• Edi­to­rial

50 respuestas sobre el Te - - SUMARIO -

Los chi­nos dis­fru­tan del té tan­to co­mo los ar­gen­ti­nos del ma­te, pe­ro re­unir­se para tal fin va más allá de una char­la in­for­mal y re­la­ja­da, por­que para ellos tie­ne el va­lor de un ri­tual. Cuan­do uno in­vi­ta a al­guien a to­mar un té le ofre­ce la mejor va­rie­dad que tie­ne, ge­ne­ral­men­te siem­pre guar­da­mos al­guno es­pe­cial para es­tas oca­sio­nes. Ade­más, con­ver­sa­mos de te­mas pro­fun­dos que tie­nen que ver con la vi­da y con Tao; el té siem­pre ins­pi­ra y sa­ca lo mejor de no­so­tros. Mu­chos poe­tas y fi­ló­so­fos se acom­pa­ña­ban de un buen té para es­cri­bir sus tra­ba­jos y es­tu­diar.

Lo más in­tere­san­te de las reunio­nes de té es que se cum­ple una ce­re­mo­nia mi­le­na­ria que re­quie­re la uti­li­za­ción de cier­tos ac­ce­so­rios que, a sim­ple vis­ta, cues­ta en­ten­der para qué se em­plean. Sin em­bar­go, tie­nen una im­por­tan­cia pri­mor­dial. La va­ji­lla don­de se sir­ve es tan im­por­tan­te co­mo el té mis­mo, por­que ade­más de per­mi­tir sa­bo­rear­lo mejor, se dis­fru­ta de to­da la pre­pa­ra­ción. No ol­vi­de­mos que en la ce­re­mo­nia del té en­tran en jue­go la vis­ta, el tac­to y el ol­fa­to. Los ele­men­tos que se uti­li­zan son se­lec­cio­na­dos cui­da­do­sa­men­te, e in­clu­so los cul­to­res de es­te ri­tual sue­len te­ner va­rios jue­gos que usan en dis­tin­tas oca­sio­nes. El más im­por­tan­te es la te­te­ra, don­de se co­lo­can las ho­jas de té.

En es­ta edi­ción me en­car­go de res­pon­der 50 in­te­rro­gan­tes sobre es­ta in­fu­sión mi­le­na­ria que, ade­más de cum­plir una fun­ción social, pre­vie­ne un sin­fín de tras­tor­nos del or­ga­nis­mo e, in­clu­so, ayu­da en su tra­ta­mien­to, al­go que, en de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des es­tá cien­tí­fi­ca­men­te com­pro­ba­do. Tan­to el té ver­de co­mo el ro­jo, por ejem­plo, son fa­mo­sos por sus pro­pie­da­des pre­ven­ti­vas y re­pa­ra­do­ras, sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner en cuenta que ca­da uno de ellos se de­be to­mar en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos del año y que sus be­ne­fi­cios cam­bian se­gún ca­da eta­pa de la vi­da. Por ejem­plo, el té ver­de es muy bueno para la dia­be­tes, pe­ro no es con­ve­nien­te con­su­mir­lo en zo­nas don­de pre­va­le­cen las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras.

Es­pe­ro que es­tas res­pues­tas les sean de uti­li­dad y me des­pi­do con al­go que siem­pre les pi­do a mis pa­cien­tes que re­cuer­den: No hay que es­pe­rar a que se desate el in­cen­dio para lue­go apa­gar­lo, es de­cir, no es­pe­rar a que apa­rez­ca una en­fer­me­dad para lue­go cu­rar­la. Si se es or­de­na­do en los há­bi­tos de ali­men­ta­ción, en el des­can­so y el ejer­ci­cio, y se acos­tum­bra be­ber té va­rias ve­ces al día, no se­rá ne­ce­sa­rio cu­rar nin­gu­na en­fer­me­dad por­que no exis­ti­rán”.

Shi­fu Liu Ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.