22 ¿Por qué las em­pe­ra­tri­ces lo ado­ra­ban?

50 respuestas sobre el Te - - SUMARIO -

El té ro­jo sur­gió du­ran­te la di­nas­tía Ming y, se­gún cuenta la his­to­ria, fue el hi­jo de un em­pe­ra­dor a quien de­be­mos su des­cu­bri­mien­to.

Al ser un té con un 85 por cien­to de fer­men­ta­ción, po­see un hon­go muy be­né­fi­co para la sa­lud. Es­te pro­ce­so tam­bién al­te­ra su ca­rac­te­rís­ti­ca in­ter­na con­vir­tién­do­lo en un té cá­li­do, de gran aro­ma y co­lor ro­jo in­ten­so, ideal para to­mar­lo en oto­ño e in­vierno. Al­gu­nas de sus pro­pie­da­des son re­no­var y op­ti­mi­zar el Chi, re­for­zar la ca­li­dad de la san­gre y for­ta­le­cer el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. Tam­bién re­du­ce el co­les­te­rol, pre­vie­ne la os­teo­po­ro­sis, des­in­to­xi­ca el hí­ga­do, op­ti­mi­za la di­ges­tión, re­fuer­za las de­fen­sas, me­jo­ra la me­mo­ria y los ca­sos de de­pre­sión o tris­te­za le­ves. Para man­te­ner to­das sus pro­pie­da­des se de­be pre­pa­rar con el agua a no más de 95 gra­dos cen­tí­gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.