42 - ¿Por qué el li­ving es el cen­tro de la ca­sa?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

Por­que re­pre­sen­ta al co­ra­zón, tan­to al nues­tro co­mo al de la pro­pia ca­sa, y es el es­pa­cio de en­cuen­tro y re­lax de la fa­mi­lia. Por eso es im­por­tan­te or­ga­ni­zar y armonizar su ener­gía. El Feng Shui po­ne es­pe­cial aten­ción en él y ex­pli­ca que de­be ser el am­bien­te más amplio de la ca­sa, aun­que ad­mi­te que es­te no es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble. Sin em­bar­go, sí se in­sis­te en que de­be es­tar bien ilu­mi­na­do, por­que si es os­cu­ro pue­de pro­vo­car tris­te­za y de­pre­sión en sus mo­ra­do­res, ade­más de es­pan­tar la bue­na suer­te. Otra má­xi­ma es evi­tar los des­ni­ve­les: su­bir y ba­jar es­ca­lo­nes o ram­pas con­fun­de y com­pli­ca los ca­mi­nos de la vi­da. Si el ac­ce­so a es­te es­pa­cio es pa­re­jo, en­ton­ces la ener­gía cir­cu­la­rá me­jor y to­das las si­tua­cio­nes de la vi­da (la­bo­ral, afec­ti­va, etc.) re­sul­ta­ran más flui­das. Si no, la eco­no­mía fa­mi­liar es­ta­rá en pe­li­gro, la pér­di­da de di­ne­ro se­rá una cons­tan­te y la ca­pa­ci­dad de aho­rro po­drá ver­se afec­ta­da. Si no exis­te la po­si­bi­li­dad de una re­for­ma pa­ra sub­sa­nar es­te error, se pue­de co­lo­car un felpudo en se­mi­círcu­lo en la en­tra­da, una cor­ti­na o un biom­bo que ta­pe la vi­sión di­rec­ta del am­bien­te des­de afue­ra. En cuan­to a los es­pa­cios, con­vie­ne no re­car­gar el am­bien­te de mue­bles in­ne­ce­sa­rios. A la ho­ra de ubi­car­los, hay que con­si­de­rar que su dis­po­si­ción no de­be in­te­rrum­pir el fluir de la ener­gía. Tam­bién hay que pres­tar es­pe­cial aten­ción al uso de los si­llo­nes, ya que in­cen­ti­van la fal­ta de mo­vi­mien­to, que po­co a po­co va mi­na­do la vo­lun­tad y la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.