El no­vi­llo tu­vo su década per­di­da

En­tre 2005 y 2015, la fae­na anual de no­vi­llos se re­du­jo 53 por cien­to. Ar­gen­ti­na tie­ne un uni­ver­so “ex­por­ta­ble” de 825 mil to­ne­la­das, pe­ro só­lo se ven­den al ex­te­rior 215 mil por año.

AgroVoz - - Ganados Y Carnes - Ignacio Iriar­te Ana­lis­ta del mer­ca­do

Las exis­ten­cias de no­vi­llos en la Ar­gen­ti­na, se­gún da­tos de la va­cu­na­ción con­tra la af­to­sa, han pa­sa­do de 6,75 mi­llo­nes de ca­be­zas en el 2005 a 3,30 mi­llo­nes en el 2015, lo que sig­ni­fi­ca una caí­da del 51 por cien­to en diez años. Es­ta caí­da se re­fle­ja en la fae­na anual de es­ta ca­te­go­ría, que fue de 4,70 mi­llo­nes en el 2005, pa­ra caer el co­rrien­te año a só­lo 2,22 mi­llo­nes; es de­cir, una re­duc­ción del 53 por cien­to.

Aho­ra bien, si se to­ma en cuen­ta la pro­duc­ción anual de car­ne de no­vi­llo, que se­rá es­te año de unas 594 mil to­ne­la­das anua­les, y la pro­duc­ción de car­ne de va­ca, que se­rá de unas 450 mil to­ne­la­das anua­les, se ob­ser­va­rá que el uni­ver­so “ele­gi­ble” de car­ne que pue­de ser ex­por­ta­da se­ría hoy en la Ar­gen­ti­na del or­den del mi­llón de to­ne­la­das. Pue­de desechar­se de es­te cálcu­lo una cuar­ta par­te de los “no­vi­llos”, por fal­ta de ca­li­dad mí­ni­ma o por fal­ta de pe­so su­fi­cien­te en las me­dias re­ses, pe­ro aún así si­gue ha­bien­do un uni­ver­so de 825 mil to­ne­la­das “ex­por­ta­bles”.

¿Por qué, en­ton­ces, se ex­por­tan só­lo 215 mil to­ne­la­das anua­les (res con hue­so)? Pri­me­ro -y fun­da­men­tal- por­que a tra­vés del ti­po de cam­bio ac­tual los nú­me­ros no dan, y es más con­ve­nien­te ven­der al mer­ca­do in­terno -pa­ra so­bre-vi­vir-que ex­por­tar a pér­di­da. Se­gun­do, por­que a un nú­me­ro im­por­tan­te de no­vi­llos -tra­za­dos y no tra­za­dos- se los lle­va el mer­ca­do in­terno, que los pa­ga me­jor, tan­to des­de los feed­lots co­mo des­de el cam­po. Ter­ce­ro, por­que en los úl­ti­mos me­ses un buen nú­me­ro de es­ta­ble­ci­mien­tos ha­brían per­di­do su con­di­ción de cam­pos ha­bi­li­ta­dos pa­ra Hil­ton, por ex­ce­so de ce­lo del Se­na­sa a la ho­ra de cer­ti­fi­car que el no­vi­llo se ali­men­ta “só­lo a pas­to”, co­mo es­ta­ble­ce la re­gla­men­ta­ción de es­te cu­po.

En­tre los pro­duc­to­res que se can­sa­ron de ha­cer to­da la pa­pe­le­ría que re­quie­re un no­vi­llo de ex­por­ta­ción, y los que perdieron su ha­bi­li­ta­ción por te­ner al­gún en­gor­de tem­po­ra­rio, se ex­pli­ca en par­te tam­bién por qué el vo­lu­men ex­por­ta­do de car­ne va­cu­na es tan in­fe­rior a la fae­na na­cio­nal re­gis­tra­da de no­vi­llos y va­cas.

Ejem­plos

Un in­dus­trial nos di­ce que, en el Sur de Cór­do­ba y San Luis, los no­vi­llos de en­tre 450 y 480 ki­los son ad­qui­ri­dos por el con­su­mo de Men­do­za y San Juan, que pa­gan me­jo­res va­lo­res que la ex­por­ta­ción, y ade­más prac­ti­can en for­ma ge­ne­ra­li­za­da el “achi­que”. El no­vi­llo pe­sa­do es tam­bién de­man­da­do por el mer­ca­do del nor­te, es­pe­cial­men­te de Tu­cu­mán.

Ha­ce po­co sos­tu­vi­mos en un se­mi­na­rio que, en po­cos años, los tam­be­ros e in­ver­na­do­res de Cór­do­ba y San­ta Fe ha­bían pa­sa­do de pro­du­cir un no­vi­llo Ho­lan­do de en­tre 500 y 600 ki­los de pe­so de fae­na con des­tino ca­si ex­clu­si­vo a ex­por­ta­ción, a en­gor­dar esos mis­mos ani­ma­les a co­rral pa­ra el con­su­mo de Cór­do­ba y Ro­sa­rio, con un pe­so de fae­na de en­tre 360 y 380 ki­los. An­te nues­tra es­ti­ma­ción de que el 80 por cien­to de los ma­chos ho­llan­do se en­gor­dan hoy en feed­lots con des­tino al con­su­mo in­terno, un con­sig­na­ta­rio de San­ta Fe ma­ni­fes­tó su desacuer­do, sos­te­nien­do que la pro­por­ción de lo que pa­sa­ba por el feed­lot era su­pe­rior al por­cen­ta­je que no­so­tros cal­cu­lá­ba­mos.

“En los gran­des cen­tros ur­ba­nos y en las zo­nas de tu­ris­mo, co­mo las Sie­rras de Cór­do­ba, las me­dias re­ses de Ho­lan­do li­viano pro­ve­nien­te de los co­rra­les tie­nen ex­ce­len­te de­man­da: se tra­ta de car­ne ro­sa­da, de gra­sa blan­ca, tier­na, y de menor des­per­di­cio de gra­sa y hue­so a la ho­ra de la des­pos­ta­da. Es­tos no­vi­lli­tos, que aho­ra se ven­den con éxi­to al con­su­mo, has­ta ha­ce po­co se des­ti­na­ban en su to­ta­li­dad a la ex­por­ta­ción, dan­do bi­fes y lo­mos muy apre­cia­dos en Eu­ro­pa por su al­to pe­so (ca­li­bre), con un so­bre­pre­cio in­clu­so so­bre cor­tes (más chi­cos) de un no­vi­llo mes­ti­zo. Hoy to­do eso ca­si ha des­apa­re­ci­do”, ma­ni­fes­tó es­te pro­duc­tor.

Con el ti­po de cam­bio ac­tual, los nú­me­ros no dan; es más con­ve­nien­te ven­der al mer­ca­do in­terno que ex­por­tar a pér­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.