45 - ¿Pue­de el Feng Shui ayu­dar a los chi­cos a es­tu­diar?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

En Chi­na se di­ce que si los ni­ños no apren­den y se dis­traen, es cul­pa de los pa­dres que no sa­ben có­mo or­ga­ni­zar el am­bien­te de es­tu­dio. Cier­to o no, lo con­cre­to es que al­gu­nas re­glas del Feng Shui pue­den po­ten­ciar sus ca­pa­ci­da­des na­tu­ra­les y ayu­dar­los en la con­cen­tra­ción. En prin­ci­pio, se su­gie­re ubi­car el es­cri­to­rio o me­sa de es­tu­dio mi­ran­do ha­cia el Oes­te, pun­to car­di­nal que re­pre­sen­ta y es­ti­mu­la la sa­bi­du­ría, y con­tar siem­pre con bue­na ilu­mi­na­ción na­tu­ral o ar­ti­fi­cial. La ubi­ca­ción de la lám­pa­ra en el es­cri­to­rio tam­bién jue­ga un rol im­por­tan­te, por­que re­pre­sen­ta la luz per­so­nal, si­mi­lar a la luz del sol, que pa­ra la Tie­rra la sa­bi­du­ría pro­vie­ne del Sol. Si el es­tu­dian­te tie­ne ener­gía Yang (ac­ti­va y ex­tro­ver­ti­da), la luz de­be ubi­car­se del la­do de­re­cho. Si su ener­gía es Yin (pa­si­va e in­tro­ver­ti­da), de­be ir del la­do iz­quier­do. Es­to po­ten­cia y equi­li­bra la luz in­ter­na. A es­pal­das del es­cri­to­rio es con­ve­nien­te que ha­ya una pa­red, por­que no es bueno que el ai­re pa­se y si­ga. Si tie­ne un res­pal­do, el es­tu­dian­te se sien­ta más se­gu­ro y es­tu­dia­rá me­jor. Si no es po­si­ble, ubi­car una bi­blio­te­ca, biom­bo o cor­ti­na pe­sa­da. No po­ner es­tan­tes u ob­je­tos que que­den por so­bre la ca­be­za, por­que ge­ne­ra una sen­sa­ción de opre­sión y car­ga; tam­bién es con­ve­nien­te el orden, tan­to so­bre el lu­gar de tra­ba­jo co­mo en re­pi­sas y mue­bles. Si se pue­de op­tar, el lu­gar de es­tu­dio tie­ne que te­ner el te­cho muy al­to, ya que el Cie­lo es­té re­pre­sen­ta­do por él.

Cuan­to más al­to, más le­jos lle­ga­rá el sa­ber. Los co­lo­res más ade­cua­dos pa­ra la de­co­ra­ción siem­pre se­rán los cla­ros, en es­pe­cial el blan­co, que tam­bién re­pre­sen­ta el sa­ber. Las to­na­li­da­des del ver­de o los ma­rro­nes cla­ros tam­bién fun­cio­nan muy bien. Ha­ce va­rios años, un tío mío te­nía un hi­jo que era el es­tu­dian­te nú­me­ro uno de su pro­vin­cia. Cuan­do trans­cu­rría el úl­ti­mo año de es­tu­dio y el jo­ven te­nía que ren­dir un exa­men pa­ra en­trar a la uni­ver­si­dad, su pa­dre de­ci­dió mu­dar­se a una de ca­sa mu­cho más gran­de y con ma­yo­res co­mo­di­da­des. Le dio gran im­por­tan­cia al cuar­to de es­tu­dios, sin te­ner en cuen­ta las ne­ce­si­da­des del pro­pio chico, pen­sán­do­lo co­mo si fue­ra pa­ra él y no pa­ra su hi­jo. Es­to lo lle­vó a com­prar un es­cri­to­rio que no era el ade­cua­do, y de­co­ró el lu­gar de una for­ma in­co­rrec­ta. En es­te mo­men­to, le avi­sé que no era lo in­di­ca­do, pe­ro mi tío no cre­yó en eso, ya que el chico era el nú­me­ro uno de la pro­vin­cia. Me res­pon­dió que su ni­vel no te­nía que ver con la de­co­ra­ción o la me­di­da del lu­gar don­de es­tu­dia­ba. Le di­je que con mu­cha suer­te po­día pa­sar el exa­men de ese año, pe­ro que no iba a te­ner un buen fu­tu­ro en la uni­ver­si­dad. El chico rin­dió el exa­men y el pun­ta­je que sa­có no le per­mi­tió in­gre­sar a nin­gu­na uni­ver­si­dad. La ar­mo­ni­za­ción del es­pa­cio es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar una bue­na re­la­ción a la ho­ra de lo­grar el ob­je­ti­vo, pe­ro tam­bién pue­de ser un lu­gar pa­ra per­der la ar­mo­nía. Si bien el pa­dre tu­vo bue­na in­ten­ción, no res­pe­tó nin­gu­na ar­mo­nía. Las co­sas de ese lu­gar so­lo es­ti­mu­la­ban la des­con­cen­tra­ción del jo­ven, cho­ca­ban con la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra el desa­rro­llo in­te­lec­tual y con tan­to es­tí­mu­lo en con­tra, el re­sul­ta­do de es­to fue, cla­ra­men­te, lo que pa­só. Por eso no hay que de­co­rar pen­san­do en lo lin­do o có­mo­do que uno pue­da sen­tir que es un am­bien­te. De­be te­ner­se en cuen­ta la fun­ción y el ob­je­ti­vo pa­ra ver có­mo equi­li­brar la ar­mo­nía del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.