41 - ¿Có­mo armonizar el cuar­to de los chi­cos?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

Pa­ra el Feng Shui los ni­ños son un ca­so es­pe­cial, por eso tie­ne en cuen­ta al­gu­nas re­glas es­pe­cia­les re­la­cio­na­das con el mo­men­to en que se pro­du­jo su na­ci­mien­to, que de­ter­mi­na al­gu­nas sin­gu­la­ri­da­des a te­ner en cuen­ta. En el ca­so de las ne­nas na­ci­das por la ma­ña­na, por ejem­plo, ten­drán mu­cha luz en sus ojos, su ener­gía se­rá ex­pan­si­va y per­te­ne­cen al ele­men­to Ma­de­ra. Las que na­cen al me­dio­día per­te­ne­cen al ele­men­to Fue­go. Si lo ha­cen por la tar­de, su per­so­na­li­dad se­rá más tran­qui­la y su ele­men­to es el Me­tal. Si na­cie­ron por la no­che, se­rán ni­ñas de per­so­na­li­dad más pro­fun­da y re­fle­xi­va, y su ele­men­to se­rá el Agua. Si el año del na­ci­mien­to es un

nú­me­ro im­par, en­ton­ces tie­ne ener­gía Yin; si fue en uno par, su ener­gía se­rá Yang. En el ca­so de los va­ro­nes, las ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad son si­mi­la­res, pe­ro el ele­men­to es di­fe­ren­te: a la ma­ña­na le co­rres­pon­de el Agua, Ma­de­ra al me­dio­día, Fue­go a la tar­de y a la no­che, Me­tal. En cuan­to al año de na­ci­mien­to, igual que las ne­nas: si es im­par es Yin y si es par es Yang. Tan­to las ne­nas co­mo los va­ro­nes per­te­ne­cen al ele­men­to Tie­rra cuan­do na­cen en los si­guien­tes ho­ra­rios: de 7 a 9; de 13 a 15; de 19 a 21 y de 1 a 3 ho­ras. Co­no­cien­do es­tos da­tos, se de­ter­mi­na có­mo flu­ye la ener­gía, te­nien­do en cuen­ta a qué ele­men­to per­te­ne­cen. Así po­de­mos ele­gir las for­mas de los mue­bles y los co­lo­res en la de­co­ra­ción pa­ra com­ple­tar la ar­mo­ni­za­ción del cuar­to del be­bé o de los chi­cos. Las lí­neas ver­ti­ca­les re­pre­sen­tan al ele­men­to Ma­de­ra, cu­yo co­lor es el ver­de; las for­mas trian­gu­la­res, al ele­men­to Fue­go, re­pre­sen­ta­do por el co­lor ro­jo. Las cua­dra­das re­pre­sen­tan al ele­men­to Tie­rra, que va con el ama­ri­llo. El círcu­lo re­pre­sen­ta al Me­tal, y su co­lor es el blan­co. Las on­das o lí­neas con mo­vi­mien­to re­pre­sen­tan al ele­men­to Agua, cu­yo co­lor es el azul. Na­tu­ral­men­te, con­vie­ne siem­pre usar es­tos to­nos en sus ver­sio­nes pas­tel. Si los pa­dres quie­ren que el ni­ño ten­ga in­cli­na­ción al de­por­te, hay que ha­cer un am­bien­te más Yang. Si quie­ren fo­men­tar que sea más in­te­lec­tual, de­be­rá con­si­derrse un am­bien­te más de Yin. El Feng Shui pue­de armonizar la ca­rac­te­rís­ti­ca de ca­da uno o ayu­dar pa­ra me­jo­rar un as­pec­to que se quie­ra fo­men­tar. Pa­ra es­to hay que ser muy cla­ro a la ho­ra de ana­li­zar a los ni­ños y ver qué es lo más con­ve­nien­te. Los mue­bles pa­ra la ha­bi­ta­ción de los chi­cos de­ben te­ner sus pun­tas re­don­dea­das y acor­des con la edad. No se de­be po­ner un es­cri­to­rio de adul­to a un ne­ne de

cin­co años, hay que ele­gir uno con el que el chico se sien­ta có­mo­do al usar­lo y no pro­du­cir un ma­les­tar des­de el co­mien­zo. Otro pun­to im­por­tan­te es que el dor­mi­to­rio po­sea bue­na cir­cu­la­ción de ai­re y bue­na lu­mi­no­si­dad pa­ra fo­men­tar cla­ri­dad en to­do lo que ha­ga.

No de­be ubi­car­se un si­llón por de­lan­te de una es­ca­le­ra o un pa­so. La cir­cu­la­ción de la ca­sa tie­ne que es­tar de­fi­ni­da por pa­re­des, biom­bos, di­vi­so­res o cor­ti­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.