29 - ¿Qué su­ce­de con los es­pe­jos?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

Cuan­do se uti­li­zan es­pe­jos en la de­co­ra­ción del ho­gar, se de­be te­ner mu­cho cuidado, por­que pue­den ha­cer bien, pe­ro tam­bién pue­den ser muy da­ñi­nos si no se sa­be có­mo y en qué lu­ga­res ubi­car­los. El es­pe­jo re­fle­ja do­ble ener­gía: Yin en in­te­rio­res, y Yang al ai­re li­bre. Pe­ro al uti­li­zar­los en el in­te­rior du­pli­can el Yin de la ca­sa, al­go con­tra­pro­du­cen­te por­que en un ho­gar lo más im­por­tan­te es man­te­ner el equi­li­brio ener­gé­ti­co. Cuan­do en un lu­gar se co­lo­can mu­chos es­pe­jos, las per­so­nas que allí vi­ven no lo­gran la re­la­ja­ción y el bie­nes­tar, por­que su sis­te­ma ner­vio­so se ve­rá so­bre- es­ti­mu­la­do, al­go que a la lar­ga, des­ar­mo­ni­za ener­gé­ti­ca­men­te al or­ga­nis­mo, pro­vo­can­do can­san­cio, fal­ta de vo­lun­tad y do­lor en los hue­sos y las ar­ti­cu­la­cio­nes. Un re­cur­so muy uti­li­za­do en de­co­ra­ción es ins­ta­lar gran­des es­pe­jos en al­gu­na pa­red del am­bien­te pa­ra dar sen­sa­ción de ma­yor am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad, pe­ro en reali­dad se es­tá ge­ne­ran­do una fan­ta­sía. Ese es­pa­cio no exis­te, en­ton­ces la ener­gía no se­rá ver­da­de­ra y, por lo tan­to, no se­rá bue­na. La so­lu­ción es co­lo­car so­bre ellos un adorno con una for­ma agra­da­ble de un co­lor que re­pre­sen­te la ener­gía Yang, por ejem­plo ro­jo, ama­ri­llo, na­ran­ja etc., pa­ra lo­grar la ar­mo­ni­za­ción.

No es acon­se­ja­ble ubi­car bu­ta­cas o si­llo­nes pe­ga­dos a un es­pe­jo. De­pen­dien­do de có­mo sea el res­to del am­bien­te, el ta­ma­ño de és­te pue­de ser ex­ce­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.