21 - ¿Cuál es la orien­ta­ción ideal pa­ra la puer­ta de la ca­sa?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

La puer­ta de en­tra­da es el lu­gar por don­de el Chi en­tra al ho­gar y que­da aden­tro, la per­so­na pue­de sa­lir y en­trar por la puer­ta prin­ci­pal, pe­ro el Chi bueno so­lo en­tra, no sa­le. Por eso, el Feng Shui le da tan­ta im­por­tan­cia al ta­ma­ño, for­ma y orien­ta­ción de la puer­ta, ya que de eso de­pen­den la pros­pe­ri­dad y la ar­mo­nía fa­mi­liar. Co­mo ya di­ji­mos, el lu­gar ha­cia don­de mi­ra es uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes, por­que los pun­tos car­di­na­les pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res que po­drían in­fluir a fa­vor o en

con­tra de los in­tere­ses de los mo­ra­do­res de la ca­sa. Si mi­ra al Nor­te, por ejem­plo, es­tá ali­nea­da con el tri­gra­ma Xiu, su es­ta­ción es el in­vierno, su ele­men­to Agua. Pro­vee­rá bue­na suer­te y des­can­so. Es la ca­sa ideal pa­ra una vi­da tran­qui­la. Si mi­ra al No­res­te su es­ta­ción del año es la tran­si­ción ha­cia la pri­ma­ve­ra, su ele­men­to Tie­rra. Pro­vee suer­te y desa­rro­llo. Al Es­te se co­rres­pon­de con la pri­ma­ve­ra y el ele­men­to Ma­de­ra. Su tri­gra­ma es Shang y a pe­sar de lo que pue­de pa­re­cer, no es la orien­ta­ción ideal por­que aun­que la pri­ma­ve­ra es una her­mo­sa es­ta­ción, no es un mo­men­to de paz en la na­tu­ra­le­za sino de com­pe­ten­cia en­tre las plan­tas pa­ra cre­cer. Por eso es­ta orien­ta­ción es ade­cua­da só­lo cuan­do su mo­ra­dor se de­di­ca a los de­por­tes o a ac­ti­vi­da­des que re­quie­ran lu­char pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Si la puer­ta mi­ra al Sud­es­te, en­ton­ces su es­ta­ción se­rá la tran­si­ción en­tre la pri­ma­ve­ra y el ve­rano. En es­te ca­so, la ener­gía se­rá neu­tra y de­pen­de­rá del ma­ne­jo que ca­da per­so­na ha­ga de ella pa­ra de­fi­nir si es bue­na o ma­la. La orien­ta­ción Sur, en cam­bio, es la más ade­cua­da pa­ra las puer­tas de las ofi­ci­nas por­que la ener­gía que atrae se re­la­cio­na con la ne­ce­si­dad de ex­pan­dir­se, in­for­mar­se, es­tar en con­tac­to con ex­te­rior. El Su­does­te mar­ca la tran­si­ción ve­rano- oto­ño, eta­pa de re­trac­ción y re­co­gi­mien­to que no ayu­da­rá a avan­zar. El Oes­te es el oto­ño y su ele­men­to el Me­tal, pe­ro su ener­gía no es bue­na y atrae la ma­la suer­te. Por úl­ti­mo, si la orien­ta­ción de la puer­ta es ha­cia el No­roes­te, ha­brá tran­qui­li­dad en el ho­gar y ar­mo­nía en­tre sus ha­bi­tan­tes. Otro pun­to im­por­tan­te es que no de­be ha­ber puer­tas en­fren­ta­das en el in­te­rior, si no es po­si­ble co­rre­gir es­te pro­ble­ma se pue­de po­ner un biom­bo o una cor­ti­na. Pe­ro lo ideal es que las puer­tas no ten­gan es­ta orien­ta­ción en el in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.