23 - ¿Cuá­les son los me­jo­res ma­te­ria­les y co­lo­res?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

An­ti­gua­men­te, en Chi­na, las puer­tas siem­pre se pin­ta­ban de ro­jo, pa­ra ale­jar la ma­la suer­te. Si ne­ce­si­ta­mos cam­biar la on­da del ho­gar, bas­ta­rá ele­gir las va­rian­tes del ro­jo o los to­nos re­la­cio­na­dos con la Tie­rra, nun­ca el ne­gro, por­que re­pre­sen­ta la ener­gía ne­ga­ti­va, la muer­te. Los co­lo­res os­cu­ros dan una sen­sa­ción de encierro que com­pri­me el cuer­po y es­to no es­tá bien pa­ra la re­la­ción en­tre la men­te y el or­ga­nis­mo. La es­ti­mu­la­ción ex­ter­na siem­pre tie­ne con­tac­to con lo in­terno y si la es­ti­mu­la­ción es de encierro, va a pro­vo­car pro­ble­mas en la men­te y el cuer­po. Los to­nos cla­ros son los más po­si­ti­vos. La ma­de­ra es el me­jor ma­te­rial pa­ra las puer­tas, ya que su tem­pe­ra­tu­ra cá­li­da es si­mi­lar a la nues­tra. El me­tal re­sul­ta de­ma­sia­do frío, pe­ro da sen­sa­ción de for­ta­le­za ha­cia el ex­te­rior. En es­te ca­so, una bue­na op­ción es ta­pi­zar el in­te­rior con cue­ro o un ma­te­rial si­mi­lar. Las puer­tas vi­dria­das no ha­blan bien de sus pro­pie­ta­rios: quie­nes las tie­nen son in­di­vi­duos más in­tere­sa­dos por los asun­tos aje­nos que por los pro­pios. Las que son to­tal­men­te li­sas no son muy con­ve­nien­tes de­bi­do a que por ellas en­tra­rá siem­pre la mis­ma ener­gía, sin cam­bios. Dis­tin­to es si tie­nen re­lie­ves, por­que ca­da par­te que so­bre­sa­le, fre­na­rá la ener­gía in­de­sea­ble del ex­te­rior. En Chi­na, la puer­ta prin­ci­pal del pa­la­cio te­nía nue­ve apli­ca­cio­nes en for­ma de pun­tas; es­te nú­me­ro re­pre­sen­ta al má­xi­mo Yang, es de­cir, pro­pi­cia el cam­bio y el desa­rro­llo. El sen­ti­do de es­te di­se­ño era de­fen­der el lu­gar de to­dos los cam­bios con­flic­ti­vos, ais­lar­lo de los pro­ble­mas y de­jar pa­sar so­la­men­te lo bueno. Por úl­ti­mo, pa­ra ase­gu­rar la ar­mo­nía y la pros­pe­ri­dad en el ho­gar, la puer­ta de ca­lle no de­be ver­se su­cia o de­te­rio­ra­da ni con la pin­tu­ra des­cas­ca­ra­da. En una opor­tu­ni­dad, un pa­cien­te me co­men­tó que te­nía do­lo­res en to­do el cuer­po, prin­ci­pal­men­te en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Cuan­do char­la­mos, me con­tó que su ca­sa te­nía es­pe­jos en to­das las pa­re­des, pa­ra lo­grar una ma­yor am­pli­tud ya que era un lu­gar muy chico. El pro­ble­ma ra­di­ca en que el es­pe­jo es frío y es­ta re­la­ción con el cuer­po lle­va a te­ner pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res, los de­ta­lles que es­ti­mu­lan la men­te son im­por­tan­tes pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas de sa­lud. Pue­de ha­ber un es­pe­jo en el am­bien­te del li­ving, pe­ro

to­do tie­ne un lí­mi­te. No se de­be po­ner es­pe­jos ocu­pan­do to­das las pa­re­des so­lo por­que da una sen­sa­ción de ma­yor es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.