49 ¿Qué im­por­tan­cia tie­nen la te­te­ra y las ta­zas?

50 respuestas sobre el Te - - SUMARIO -

Es im­pres­cin­di­ble que para ca­da va­rie­dad de té que se con­su­ma se uti­li­ce una te­te­ra, de­bi­do a que el ma­te­rial de las mis­mas es po­ro­so y ab­sor­be el aro­ma. Por es­ta mis­ma ra­zón, se de­ben la­var so­la­men­te con agua.

Los ele­men­tos que se uti­li­zan son se­lec­cio­na­dos cui­da­do­sa­men­te, e in­clu­so los cul­to­res de es­te ri­tual sue­len te­ner va­rios jue­gos que usan en dis­tin­tas oca­sio­nes. El más im­por­tan­te es la te­te­ra, don­de se co­lo­can las ho­jas de té. Las idea­les son las de ar­ci­lla Zis­ha, que se fa­bri­can úni­ca­men­te en Yi­xing, al no­roes­te de Shang­hai, don­de se ob­tie­ne la ma­te­ria pri­ma para mol­dear­las. Se co­men­za­ron a usar du­ran­te la di­nas­tía Sung (960-1279), cuan­do los in­te­lec­tua­les del im­pe­rio des­cu­brie­ron que es­te ele­men­to po­ten­cia­ba el sa­bor de la in­fu­sión, por­que la ar­ci­lla ab­sor­be la esen­cia del té y la guar­da en su in­te­rior. Por es­to tam­bién es ne­ce­sa­rio usar una para ca­da ti­po de té y evi­tar así que se con­ta­mi­ne con dis­tin­tos sa­bo­res.

Pe­ro más allá de la te­te­ra, la ver­da­de­ra cien­cia de la ce­re­mo­nia chi­na del té ra­di­ca en la pe­ri­cia para cal­cu­lar el tiem­po de in­fu­sión y la tem­pe­ra­tu­ra del agua, que pue­den cam­biar ra­di­cal­men­te el pun­to jus­to del sa­bor. De he­cho, el mis­mo té, con la mis­ma te­te­ra, pre­pa­ra­do por per­so­nas di­fe­ren­tes no tie­ne el mis­mo sa­bor. Es­to pa­sa por­que tam­bién se ne­ce­si­ta una con­cen­tra­ción es­pe­cial para ha­cer­lo. Pe­ro ade­más, la ener­gía de ca­da uno tam­bién in­flu­ye.

En cuan­to a las ta­zas, en el pri­mer Mé­to­do Gong Fu para tés que es­ti­mu­lan de forma es­pe­cial el sen­ti­do del ol­fa­to, se uti­li­zan dos ti­pos di­fe­ren­tes. La in­fu­sión se sir­ve en las ta­ci­tas al­tas y, con las más ba­jas, se ta­pan. Se de­ja re­po­sar y al mo­men­to de be­ber­lo se to­man am­bas ta­zas jun­tas, apo­yan­do el pul­gar en aque­lla que ofi­cia de ta­pa y el ín­di­ce en la de aba­jo y se gi­ran de ma­ne­ra rá­pi­da y firme. Se le­van­ta la ta­za ci­lín­dri­ca (sin dar­la vuel­ta, ro­zan­do el bor­de de la otra) y se lle­va ha­cia la na­riz, ha­cien­do una ins­pi­ra­ción pro­fun­da para dis­fru­tar del aro­ma in­ten­so y re­vi­ta­li­za­dor. Lue­go se be­be el té.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.