¡Bien­ve­ni­dos al mun­do de los di­nos!

Te pre­sen­ta­mos a Se­bas­tián y a Pa­blo, dos de los es­pe­cia­lis­tas que más sa­ben so­bre dinosaurios en la Ar­gen­ti­na. En ca­da una de es­tas 50 res­pues­tas, ellos te lle­va­rán de la mano en un fas­ci­nan­te via­je ha­cia mi­llo­nes de años en el pa­sa­do, el tiem­po en que e

50 respuestas dinosaurios - - Portada -

Soy pa­leon­tó­lo­go, in­ves­ti­ga­dor del CO­NI­CET y di­rec­tor del Área de Pa­leon­to­lo­gía de la Fun­da­ción Aza­ra, en Uni­ver­si­dad Mai­mó­ni­des. Cuan­do era chi­co ama­ba los dinosaurios y a los 15 años que­ría en­con­trar­los

Tam­bién soy pa­leon­tó­lo­go, in­ves­ti­ga­dor del CO­NI­CET, la Fun­da­ción Aza­ra y la Uni­ver­si­dad Mai­mó­ni­des, y pro­fe­sor de Zoo­lo­gía de Ver­te­bra­dos en la mis­ma uni­ver­si­dad. Des­de ha­ce más de 15 años rea­li­zo cam­pa­ñas en la bús­que­da e in­ves­ti­ga­ción de nue­vos dinosaurios, prin­ci­pal­men­te en el nor­te de la Pa­ta­go­nia, aun­que tam­bién via­jé por otras pro­vin­cias y paí­ses, co­mo Bo­li­via y Hun­gría. Me doc­to­ré en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta es­tu­dian­do dinosaurios sau­ró­po­dos del Cre­tá­ci­co de la pro­vin­cia de Rio Ne­gro. Ter­mi­nan­do la es­cue­la se­cun­da­ria, em­pe­cé a in­tere­sar­me en la bio­lo­gía y en la pa­leon­to­lo­gía en par­ti­cu­lar. Co­men­cé la ca­rre­ra en la Fa­cul­tad de Cien­cias vi­vos en el Áfri­ca. A los 18, pre­pa­ra­ba fó­si­les pa­ra el fa­mo­so pa­leon­tó­lo­go ar­gen­tino Jo­sé F. Bo­na­par­te y des­de 1999 di­ri­jo cam­pa­ñas pa­ra bus­car fó­si­les prin­ci­pal­men­te en Río Ne­gro y Neu­quén. A lo lar­go de esos años di nom­bre a 27 nue­vas es­pe­cies rep­ti­les y dinosaurios de la era Me­so­zoi­ca. Par­ti­ci­pé en unas 40 cam­pa­ñas pa­leon­to­ló­gi­cas en Pa­ta­go­nia, Cu­yo, Sal­ta, Bo­li­via, Ecuador, Es­ta­dos Uni­dos, Hun­gría y Fran­cia, con apo­yo de The Ju­ras­sic Foun­da­tion, Na­tio­nal Geo­grap­hic y el CO­NI­CET. Es­cri­bí los li­bros “Dinosaurios de la Ar­gen­ti­na”, “Nues­tros Dinosaurios” y “Vi­da en Evo­lu­ción”. Fil­mé pa­ra Ca­nal En­cuen­tro par­te del ci­clo “Na­tu­ra­lis­tas Via­je­ros” y con­du­je la se­rie pa­ra chi­cos “Dic­cio­sau­rio” pa­ra la TV Pú­bli­ca. Ade­más soy co­lum­nis­ta del pro­gra­ma “Cien­tí­fi­cos In­dus­tria Ar­gen­ti­na”. Na­tu­ra­les y Mu­seo de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta y a los po­cos días me di cuen­ta que és­ta iba a ser mi pro­fe­sión.

1 ¿QUÉ SON LOS DINOSAURIOS?

Son un gru­po de rep­ti­les que ha­bi­tan nues­tro pla­ne­ta (¡sí, aún hoy!) des­de ha­ce más de dos­cien­tos mi­llo­nes de años, des­de lo que co­no­ce­mos co­mo la era Me­so­zoi­ca que in­clu­ye tres pe­río­dos: Triá­si­co, Jurásico y Cre­tá­ci­co. Los pri­me­ros dinosaurios eran pe­que­ños, co­rrían en dos pa­tas a gran ve­lo­ci­dad, y po­dían es­ca­par de los gran­des pre­da­do­res co­mo, por ejem­plo, enor­mes co­co­dri­los te­rres­tres que me­dían has­ta diez me­tros de lar­go. Con el pa­so del tiem­po, fue­ron va­rian­do en for­ma y ta­ma­ño pe­ro siem­pre com­par­tie­ron cier­tos de­ta­lles de su anato­mía he­re­da­dos de aque­llos an­ti­guos pre­cur­so­res que hoy nos per­mi­te re­unir­los den­tro de un mis­mo gru­po de rep­ti­les. Es muy co­mún que se con­fun­dan a los dinosaurios con otros gran­des rep­ti­les del Me­so­zoi­co co­mo los ic­tio­sau­rios, ple­sio­sau­rios y mo­sa­sau­rios, ha­bi­tan­tes de los ma­res, y con los pte­ro­sau­rios que eran rep­ti­les vo­la­do­res de alas mem­bra­no­sas. Sin em­bar­go, no al­can­za con ser un gran rep­til pa­ra ser un di­no­sau­rio.

Los dinosaurios fue­ron muy exi­to­sos en los am­bien­tes te­rres­tres pe­ro, en ge­ne­ral, no vi­vie­ron en los ma­res (ex­cep­to el car­ní­vo­ro Spi­no­sau­rus y di­ver­sas aves ma­ri­nas co­mo los pin­güi­nos). Las ca­rac­te­rís­ti­cas pre­sen­tes en­tre los di­nos car­ní­vo­ros, co­mo hue­sos hue­cos, plu­mas y un sis­te­ma res­pi­ra­to­rio con bol­sas de ai­re, le per­mi­tie­ron vo­lar a al­gu­nos in­te­gran­tes de es­te gru­po. De ellos, hoy so­lo so­bre­vi­ven las aves.

2 ¿DÓN­DE VI­VIE­RON?

A me­dia­dos del pe­río­do Triá­si­co (ha­ce unos 235 mi­llo­nes de años), exis­tía un úni­co con­ti­nen­te en el pla­ne­ta lla­ma­do Pan­gea (Ma­pa 1). Por lo tan­to, no ha­bía ba­rre­ras que con­tu­vie­ran la dis­tri­bu­ción de los dinosaurios y, en­ton­ces, rá­pi­da­men­te se dis­per­sa­ron por el mun­do. Lue­go, en el pe­río­do

Jurásico (en­tre los 200 y los 144 mi­llo­nes de años an­tes de la ac­tua­li­dad) (Ma­pa 2) y el Cre­tá­ci­co (en­tre los 144 y los 65 mi­llo­nes de años an­tes de la ac­tua­li­dad) (Ma­pa 3), el ta­ma­ño y el nú­me­ro de con­ti­nen­tes se mo­di­fi­có, por el sur­gi­mien­to de un mar que cor­tó trans­ver­sal­men­te a Pan­gea en sen­ti­do es­te-oes­te, un mar en­tre cu­yos res­tos po­dría­mos con­si­de­rar al Me­di­te­rrá­neo.

Así sur­gie­ron los gran­des me­ga­con­ti­nen­tes de Lau­ra­sia (al nor­te) y Gond­wa­na (al sur), man­te­nien­do en ellos a los dinosaurios que, al per­der co­ne­xión con los que que­da­ron del otro la­do del mar, tam­bién mo­di­fi­ca­ron sus ta­ma­ños y se di­ver­si­fi­ca­ron. Gra­cias al ha­llaz­go de sus res­tos fo­si­li­za­dos, hoy sa­be­mos que los dinosaurios ha­bi­ta­ron to­dos los am­bien­tes te­rres­tres a lo lar­go y a lo an­cho del pla­ne­ta, in­clu­so los po­los, co­mo lo evi­den­cian las ex­plo­ra­cio­nes pa­leon­to­ló­gi­cas que se lle­van a ca­bo en los cin­co con­ti­nen­tes.

3 3- ¿CUÁN­DO VI­VIE­RON? EN LA AR­GEN­TI­NA ¿HAY DINOSAURIOS DE TO­DAS LAS ÉPO­CAS?

Co­mo di­ji­mos, ha­ce unos 235 mi­llo­nes de años en el sur de Pan­gea apa­re­cie­ron los pri­me­ros y a los po­cos mi­llo­nes de años ya vi­vían en to­do el mun­do. Nues­tro país es un lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra in­ves­ti­gar so­bre los dinosaurios ya que se co­no­cen los hue­sos de mu­chas es­pe­cies des­de el Triá­si­co has­ta fi­na­les del Cre­tá­ci­co. Los ya­ci­mien­tos con dinosaurios del Triá­si­co se en­cuen­tran en las pro­vin­cias de San Juan, La Rio­ja y San­ta Cruz; los del Jurásico en Chu­but, y los del Cre­tá­ci­co en San­ta Cruz, Chu­but, Neu­quén, Río Ne­gro, En­tre Ríos, Men­do­za, Sal­ta y La Rio­ja.

4 ¿POR QUÉ SE LLA­MAN “DINOSAURIOS”?

En 1842, el pa­leon­tó­lo­go y anato­mis­ta in­glés Ri­chard Owen lla­mó “Di­no­sau­ria” a un gru­po de rep­ti­les te­rres­tres que ha­bi­ta­ron du­ran­te la era Me­so­zoi­ca, iden­ti­fi­ca­dos a tra­vés del es­tu­dio de nu­me­ro­sos hue­sos. El nom­bre pro­vie­ne de la unión de dos pa­la­bras en grie­go: dey­nos (te­rri­ble) y sau­ros (rep­til). A pe­sar de eso, aun­que to­dos los dinosaurios eran rep­ti­les, no to­dos eran te­rri­bles. De he­cho, si dis­pu­sié­ra­mos de una má­qui­na del tiem­po y via­já­ra­mos al pe­río­do Cre­tá­ci­co, nos en­con­tra­ría­mos con unos po­cos dinosaurios co­lo­sa­les, mu­chos me­dia­nos y una in­fi­ni­dad de pe­que­ños, que ra­ra­men­te se pre­ser­van.

5 ¿CÓ­MO SE LES PO­NE NOM­BRE?

Los di­fe­ren­tes nom­bres que tie­nen son pues­tos por los pa­leon­tó­lo­gos. Mu­chas ve­ces, los hue­sos per­te­ne­cen a una es­pe­cie ya co­no­ci­da de di­no­sau­rio, pe­ro en mu­chas otras oca­sio­nes des­cu­bren que se tra­ta de una nue­va y, en­ton­ces, de­ben bau­ti­zar­la. En ge­ne­ral, los nom­bres ha­cen re­fe­ren­cia a dis­tin­tas cues­tio­nes. A ve­ces se eli­ge al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca anató­mi­ca (por ejem­plo, Tri­ce­ra­tops sig­ni­fi­ca “ca­ra con tres cuer­nos”), otras ve­ces se uti­li­za el lu­gar del des­cu­bri­mien­to (Neu­quen­sau­rus, rep­til de Neu­quén, pro­vin­cia de la Ar­gen­ti­na), o tam­bién pue­de ha­cer­se re­fe­ren­cia a al­gún cien­tí­fi­co no­ta­ble que es­tu­dió el te­ma an­tes o a la per­so­na que lo en­con­tró (por ejem­plo, el Gi­ga­no­to­sau­rus ca­ro­li­nii, fue ha­lla­do en la pro­vin­cia de Neu­quén por el se­ñor Rubén Ca­ro­li­ni). Tam­bién es co­mún que se rin­da ho­me­na­je a los pue­blos ori­gi­na­rios que ha­bi­ta­ban la zo­na, co­mo el Tehuel­che­sau­rus (por los in­dios tehuel­ches), o que en lu­gar de uti­li­zar el grie­go se usen idio­mas ori­gi­na­rios co­mo el nom­bre de Al­nas­he­tri, que en tehuel­che sig­ni­fi­ca “pier­nas fla­cas”. Lo que nun­ca ha­ce­mos es… ¡po­ner­le nues­tro pro­pio nom­bre!

6 ¿POR QUÉ TIE­NEN NOM­BRES TAN RA­ROS?

Mu­chas ve­ces nos en­con­tra­mos con dinosaurios que tie­nen nom­bres muy di­fí­cil de leer y pro­nun­ciar. Es­to su­ce­de por­que la gran ma­yo­ría de sus nom­bres se es­cri­ben me­dian­te la aso­cia­ción de pa­la­bras en len­guas clá­si­cas co­mo el grie­go o la­tín, o len­guas na­ti­vas de al­gu­na re­gión en par­ti­cu­lar, ade­más de es­tar com­pues­tos por dos par­tes (nom­bre bi­no­mial, el gé­ne­ro y la es­pe­cie). El grie­go y el la­tín son len­guas clá­si­cas pa­ra la cien­cia, uti­li­za­das des­de ha­ce más de 2.500 años, y se si­guen uti­li­zan­do pa­ra nom­brar a las nue­vas es­pe­cies de plan­tas, hon­gos y ani­ma­les, in­clu­yen­do a los di­nos;

por ejem­plo, el car­ní­vo­ro Spi­no­sau­rus aegypticus (que en grie­go quie­re de­cir “rep­til es­pi­no­so pro­ve­nien­te de Egip­to”). Pe­ro tam­bién pue­de usar­se una com­bi­na­ción de len­guas co­mo el ca­so del her­bí­vo­ro Lein­ku­pal la­ti­cau­da que usa la len­gua de los ma­pu­ches (Lein­ku­pal quie­re de­cir “fa­mi­lia que des­apa­re­ce”) y el la­tín (la­ti­cau­da quie­re de­cir “cola an­cha”).

7 ¿CUÁN­TAS CLA­SES EXIS­TÍAN?

Los pa­leon­tó­lo­gos di­vi­di­mos a los dinosaurios en dos gran­des gru­pos, los sau­ris­quios (que sig­ni­fi­ca “ca­de­ra de rep­til”) y los or­ni­tis­quios (“ca­de­ra de ave”), de acuer­do a va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas. La más

fá­cil de re­co­no­cer es­tá en la for­ma que tie­ne la ca­de­ra. To­dos los ver­te­bra­dos te­rres­tres po­seen la ca­de­ra com­pues­ta por tres hue­sos: el ilion (arri­ba, en la cin­tu­ra), el is­quion (apun­tan­do ha­cia atrás) y el pu­bis (apun­tan­do ha­cia ade­lan­te).

Los sau­ris­quios se di­vi­den en te­ró­po­dos y sau­ro­po­do­mor­fos. Los pri­me­ros son bípe­dos, car­ní­vo­ros, con dien­tes afi­la­dos y ma­nos pren­si­les con fuer­tes ga­rras. En cam­bio, los se­gun­dos son her­bí­vo­ros de cue­llo lar­go, ca­be­za pe­que­ña y, en ge­ne­ral, gran­des cuer­pos.

Por el la­do de los or­ni­tis­quios, que son to­dos her­bí­vo­ros, te­ne­mos a los or­ni­tó­po­dos, an­qui­lo­sau­rios, es­te­go­sau­rios, ce­ra­top­sios y pa­qui­ce­fa­lo­sau­rios. Los or­ni­tó­po­dos eran co­mún­men­te bípe­dos aun­que po­dían an­dar en cua­tro pa­tas, con gran­des pies de tres de­dos y ma­nos pe­que­ñas. En el ho­ci­co te­nían un pi­co cor­tan­te. Los an­qui­lo­sau­rios eran cua­drúpe­dos y aco­ra­za­dos, y al­gu­nos te­nían una ma­za de púas en la cola. Los es­te­go­sau­rios, tam­bién cua­drúpe­dos, po­seían gran­des pla­cas óseas en la es­pal­da y es­pi­nas en la cola. Los ce­ra­top­sios tam­bién eran cua­drúpe­dos, con gran­des cuer­nos y co­ra­zas so­bre la ca­be­za. Te­nían un pi­co cor­tan­te y se sa­be que al­gu­nos vi­vían en ma­na­da y te­nían una cu­bier­ta de plu­mas con for­ma de lar­gos pe­los. Por úl­ti­mo, los pa­qui­ce­fa­lo­sau­rios eran bípe­dos, te­nían una ca­be­za con grue­sas ca­pas de hue­so ma­ci­zo, en for­ma de bó­ve­da. Al­gu­nos tam­bién po­dan lle­var púas.

8 ¿POR QUÉ LA AR­GEN­TI­NA ES TIE­RRA DE DINOSAURIOS?

En reali­dad, no es que en la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na vi­vían más di­nos que en otras par­tes del mun­do. La cues­tión es que las ca­pas horizontales de ro­ca don­de los fó­si­les de dinosaurios y mu­chos otros or­ga­nis­mos se pre­ser­va­ron, se que­bra­ron y ele­va­ron (al­go así co­mo una tor­ta de ho­jal­dre), mos­tran­do su con­te­ni­do fo­si­lí­fe­ro. El sue­lo no se que­bró y ele­vó por­que sí, sino que su­ce­dió cuan­do se for­mó la cor­di­lle­ra de los An­des -ha­ce más o me­nos unos 60 mi­llo­nes de años-, pro­duc­to del cho­que de dos gran­des pla­cas con­ti­nen­ta­les a lo lar­go de la cos­ta oes­te de Su­da­mé­ri­ca. Ade­más de es­ta si­tua­ción, que es ge­ne­ral pa­ra gran par­te de Amé­ri­ca del Sur, en la Ar­gen­ti­na exis­te lo que co­no­ce­mos co­mo “dia­go­nal ári­da”, una fran­ja que re­co­rre to­da la Pa­ta­go­nia, el cen­tro del país y el no­roes­te, de­fi­ni­da por ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas que no de­jan cre­cer la ve­ge­ta­ción (o al me­nos, si exis­te, es­tá muy es­par­ci­da) y ex­po­ne el te­rreno (mu­chas ve­ces con sus fó­si­les) en su­per­fi­cies ex­ten­sí­si­mas. Por lo tan­to, es­tas con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res de nues­tra geo­gra­fía nos per­mi­ten rea­li­zar ex­plo­ra­cio­nes en mu­chos lu­ga­res del país, ca­mi­nan­do so­bre el mis­mí­si­mo sue­lo en don­de vi­vie­ron los dinosaurios. Ni si­quie­ra ha­ce fal­ta ex­ca­var pa­ra en­con­trar­los. So­lo ca­mi­nar, ya que la cor­di­lle­ra ¡em­pu­jó los fó­si­les ha­cia no­so­tros!

9 ¿PO­DRÍAN VOL­VER A EXIS­TIR ?

El geó­lo­go in­glés Charles Lyell (1797-1875), ami­go y men­tor del na­tu­ra­lis­ta Charles Dar­win, al no­tar que cier­tas es­pe­cies fó­si­les se co­rre­la­cio­na­ban con de­ter­mi­na­dos ti­po de ro­cas, y a la vez es­tas se ha­bían de­po­si­ta­do en un am­bien­te con­cre­to, su­pu­so que si vol­vie­ran las con­di­cio­nes am­bien­ta­les de la era Me­so­zoi­ca, los dinosaurios vol­ve­rían a vi­vir. Es­to no es así por­que la evo­lu­ción es irre­pe­ti­ble. Lo que ocu­rre en la pe­lí­cu­la Ju­ras­sic Park, don­de logran crear dinosaurios a par­tir del ADN pre­ser­va­do en la san­gre con­su­mi­da por un mos­qui­to mo­mi­fi­ca­do en ám­bar es, aun­que in­ge­nio­so, al­ta­men­te im­pro­ba­ble. Se ha des­cu­bier­to re­cien­te­men­te que las mo­lé­cu­las de ADN so­bre­vi­ven co­mo má­xi­mo unos 6 mi­llo­nes de años, por lo que re­sul­ta­ría in­com­pa­ti­ble con el tiem­po que nos se­pa­ra de los dinosaurios, que su­pera los 65 mi­llo­nes de años.

10 ¿QUÉ SO­NI­DOS HA­CÍAN?

No te­ne­mos evi­den­cias de la exis­ten­cia de un ór­gano vo­cal en el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio de los dinosaurios (que en las aves se co­no­ce co­mo si­rin­ge), por lo que ig­no­ra­mos si eran ca­pa­ces de ha­cer rugidos co­mo los que se mues­tran en las pe­lí­cu­las. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te que es­tos ani­ma­les fue­ran com­ple­ta­men­te si­len­cio­sos. De he­cho, mu­chos rep­ti­les ac­tua­les se co­mu­ni­can por me­dio de otro ti­po de so­ni­dos co­mo sil­bi­dos, cho­can­do las man­dí­bu­las co­mo si fue­ran aplau­sos, fro­tan­do sus es­ca­mas o gol­pean­do al­gu­na par­te de su cuer­po con­tra el agua.

In­clu­si­ve, las aves (los dinosaurios vi­vien­tes más em­pa­ren­ta­dos con los dinosaurios de­sa­pa­re­ci­dos), tam­bién usan otros so­ni­dos pa­ra co­mu­ni­car­se co­mo el gol­pe­teo de sus pi­cos o el ba­ti­do de sus alas. En un gru­po de dinosaurios sau­ró­po­dos (gi­gan­tes her­bí­vo­ros de cue­llo y cola lar­ga) se en-

con­tró que la par­te fi­nal de su cola, que era muy lar­ga y fi­na, po­día mo­ver­se a mo­do de lá­ti­go y pro­du­cir so­ni­dos po­ten­tes que les per­mi­ti­ría ha­cer­se en­ten­der con otros miem­bros de su ma­na­da o en la de­fen­sa con­tra sus pre­da­do­res. Por otro la­do, en otro gru­po de di­nos her­bí­vo­ros, los or­ni­tó­po­dos, exis­tía una cres­ta ósea en la par­te su­pe­rior de su ca­be­za. Una de sus fun­cio­nes era la de ca­ja de re­so­nan­cia que les per­mi­tía co­mu­ni­car­se con sus pa­res.

11 ¿DE QUÉ CO­LOR ERAN LOS DINOSAURIOS?

Exis­te in­for­ma­ción so­bre los de­ta­lles de su piel gra­cias a la pre­ser­va­ción de im­pre­sio­nes pe­ro no de piel ver­da­de­ra, por lo tan­to lo que co­no­ce­mos es la tex­tu­ra pe­ro no sus co­lo­res. Re­cien­te­men­te, algunas plu­mas ha­lla­das en dinosaurios de Chi­na per­mi­tie­ron ob­ser­var, al me­nos, una al­ter­nan­cia en­tre to­nos cla­ros y os­cu­ros, pe­ro los co­lo­res au­tén­ti­cos per­ma­ne­cen sien­do un mis­te­rio. Al­gu­nos sos­tie­nen que ha­brían te­ni­do ten­drían co­lo­res apa­ga­dos, co­mo los gran­des rep­ti­les ac­tua­les. Pe­ro las aves, los úni­cos dinosaurios vi­vien­tes, pre­sen­tan

una gran va­rie­dad de to­na­li­da­des. La co­lo­ra­ción de los dinosaurios po­dría ha­ber ac­tua­do en la atrac­ción de la pa­re­ja, o pa­ra brin­dar men­sa­jes de ad­ver­ten­cia. En am­bos ca­sos, es po­si­ble que es­tas ac­ti­tu­des se ma­ni­fes­ta­ran en co­lo­res tan­to de la piel co­mo del plu­ma­je. En el úl­ti­mo ca­so, cons­ta­ría no so­lo del plu­món de ais­la­mien­to sino tam­bién en pe­na­chos y co­pe­tes.

La co­lo­ra­ción del plu­ma­je ha­bría ser­vi­do co­mo di­fe­ren­cia­dor se­xual y tam­bién co­mo ca­mu­fla­je pa­ra de­fen­der­se de los pe­li­gros. Hay aves que tie­nen una co­lo­ra­ción es­pe­cial so­lo vi­si­ble ba­jo luz ul­tra­vio­le­ta. Por lo tan­to, es po­si­ble que los dinosaurios tam­bién pu­die­ran ver pa­tro­nes ul­tra­vio­le­ta.

12 ¿HA­CÍAN CA­CA?

Sí, co­mo to­dos los ani­ma­les. Y es­to lo sa­be­mos por­que, ade­más de sus hue­sos, mu­chas ve­ces en­con­tra­mos ca­ca fo­si­li­za­da de di­no­sau­rio a la que lla­ma­mos co­pro­li­tos. El es­tu­dio de los co­pro­li­tos es muy im­por­tan­te, ya que por me­dio de ellos co­no­ce­mos algunas ca­rac­te­rís­ti­cas de los dinosaurios que nos cuen­tan co­sas so­bre sus vi­das. Por ejem­plo, si ha­cían mu­cha o po­ca, de qué se ali­men­ta­ban, qué plan­tas ha­bía a su al­re­de­dor, si ha­cían ca­ca en cual­quier la­do o ele­gían un lu­gar de­ter­mi­na­do pa­ra ir. To­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas nos ha­blan del com­por­ta­mien­to de los dinosaurios. Los co­pro­li­tos pue­den va­riar en ta­ma­ño: des­de po­cos mi­lí­me­tros a más de 60 cen­tí­me­tros de diá­me­tro, con mar­cas anu­la­res o en es­pi­ral, o en for­mas si­mi­la­res a hue­vos. Den­tro de ellos se pue­de ana­li­zar la pre­sen­cia de res­tos de plan­tas (in­di­can­do que el di­no­sau­rio era her­bí­vo­ro) o res­tos de hue­sos y frag­men­tos de otros ani­ma­les (in­for­man­do que era car­ní­vo­ro). Cu­rio­sa­men­te, en el si­glo XIX se ex­tra­je­ron en In­gla­te­rra co­pro­li­tos a es­ca­la in­dus­trial pa­ra usar­los co­mo fer­ti­li­zan­te y, a prin­ci­pios del 1900, du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la ca­ca de los di­nos se uti­li­zó pa­ra la fa­bri­ca­ción de mu­ni­cio­nes de­bi­do a su im­por­tan­te con­te­ni­do de fós­fo­ro. Y si es­tán pen­san­do en eso, les avi­sa­mos que no: ¡el olor no se pre­ser­vó! ¡Me­nos mal!

13 ¿CUÁ­LES FUE­RON LOS MÁS GRAN­DES DEL MUN­DO?

Los dinosaurios de ma­yor ta­ma­ño fue­ron los sau­ró­po­dos. Con cuer­pos co­lo­sa­les, se ca­rac­te­ri­za­ban por te­ner un cue­llo muy lar­go y una cola tam­bién lar­ga. Al­can­za­ron unos 35 me­tros de lon­gi­tud (al­go así co­mo 3 colectivos en fi­la) y más de 70 to­ne­la­das de pe­so (ocho ele­fan­tes jun­tos, en una mis­ma ba­lan­za). El gi­gan­tis­mo evo­lu­cio­nó mu­chas ve­ces en­tre es­tos dinosaurios en for­ma in­de­pen­dien­te. Así fue co­mo exis­tie­ron enor­mes sau­ró­po­dos en di­fe­ren­tes gru­pos: Di­plo­do­cus (22 m), Bra­chio­sau­rus (18 m) y Ar­gen­ti­no­sau­rus (35 m). Es­te úl­ti­mo -per­te­ne­ce al gran gru­po de los ti­ta­no­sau­rios-, fue en­con­tra­do en Pla­za Huin­cul, Neu­quén. Si bien só­lo se ha­lla­ron só­lo algunas po­cas vér­te­bras del lo­mo, la cin­tu­ra y unos po­cos hue­sos más, ca­da una mi­de más de un me­tro de al­to. Esa in­for­ma­ción sir­vió pa­ra con­cluir que se tra­ta­ba de un ver­da­de­ro gi­gan­te. Pe­ro es­te no es el úni­co gi­gan­te que se en­con­tró en nues­tro país; tam­bién se ha­lla­ron otros ti­ta­no­sau­rios enor­mes co­mo Fu­ta­logn­ko­sau­rus, en Neu­quén; Men­do­za­sau­rus, en Men­do­za y Puer­ta­sau­rus, en San­ta Cruz. Ha­ce muy po­co, en Chu­but, se en­con­tra­ron más de cin­co es­que­le­tos bas­tan­te com­ple­tos de sau­ró­po­dos gi­gan­tes -per­te­ne­cien­tes a la fa­mi­lia de los ti­ta­no­sau­rios-, y se ne­ce­si­ta­ron más de 30 per­so­nas, pa­las me­cá­ni­cas, grúas, ca­mio­nes, y cua­tro años de tra­ba­jo pa­ra po­der des­en­te­rrar­los.

14 ¿SIEM­PRE TU­VIE­RON GRAN TA­MA­ÑO?

Cuan­do uno pien­sa en dinosaurios, lo pri­me­ro que vie­ne a la ca­be­za son los enor­mes ani­ma­les her­bí­vo­ros con lar­gos cue­llos y lar­gas co­las, o los te­rri­bles de­pre­da­do­res con dien­tes gran­des co­mo cu­chi­llas y ca­be­zas de dos me­tros de lar­go. Sin em­bar­go, sus orí­ge­nes fue­ron muy mo­des­tos. Los dinosaurios fue­ron pre­ce­di­dos por dis­tin­tas cria­tu­ras que no so-

lían ex­ce­der el me­tro de lon­gi­tud, co­mo Ma­ra­su­chus, del Triá­si­co de La Rio­ja.

Así, los pri­me­ros dinosaurios, sus he­re­de­ros, tam­bién eran pe­que­ños. Dinosaurios del ta­ma­ño de un pa­vo se mo­vían ve­loz­men­te en­tre las for­mas do­mi­nan­tes de aquel tiem­po, ci­no­don­tes y di­ci­no­don­tes (an­ces­tros de los ma­mí­fe­ros), al­gu­nos rep­ti­les acuá­ti­cos y sú­per co­co­dri­los te­rres­tres, de has­ta 10 me­tros de lon­gi­tud. ¿Có­mo pu­die­ron so­bre­vi­vir a aque­llos tiem­pos? Por su gran ve­lo­ci­dad y la es­truc­tu­ra de su cuer­po, que les per­mi­tía cre­cer más allá de los lí­mi­tes

al­can­za­dos por cual­quier ani­mal te­rres­tre. No obs­tan­te, siem­pre hu­bo dinosaurios pe­que­ños ¡Aún hoy! En la Ar­gen­ti­na po­de­mos ha­llar pe­que­ñi­nes en to­das las épo­cas: des­de Eo­rap­tor, del Triá­si­co de San Juan, has­ta Ma­ni­dens, del Jurásico de Chu­but, o Al­nas­he­tri, del Cre­tá­ci­co de Río Ne­gro. Al­go im­por­tan­te pa­ra te­ner en cuen­ta es que los her­bí­vo­ros so­lían ser más gran­des que los car­ní­vo­ros, ya que ne­ce­si­ta­ban am­plios es­pa­cios en sus es­tó­ma­gos don­de las co­lo­nias de bac­te­rias de­gra­da­ban la ce­lu­lo­sa de las plan­tas y, en­ton­ces, po­dían di­ge­rir­las.

es­pe­cies pe­que­ñas y lue­go se man­tu­vie­ron siem­pre al­gu­nos de me­dio me­tro de lar­go y un ki­lo de pe­so co­mo los or­ni­tis­quios Frui­ta­dens y Ma­ni­dens, y los te­ró­po­dos Com­psog­nat­hus, Mi­cro­rap­tor, Bam­bi­rap­tor y Al­nas­he­tri. La ali­men­ta­ción de los pe­que­ños era variada. Mien­tras que Mi­cro­rap­tor

-un te­ró­po­do em­plu­ma­do que no pe­sa­ba más de un ki­lo-, se ali­men­ta­ba de in­sec­tos, Eu­ro­pa­sau­rus

-un sau­ró­po­do enano del ta­ma­ño de una va­ca-, se ali­men­ta­ba de arbustos y ma­to­rra­les ba­jos; y Aqui­lops -un ce­ra­top­sio con cuerno y una ca­be­za de ocho cen­tí­me­tros de lar­go-, ra­mo­nea­ba en­tre los he­le­chos.

16 ¿CUÁL FUE EL DI­NO­SAU­RIO CAR­NÍ­VO­RO MÁS GRAN­DE DE LA AR­GEN­TI­NA?

A me­dia­dos del Cre­tá­ci­co, al­re­de­dor de unos 100 mi­llo­nes de años atrás, vi­vió en nues­tro país un gi­gan­tes­co de­pre­da­dor lla­ma­do Gi­ga­no­to­sau­rus ca­ro­li­nii. Su ta­ma­ño al­can­zó los 15 me­tros de lar­go, sie­te to­ne­la­das de pe­so y una ca­be­za de ca­si dos me­tros. Gi­ga­no­to­sau­rus (sig­ni­fi­ca “rep­til gi­gan­te del sur”), era un ca­za­dor ac­ti­vo. Se tra­ta­ba de ani­ma­les de ma­na­da que vi­vie­ron en ca­si to­da la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na, Bra­sil y Áfri­ca. Sus res­tos fue­ron ha­lla­dos a prin­ci­pios de los años 90 por

Rubén Ca­ro­li­ni en la Vi­lla El Cho­cón, pro­vin­cia de Neu­quén. Su ta­ma­ño es al­go ma­yor al de otros de­pre­da­do­res gi­gan­tes co­no­ci­dos en otras par­tes del mun­do co­mo Ty­ran­no­sau­rus de Nor­tea­mé­ri­ca (13 me­tros) y Car­cha­ro­don­to­sau­rus de Áfri­ca (10 me­tros), aun­que pro­ba­ble­men­te to­dos ellos eran me­no­res que los enor­mes es­pi­no­sau­rios, de los cua­les no se co­no­cen es­pe­cí­me­nes adul­tos y cu­ya lon­gi­tud es­ti­ma­da po­dría ha­ber­se acer­ca­do a los 18 me­tros. De to­dos mo­dos, des­cu­bri­mien­tos re­cien­tes mues­tran que eran acuá­ti­cos.

17 ¿A QUÉ SE LLA­MA LA “ÉPO­CA DE LOS GI­GAN­TES”?

Los dinosaurios al­can­za­ron enor­mes ta­ma­ños a par­tir de fi­nes del Triá­si­co, lle­gan­do a la épo­ca de los ti­ta­nes ha­cia fi­nes del Jurásico en Nor­tea­mé­ri­ca -150 mi­llo­nes de años atrás-, y por me­dia­dos del Cre­tá­ci­co en el sur.

En aque­lla épo­ca, ha­ce unos 100 mi­llo­nes de años, a me­dia­dos del Cre­tá­ci­co, con­vi­vie­ron los ma­yo­res dinosaurios, tan­to car­ní­vo­ros co­mo her­bí­vo­ros. ¿Por qué lle­ga­ron a ser tan gran­des? Sim­ple­men­te por­que po­dían. La es­truc­tu­ra cor­po­ral de los dinosaurios, muy dis­tin­ta de la de los ma­mí­fe­ros, les per­mi­tió al­can­zar esos ta­ma­ños des­co­mu­na­les, aun­que es­to no sig­ni­fi­ca­ba que ab­so­lu­ta­men­te to­dos al­can­za­rían los ma­yo­res ta­ma­ños ya que, co­mo di­ji­mos, mu­chos fue­ron pe­que­ños.

18 ¿ERAN TE­RRES­TRES O ACUÁ­TI­COS?

Aun­que ca­si to­dos los ani­ma­les pue­den na­dar, mo­ver­se en el agua re­quie­re de especiales adap­ta­cio­nes. Los dinosaurios son un gru­po li­ga­do a la tie­rra fir­me, y en es­pe­cial a am­bien­tes se­cos y cá­li­dos. No obs­tan­te, du­ran­te el Cre­tá­ci­co, sur­gió un gru­po de dinosaurios car­ní­vo­ros, los es­pi­no­sau­rios, que fue­ron ca­pa­ces de des­pla­zar­se por el agua ali­men­tán­do­se de pe­ces.

Aun an­tes de sa­ber que eran acuá­ti­cos, a los in­ves­ti­ga­do­res les lla­ma­ba la aten­ción la for­ma de sus crá­neos, se­me­jan­tes al de los de co­co­dri­los (a uno de ellos se lo lla­mó Su­cho­mi­mus, que quie­re de­cir “imi­ta­dor de co­co­dri­los”). Los es­pi­no­sau­rios vi­vie­ron en don­de hoy se en­cuen­tran In­gla­te­rra y Asia. Tam­bién en el he­mis­fe­rio sur, en las zo­nas al nor­te del de­sier­to cen­tral de Gond­wa­na, es de­cir, nor­te de Áfri­ca y nor­te de Bra­sil. Nun­ca fue­ron ha­lla­dos en la Ar­gen­ti­na.

19 ¿HU­BO DINOSAURIOS VO­LA­DO­RES?

Siem­pre es­tu­vie­ron vin­cu­la­dos con la tie­rra y al ai­re. El gru­po se ori­gi­nó co­mo una res­pues­ta a las zo­nas se­cas de Pan­gea (fi­ja­te en la pre­gun­ta Nº 2) y la ma­yor par­te de sus adap­ta­cio­nes se re­la­cio­nan con el aho­rro de agua, una res­pi­ra­ción efi­cien­te, un es­que­le­to más li­viano y un buen ais­la­mien­to con el am­bien­te.

En­tre los di­no­sau­ri­for­mes (el gru­po que in­clu­ye a los dinosaurios y a sus pa­rien­tes cer­ca­nos), va­rios gru­pos uti­li­za­ron esas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra vo­lar: los pte­ro­sau­rios (que no son dinosaurios), al­gu­nos dinosaurios te­ró­po­dos y los dinosaurios avía­nos, es de­cir, las aves. To­dos ellos com­par­tían la pre­sen­cia de hue­sos hue­cos y del­ga­dos, un buen sis­te­ma res­pi­ra­to­rio ca­paz de pro­veer­los de oxí­geno en el ai­re de las al­tu­ras y una co­ber­tu­ra plu­mo­sa que les per­mi­tía con­ser­var el ca­lor cor­po­ral. Los di- no­sau­rios vo­la­do­res fue­ron te­ró­po­dos co­mo, por ejem­plo, Mi­cro­rap­tor, Qi, Raho­na­vis y el gru­po de las aves, úni­cos so­bre­vi­vien­tes de aque­llos dinosaurios en nues­tros días.

20 ¿POR QUÉ SE DI­CE QUE LAS AVES SON DINOSAURIOS?

Por­que des­cien­den de los pri­me­ros dinosaurios. Es­to se jus­ti­fi­ca ob­ser­van­do mu­chas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que con­for­man su es­que­le­to. Se agru­pan den­tro de un con­jun­to de car­ní­vo­ros lla­ma­dos ma­ni­rap­to­res, to­dos ellos in­te­gran­tes del gran gru­po de los te­ró­po­dos. Es­to nos de­mues­tra que en­tre los pa­rien­tes más cer­ca­nos de las aves po­de­mos en­con­trar a dinosaurios fa­mo­sos co­mo Velociraptor, Ovi­rap­tor -am­bos ha­lla­dos en el de­sier­to de Mon­go­lia- o Bui­tre­rap­tor, des­cu­bier­to en nues­tra pro­vin­cia de Río Ne­gro. De to­dos los gru­pos de dinosaurios ma­ni­rap­to­res, las aves son los úni­cos dinosaurios que so­bre­vi­vie­ron a la ex­tin­ción que ocu­rrió ha­ce apro­xi­ma­da­men­te unos 65 mi­llo­nes de años atrás. Por eso, ac­tual­men­te es­tán en­tre no­so­tros.

21 ¿VI­VIÓ EL HOM­BRE PREHIS­TÓ­RI­CO JUN­TO CON ELLOS?

No, aun­que algunas vie­jas pe­lí­cu­las lo mues­tren, eso nun­ca su­ce­dió. Los ma­mí­fe­ros so­mos tan an­ti­guos co­mo los dinosaurios. Nos ori­gi­na­mos jun­tos a fi­nes del Triá­si­co, ha­ce 235 mi­llo­nes de años. Y aun­que los ma­mí­fe­ros ve­ni­mos di­ver­si­fi­cán­do­nos des­de en­ton­ces, los pri­ma­tes re­cién apa­re­cie­ron a fi­nes del Cre­tá­ci­co -ha­ce unos 70 mi­llo­nes de años-, po­co an­tes de que ca­ye­ra el as­te­roi­de que de­vas­tó las po­bla­cio­nes de dinosaurios. Mu­cho tiem­po pa­sa­ría has­ta que se desa­rro­lla­ran los ho­mí­ni­dos, gru­po que in­clu­ye a los ac­tua­les oran­gu­ta­nes, go­ri­las y chim­pan­cés, ha­ce unos 20 mi­llo­nes de años. Re­cién ha­ce 6 mi­llo­nes de años nues­tra lí­nea de des­cen­den­cia se se­pa­ró de la de los chim­pan­cés. Cua­tro mi­llo­nes de años atrás vi­vie­ron va­rias es­pe­cies de aus­tra­lo­pi­te­cos. Tres mi­llo­nes de años atrás sur­gió el gé­ne­ro Ho­mo y ha­ce so­lo 200.000 años, nues­tra es­pe­cie: Ho­mo sa­piens.Por lo tan­to, nos se­pa­ran 65 mi­llo­nes de años des­de que se ex­tin­guie­ron los gran­des dinosaurios has­ta que nues­tra es­pe­cie apa­re­ció en el pla­ne­ta.

22 ¿EXIS­TEN HOY GRAN­DES DINOSAURIOS EN AL­GÚN LU­GAR RE­MO­TO?

La gen­te sue­le pen­sar en los dinosaurios co­mo mons­truos. Sin em­bar­go, eran so­lo ani­ma­les. Aun­que los dra­go­nes apa­re­cen en las his­to­rias hu­ma­nas des­de an­tes de que su­pié­ra­mos cien­tí­fi­ca­men­te de la exis­ten­cia de los di­nos, hay quie­nes pro­po­nen que pue­den ha­ber­se ins­pi­ra­do en los abun­dan­tes fó­si­les de dinosaurios del de­sier­to de Go­bi, en Mon­go­lia. Al­gu­nos sos­tie­nen que ver­da­de­ros dinosaurios y gran­des rep­ti­les aé­reos y ma­ri­nos ha­brían so­bre­vi­vi­do a la ex­tin­ción de sus pa­rien­tes, vi­vien­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ate­rro­ri­zar­nos hoy en día. Así, la crip­to­zoo­lo­gía es­tu­dia las evi­den­cias so­bre aque­llos ani­ma­les des­co­no­ci­dos cer­ca­nos a la mi­to­lo­gía. Los más in­tere­san­tes sean tal vez el Mo­ke­le m’bem­be, un gran rep­til her­bí­vo­ro de cue­llo y cola lar­ga que se di­ce que ha­bi­ta en los pan­ta­nos del Con­go Cen­tral, co­no­ci­do en­tre eu­ro­peos des­de 1776; el Nsan­ga, se­me­jan­te a un co­co­dri­lo pe­ro sin es­ca­mas y con gran­des ga­rras; el Chim­pek­we de los pan­ta­nos; el N’ya­ma­la, que los lu­ga­re­ños iden­ti­fi­ca­ron con las imá­ge­nes de un di­no­sau­rio sau­ró­po­do. En Kenya se ha­bla del Muhu­ru, gran ani­mal con pla­cas en la es­pal­da; la ico­no­gra­fía del tem­plo de Ta Prohm pa­re­ce mos­trar a un es­te­go­sau­rio. En Ba­bi­lo­nia se ha­bla­ba del dra­gón Si­rrush o Mus­hus­su, re­tra­ta­do en la Puer­ta de Est­her. En el año 700 an­tes de Cris­to el pro­fe­ta Da­niel ha­bría ma­ta­do a uno de esos dra­go­nes, que iden­ti­fi­ca­ban con el dios rep­til Bel. Mu­cho des­pués, en el 300 des­pués de Cris­to, Jor­ge de Ca­pa­do­cia ha­bría ma­ta­do tam­bién a un dra­gón

en Bei­rut, que anida­ba en la fuen­te de agua del pue­blo. Es­tos dra­go­nes ba­bi­lo­nios po­seían pa­tas lar­gas y ga­rras. ¿Qué eran es­tos ani­ma­les? ¿Exis­tie­ron real­men­te? Qui­zá fue­ran al­gu­na for­ma de la­gar­to de gran ta­ma­ño, co­mo el ac­tual dra­gón de Ko­mo­do.

23 ¿QUÉ CO­MÍAN?

Es­tos ani­ma­les te­nían gus­tos muy va­ria­dos. Los dinosaurios de cue­llo lar­go y cola lar­ga (sau­ró­po­dos) eran gran­des her­bí­vo­ros es­pe­cia­li­za­dos en dis­tin­tas ve­ge­ta­cio­nes.

Al­gu­nos, con la po­si­bi­li­dad de al­can­zar gran­des al­tu­ras, po­dían ali­men­tar­se de co­ní­fe­ras (arau­ca­rias, pi­nos y ci­pre­ses). Otros, ade­más, in­cluían plan­tas de me­nor al­tu­ra en su die­ta, co­mo he­le­chos o ci­cas (pa­re­ci­das a pe­que­ñas pal­me­ras).

Por otro la­do, los dinosaurios her­bí­vo­ros de cue­llo cor­to (or­ni­tis­quios), se ali­men­ta­ban con plan­tas pe­que­ñas y en gran can­ti­dad, co­mo lo de­mues­tran sus ba­te­rías den­ta­rias es­pe­cia­li­za­das, con cien­tos de dien­tes en la bo­ca. Por su par­te, los dinosaurios Te­ró­po­dos se in­ge­rían una gran va­rie­dad de ali­men­tos. Los más chi­cos po­dían co­mer des­de pe­que­ños ani­ma­les in­ver­te­bra­dos (in­sec­tos), has­ta ver­te­bra­dos co­mo la­gar­ti­jas o ma­mí­fe­ros del ta­ma­ño de un ra­tón. Los de ma­yor ta­ma­ño in­cluían en su die­ta gran­des tro­zos de car­ne, ya sea de dinosaurios o de otro ti­po de ani­ma­les. Si bien la car­ni­vo­ría pre­va­le­ció en es­te gru­po, al­gu­nos agre­ga­ban se­mi­llas y fru­tos en su “me­nú”. Tras la caí­da del as­te­roi­de -ha­ce 65 mi­llo­nes de años-, los dinosaurios so­bre­vi­vien­tes -es de­cir, las aves-, si­guie­ron ali­men­tán­do­se de fru­tos, plan­tas e in­sec­tos; pe­ro a par­tir de me­dia­dos de la era Ce­no­zoi­ca, un gru­po de dinosaurios avía­nos, los pá­ja­ros, se es­pe­cia­li­zó en la in­ges­ta de se­mi­llas.

24 ¿QUIÉ­NES SE CO­MÍAN A LOS DINOSAURIOS?

Los pri­me­ros dinosaurios -no ma­yo­res al ta­ma­ño de un pa­vo-, eran, sin du­das, pre­sas fá­ci­les de cual­quier pre­da­dor del Triá­si­co me­dia­na­men­te de­ci­di­do, ya sea un an­fi­bio -co­mo los que po­bla­ban los la­gos en las re­gio­nes más aus­tra­les-, un rep­til ca­za­dor o un pa­rien­te le­jano de los ma­mí­fe­ros car­ní­vo­ros. Du­ran­te del Jurásico los dinosaurios ad­qui­rie­ron for­mas y ta­ma­ños va­ria­dos, al­can­zan­do no só­lo gi­gan­tes­cas di­men­sio­nes sino tam­bién muy pe­que­ñas.

El prin­ci­pal de­pre­da­dor fue el co­co­dri­lo, tan­to el que vi­vía en el agua, co­mo el te­rres­tre. Ha­cia el úl­ti­mo pe­río­do, el Cre­tá­ci­co, los dinosaurios de pe­que­ño ta­ma­ño fue­ron víc­ti­mas de an­fi­bios, co­co­dri­los, ser­pien­tes y ma­mí­fe­ros del ta­ma­ño de un pe­rro, co­mo Re­pe­no­ma­nus.

25 ¿SE EN­FER­MA­BAN?

Se­gu­ra­men­te, co­mo su­ce­de con to­dos los ani­ma­les. Exis­ten evi­den­cias de en­fer­me­da­des que que­dan re­gis­tra­das en los hue­sos de los dinosaurios que se en­cuen­tran. El es­tu­dio de es­tas evi­den­cias se lla­ma pa­leo­pa­to­lo­gía. Se ana­li­zan mar­cas o su­per­fi­cies ra­ras, de­for­ma­cio­nes o frac­tu­ras de los hue­sos por me­dio de una ob­ser­va­ción al de­ta­lle, mu­chas ve­ces con una lu­pa, e in­clu­si­ve po­de­mos ne­ce­si­tar ha­cer cor­tes muy fi­ni­tos del hue­so y ob­ser­var­los ba­jo un mi­cros­co­pio.

A par­tir de los da­tos que ob­te­ne­mos po­de­mos lle­gar a de­du­cir si esa mar­ca o ro­tu­ra en los hue­sos fue pro­du­ci­da por al­gún ti­po de en­fer­me­dad. Se han po­di­do de­tec­tar dis­tin­tas en­fer­me­da­des co­mo, por ejem­plo, frac­tu­ras que han vuel­to a sol­dar, in­fec­cio­nes en los hue­sos o tu­mo­res. Mu­chas ve­ces es­tas evi­den­cias pue­den con­tar­nos so­bre la cau­sa de la muer­te de ese ani­mal.

26 ¿CÓ­MO SE CAL­CU­LA SU PE­SO?

Ba­sa­dos en nues­tra ex­pe­rien­cia en ma­mí­fe­ros o in­clu­so en rep­ti­les ac­tua­les, siem­pre se pen­só que el pe­so de los dinosaurios es­ta­ba di­rec­ta­men­te li­ga­do a su ta­ma­ño. Sin em­bar­go, las co­sas co­men­za­ron a cam­biar cuan­do fue to­man­do más fuer­za el he­cho de que las aves son des­cen­dien­tes directos de los dinosaurios, y par­te mis­ma de ellos. Si quisiéramos pe­sar a un ave nos sor­pren­de­ría su po­co pe­so, com­pa­ra­do con su vo­lu­men cor­po­ral. Son li­via­nas por­que po­seen va­rias es­truc­tu­ras lle­nas de ai­re, in­clu­so co­mo par­te de su es­que­le­to. Es­tas ideas tam­bién se es­tu­dia­ron pa­ra los dinosaurios y hoy se sa­be que el es­que­le­to de los te­ró­po­dos es bas­tan­te li­viano, con hue­sos hue­cos y ver­te­bras con agu­je­ros, y el de los sau­ró­po­dos tam­bién, con ver­te­bras do­ta­das de mu­chos hue­cos. Por lo tan­to, pa­ra cal­cu­lar el pe­so, al­gu­nos cien­tí­fi­cos rea­li­za­ron ex­pe­ri­men­tos ha­cien­do dinosaurios en mi­nia­tu­ra con ar­ci­lla, pe­sán­do­los, cal­cu­lan­do su vo­lu­men, y lle­ván­do­lo a la es­ca­la de las es­pe­cies es­tu­dia­das. Con esos da­tos se cal­cu­la el pe­so to­tal te­nien­do en cuen­ta ade­más el pe­so de los hue­sos del es­que­le­to.

27 ¿VI­VÍAN EN DE­SIER­TOS O EN SEL­VAS?

Las imá­ge­nes que so­lían mos­trar­se de los dinosaurios los de­fi­nían co­mo ani­ma­les de sel­vas o bos­ques, so­bre to­do si con­si­de­ra­mos que un sau-

ró­po­do de­bía ali­men­tar­se con mu­chos ki­los de ve­ge­ta­ción dia­ria. No obs­tan­te, los res­tos fó­si­les han ido en­car­gán­do­se de des­men­tir es­ta idea y mos­trar que los de­sier­tos, o al me­nos zo­nas bas­tan­te ári­das, eran tam­bién ha­bi­ta­dos por ellos. En efec­to, al ha­ber­se ori­gi­na­do en las re­gio­nes de­sér­ti­cas de la vie­ja Pan­gea, los dinosaurios po­seían una gran can­ti­dad de atri­bu­tos que los ha­cían ca­pa­ces de vi­vir có­mo­dos en los de­sier­tos, pe­ro es­to no qui­ta que, lue­go, no pu­die­ran do­mi­nar tam­bién am­bien­tes hú­me­dos don­de la ve­ge­ta­ción era abun­dan­te.

Es­to ocu­rrió es­pe­cial­men­te lue­go de la gran ex­tin­ción de los si­náp­si­dos (nues­tros le­ja­nos pa­rien­tes), de los cua­les a du­ras pe­nas so­bre­vi­vió un mi­núscu­lo gru­po, el de los ma­mí­fe­ros.

28 ¿POR QUÉ SE CON­SER­VAN SUS HUE­SOS DES­PUÉS DE MI­LLO­NES DE AÑOS?

El co­no­ci­mien­to que te­ne­mos so­bre los dinosaurios se ba­sa, en gran me­di­da, en la in­for­ma­ción que ob­te­ne­mos a par­tir de sus hue­sos que se pre­ser­va­ron co­mo fó­si­les. Un fó­sil es cual­quier evi­den­cia de un or­ga­nis­mo del pa­sa­do. Fo­si­li­za­ción vie­ne del la­tín fo­de­re, que sig­ni­fi­ca “lo que se en­cuen­tra al ex­ca­var”. Un fó­sil pue­de ser una hue­lla, un mol­de, o res­tos car­bo­ni­za­dos.

Otro pro­ce­so es la pe­tri­fi­ca­ción, que es un cam­bio en la es­truc­tu­ra o la com­po­si­ción de los mi­ne­ra­les que for­man los ca­pa­ra­zo­nes y los hue­sos. De to­dos esos mo­dos, muy ra­ra vez se pre­ser­va par­te del ma­te­rial ori­gi­nal. Los hue­sos, con­chi­llas o ma­de­ra du­ran más y pue­den ser re­em­pla­za­dos por mi­ne­ra­les del sue­lo. Pa­ra ello, los hue­sos pa­sa­ron por va­rias eta­pas du­ran­te mi­llo­nes de años. Es un pro­ce­so ra­ro, ya que so­lo uno de ca­da mi­llón de se­res vi­vos lo­gra fo­si­li­zar­se. Lo fun­da­men­tal es que que­de se­pul­ta­do rá­pi­da­men­te por are­na, ba­rro o gra­va. La car­ne se des­com­po­ne en­se­gui­da, pe­ro los hue­sos pue­den ser re­em­pla­za­dos por mi­ne­ra­les del sue­lo y so­li­di­fi­car­se co­mo pie­dras.

Por lo tan­to, y ge­ne­ral­men­te, los dinosaurios su­fren una pe­tri­fi­ca­ción en la que los po­ros ori­gi­na­les de los hue­sos son re­lle­na­dos por flui­dos cu­yos mi­ne­ra­les, al so­li­di­fi­car­se, lle­nan las ca­vi­da­des y per­mi­ten que se con­ser­ven por mi­llo­nes de años. ¿Se con­ser­van en­ton­ces los hue­sos? En reali­dad muy po­co, lo que te­ne­mos es un re­em­pla­zo mi­ne­ral y algunas par­te­ci­tas ais­la­das de hue­so ori­gi­nal.

29 ¿EXIS­TEN LOS DINOSAURIOS MO­MIA?

Sí, se han ha­lla­do va­rios es­que­le­tos de dinosaurios mo­mi­fi­ca­dos des­de prin­ci­pio del si­glo XX, per­te­ne­cien­tes al gru­po de los or­ni­tó­po­dos. La mo­mi­fi­ca­ción su­ce­dió gra­cias a que, cuan­do es­tos dinosaurios mu­rie­ron, ca­ye­ron so­bre un ban­co de are­na o un sa­lar a lo lar­go de un an­ti­guo río de aguas sa­li­nas, y los mi­ne­ra­les trans­por­ta­dos por el río se in­fil­tra­ron en los te­ji­dos blan­dos al mis­mo tiem­po que que­da­ban se­pul­ta­dos por las are­nas. El es­tu­dio de los dinosaurios mo­mi­fi­ca­dos es muy in­tere­san­te por­que per­mi­te ana­li­zar la for­ma de par­tes del cuer­po que son muy di­fí­ci­les de pre­ser­var (co­mo los ór­ga­nos, los múscu­los, la piel), y que nos ayu­dan a co­no­cer as­pec­tos en vi­da de es­tos ani­ma­les. De­be te­ner­se en cuen­ta que no se tra­ta de mo­mias co­mo ta­les, de las que pre­ser­van par­tes blan­das, sino mo­mias que han que­da­do en­te­rra­das y lue­go fo­si­li­za­das.

30 ¿CÓ­MO NA­CÍAN?

Me­dian­te hue­vos, de la mis­ma for­ma que lo ha­cen hoy en día otros rep­ti­les –co­mo, por ejem­plo, co­co­dri­los, tor­tu­gas o la­gar­tos-, y las aves. Se co­no­cen mu­chos tipos de hue­vos y al­gu­nos ni­dos de di­no­sau­rio. Da­do que po­cas ve­ces se en­cuen­tran los hue­vos jun­to a los es­que­le­tos -al­go que nos mos­tra­ría una re­la­ción di­rec­ta-, nor­mal-

men­te no pue­de pre­ci­sar­se que un ti­po de hue­vo co­rres­pon­día a un de­ter­mi­na­do ti­po de di­no­sau­rio. En al­gu­nos ni­dos se han en­con­tra­do res­tos ve­ge­ta­les y gra­nos de po­len, lo que per­mi­tió su­po­ner que al­gu­nos dinosaurios acol­cha­ban o pro­te­gían el ni­do con esos ve­ge­ta­les. Se sa­be que las hem­bras de al­gu­nos di­nos her­bí­vo­ros, cua­drúpe­dos y de cue­llo lar­go, pre­pa­ra­ban sus ni­dos ex­ca­van­do una de­pre­sión cir­cu­lar de bor­des ele­va­dos, y allí de­po­si­ta­ban los hue­vos. Esos ni­dos eran preparados ca­da año en el mis­mo lu­gar, co­mo lo ha­cen hoy en día algunas tor­tu­gas ma­ri­nas que vuel­ven año tras año a la mis­ma pla­ya a po­ner sus hue­vos. Lle­ga­mos a es­te co­no­ci­mien­to gra­cias a los im­por­tan­tí­si­mos ya­ci­mien­tos de ni­dos de dinosaurios de Au­ca Mahue­vo, en Neu­quén, o Sa­na­gas­ta, en La Rio­ja. En es­te úl­ti­mo, ade­más, se re­co­no­ció que era un am­bien­te par­ti­cu­lar, con aguas ter­ma­les, que fue es­co­gi­do por las hem­bras pa­ra co­lo­car sus hue­vos. Se pre­su­me que la tem­pe­ra­tu­ra o la aci­dez del sue­lo ayu­da­ban en la in­cu­ba­ción de los mis­mos.

31 ¿DE QUÉ TA­MA­ÑO ERAN LOS HUE­VOS?

To­dos los hue­vos ha­lla­dos va­rían en ta­ma­ño y for­ma. En la Ar­gen­ti­na, los más co­mu­nes son los de los ti­ta­no­sau­rios: es­fé­ri­cos, de en­tre 13 y 15 cm de diá­me­tro y unos 800 cm3 de vo­lu­men.

Sus ni­dos po­seen en­tre 15 y 34 hue­vos y se en­cuen­tran mi­les por ki­ló­me­tro cua­dra­do. Da­do que no hay hue­vos ro­tos ca­da ni­da­da pue- de ha­ber si­do pues­ta por una so­la hem­bra en una úni­ca sen­ta­da, pa­ra lue­go ta­par­lo y apar­tar­se del área. A la vez, el al­to nú­me­ro de hue­vos por ni­do su­gie­re que la ni­da­da era anual y que las pér­di­das de crías de­ben ha­ber si­do cuan­tio­sas en el pri­mer año de vi­da. En ge­ne­ral, los rep­ti­les, co­mo así tam­bién algunas aves, cons­tru­yen sus ni­dos cons­tru­yen­do un hue­co en el te­rreno. Los co­co­dri­los ha­cen un po­zo don­de co­lo­can los hue­vos y los cu­bren con are­na y ve­ge­ta­ción. Una vez cu­bier­tos, son aban­do­na­dos. Co­mo ellos mis­mos no pro­du­cen

ca­lor cor­po­ral pa­ra trans­fe­rir­les a los hue­vos, uti­li­zan de la ve­ge­ta­ción que se pu­dre y el del sol. Las tor­tu­gas ca­van un hue­co en la tie­rra don­de de­po­si­tan los hue­vos y lue­go lo ta­pan con tie­rra, pa­ra no vol­ver más. En­tre los dinosaurios sau­ró­po­dos, los jó­ve­nes -de ape­nas unos 30 cen­tí­me­tros de lar­go y 500 gra­mos de pe­so-, de­bían ser al­ta­men­te ac­ti­vos pa­ra mo­ver­se sin la co­la­bo­ra­ción de la ma­dre a po­co de na­cer. Al­can­za­rían, en sie­te años, un pe­so de sie­te to­ne­la­das.

32 ¿CUI­DA­BAN A SUS CRÍAS?

Los dinosaurios, a pe­sar de cre­cían bas­tan­te rá­pi­do, se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ta­ban del cui­da­do de sus pa­dres por un par de años, aun­que otros es­pe­cia­lis­tas opi­nan que los pe­que­ños sim­ple­men­te se in­ter­na­ban en los bos­ques pa­ra vi­vir sin pro­tec­ción. El ha­llaz­go de un es­pé­ci­men del te­ró­po­do Ovi­rap­tor, que se lo nom­bró de ma­ne­ra in­for­mal co­mo “Big Ma­ma”, nos da al­gu­na res­pues­ta. Es­ta va­rie­dad de dinosaurios em­plu­ma­dos, con un pi­co de lo­ro y gran­des bra­zos con fi­lo­sas ga­rras, per­mi­tió co­no­cer a un es­pé­ci­men (la ma­dre o el pa­dre, no lo sa­be­mos) echa­do so­bre el ni­do, don­de mu­rió as­fi­xia­do por una tor­men­ta de are­na, mien­tras ex­ten­día sus em­plu­ma­dos bra­zos pa­ra pro­te­ger los hue­vos. Es­to de­mos­tró que era muy cui­da­do­so con sus crías. Cui­da­dos se­me­jan­tes se ha ob­ser­va­do en co­co­dri­los y tam­bién en aves.

Una de las evi­den­cias más bus­ca­das por los pa­leon­tó­lo­gos que es­tu­dian los ni­dos y hue­vos de dinosaurios son las de per­ma­nen­cia de los pi­cho­nes en el ni­do. Si las cás­ca­ras es­tán que­bra­das en pe­da­zos muy pe­que­ños, se de­be a que las crías per­ma­ne­cie­ron allí mu­cho tiem­po. Y si fue así, al­guien de­bió ha­ber ido a ali­men­tar­los.

Tam­bién pue­den que­dar en el ni­do res­tos de co­mi­da, ve­ge­tal o ani­mal, que tam­bién po­drían ha­ber si­do ofren­das en­tre los miem­bros de la pa­re­ja. Tal el ca­so del or­ni­tis­quio Psit­ta­co­sau­rus, re­por­ta­do en Chi­na, del que en so­lo me­dio me­tro cua­dra­do de su­per­fi­cie se ha­lla­ron 34 jó­ve­nes con un adul­to. Aun­que han si­do agru­pa­dos por fuer­zas ex­ter­nas lue­go de muer­tos, es­to ofre­ce una ca­bal prue­ba de la pro­tec­ción pa­ren­tal que te­nían lue­go del na­ci­mien­to. Es pro­ba­ble que en el cui­da­do de las crías ha­yan par­ti­ci­pa­do tan­tos las ma­dres co­mo los pa­dres.

33 ¿EM­PO­LLA­BAN LOS HUE­VOS?

Exis­ten evi­den­cias de que al­gu­nos em­po­lla­ban (en par­ti­cu­lar, aque­llos re­la­cio­na­dos con las aves) y que el cui­da­do de las crías es­ta­ba muy di­fun­di­do (al me­nos en los or­ni­tó­po­dos).

Por otro la­do, da­do que los dinosaurios se re­la­cio­nan más con aves que con co­co­dri­los, es en­ten­di­ble que em­po­lla­ran, co­mo que­dó de­mos­tra­do en los ovi­rap­to­res del De­sier­to de Go­bi que co­men­ta­mos en la res­pues­ta an­te­rior.

Sin em­bar­go, se­ría di­fí­cil ima­gi­nar a un gran sau­ró­po­do sen­tán­do­se en el ni­do. Por la cer­ca­nía en­tre ni­dos, es ca­si im­po­si­ble pen­sar que es­tos ti­ta­nes em­po­lla­ran los hue­vos co­mo las aves, pe­ro sí que los cu­brie­ran con ve­ge­ta­ción pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra ele­va­da, tal co­mo ha­cen algunas es­pe­cies de co­co­dri­los.

En el ca­so del Ovi­rap­tor, los 22 hue­vos de 18x6 cen­tí­me­tros que se en­con­tra­ron ocu­pan un círcu­lo de­ba­jo del ani­mal. Pro­ba­ble­men­te ha­yan si­do pues­tos de a pa­res, pa­ra man­te­ner la geo­me­tría cir­cu­lar y, qui­zás con di­fe­ren­cia de ho­ras pa­ra com­ple­tar to­da la ni­da­da. Otro di­no­sau­rio que sa­be­mos que em­po­lla­ba sus hue­vos fue el te­ró­po­do Troo­don, en­con­tra­do en Mon­ta­na, Es­ta­dos Uni­dos. El ni­do de es­ta es­pe­cie mues­tra que po­nía los hue­vos de a pa­res y lo cu­bría pro­ba­ble­men­te con su cuer­po.

34 ¿EXIS­TÍAN MA­CHOS Y HEM­BRAS?

Co­mo en to­dos los rep­ti­les, los dinosaurios te­nían los se­xos se­pa­ra­dos: es de­cir, ha­bía ma­chos y hem­bras. Es­tas úl­ti­mas eran las en­car­ga­das de po­ner los hue­vos en las com­ple­jas ni­da­das de las cua­les he­mos ha­bla­do.

Se pre­su­me que exis­tían di­fe­ren­cias de ta­ma­ño y de as­pec­to (es­to se co­no­ce co­mo di­mor­fis­mo se­xual), tal co­mo ocu­rre en mu­chas es­pe­cies de aves -los pa­rien­tes más cer­ca­nos vi­vien­tes de los dinosaurios-, que pre­sen­tan ca­sos en los que las hem­bras son más gran­des y más co­lo­ri­das que los ma­chos; tam­bién exis­ten es­pe­cies cu­yos ma­chos tie­nen plu­ma­jes

y cres­tas muy lla­ma­ti­vas pa­ra atraer a las hem­bras. Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de di­mor­fis­mo se­xual en los dinosaurios la evi­den­cia di­rec­ta es mu­cho más in­cier­ta de­bi­do a que exis­ten po­cos fó­si­les (se ne­ce­si­tan co­no­cer mu­chos es­que­le­tos de ca­da es­pe­cie pa­ra po­der com­pa­rar e in­ten­tar en­con­trar es­tas di­fe­ren­cias se­xua­les) y a que los hue­sos por sí mis­mos no nos pue­den de­cir mu­cho acer­ca del se­xo del ani­mal.

No obs­tan­te, se han he­cho algunas es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el se­xo de los dinosaurios te­nien­do en cuen­ta el ta­ma­ño de las caderas y la pre­sen­cia de es­truc­tu­ras lla­ma­ti­vas en el es­que­le­to.

Se cree que las hem­bras po­seían las caderas más gran­des y am­plias pa­ra per­mi­tir el pa­so de los hue­vos an­tes de co­lo­car­los en los ni­dos. Por otro la­do, en gru­pos de dinosaurios cres­ta­dos se en­con­tró que al­gu­nos po­seían ador­nos y cres­tas más gran­des y ela­bo­ra­das, lo que lle­vó a con­cluir que eran es­truc­tu­ras que por­ta­ban los ma­chos pa­ra atraer a las hem­bras con fi­nes de apa­rea­mien­to. Co­mo ve­rán, to­da­vía nos fal­ta re­unir mu­cha más in­for­ma­ción so­bre el se­xo de los di­nos.

35 ¿QUÉ AR­MAS TE­NÍAN PA­RA DE­FEN­DER­SE LOS HER­BÍ­VO­ROS?

Los dinosaurios her­bí­vo­ros, pre­sas tra­di­cio­na­les de los dinosaurios car­ní­vo­ros, po­seían to­do un ar­se­nal pa­ra de­fen­der­se. En­tre ellos, los or­ni­tis­quios se des­ta­ca­ban por su di­ver­si­dad, in­clu­yen­do es­cu­dos, púas, cuer­nos y has­ta una ma­za -en la cola en los an­qui­lo­sau­rios y es­te­go­sau­rios-, y crá­neos re­for­za­dos en ce­ra­tóp­sios y pa­qui­ce­fa­lo­sau­rios.

En los sau­ró­po­dos, más con­ser­va­do­res y de lar­gos cue­llos ex­pues­tos, los me­ca­nis­mos de de­fen­sa in­clu­yen una ar­ma­du­ra ósea en el lo­mo de los ti­ta­no­sau­rios. En ra­ros ca­sos, co­mo en Shu­no­sau­rus,

con­ta­ban con una ma­za cau­dal; una cola de lá­ti­go en Di­plo­do­cus y lar­gas y pe­li­gro­sas púas en cue­llo y es­pal­da en Amargasaurus.

Sin em­bar­go, su me­jor me­ca­nis­mo de de­fen­sa era pro­ba­ble­men­te cre­cer a gran ve­lo­ci­dad pa­ra lle­gar a ta­ma­ños im­por­tan­tes, lo que ha­cía que sus pre­da­do­res du­da­ran en ata­car­los.

36 Y LOS CAR­NÍ­VO­ROS, ¿CON QUÉ AR­MAS ATA­CA­BAN?

Es­ta­ban pro­vis­tos de po­de­ro­sos dien­tes que la evo­lu­ción pro­bó y me­jo­ró du­ran­te mi­llo­nes de años. Así, dinosaurios que se ali­men­ta­ban de pe­ces, co­mo el gran Spi­no­sau­rus y el pe­que­ño Bui­tre­rap­tor, pre­sen­tan dien­tes más bien có­ni­cos, sin “se­rru­chi­tos”, y con am­plios sur­cos que per­mi­ten cla­var­se en el cuer­po vis­co­so del pez y sa­car­lo fue­ra del agua so­por­tan­do los mo­vi­mien­tos de la pre­sa que lu­cha­ba por salvarse. Los gran­de te­ró­po­dos, que ca­za­ban ani­ma­les de mo­vi­mien­tos pe­li­gro­sos po­seían dien­tes apla­na­dos, muy fi­lo­sos y de buen cor­te. Los Ty­ran­no­sau­rus, ap­tos pa­ra afe­rrar una pre­sa con co­lo­sal fuer­za o tam­bién pa­ra arran­car un pe­da­zo de car­ne con hue­sos y to­do, te­nían po­de­ro­sos dien­tes con la for­ma y ta­ma­ño de ba­na­nas. Otros car­ní­vo­ros po­seían cuer­nos en la na­riz –Ce­ra­to­sau­rus, por ejem­plo-, o a am­bos la­dos de la ca­be­za, co­mo Car­no­tau­rus. En cuan­to a las ga­rras de las ma­nos, quie­nes más las desa­rro­lla­ron son los ma­ni­rap­to­res co­mo Me­ga­rap­tor y Mu­rus­rap­tor, des­ta­ca­das al fi­nal de bra­zos lar­gos, mien­tras que los Ty­ran­no­sau­rus, Car­no­tau­rus y Gua­li­cho mues­tran ma­nos mi­nús­cu­las.

Las pa­tas eran de es­pe­cial uti­li­dad en va­rios gru­pos de te­ró­po­dos de ta­ma­ño me­diano por­tan­do tam­bién fi­lo­sas ga­rras co­mo en Dei­nony­chus.

37 ¿POR QUÉ HAY DINOSAURIOS CAR­NÍ­VO­ROS DE BRA­ZOS PE­QUE­ÑOS?

Los pri­me­ros di­nos fue­ron bípe­dos da­do que sus bra­zos eran más chi­cos que sus pier­nas. Pos­te­rior­men­te, la evo­lu­ción del gru­po lle­vo a que algunas for­mas con­ser­va­ran esa mis­ma pro­por­ción,

o que mo­di­fi­ca­ran el lar­go de los bra­zos. Mien­tras que en los ma­ni­rap­to­res se ex­ten­die­ron y lle­ga­ron a ser tan lar­gos co­mo las pa­tas, en otros gru­pos se hi­cie­ron aún más chi­qui­tos de lo co­mún. Bra­zos muy re­du­ci­dos se ven en gran­des dinosaurios car­ní­vo­ros co­mo en Ty­ran­no­sau­rus, Car­no­tau­rus, Gua­li­cho y Mo­nony­kus, en los que, in­clu­si­ve las ma­nos ter­mi­nan co­mo una po­de­ro­sa púa. Se­gu­ra­men­te en es­tos gru­pos los bra­zos re­sul­ta­ban prác­ti­ca­men­te inú­ti­les y sus ca­be­zas con

nu­me­ro­sos y fi­lo­sos dien­tes eran los en­car­ga­dos de ac­tuar en la ca­ce­ría por lo que sus mor­di­das de­bían ser muy cer­te­ras.

38 ¿CUÁN­TOS AÑOS VI­VÍAN?

Se su­po­ne que los dinosaurios más gran­des se re­pro­du­cían me­nos aun­que vi­vían más que los pe­que­ños. Un ele­fan­te vi­ve unos 60 años. Se cal­cu­la que la lon­ge­vi­dad es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con el pe­so, por lo que un sau­ró­po­do de 60 to­ne­la­das so­bre­pa­sa­ría los 100 años de vi­da. Sin em­bar­go, los cor­tes del­ga­dos de dinosaurios mues­tran que su ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to no era co­mo la de los ma­mí­fe­ros. De he­cho, lo­gra­ban la ma­du­rez se­xual an­tes de lle­gar al ta­ma­ño adul­to, pu­dien­do re­pro­du­cir­se an­tes de al­can­zar su má­xi­mo ta­ma­ño. Es­to se su­po al es­tu­diar cor­tes de hue­sos de hem­bras que mos­tra­ban que no ha­bían lle­ga­do a adul­tas pe­ro ya que es­ta­ban po­nien­do hue­vos (en el cen­tro de los hue­sos de las hem­bras se ob­ser­va po­ca can­ti­dad de cal­cio ya que lo uti­li­zan pa­ra for­mar la cás­ca­ra de los hue­vos). Los te­ró­po­dos co­mo Allo­sau­rus te­nían una ex­pec­ta­ti­va de vi­da de 30 años mien­tras que un Ty­ran­no­sau­rus de esa edad era ya un in­di­vi­duo vie­jo.

39 ¿POR QUÉ SE EN­CUEN­TRAN HUE­LLAS DE DINOSAURIOS EN “PA­RE­DES VERTICALES”? ¿TRE­PA­BAN?

El he­cho de en­con­trar enor­mes pa­re­do­nes, mu­chas ve­ces verticales co­mo en Sal­ta o el Par­que Cre­tá­ci­co Cal Orck’o de Bo­li­via, con in­fi­ni­dad de hue­llas y lar­gas ras­tri­lla­das de cien­tos de me­tros per­te­ne­cien­tes a di­fe­ren­tes gru­pos de dinosaurios, no quie­re de­cir que es­tos ani­ma­les tre­pa­ran. En reali­dad, cuan­do esas hue­llas fue­ron pro­du­ci­das, el sue­lo don­de que­da­ron mar­ca­das (que hoy es una pa­red vertical) era la cos­ta de un la­go; ob­via­men­te, una su­per­fi­cie horizontal en aque­llos años. Lue­go de la ele­va­ción de la cor­di­lle­ra de Los An­des, jun­to a otros mo­vi­mien­tos de la cor­te­za de la Tie­rra, enor­mes áreas de te­rri­to­rio se ple­ga­ron y que­bra­ron. De es­ta ma­ne­ra, al­gu­nos te­rre­nos ori­gi­nal­men­te horizontales ter­mi­na­ron que­dan­do en po­si­ción vertical, mo­ti­vo por el cual hoy ve­mos las hue­llas en esas pa­re­des.

40 ¿HA­BÍA DINOSAURIOS SIN DE­DOS?

Des­de el prin­ci­pio, la ten­den­cia ge­ne­ral fue la re­duc­ción de los de­dos de las ma­nos y los pies des­de afue­ra ha­cia aden­tro; es de­cir: si se tra­ta­ra de nues­tras ma­nos los pri­me­ros en des­apa­re­cer se­rían nues­tros pulgar y me­ñi­que, has­ta que­dar so­lo el de­do me­dio. Sin em­bar­go, has­ta don­de sa­be­mos, en nin­gún ca­so se lle­gó al ex­tre­mo de per­der to­dos los de­dos. El car­ní­vo­ro Sar­mien­tich­nus te­nía un so­lo de­do que le fun­cio­na­ba

en el pie, pe­ro al me­nos uno más es­ta­ba pre­sen­te. En las ma­nos, Gua­li­cho pre­ser­va dos gran­des de­dos y Mo­nony­kus so­lo uno. Aun­que es po­si­ble que los Te­ró­po­dos del gru­po de Car­no­tau­rus pu­die­ran ha­ber lle­ga­do a per­der los de­dos en al­gún mo­men­to de su evo­lu­ción, es­to no ha po­di­do ser re­por­ta­do aún.

41 ¿Y SIN DIEN­TES?

Sí, mu­chos dinosaurios ca­re­cían de dien­tes. Por ejem­plo, los te­ró­po­dos Strut­hio­mi­mus u Ovi­rap­tor, que aun­que no es­ta­ban em­pa­ren­ta­dos, te­nían un pi­co afi­la­do si­mi­lar a lo que su­ce­de en otros rep­ti­les co­mo las tor­tu­gas, o en las aves. Si bien los te­ró­po­dos se ca­rac­te­ri­zan por su die­ta car­ní­vo­ra, es­tas es­pe­cies con pi­cos eran más om­ní­vo­ras y tam­bién in­cluían ve­ge­ta­les en su ali­men­ta­ción. En­tre los sau­ró­po­dos, al­gu­nos gru­pos tam­bién mos­tra­ron re­duc­ción en sus den­ti­cio­nes aun­que no lle­ga­ron a per­der­los del to­do. Es así que en Di­plo­do­cus o en al­gu­nos ti­ta­no­sau­rios só­lo ha­bía pe­que­ños dien­tes en el fren­te de la bo­ca. Los or­ni­tis­quios y los ce­ra­tóp­sios tam­po­co te­nían dien­tes y su ros­tro es­ta­ba for­ma­do por gran pi­co fi­lo­so, muy pa­re­ci­do al que tie­nen hoy los lo­ros y las ca­catúas.

42 ¿TE­NÍAN ES­CA­MAS O PLU­MAS?

Co­mo el res­to de los rep­ti­les, los dinosaurios po­seían es­ca­mas en su piel, al me­nos en algunas par­tes. Se han en­con­tra­do mol­des de la piel de va­rios di­nos que mues­tran dis­tin­tos pa­tro­nes de pe­que­ñas es­ca­mas co­mo en mu­chos la­gar­tos ac­tua­les. Pe­ro la gran pre­gun­ta es: ¿Ade­más te­nían plu­mas? Pro­ba­ble­men­te sí en al­gún mo­men­to de su vi­da. ¿Te­nían plu­mas en to­do el cuer­po? Muy pro­ba­ble­men­te no. De he­cho, aun las aves ca­re­cen de plu­mas en las pa­tas y a ve­ces en va­rias zo­nas del ros­tro. Los res­tos de un di­no­sau­rio car­ní­vo­ro don­de se pre­ser­vó el cue­ro, co­mo Car­no­tau­rus, mues­tran que no te­nía plu­mas. Su su­per­fi­cie era ás­pe­ra y grue­sa, co­rru­ga­da y con pe­que­ños hue­sos den­tro de la piel y pro­mi­nen­cias que se ha­cían más vi­si­bles ha­cia la al­tu­ra de la co­lum­na ver­te­bral. ¿Es po­si­ble que tu­vie­ra plu­mas en una cres­ta en la ca­be­za o en la cola y no en los cos­ta­dos? Por su­pues­to, pe­ro ne­ce­si­ta­mos más fó­si­les pa­ra co­rro­bo­rar­lo.

43 ¿ERAN GRAN­DES LOS OJOS DE LOS DINOSAURIOS?

Los crá­neos fó­si­les mu­chas ve­ces su­fren una de­for­ma­ción por la pre­sión de las ro­cas que los re­cu­bren. Sin em­bar­go, es po­si­ble ob­ser­var que los ojos de los ca­za­do­res es­ta­ban ubi­ca­dos ha­cia el fren­te y el de los her­bí­vo­ros ha­cia los cos­ta­dos, lo que les per­mi­tía una me­jor vi­sión ge­ne­ral. En el te­ró­po­do Com­psog­nat­hus, por ejem­plo, el crá­neo era alar­ga­do y en las am­plias aber­tu­ras ocu­la­res se de­ben ha­ber aco­mo­da­do ojos gran­des. Con­si­de­ran­do la po­de­ro­sa vi­sión de las aves, es ló­gi­co pen­sar que los dinosaurios tu­vie­ran una vis­ta ex­cep­cio­nal y en co­lo­res, in­clu­yen­do la luz ul­tra­vio­le­ta, co­mo la que usan mu­chas aves. El ani­llo de pe­que­ños hue­sos que se alo­ja en el in­te­rior del ojo, es un in­di­ca­dor de la for­ma y la ca­pa­ci­dad de am­plia­ción de la ima­gen, co­mo si fue­ra un te­les­co­pio. Dinosaurios de ojos gran­des, co­mo los or­ni­tó­po­dos, pa­re­cen ha­ber­se adap­ta­do a la baja lu­mi­no­si­dad con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las de las aves, a par­tir de una mem­bra­na que lim­pia co­mo si fue­ra un pár­pa­do. Los ojos de los sau­ró­po­dos y los ce­ra­top­sios de­ben ha­ber si­do pe­que­ños, aun­que to­dos ha­yan te­ni­do pro­ba­ble­men­te pu­pi­las re­don­das co­mo las de las aves.

44 ¿TE­NÍAN DOS CE­RE­BROS?

A prin­ci­pios del si­glo XX se pen­sa­ba que es­tos ani­ma­les eran bas­tan­te ton­tos por po­seer un ce­re­bro muy chi­qui­to en re­la­ción al cuer­po. Más tar­de co­men­zó a eva­luar­se la teo­ría de que, en reali­dad, las fun­cio­nes ce­re­bra­les se re­par­tían en­tre dos ce­re­bros que per­mi­tían di­ri­gir to­das las ac­ti­vi­da­des ne­ce­sa­rias que les po­si­bi­li­ta­ra vi­vir: uno en la ca­be­za y otro en la ca­de­ra. Hoy sa­be­mos que los dinosaurios po­seían so­lo un ce­re­bro en la ca­be­za, y que por más que fue­ra pe­que­ño, les era to­tal­men­te fun­cio­nal. Te­ne­mos co­no­ci­mien­tos so­bre la for­ma y los ta­ma­ños de los ce­re­bros de los dinosaurios no por­que los ha­ya­mos en­con­tra­do fo­si­li­za­dos sino de­bi­do a que co­no­ce­mos el lu­gar y el es­pa­cio que ocu­pa­ban den­tro de la ca­be­za. A ese lu-

gar es­pe­cí­fi­ca­men­te se lo co­no­ce co­mo ca­ja cra­nea­na o “neu­ro­crá­neo”. Se sa­be que los ani­ma­les ca­za­do­res re­quie­ren una ac­ti­vi­dad ma­yor que los her­bí­vo­ros y sue­len te­ner ce­re­bros más gran­des. Troo­don es el que po­see el ce­re­bro más desa­rro­lla­do en­tre los dinosaurios, el cual es muy pa­re­ci­do al de un aves­truz. Troo­don vi­vió ha­ce 74 mi­llo­nes de años, era pe­que­ño, de 1,5 me­tros de lar­go y 45 ki­los de pe­so. Sus ojos eran gran­des y de­lan­te­ros, lo que su­gie­re que po­día ver en tres di­men­sio­nes y mo­ver­se bien en la oscuridad.

45 ¿ARRAS­TRA­BAN LA COLA?

Los ex­ten­sos cam­pos de hue­llas de di­no­sau­rio ha­lla­dos en to­do el mun­do han de­mos­tra­do con to­tal se­gu­ri­dad que los dinosaurios no arras­tra­ban la cola. Al­gu­nos ca­mi­na­ban en dos pa­tas, otros en cua­tro, con ma­yor o me­nor aper­tu­ra en­tre ellas, pe­ro en nin­gún ca­so ha que­da­do la in­con­fun­di­ble mar­ca li­neal que una cola de­ja­ría al arras­trar­la por el sue­lo.

46 ¿VI­VÍAN EN GRU­POS?

Aun­que mu­chos rep­ti­les y aves son so­li­ta­rios, no es ra­ro que mu­chas es­pe­cies de dinosaurios pre­fi­rie­ran la com­pa­ñía de sus fa­mi­lia­res.

En aqué­llos ani­ma­les que so­lían vi­vir en gru­pos, des­apa­re­cen los sig­nos de agre­si­vi­dad y, en­ton­ces, pue­de co­no­cer­se la dis­tan­cia en­tre los miem­bros del gru­po me­dian­te, por ejem­plo, el es­tu­dio de sus hue­llas. Se han en­con­tra­do ras­tros de ma­na­das que se­guían la lí­nea cos­te­ra en una mi­gra­ción es­ta­cio­nal. Tam­bién se han en­con­tra­do va­rios es­que­le­tos de una mis­ma es­pe­cie pe­ro de dis­tin­tas eda­des, dan­do evi­den­cia de que cuan­do mu­rie­ron es­ta­ban en gru­po. Hoy cree­mos que la ma­yo­ría de los dinosaurios vi­vían en ma­na­das.

47 ¿HA­BÍA DINOSAURIOS QUE SÓ­LO HA­BI­TA­BAN EN LA AR­GEN­TI­NA?

Es po­si­ble. Por un la­do, el re­gis­tro es ca­pri­cho­so y es­ca­so. Y por otro, es im­por­tan­te con­si­de­rar que las fron­te­ras que hoy co­no­ce­mos no son las mis­mas de en­ton­ces. Es po­si­ble que algunas es­pe­cies de dis­tri­bu­ción li­mi­ta­da vi­vie­ran so­lo en un área in­clui­da den­tro de la ac­tual Ar­gen­ti­na, pe­ro sin du­da ten­drían pa­rien­tes por to­do Su­da­mé­ri­ca, Áfri­ca, la An­tár­ti­da y Aus­tra­lia, al me­nos.

48 ¿POR QUÉ ES TAN IM­POR­TAN­TE EL VA­LLE DE LA LU­NA, EN SAN JUAN?

Por­que ahí se en­cuen­tran los res­tos fó­si­les de ani­ma­les que vi­vie­ron en el Triá­si­co y que mues­tran el sur­gi­mien­to de los dinosaurios. De allí se co­no­cen los más an­ti­guos del mun­do co­mo He­rre­ra­sau­rus is-

chi­gua­las­ten­sis, Eo­rap­tor lunensis y Pi­sa­no­sau­rus mer­tii. He­rre­ra­sau­rus, con­si­de­ra­do co­mo uno de los pri­me­ros te­ró­po­dos, o al me­nos un sau­ris­quio car­ní­vo­ro: era un gi­gan­te pa­ra su épo­ca, con su crá­neo de me­dio me­tro y su cuer­po ágil pe­ro ro­bus­to. Tan­to las pa­tas co­mo los bra­zos eran lar­gos. Te­nían ma­nos con po­de­ro­sas ga­rras.

Eo­rap­tor, re­la­cio­na­do a los sau­ro­po­do­mor­fos, te­nía bra­zos más bien lar­gos, con ma­nos pro­vis­tas de cin­co de­dos (dos de ellos muy re­du­ci­dos).

Las pa­tas ági­les le per­mi­tían mo­ver­se con ve­lo­ci­dad y una cola lar­ga equi­li­bra­ba el pe­so de la ca­be­za so­bre un cue­llo cor­to. Pro­ba­ble­men­te se ali­men­ta­ba de rep­ti­les y ma­mí­fe­ros pe­que­ños, ade­más de in­sec­tos. Pi­sa­no­sau­rus, el más an­ti­guo de los or­ni­tis­quios, era pe­que­ño, de un me­tro de lon­gi­tud, bípe­do y ágil. Su crá­neo era cor­to y po­seía un pi­co fron­tal y dien­tes más atrás, en el fon­do de una bo­ca con me­ji­llas.

49 ¿CÓ­MO CO­NO­CE­MOS SU AN­TI­GÜE­DAD?

En reali­dad no la co­no­ce­mos a par­tir de los da­tos que ofre­cen sus hue­sos sino a par­tir de la an­ti­güe­dad de las ro­cas don­de los en­con­tra­mos… ¿Y có­mo sa­be­mos la edad de las ro­cas? Bueno, exis­ten dis­tin­tos mé­to­dos pa­ra apro­xi­mar su edad, en lo que co­no­ce­mos co­mo “da­ta­ción”. Al­gu­nos no son muy pre­ci­sos y sim­ple­men­te nos sirven pa­ra ubi­car­nos y sa­ber si un lu­gar es más an­ti­guo que otro, o si tie­nen una an­ti­güe­dad pa­re­ci­da por­que en­con­tra­mos los mis­mos fó­si­les en am­bos si­tios. Otros mé­to­dos, más exac­tos, com­pli­ca­dos, y bas­tan­te ca­ros, nos di­cen por me­dio de ex­pe­ri­men­tos quí­mi­cos (¡usan­do sus­tan­cias ra­dio­ac­ti­vas!) la edad exac­ta en la que se for­ma­ron las ro­cas en don­de los en­con­tra­mos. Sa­ber la an­ti­güe­dad de las co­sas fue un pa­so muy im­por­tan­te en la his­to­ria, pe­ro no fue fá­cil. Mu­chos cien­tí­fi­cos fue­ron bur­la­dos y acu­sa­dos de lo­cos por su­ge­rir que las co­sas eran mu­cho más an­ti­guas de lo que po­día­mos acep­tar.

50 ¿CÓ­MO SA­BE­MOS DÓN­DE BUS­CAR­LOS?

Pa­ra sa­lir a bus­car dinosaurios, los pa­leon­tó­lo­gos nos va­le­mos de la in­for­ma­ción pro­du­ci­da por otros cien­tí­fi­cos, los geó­lo­gos, quie­nes pri­me­ro es­tu­dia­ron las dis­tin­tas ca­pas de la tie­rra, y co­no­cen la edad de las ro­cas y el sue­lo del te­rri­to­rio en don­de ire­mos a ex­plo­rar. Ellos rea­li­zan los ma­pas geo­ló­gi­cos en don­de co­lo­can to­da es­ta in­for­ma­ción, que no­so­tros uti­li­za­mos pa­ra ha­cer nues­tras ex­plo­ra­cio­nes. Mu­chas ve­ces la cam­pa­ñas (co­mo lla­ma­mos a nues­tros via­jes de ex­pe­di­ción) se ha­cen en con­jun­to con los geó­lo­gos ya que de esa for­ma am­bos equi­pos de cien­tí­fi­cos se nu­tren del co­no­ci­mien­to del otro.

Pa­blo Ariel Ga­lli­na

Se­bas­tián Apes­te­guía

1: Pan­gea 2: Lau­ra­sia y Gond­wa­na 3: Mun­do ac­tual

Es­que­le­to de Tri­ce­ra­tops, que sig­ni­fi­ca “Ca­ra con tres cuer­nos”

Crá­neo de Pa­ra­sau­ro­lop­hus wal­ke­ri.

Es­que­le­to de Gi­ga­no­to­sau­rus ca­ro­li­nii.

Frac­tu­ras e in­fec­cio­nes en hue­sos de di­no­sau­rio.

Mol­de de piel de un di­no­sau­rio mo­mi­fi­ca­do.

Ni­da­da de hue­vos de un di­no­sau­rio.

Hue­llas de di­no­sau­rio te­ró­po­do (arri­ba) y de dinosaurios or­ni­tis­quios (de­re­cha), des­cu­bier­tas en Bo­li­via.

Ima­gen: Shutterstock

Crá­neo con pi­co de un ce­ra­tóp­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.