12 - ¿Qué ocu­rre cuan­do al­gún ele­men­to pre­do­mi­na?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

Si se pro­lon­ga en el tiem­po, se pier­de la ar­mo­nía. Pe­ro en la Na­tu­ra­le­za, los ele­men­tos tie­nen un ci­clo de ali­men­ta­ción y otro de control, ca­da uno ali­men­ta y man­tie­ne al otro en per­fec­to equi­li­brio. En el ci­clo de ali­men­ta­ción, el Agua nu­tre a la Ma­de­ra, que ali­men­ta al Fue­go, que pro­du­ce Tie­rra, que crea el Me­tal que con­tie­ne al Agua; en el de control, la Ma­de­ra con­su­me Tie­rra, que con­tie­ne al Agua, que ex­tin­gue el Fue­go, que fun­de al Me­tal que cor­ta la Ma­de­ra (Ver fi­gu­ra en pá­gi­na 9). Co­mo se ve, los ele­men­tos se nu­tren y for­ta­le­cen re­cí­pro­ca­men­te y tam­bién pue­den do­mi­nar y con­tro­lar el uno al otro, por eso cuan­do es­tán pre­sen­tes en de­ter­mi­na­do lu­gar, se con­si­gue un equi­li­brio na­tu­ral au­to­má­ti­co.

Cuan­do un ele­men­to pre­do­mi­na con res­pec­to al otro, se pro­du­ce un des­equi­li­brio que ge­ne­ra el ex­ce­so de un ele­men­to y un control ex­ce­si­vo de otro, de­pen­dien­do de qué ele­men­to se tra­te. Cuan­do se quie­re lo­grar un efec­to de­ter­mi­na­do en un es­pa­cio, ya sea por una ac­ti­vi­dad que se rea­li­za en el lu­gar o pa­ra que una per­so­na sa­que pro­ve­cho de un es­pa­cio con res­pec­to a otro, es­to pue­de ser po­si­ti­vo. Pe­ro hay que te­ner mu­cho cuidado ya que de es­te mo­do se pier­de la ar­mo­nía general. Pa­ra lle­var a una ar­mo­nía par­ti­cu­lar di­ri­gi­da ha­cia un la­do, va a pa­sar que los cam­bios rea­li­za­dos van a be­ne­fi­ciar a al­gu­nos y van a ser per­ju­di­cia­les pa­ra otros. Man­te­nien­do el equi­li­brio de es­te con­cep­to, se lo­gra la ar­mo­nía pa­ra que to­dos en­cuen­tren un lu­gar de tran­qui­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.