14 - ¿En qué con­sis­te “mi­rar”?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

La ob­ser­va­ción tie­ne que ba­sar­se en el en­torno. Por ejem­plo, si exis­ten edi­fi­cios que ta­pen la luz, es­pe­cial­men­te el sol de la ma­ña­na, re­la­cio­na­da con el desa­rro­llo. Tam­bién es im­por­tan­te la ubi­ca­ción con res­pec­to a los vien­tos pre­do­mi­nan­tes. El vien­to de in­vierno no de­be cho­car di­rec­ta­men­te con el lu­gar en el que se vi­ve: Lo me­jor es que ha­ya una ba­rran­ca, mon­ta­ña, o una edi­fi­ca­ción que lo fre­ne o con­ten­ga. El Chi del lu­gar es otro as­pec­to que de­be ana­li­zar­se, aun­que pa­ra ver es­to hay que te­ner una ca­pa­ci­dad muy su­pe­rior a la nor­mal (que se lo­gra me­di­tan­do mu­chas ho­ras por día du­ran­te mu­chos años, no cual­quie­ra pue­de lle­gar a es­te ni­vel) con la que se pue­de di­fe­ren­ciar las ga­mas de co­lo­res que se en­cuen­tran en el ai­re. Si su co­lor es ama­ri­llo o do­ra­do, es muy po­si­ti­vo, es­pe­cial­men­te en lo eco­nó­mi­co. Si es li­la, trans­mi­ti­rá una ener­gía no­ble, ideal pa­ra criar ni­ños, y si a su vez, la to­na­li­dad es lu­mi­no­sa, es un lu­gar sa­lu­da­ble. En cam­bio si es opa­ca, no es re­co­men­da­ble pa­ra vi­vir. Otro pun­to im­por­tan­te a con­si­de­rar es la cir­cu­la­ción del agua de llu­via, es de­cir, ha­cia qué la­do dre­na el agua acu­mu­la­da. Re­cor­de­mos que si se es­tan­ca, se con­vier­te en ener­gía muer­ta y afec­ta ne­ga­ti­va­men­te a la sa­lud y al bol­si­llo. Por úl­ti­mo, ob­ser­van­do si exis­te

ve­ge­ta­ción, aves y otros ani­ma­les se ten­drá la pau­ta de que ese lu­gar es­tá ener­gé­ti­ca­men­te equi­li­bra­do. En un lu­gar que ya es­té edi­fi­ca­do hay que ver la re­la­ción de ca­da par­te en­tre sí. Por ejem­plo, ha­ce unos años pa­sé por la ca­sa de una se­ño­ra que vi­vía en un lu­gar con ma­la com­bi­na­ción del la­do iz­quier­do. Es­te sec­tor co­rres­pon­de al dra­gón que es­tá re­la­cio­na­do con el hom­bre, una com­bi­na­ción que in­flu­ye pa­ra que cual­quier hom­bre que re­si­da allí se sien­ta mal su­fra mu­chos pro­ble­mas; tam­bién me en­te­ro de que otros hom­bres que ha­bían vi­vi­do ahí an­tes tam­bién ha­bían te­ni­do in­con­ve­nien­tes... Es­to pue­de pa­re­cer una ca­sua­li­dad, pe­ro no exis­te una coin­ci­den­cia aza­ro­sa en las co­sas que pa­san, si no ra­zo­nes por las cua­les la ar­mo­nía del lu­gar, la com­bi­na­ción de có­mo es­tá cons­trui­da la ca­sa lle­va al ma­les­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.