Ma­le­zas y abe­jas, en el pai­sa­je de la di­ver­si­dad

Proyecto de Syn­gen­ta pro­po­ne es­ta­ble­cer re­fu­gios pa­ra ma­le­zas.

AgroVoz - - Página Delantera -

Los pai­sa­jes agrí­co­las en Ar­gen­ti­na a me­nu­do ca­re­cen de la di­ver­si­dad y abun­dan­cia de flores que los po­li­ni­za­do­res ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir y ac­tuar so­bre los cul­ti­vos.

A prin­ci­pios de es­te mes, en la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal que Syn­gen­ta tie­ne en San­ta Isa­bel (al sur de Ve­na­do Tuer­to, en la pro­vin­cia de San­ta Fe) se pre­sen­tó el pro­gra­ma de Pai­sa­jes Mul­ti­fun­cio­na­les; se tra­ta de un proyecto glo­bal que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo au­men­tar el nú­me­ro de po­li­ni­za­do­res en pai­sa­jes agrí­co­las, eva­luán­do­se dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de ve­ge­ta­ción na­ti­va con los cul­ti­vos en pro­duc­ción.

Se­gún ex­pli­có Mar­ce­lo Ai­zen, de la Uni­ver­si­dad de Co­mahue e in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet, más del 90 por cien­to de las plan­tas de­pen­de en ma­yor o menor me­di­da de los po­li­ni­za­do­res, in­clui­dos los prin­ci­pa­les cul­ti­vos a ni­vel mun­dial. De for­ma in­di­rec­ta, los po­li­ni­za­do­res son res­pon­sa­bles de semillas, vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes, pas­tu­ras, pro­duc­ción de pro­duc­tos no ma­de­ra­bles y plan­tas me­di­ci­na­les. A pe­sar de sus di­ver­sas fun­cio­nes, sue­le ha­blar­se de una so­la es­pe­cie de po­li­ni­za­do­res, pe­ro lo cier­to es que exis­te una gran di­ver­si­dad. Por ejem­plo, só­lo en abe­jas hay más de 20 mil es­pe­cies, se­ña­ló.

La pre­ser­va­ción de in­sec­tos po­li­ni­za­do­res (tan­to abe­jas me­ lí­fe­ras co­mo otros in­sec­tos) pue­de be­ne­fi­ciar no­ta­ble­men­te al sis­te­ma agrí­co­la en mu­chos as­pec­tos y has­ta en los rin­des, am­plió Ai­zen.

Se­gún es­tu­dios, se ob­ser­van in­cre­men­tos de rin­des de más del 20 por cien­to en cul­ti­vos co­mo gi­ra­sol, al­fal­fa y col­za (los tres pre­fe­ri­dos por los po­li­ni­za­do­res), y al­go me­no­res en otros cul­ti­vos.

Con el pro­pó­si­to de trans­mi­tir es­ta idea a los pro­duc­to­res y lo­grar que la in­cor­po­ren, Santiago Pog­gio (do­cen­te de la UBA, in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet y res­pon­sa­ble de la coor­di­na­ción de la ini­cia­ti­va en San­ta Isa­bel), de­jó la si­guien­te ob­ser­va­ción: la con­vi­ven­cia en­tre es­tu­dian­tes de agro­no­mía y de cien­cias am­bien­ta­les in­di­ca que, en un fu­tu­ro cer­cano, la vi­sión de los nue­vos ase­so­res se­rá di­fe­ren­te, da­do que hoy no hay una po­lí­ti­ca agra­ria que in­clu­ya ob­je­ti­vos de con­ser­va­ción.

Con­te­ni­dos

El proyecto de Syn­gen­ta pro­po­ne de­jar re­fu­gios de ma­le­zas sil­ves­tres cer­ca de los cul­ti­vos, a una dis­tan­cia de seis a 10 me­tros de los alam­bra­dos, don­de con­vi­ven sor­go de Ale­po, vio­la, yu­yo co­lo­ra­do, car­dos, tré­bo­les, ra­ma ne­gra y mu­chas otras es­pe­cies. Los po­li­ni­za­do­res se man­tie­nen vi­vos y ac­ti­vos con las flores de las ma­le­zas, aun du­ran­te las épo­cas de bar­be­cho. Las abe­jas y los de­más po­li­ni­za­do­res ne­ce­si­tan de re­cur­sos pa­ra ali­men­tar­se y pa­ra re­pro­du­cir­se. Si ta­les re­cur­sos pro­vie­nen de una ma­yor bio­di­ver­si­dad re­sul­ta sus­tan­cial­men­te me­jor pa­ra ellos y pa­ra to­dos.

“No es­ta­mos acon­se­jan­do pa­sar una des­ma­le­za­do­ra, ni apli­car her­bi­ci­das so­bre los alam­bra­dos por mie­do a que las es­pe­cies in­va­dan el cul­ti­vo. Hay que ver qué hay en el ban­co de semillas de ma­le­zas que en­cuen­tra re­fu­gio en los alam­bra­dos o bor­des de ca­mino. Hay que de­jar de ha­cer lo que se ve­nía ha­cien­do, es ma­yor el apor­te a la pro­duc­ción que pue­de ofre­cer es­te re­fu­gio de ma­le­zas que lo que se pue­de sa­car sem­bran­do has­ta el úl­ti­mo me­tro o de­rri­ban­do la f lo­ra na­ti­va y por en­de el ali­men­to de los po­li­ni­za­do­res”, se ar­gu­men­ta.

Par­ce­las

En la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal de Syn­gen­ta, don­de se tra­ba­ja en pro­gra­mas de me­jo­ra­mien­to de maíz y so­ja, se han ins­ta­la­do seis par­ce­las de clau­su­ra (re­fu­gios de ma­le­zas) que con­vi­ven con las apli­ca­cio­nes de her­bi­ci­das en el cul­ti­vo. Con es­tas par­ce­las, en un año au­men­ta­ron la f lo­ra y la di­ver­si­dad de in­sec­tos a pe­sar de que hay po­co es­pa­cio na­tu­ral pa­ra los po­li­ni­za­do­res.

Es­ta es­tra­te­gia, se di­jo, tie­ne que ser ma­ne­ja­da por un pro­duc­tor que se en­fo­que en ma­xi­mi­zar su in­gre­so y man­ten­ga un ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des, fe­cha de siem­bra, fe­cha de bar­be­cho. No se busca in­tro­du­cir una va­ria­ble ex­ter­na, sino que se ar­men es­tos re­fu­gios que na­tu­ral­men­te acom­pa­ñan la pro­duc­ción. Los agri­cul­to­res ha­cen al pai­sa­je y a la bio­di­ver­si­dad de su re­gión.

Ma­le­za fue­ra del cul­ti­vo

Man­te­ner la bio­di­ver­si­dad de las ma­le­zas en re­fu­gios ge­ne­ra que nin­gu­na ma­le­za se trans­for­me en do­mi­nan­te. Cuan­do una es­pe­cie se trans­for­ma en do­mi­nan­te, en­ton­ces se in­cre­men­ta su ca­pa­ci­dad de pro­du­cir se­mi­lla y su re­sis­ten­cia. Por ca­so, la ce­ba­di­lla crio­lla (Bro­mus unio­loi­des), una es­pe­cie na­ti­va bi­a­nual, es muy útil pa­ra el tra­ba­jo de los in­sec­tos y com­pi­te con el sor­go de Ale­po de di­fe­ren­tes ma­ne­ras.

Las flores de la vio­la –que du­ran­te mu­cho tiem­po fue una ma­le­za com­pe­ti­do­ra del tri­go– po­seen una de­ter­mi­na­da co­lo­ ra­ción que ac­túa orien­tan­do a los in­sec­tos que vue­lan.

Otras plan­tas im­por­tan­tes pa­ra te­ner en es­tas par­ce­las son la len­gua de va­ca (Rhum stin­tum) que es una plan­ta pe­ren­ne, po­li­go­ná­cea; la ce­rra­ja (Son­chus ole­ra­ceus); tré­bo­les; tré­bol blan­co (una es­pe­cie in­tro­du­ci­da na­tu­ra­li­za­da en la flo­ra). En es­tos mo­men­tos hay Ry­grass en los re­fu­gios y no den­tro del tri­go. Por su­pues­to que se pa­sa her­bi­ci­da en el cul­ti­vo, pe­ro man­te­ner la es­pe­cie en el re­fu­gio con­tri­bu­ye a que no des­apa­rez­ca y que cum­pla su fun­ción en el ma­pa de la bio­di­ver­si­dad.

“Pa­ra op­ti­mi­zar es­tos re­fu­gios y pen­san­do en cul­ti­vos de grano grue­so hay que eli­mi­nar me­dian­te cor­tes las plan­tas que ge­ne­ran mu­cha bio­ma­sa –co­mo el sor­go de Ale­po– y man­te­ner las plan­tas que lue­go van a flo­re­cer en pri­ma­ve­ra. Hoy to­do el mun­do di­ce “Cony­za ce­ro” en re­fe­ren­cia al con­trol de ra­ma ne­gra, pe­ro se tra­ta de una plan­ta na­ti­va con mu­chos bio­ti­pos que no pue­de ser erra­di­ca­da por su va­lor e in­fluen­cia en la po­li­ni­za­ción.

El pro­gra­ma Pai­sa­jes Mul­ti­fun­cio­na­les se ins­cri­be en un plan glo­bal de Syn­gen­ta, y uno de los prin­ci­pa­les com­pro­mi­sos de aquí a 2020 es pro­mo­ver la bio­di­ver­si­dad.

Con­ve­nio con el Co­ni­cet

A par­tir de un con­ve­nio de Syn­gen­ta con el Co­ni­cet en 2013, se han rea­li­za­do di­fe­ren­tes ta­lle­res so­bre la pro­ble­má­ti­ca y con el ob­je­ti­vo de fo­men­tar la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to y tam­bién su apli­ca­ción.

Co­rre­dor de ma­le­zas en tri­go.

Pren­sa syn­gen­ta

Ver­be­na bo­na­rien­sis en los alam­bra­dos de la que se ali­men­tan abe­jas me­lí­fe­ras y otros in­sec­tos.

Santiago Pog­gio, de la UBA, en uno de los co­rre­do­res de ma­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.