13 - ¿Có­mo ele­gir el lu­gar más ap­to pa­ra vi­vir?

50 respuestas feng shui - - SUMARIO -

La elec­ción del te­rreno don­de se cons­trui­rá un edi­fi­cio o una ca­sa de­be res­pe­tar al­gu­nas re­glas que ase­gu­ren la ar­mo­nía y la sa­lud de sus mo­ra­do­res. Lo ideal es ha­cer pre­via­men­te un diag­nós­ti­co si­mi­lar al que se le rea­li­za a una per­so­na cuan­do acu­de a un con­sul­to­rio mé­di­co. Lao Tsé de­cía que la ley de la per­so­na es la Tie­rra, la ley de la Tie­rra es el Cie­lo y la ley del Cie­lo es Tao y el Tao es­tá fun­cio­nan­do na­tu­ral­men­te. La Tie­rra se re­la­cio­na con el Cie­lo, las es­tre­llas, el Sol y la Lu­na, por­que ca­da uno in­flu­ye con una ener­gía di­fe­ren­te a ca­da pun­to. De la mis­ma ma­ne­ra, la per­so­na se re­la­cio­na con la Tie­rra. Por es­to, hay que en­ten­der los in­ter­cam­bios que se pro­du­cen en ca­da par­te de la Tie­rra, que lle­va a que, un lu­gar pue­da ser ap­to pa­ra vi­vir o no. Por ejem­plo, una per­so­na duer­me en un de­ter­mi­na­do lu­gar, se le­van­ta y se sien­te muy có­mo­da, pe­ro otra, duer­me en la mis­ma ha­bi­ta­ción, se le­van­ta y se sien­te in­có­mo­da. Sse de­be a que ca­da lu­gar tie­ne una ener­gía par­ti­cu­lar, que no afec­ta a to­dos de la mis­ma ma­ne­ra. Es­to se pue­de armonizar pa­ra apro­ve­char el bie­nes­tar de la per­so­na o no.

Pa­ra que ha­ya vi­da, tie­ne que es­tar la com­bi­na­ción de cua­tro pun­tos esen­cia­les: Sol, Agua, Ai­re y Tie­rra. Si es­ta re­la­ción es­tá bien, el lu­gar es có­mo­do pa­ra vi­vir. Si no es­tá bien, es incómodo.

Una for­ma cla­ra de en­ten­der­lo es fi­jar­se dón­de cre­cen las plan­tas. Don­de las plan­tas no cre­cen, no es un lu­gar ap­to pa­ra vi­vir. Don­de cre­cen sa­lu­da­bles y de una ma­ne­ra na­tu­ral, sí lo es.

Eso mues­tra que hay un in­ter­cam­bio en­tre el Cie­lo y la Tie­rra, en el que la llu­via mo­ja el sue­lo, el Ai­re y la tem­pe­ra­tu­ra son ade­cua­dos pa­ra que ha­ya vi­da. En­ton­ces, pa­ra en­con­trar un te­rreno ideal pa­ra vi­vir bien hay que se­guir cier­tas pau­tas de diag­nós­ti­co, co­mu­nes al Feng Shui y a la me­di­ci­na. La téc­ni­ca es­ta­ble­ce un me­nú de cua­tro pa­sos bá­si­cos que son: Wang (mi­rar), Wén (oler), Wèn (pre­gun­tar) y Qiè (es­tu­diar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.