22 - ¿Qué im­por­tan­cia tie­nen la for­ma y el ta­ma­ño de las puer­tas?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

Pa­ra el Feng Shui, el for­ma­to de la puer­ta no es una cues­tión me­ra­men­te es­té­ti­ca, ca­da de­ta­lle tie­ne im­por­tan­cia en re­la­ción con la bue­na o ma­la ener­gía. Las puer­tas de me­dio pun­to, don­de es­tá re­pre­sen­ta­da la to­ta­li­dad de la na­tu­ra­le­za (el se­mi­círcu­lo al Cie­lo y la ba­se a la Tie­rra), pue­de oca­sio­nar mu­cho des­or­den fa­mi­liar, por­que en­tre el Cie­lo y la Tie­rra hay co­sas bue­nas y ma­las que el hom­bre no pue­de con­tro­lar. Es­tas for­mas es­tán re­ser­va­das pa­ra los tem­plos y pa­la­cios, ya que só­lo los se­res su­pe­rio­res pue­den ma­ne­jar es­tas si­tua­cio­nes. Es im­pres­cin­di­ble que la puer­ta prin­ci­pal ten­ga ma­yor ta­ma­ño que las del res­to de la ca­sa, así se con­ser­va to­do lo bueno que en­tre. Si en la ca­sa hay otra aber­tu­ra de ma­yor ta­ma­ño, una puer­ta bal­cón o ven­ta­nal, por ejem­plo, en­ton­ces la ener­gía hui­rá por allí, es­pe­cial­men­te si es­tán ali­nea­das. Un buen re­cur­so pa­ra so­lu­cio­nar es­te in­con­ve­nien­te es re­du­cir la aber­tu­ra ma­yor con una cor­ti­na. En el ca­so de un ven­ta­nal, abrir na­da más que una par­te, sin que su­pere el ta­ma­ño de la puer­ta prin­ci­pal; es con­ve­nien­te que la otra hoja per­ma­nez­ca siem­pre ce­rra­da. Los por­to­nes de co­che­ras que po­seen una puer­ta pe­que­ña que se uti­li­za co­mo puer­ta prin­ci­pal de la ca­sa no son bue­nos a ni­vel ener­gé­ti­co por­que atraen ener­gía ne­ga­ti­va, es­pe­cial­men­te con­flic­tos ma­tri­mo­nia­les re­la­cio­na­dos con in­fi­de­li­da­des. Las me­jo­res

son las puer­tas de do­ble hoja, que re­pre­sen­tan el equi­li­brio en­tre Yin y Yang, pe­ro hay que pres­tar­le aten­ción a la ma­ne­ra en que abren. Cuan­do se la uti­li­ce pa­ra una ca­sa, es ne­ce­sa­rio que abra ha­cia aden­tro, en se­ñal de bien­ve­ni­da; cuan­do se tra­te de un co­mer­cio u ofi­ci­na, de­be abrir ha­cia afue­ra pa­ra que flu­ya la ener­gía en ese sen­ti­do ge­ne­ran­do un mo­vi­mien­to de de­fen­sa. La puer­ta de dor­mi­to­rio del due­ño de la ca­sa se­gu­ro tie­ne que ser más gran­de que el res­to de las puer­tas de las ha­bi­ta­cio­nes, tie­ne que es­tar cla­ro el rol de ca­da uno en la ca­sa. En el ca­so del ba­ño, la puer­ta tie­ne que ser una de la más chi­ca de la ca­sa. La es­truc­tu­ra y me­di­da de los am­bien­tes y las puer­tas, tie­nen que te­ner una cla­ra re­la­ción con lo que se quie­re lo­grar, si se le da más im­por­tan­cia a un lu­gar de­ter­mi­na­do en la ca­sa, la per­so­na que se en­cuen­tre ahí tam­bién lo ten­drá, o tam­bién ten­drá mu­cha im­por­tan­cia el sen­ti­do del lu­gar al que se le dio ma­yor re­le­van­cia. Hay que ser cons­cien­te, a la ho­ra de armonizar la ca­sa, qué se quie­re lo­grar, por qué hay con­fu­sio­nes en los ro­les que tie­ne ca­da uno de los ha­bi­tan­tes, que pro­vo­can pro­ble­mas y en­ten­der los pro­ble­mas de sa­lud que un lu­gar sin ar­mo­nía pue­de cau­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.