22. ¿Es cier­to que los mo­to­res con­ver­ti­dos a GNC du­ran me­nos?

50 respuestas auto - - SUMARIO -

Mien­tras el mo­tor fun­cio­ne con car­gas mo­de­ra­das es­tá to­do bien. El pro­ble­ma no ra­di­ca en el lu­bri­can­te, de su­ce­der al­go anor­mal, en general, es atri­bui­ble a la me­nor ve­lo­ci­dad de com­bus­tión del gas con­ven­cio­nal y a su mí­ni­ma ca­pa­ci­dad de en­fria­mien­to de la cá­ma­ra de com­bus­tión. Ocu­rre que con al­tas car­gas y rpm la ten­den­cia del mo­tor y de los ga­ses de es­ca­pe es la de au­men­tar su tem­pe­ra­tu­ra, aún dis­po­nien­do del avan­ce de en­cen­di­do co­rrec­to, co­sa que no siem­pre su­ce­de, pu­dien­do el ca­lor ge­ne­ra­do ex­ce­der la ca­pa­ci­dad de di­si­pa­ción de ca­lor del sis­te­ma de en­fria­mien­to. El pro­ble­ma ra­di­ca en que no exis­te va­po­ri­za­ción en la cá­ma­ra de com­bus­tión (co­mo en los mo­to­res ali­men­ta­dos por com­bus­ti­bles lí­qui­dos), con la con­se­cuen­te ele­va­ción de tem­pe­ra­tu­ra en la cá­ma­ra y la ma­yor trans­fe­ren­cia de ca­lor al sis­te­ma de en­fria­mien­to, a ries­go de es­ta­bi­li­zar la tem­pe­ra­tu­ra del mo­tor a ni­ve­les ma­yo­res de lo ad­mi­ti­do por el fa­bri­can­te, con los da­ños con­se­cuen­tes de ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.