30 - ¿Son be­ne­fi­cio­sos en el dor­mi­to­rio?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

No es muy con­ve­nien­te co­lo­car es­pe­jos en el dor­mi­to­rio, es­pe­cial­men­te fren­te a la ca­ma, por­que no se de­be ver re­fle­ja­da la pro­pia ima-

gen no so­lo cuan­do se duer­me, tam­po­co cuan­do se es­tá a pun­to de acos­tar. Al dor­mir, la ener­gía Yang (ca­lor) ba­ja y la ener­gía Yin (frío) sube, por lo tan­to si es­ta úl­ti­ma se du­pli­ca, el re­sul­ta­do se­rá ma­les­tar fí­si­co y frío, ab­so­lu­ta­men­te ne­ga­ti­vos pa­ra la sa­lud. En­ton­ces, un es­pe­jo que re­fle­je la ca­ma ge­ne­ra­rá mu­cha sen­si­bi­li­dad en el ca­rác­ter de las per­so­nas que duer­men en ella, pro­vo­can­do pe­leas, es­pe­cial­men­te en­tre los in­te­gran­tes de la pa­re­ja, don­de tam­bién un es­pe­jo im­pli­ca mi­rar­se a uno mis­mo. La idea de ver­se uno no es acor­de a la idea de pres­tar­le aten­ción a la pa­re­ja. Si no que­re­mos sa­car­lo, lo me­jor se­rá ta­par­lo cuan­do es­te­mos des­can­san­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.