26 - ¿Y el co­me­dor?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

El prin­ci­pal pro­ble­ma que en­fren­ta la ar­mo­ni­za­ción del co­me­dor es el ta­ma­ño y la can­ti­dad de mue­bles, por­que la acu­mu­la­ción no per­mi­te el fluir na­tu­ral del Chi, ele­men­tal pa­ra que es­te es­pa­cio re­sul­te equi­li­bra­do. El ta­ma­ño de la me­sa del co­me­dor de­be ser pro­por­cio­nal al am­bien­te. Las me­sas ba­jas son idea­les ya que no dan la sen­sa­ción de amon­to­na­mien­to, sino que a la vis­ta dan am­pli­tud y la ener­gía se pue­de des­pla­zar li­bre­men­te. En cuan­to a la ubi­ca­ción, es bueno que el la­do más lar­go si­ga las vi­gas del te­cho o la lí­nea de los ta­blo­nes del pi­so de ma­de­ra si lo hu­bie­ra, pa­ra no cor­tar la ener­gía. Un pun­to muy im­por­tan­te es que los mue­bles no obs­tru­yan el pa­so, lo me­jor es que las per­so­nas pue­dan cir­cu­lar y la ener­gía fluir. El aca­ba­do de los mis­mos no de­be ser ex­tre­ma­da­men­te bri­llan­te, por­que sen­si­bi­li­zan por de­más a los in­te­gran­tes de la ca­sa, pro­du­cien­do ro­ces en­tre sí. La ma­de­ra siem­pre da una sen­sa­ción más cá­li­da, ya que se re­la­cio­na con la na­tu­ra­le­za del ser hu­mano; el me­tal en cam­bio, es más frío y des­agra­da­ble al tac­to; sin em­bar­go, ca­da per­so­na pue­de ele­gir el que más le agra­de, ya que uno u otro no in­ter­fie­ren con la ener­gía. En cuan­to a los bor­des de me­sas y mue­bles en general, las pun­tas afi­la­das ac­túan co­mo fle­chas de ener­gía ne­ga­ti­va, es de­cir, to­das las par­tes que tie­nen una pun­ta muy agu­da son co­mo pin­ches que mo­les­tan a la vi­da co­ti­dia­na, es co­mo te­ner la pun­ta de un cu­chi­llo apun­ta­do al cuer­po de uno. Es­to mo­di­fi­ca la tran­qui­li­dad de la per­so­na, por es­to tam­bién de­be evi­tar­se

que es­tas pun­tas ten­gan una di­rec­ción ha­cia un lu­gar don­de se en­cuen­tra nor­mal­men­te una per­so­na, co­mo un si­llón. Siem­pre es me­jor que sean re­don­dea­das. Si no fue­se po­si­ble cam­biar los mue­bles ya exis­ten­tes, com­pen­sar ese des­equi­li­brio con ob­je­tos re­don­dea­dos so­bre ellos, por ejem­plo flo­re­ros, fuentes, ador­nos, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.