4 ¿Cuá­les son las 10 vir­tu­des prin­ci­pa­les del té?

50 respuestas sobre el Te - - SUMARIO -

• Mo­vi­li­za el Chi: cuan­do el Chi (ener­gía vi­tal) que­da atra­pa­do den­tro del cuer­po y no en­cuen­tra el mo­do de fluir ha­cia ca­da sec­tor del or­ga­nis­mo, se pro­du­cen ma­les­ta­res y do­lo­res sin cau­sa apa­ren­te. En el as­pec­to es­pi­ri­tual, cau­sa me­lan­co­lía y tris­te­za. En am­bos ca­sos, el té ca­lien­te es­ti­mu­la y per­mi­te que la ener­gía se dis­tri­bu­ya co­mo co­rres­pon­da.

• Des­pier­ta: qui­ta el ador­me­ci­mien­to del ama­ne­cer en forma ca­si ins­tan­tá­nea de­bi­do a que eli­mi­na el Chi "dor­mi­do" y es­ti­mu­la la ener­gía, po­nien­do en mo­vi­mien­to to­dos los ór­ga­nos.

• Ali­men­ta el Chi: en es­te sen­ti­do, el té fun­cio­na co­mo una me­di­ci­na, por­que re­fuer­za el or­ga­nis­mo.

• De­pu­ra: pu­ri­fi­ca el or­ga­nis­mo y man­tie­ne la ener­gía lim­pia.

• Acen­túa la hu­ma­ni­dad: si en­ten­de­mos la esen­cia de es­ta in­fu­sión y de­ja­mos de la­do la su­per­fi­cia­li­dad de lo ma­te­rial lle­ga­re­mos a co­nec­tar­nos con la na­tu­ra­le­za y con la esen­cia del té.

• Mues­tra de cortesía: es una be­bi­da real­men­te gra­ti­fi­can­te, por eso se le ofre­ce a otra per­so­na cuan­do se le quie­re trans­mi­tir ca­ma­ra­de­ría y respeto.

• Es­ti­mu­la el gus­to: la plan­ta de té es úni­ca, sin em­bar­go se la cul­ti­va en di­fe­ren­tes lu­ga­res. Por lo tan­to, en ca­da si­tio re­ci­be di­fe­ren­tes ni­ve­les de hu­me­dad, luz y agua, lo que ge­ne­ra mu­chas va­rie­da­des de un mis­mo té.

• To­ni­fi­ca el or­ga­nis­mo: no exis­ten du­das con res­pec­to a los be­ne­fi­cios que apor­ta al or­ga­nis­mo. Sin em­bar­go, no es re­co­men­da­ble para to­das las per­so­nas.

• Re­ve­la el ca­mino de Tao: el té con su per­fu­me y

sa­bor nos in­cen­ti­va a bus­car el ca­mino de la ver­dad y la sa­bi­du­ría. Mu­chos poe­tas se ins­pi­ra­ron en él para ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos.

• Le­van­ta el áni­mo: del sen­ti­mien­to que ge­ne­ra el té en la pro­fun­di­dad de nues­tra men­te sur­ge el buen áni­mo y la ri­que­za es­pi­ri­tual. Por lo tan­to, se lo­gra la paz. Con un té de por me­dio, el co­ra­zón se abre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.