pren­der el via­je ha­cia lo nue­vo. Pe­ro an­tes vas a to­mar unas ti­je­ras y las vas a lle­var con vos. An­tes de co­men­zar el tras­la­do, pre­gun­ta­te si hay al­guien o va­rias per­so­nas que te gus­ta­ría lle­var del pa­sa­do ha­cia el pla­ne­ta lu­mi­no­so, que re­pre­sen­ta­rá tu fu­tu­ro. Ha­cé­lo. Co­men­zás a ca­mi­nar por el puen­te col­gan­te. Vi­ví­lo, re­co­rre­lo, has­ta que lle­gás al pla­ne­ta lu­mi­no­so, don­de te es­pe­ran “se­res de luz” que te re­ci­ben con ale­gría en un fuer­te abra­zo fra­terno. De pron­to, te acor­dás que lle­vás las ti­je­ras, te apar­tas de ellos unos ins­tan­tes y te di­ri­gís ha­cia el bor­de del pla­ne­ta lu­mi­no­so. Al­zás tus ti­je­ras al cie­lo y con to­da la fuer­za, cor­tás las so­gas que unen el puen­te col­gan­te a am­bos pla­ne­tas. Ob­ser­vás co­mo cae to­do por un gran pre­ci­pi­cio: el puen­te col­gan­te se de­rrum­ba y allá le­jos, el pla­ne­ta os­cu­ro que re­pre­sen­ta tu pa­sa­do, tam­bién. Te que­das ob­ser­van­do, res­pi­rás pro­fun­do, te das vuel­ta y vol­vés a abra­zar a tus nue­vos ami­gos con la com­pa­ñía que ha­yas lle­va­do o en so­le­dad. Vi­sua­li­za­te aho­ra en es­te nue­vo mun­do. ¿ Qué es­tás ha­cien­do? ¿ Quién sos? ¿ Con quién es­tás? Vi­sua­li­zá eso unos ins­tan­tes mien­tras sen­tís paz en tu al­ma y ale­gría en tu ser. Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da y len­ta­men­te abrís los ojos.

7 ¿CÓ­MO COMPATIBILIZA TAURO CON LOS DE­MÁS SIG­NOS?

• Tauro con Tauro: po­dría ser una re­la­ción muy es­ta­ble y que per­du­re, ya que am­bos co­no­cen la na­tu­ra­le­za pro­fun­da del otro, que se sos­tie­ne en sa­ciar sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do al­guno de los dos se em­pe­ci­na en al­go en lo que el otro no es­té de acuer­do. Cuan­do el va­rón Tauro, ago­ta­do de pe­lear, quie­re dar­le el gus­to a su mu­jer­ci­ta, a la tau­ri­na ya no le in­tere­sa por­que es así de or­gu­llo­sa. De to­das ma­ne­ras, ha­rán una pa­re­ja só­li­da, don­de nun­ca fal­ta­rá el pan, el se­xo y el com­pro­mi­so.

• Tauro con Virgo: po­drían te­ner una re­la­ción crea­ti­va y pro­fun­da­men­te afec­ti­va. Virgo im­pul­sa­rá al To­ro a te­ner hi­jos y a que ex­pre­se aque­llo que es­té pro­fun­da­men­te anida­do en su co­ra­zón. El To­ro se ins­pi­ra­rá y da­rá lo me­jor de sí. Con su gus­to por los de­ta­lles y su ca­rác­ter ser­vi­cial, la Vir­gen (si es del ti­po clá­si­co), ten­drá el ho­gar siem­pre en orden, no ha­cién­do­le fal­tar na­da a los in­te­gran­tes de su pro­le. En el amor, am­bos se­rán muy cor­po­ra­les, sien­do Virgo mas tí­mi­do en apa­rien­cia, aun­que con el com­pa­ñe­ro Tauro, po­drá co­nec­tar­se con el pro­fun­do pla­cer.

• Tauro con Capricornio: Capricornio se­rá el maes­tro pa­ra Tauro. Le en­se­ña­rá que el tiem­po es el me­jor alia­do si se quie­re ad­qui­rir sa­bi­du­ría

y ex­pe­rien­cia. Jun­tos po­drán via­jar y dis­fru­tar. Ten­drán una re­la­ción muy cor­po­ral, don­de las ca­ri­cias y los ma­sa­jes se­rán un com­po­nen­te ideal a su in­ten­sa se­xua­li­dad. Ten­drán la pa­cien­cia de ha­cer pla­nes a lar­go pla­zo y la ca­pa­ci­dad de ana­li­zar y pro­yec­tar en de­ter­mi­na­do tiem­po lo que más desean al­can­zar en sus vi­das. Ca­si siem­pre se­rá de orden ma­te­rial.

• Tauro con Cán­cer: ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­ción, he­chos el uno pa­ra el otro. El Can­gre­jo apor­ta­rá la sen­si­bi­li­dad que el To­ro ne­ce­si­ta pa­ra nu­trir­se emo­cio­nal­men­te. Tauro da­rá es­truc­tu­ra y se­gu­ri­dad, mien­tras que Cán­cer da­rá hon­do sen­ti­do a esa es­truc­tu­ra. Am­bos aman el ho­gar y pro­ba­ble­men­te lo­gren fun­dar una fa­mi­lia que per­du­re. El Can­gre­jo ne­ce­si­ta­rá del apo­yo fir­me de su “par­te­nai­re” y el To­ro se sen­ti­rá “re­ga­do” y, a la vez, es­ti­mu­la­do por las lá­gri­mas que el sen­si­ble Cán­cer de­po­si­te en su hom­bro. Ade­más, el dis­fru­te por la bue­na me­sa y la tier­na in­ti­mi­dad se­rán la ce­re­za de la tor­ta pa­ra es­ta ado­ra­ble pa­re­ja.

• Tauro con Escorpio: son enemi­gos acé­rri­mos u opues­tos com­ple­men­ta­rios. Al Escorpión le gus­ta el con­flic­to, el desafío, el pro­pó­si­to y no pa­ra has­ta con­se­guir­lo. Al tau­rino le agra­da el dis­fru­te y las si­tua­cio­nes que se per­pe­túan en un pro­lon­ga­do pla­cer. Tauro en­ten­dien­do que la vi­da tam­bién es pér­di­da y cam­bio, y Escorpio com­pren­dien­do que el des­tino tam­bién pue­de ser go­ce y es­ta­bi­li­dad. Lo bueno de es­ta du­pla se­rá la gran atrac­ción y el pro­fun­do mag­ne­tis­mo que go­za­rán cuan­do se ani­men a en­tre­gar­se. La se­xua­li­dad se­rá in­ten­sa y pa­sa­rán de la lu­cha a la cal­ma.

• Tauro con Piscis: Tauro se sen­ti­rá pro­fun­da­men­te atraí­do por los pe­ces. El mis­te­rio se­rá la gran ar­ma de Piscis y, en es­te jue­go de apa­ri­cio­nes y des­apa­ri­cio­nes, el pre­vi­si­ble to­ro se irá en­tre­gan­do co­mo la abe­ja al pa­nal sin res­tric­cio­nes. Só­lo los es­ta­dos aními­cos cam­bian­tes po­drían ju­gar en con­tra si Piscis to­da­vía no lle­gó a ma­du­rar y, en vez de apro­ve­char la es­ta­bi­li­dad que le otor­ga el to­ro, se abu­rre. La se­xua­li­dad se­rá co­mo sa­li­da de es­ce­nas de pe­lí­cu­la, don­de la ima­gi­na­ción y la en­tre­ga, ha­rán el res­to.

8 ¿CUÁ­LES SON LAS AC­TI­VI­DA­DES QUE ARMONIZAN A TAURO?

Desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca lo ayu­da­rá a ex­pre­sar su ta­len­to. Ac­ti­vi­da­des co­mo el can­to, el bai­le, la ce­rá­mi­ca, la pin­tu­ra, lo ar­mo­ni­za­rán. En otro ni­vel, las ac­ti­vi­da­des don­de el di­ne­ro es­té pre­sen­te: ban­ca­rias, bur­sá­ti­les, cam­bia­rías, in­mo­bi­lia­rias, etc. Tam­bién gus­ta­rá de la gas­tro­no­mía.

9 ¿CÓ­MO DE­JAR ATRÁS LA PAR­TE NE­GA­TI­VA DE TAURO?

Re­co­no­cer su opues­to com­ple­men­ta­rio in­terno, Escorpio, re­gi­do por Mar­te, el pla­ne­ta de la ac­ción, y Pu­tón, el pla­ne­ta de la trans­for­ma­ción, de­bie­ra ser el pri­mer pa­so pa­ra trans­mu­tar su len­ti­tud y obs­ti­na­ción. Por lo tan­to, apren­der a sol­tar, a per­der, a de­jar “mo­rir” se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra ir mas li­viano de equi­pa­je y así evi­tar el ex­ce­so de la acu­mu­la­ción.

10 ¿CÓ­MO HA­CER PA­RA IR HA­CIA LA EX­PRE­SIÓN PO­SI­TI­VA DE TAURO?

Res­pi­rá pro­fun­do... Vi­sua­li­zá una ener­gía na­ran­ja de po­der, co­ra­je, que te en­vuel­ve des­de la ca­be­za has­ta los pies y des­de los pies has­ta la ca­be­za, has­ta sen­tir que sos ener­gía na­ran­ja de pa­sión. Sen­tí que es­ta ener­gía sa­le de tu cuer­po fí­si­co y co­mien­za a su­bir, a vo­lar, ca­da vez más y más arri­ba, atra­ve­san­do pla­ne­tas, pla­ne­toi­des, rá­fa­gas es­te­la­res, án­ge­les, ar­cán­ge­les. Es­tás via­jan­do, es­tás vo­lan­do y vas ha­cia un pla­ne­ta don­de se en­cuen­tra un gran jar­dín ver­de, con flo­res de co­lo­res ma­ra­vi­llo­sos, ár­bo­les fron­do­sos y don­de de pron­to, des­cu­brís una puer­ta. Esa es la puer­ta del amor. Abri­la. ¿Qué ves? ¿Quién es­tá ahí? Ob­ser­vá los co­lo­res, el lu­gar, las si­tua­cio­nes... ¿Qué es­tás ha­cien­do? Vi­ví es­to in­ten­sa­men­te, has­ta que vuel­va mi voz. ¡Aho­ra! An­tes de sa­lir de es­te lu­gar, ob­ser­vá que en la puer­ta, del la­do de aden­tro, hay un car­tel con un men­sa­je es­cri­to pa­ra es­te mo­men­to es­pe­cial de tu vi­da. Lee­lo. Leé el car­tel. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos. ¿A quién vis­te? ¿Qué ocu­rrió? Qué de­cía el car­tel? Lo que di­ga el car­tel, es el men­sa­je de tu in­cons­cien­te.

11 ¿CUÁ­LES SON LOS SIG­NOS COMPATIBLES PA­RA GÉMINIS?

• Géminis con Aries: el car­ne­ro tra­ta­rá co­mo ami­go a Aries, más allá de la re­la­ción amo­ro­sa que ten­gan. Ade­más, le su­ma­rá ener­gía, en­tu­sias­mo, y ac­ción, ya que Géminis sue­le du­dar mu­cho an­tes de to­mar una de­ci­sión. En el amor, se lle­va­rán muy bien, Géminis pro­po­nien­do ideas di­ver­ti­das y el ariano/a, ac­tuán­do­las. Si Aries do­mi­na su ca­rác­ter, por mo­men­tos agre­si­vo y au­to­ri­ta­rio, evi­ta­rán pe­leas.

• Géminis con Leo: Leo se­rá un gran com­pa­ñe­ro de via­jes y po­drán com­par­tir ex­pe­rien­cias in­tere­san­tes, así co­mo a per­so­nas que se des­ta­quen en su en­torno. A am­bos les gus­tan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. A ve­ces, Géminis, se im­pa­cien­ta un po­co, por­que al león le gus­ta to­mar­se su tiem­po pa­ra ha­cer las co­sas. Si Leo ex­pre­sa por de­más sus ce­los, el cam­bian­te Géminis se sen­ti­rá ago­bia­do y “vo­la­rá” ha­cia otros jar­di­nes. De­be­rá exis­tir un gran amor, pa­ra re­sis­tir los em­ba­tes. Aun­que en es­ta pa­re­ja, exis­te una gran “quí­mi­ca”.

• Géminis con Sagitario: opues­tos com­ple­men­ta­rios, ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­tes. Sagitario es di­rec­ción, pa­sión, sín­te­sis. Géminis es va­ria­ble, dis­traí­do, y le gus­ta sa­ber un po­co de to­do. El cen­tau­ro po­drá dar­le rum­bo a su vi­da, lo­gran­do que Géminis no se pierda ex­pe­ri­men­tan­do to­das las po­si­bi­li­da­des. Sagitario po­drá ser su guía. Si Sagitario no apren­de de la fle­xi­bi­li­dad de los ge­me­los, un día po­dría des­cu­brir­se ha­blan­do so­lo.

• Géminis con Géminis: el pun­to de unión de es­ta pa­re­ja de­be­rá ser la ima­gi­na­ción. Jun­tos po­drán crear al­go ar­tís­ti­co o crea­ti­vo, es­to los ha­rá ex­pe­ri­men­tar un go­ce su­bli­me. La co­mu­ni­ca­ción es fun­da­men­tal. Los ge­me­los ha­lla­rán en la mu­ta­ción cons­tan­te, un es­ti­lo de vi­da. Via­jes, mu­dan­zas o es­tu­dios col­ma­rán sus sue­ños. Si

lo­gran en­con­trar una fi­lo­so­fía que sin­te­ti­ce el por qué de la exis­ten­cia, po­drán pa­sar­la me­jor aún, com­pren­dien­do y evo­lu­cio­nan­do cons­tan­te­men­te. De­be­rán te­ner cuidado de que la re­la­ción no se vuel­va tó­xi­ca con idas y vuel­tas re­pe­ti­das, lo que de­bi­li­ta­ría a sus po­bres co­ra­zo­nes, has­ta que­dar he­chos añi­cos.

• Géminis con Libra: la ba­lan­za le apor­ta­rá ale­gría, crea­ti­vi­dad, sa­li­das, es­pec­tácu­los y vi­da so­cial al in­quie­to Géminis. Co­mo a Libra le cues­ta mu­cho de­ci­dir­se y Géminis es­tá cam­bian­do con­ti­nua­men­te de pa­re­cer, la ba­lan­za, co­mo signo car­di­nal, ten­drá que go­ber­nar, sa­lién­do­se con la su­ya. Con­ver­sa­rán mu­cho y, aun­que no es­tén de acuer­do e in­clu­so pe­leen, ja­más de­ja­rán de ha­blar­se. La cla­ve se­rá ofre­cer un es­ce­na­rio don­de siem­pre ha­ya al­go nue­vo pa­ra des­cu­brir.

• Géminis con Acuario: el agua­dor le apor­ta­rá lo “lo­co”, ex­cén­tri­co o ex­tra­ño que Géminis ne­ce­si­ta pa­ra no abu­rrir­se. Po­drán ser una pa­re­ja in­tere­san­te, al com­par­tir el mis­mo ele­men­to “Ai­re”(el de las ideas). Am­bos ex­pe­ri­men­ta­rán la vi­da co­mo ni­ños asom­bra­dos. Se reirán mu­cho jun­tos, pe­ro la sa­ga­ci­dad y la in­te­li­gen­cia de Géminis, siem­pre se­rá su­pe­ra­da por la de Acuario, ya que el men­sa­je que quie­re trans­mi­tir­le a los ge­me­los es de amor a la hu­ma­ni­dad. Es­to sor­pren­de­rá y en­can­di­la­rá a Géminis.

12 ¿CUÁ­LES SON LAS AC­TI­VI­DA­DES QUE ARMONIZAN A GÉMINIS?

Desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual y de co­mu­ni­ca­ción en las dis­tin­tas for­mas de ex­pre­sión (ges­tual, li­te­ra­ria, ver­bal), lo ayu­da­rá a ma­ni­fes­tar­se.

13 ¿CÓ­MO DE­JAR ATRÁS LA PAR­TE NE­GA­TI­VA DE GÉMINIS?

Re­co­no­cer su opues­to com­ple­men­ta­rio in­terno, Sagitario, re­gi­do por Jú­pi­ter, pla­ne­ta de los guías, lo ayu­da­rá a sa­lir de la dis­per­sión y en­con­trar un ca­mino fi­lo­só­fi­co, es­pi­ri­tual, que lo en­ca­mi­ne ha­cia una ver­dad que sin­te­ti­ce el por­qué de la exis­ten­cia. -En­ton­ces, sa­lien­do de la eter­na du­da y se en­ca­mi­na­rá ha­cia la cer­te­za.

14 ¿CÓ­MO HA­CER PA­RA IR HA­CIA LA EX­PRE­SIÓN PO­SI­TI­VA DE GÉMINIS?

Res­pi­rá pro­fun­da­men­te. Vi­sua­li­zá una ener­gía ro­sa de amor y per­dón, que va a pe­ne­trar por el cen­tro de tu ca­be­za, bo­rran­do to­do pen­sa­mien­to. Es una agra­da­ble sen­sa­ción de bie­nes­tar. Es­ta ener­gía con­ti­nua­rá ba­jan­do por

Fo­tos: Norberto Me­lo­ne. Agra­de­ci­men­to: Ti­vo­glio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.