15 - ¿Pa­ra qué sir­ve “oler”?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

El ol­fa­to tam­bién pue­de apor­tar da­tos va­lio­sos a la ho­ra de ele­gir un lu­gar. To­mar­se un mo­men­to pa­ra ca­mi­nar den­tro del pre­dio, ins­pi­rar pa­ra cap­tar el aro­ma del ai­re e in­clu­so acer­car­se al sue­lo pa­ra oler­lo. Cuan­do el per­fu­me es fres­co, sin du­das es ap­to. Cuan­do el olor se ase­me­ja a al­go fer­men­ta­do en­ton­ces no lo es, por­que el ai­re es­tá más pe­sa­do y es­to es per­ju­di­cial pa­ra el or­ga­nis­mo. En una opor­tu­ni­dad, fui a la ca­sa de un pa­cien­te. Ape­nas en­tré, sen­tí el olor a hu­me­dad que ha­bía en el am­bien­te, la due­ña del lu­gar, acos­tum­bra­da a es­te olor, no lo­gra­ba per­ci­bir­lo aun­que es­te era muy no­ci­vo pa­ra su sa­lud. El olor me lle­vó a iden­ti­fi­car va­rios lu­ga­res con hon­gos que ha­cían que la se­ño­ra tu­vie­ra ese pro­ble­ma por el que me ha­bía con­sul­ta­do. Hay si­tios que pue­den te­ner una so­lu­ción sen­ci­lla, pe­ro a ve­ces, es mu­cho más di­fí­cil de co­rre­gir. Por ejem­plo, si la hu­me­dad sur­ge por­que se vi­ve so­bre un río sub­te­rrá­neo, no se pue­de so­lu­cio­nar. Pe­ro si la hu­me­dad se de­be al encierro del lu­gar, a la fal­ta de lim­pie­za, es­to se pue­de me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.