4 - ¿Por qué Jiu- Ping es un hom­bre muy con­si­de­ra­do?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

Se tra­ta de una an­ti­gua le­yen­da. En Chi­na, en­tre los años 907 a 960, hu­bo un pe­río­do po­lí­ti­co muy par­ti­cu­lar en el cual fue­ron crea­dos, en for­ma si­mul­tá­nea, cin­co di­nas­tías y diez es­ta­dos. Una de las di­nas­tías se lla­mó Liang y su rey era Liang Wang, un hom­bre muy as­tu­to y ex­tre­ma­da­men­te egoís­ta, cu­ya úni­ca me­ta era el po­der y la ri­que­za. En­te­ra­do de la fa­ma y efi­ca­cia del maes­tro Jiu-Ping, lo con­vo­có pa­ra que lo ayu­da­ra a lo­grar un país fuer­te y rico don­de la gen­te pu­die­ra vi­vir fe­liz. Jiu- Ping hi­zo su tra­ba­jo y en po­co tiem­po con­si­guió que la di­nas­tía Liang lle­ga­ra a ser muy ri­ca y po­de­ro­sa. En agra­de­ci­mien­to por la gran la­bor, el em­pe­ra­dor ofre­ció un gran ban­que­te de despedida don­de, te­me­ro­so de su po­der, lo­gró que en­ve­ne­na­ran su co­mi­da. Jiu-Ping lo ad­vir­tió cuan­do ya era de­ma­sia­do tar­de, pe­ro lo­gró huir con sus dis­cí­pu­los. Con el úl­ti­mo alien­to, Jiu-Ping les ad­vir­tió que el em­pe­ra­dor los cap­tu­ra­ría y los obli­ga­ría a tra­ba­jar has­ta que lo­gra­ra eri­gir­se en rey su­pre­mo, y les in­di­có qué ha­cer pa­ra evi­tar­lo. El tra­ba­jo con­sis­tía en cons­truir un ca­nal al es­te de la ca­pi­tal en for­ma de lá­ti­go, que cru­za­ra ha­cia la par­te oes­te y, lue­go de tres me­ses, de­be­rían ca­var en el cen­tro de la ciu­dad un po­zo muy pro­fun­do. An­tes de mo­rir re­co­men­dó que su plan se cum­plie­se es­tric­ta­men­te, ya que se­ría la úni­ca ma­ne­ra de equi­li­brar la ener­gía del em­pe­ra­dor y la ri­que­za to­tal del país, dos de sus se­cre­tos más pre­cia­dos. Efec­ti­va­men­te, al po­co tiem­po Liang Wan con­vo­có a los dis­cí­pu­los, les ofre­ció sus con­do­len­cias y les so­li­ci­tó ayu­da. Por su­pues­to, si­guie­ron los con­se­jos de Jiu-Ping y el país al­can­zó un desa­rro­llo nun­ca vis­to, pe­ro al mis­mo tiem­po, la sa­lud del rey co­men­zó a de­te­rio­rar­se y har­to de so­por­tar los do­lo­res de­ci­dió sui­ci­dar­se col­gán­do­se de una so­ga en el gran po­zo que le ha­bían man­da­do ca­var en el cen­tro de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.