El cul­ti­vo in­ver­nal, co­mo freno pa­ra las ma­le­zas y ali­via­dor de ex­ce­sos hídricos

AgroVoz - - Agrovoz + Jornadas 2017 -

La es­tra­te­gia de in­cluir en los plan­teos agrí­co­las a las gra­mí­neas de in­vierno ga­na en acep­ta­ción. Ya ca­si na­die du­da de que el tri­go o los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra ayudan a amor­ti­guar el pro­ble­ma de ma­le­zas y a uti­li­zar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble los ex­ce­sos hídricos.

“Hoy estamos ha­blan­do de otros nú­me­ros pa­ra el tri­go, lo que ayu­da a su in­cor­po­ra­ción den­tro de la ro­ta­ción”, ase­gu­ra Jor­ge Fras­chi­na, del Inta Marcos Juá­rez. El especialista y re­fe­ren­te na­cio­nal en tri­go se­rá uno de los con­fe­ren­cis­tas, el pró­xi­mo miér­co­les, en la pri­me­ra Jor­na­da Agro­voz del co­rrien­te año.

Fras­chi­na com­par­ti­rá con Enrique Al­be­rio­ne, también téc­ni­co del Inta Marcos Juá­rez, el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al tri­go.

Al­be­rio­ne, especialista en fi­to­pa­to­lo­gía del ce­real, se re­fe­ri­rá al control in­te­gra­do de ro­yas (ho­ja, ta­llo, es­tria­da), una enfermedad que en la úl­ti­ma cam­pa­ña tu­vo mu­cha in­ci­den­cia.

Can­ti­dad y ca­li­dad

La ne­ce­si­dad que tie­ne la in­dus­tria mo­li­ne­ra de pro­ce­sar tri­gos de ca­li­dad ha­bía ins­ta­la­do en los úl­ti­mos años una dis­yun­ti­va en­tre po­ner el acen­to en es­te atri­bu­to, en de­tri­men­to de los ren­di­mien­tos, o de apos­tar al vo­lu­men sa­cri­fi­can­do el va­lor pro­tei­co.

“En es­ta cam­pa­ña, la mo­li­ne­ría es­tá bien abas­te­ci­da, tanto en ca­li­dad co­mo en vo­lu­men. Con buen ma­ne­jo se puede apun­tar a tri­gos de bue­na ca­li­dad con ren­di­mien­tos muy sa­tis­fac­to­rios. Y eso el pro­duc­tor ya lo es­tá asi­mi­lan­do”, re­co­no­ce Fras­chi­na.

Se­gún el Go­bierno na­cio­nal, la co­se­cha de tri­go al­can­zó en el país los 18,3 mi­llo­nes de to­ne­la­das, lo que sig­ni­fi­có un au­men­to del 62 por cien­to en cuan­to a la pro­duc­ción y 44 por cien­to res­pec­to de la su­per­fi­cie sem­bra­da.

Du­ran­te el año pa­sa­do, las ex­por­ta­cio­nes cre­cie­ron 138 por cien­to. Pa­sa­ron de 4,239 mi­llo­nes de to­ne­la­das a 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Más allá de los cri­te­rios cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos que se ten­gan pa­ra el cul­ti­vo, Fras­chi­na ase­gu­ra que la dis­cu­sión cen­tral con el tri­go de­be pa­sar por su re­va­lo­ri­za­ción den­tro de la ro­ta­ción, en una se­cuen­cia con la so­ja y el maíz y su pro­ta­go­nis­mo en la dis­po­ni­bi­li­dad de ni­tró­geno.

La sa­ni­dad del cul­ti­vo in­ver­nal que­dó ex­pues­ta en es­ta cam­pa­ña, de­bi­do a la in­ci­den­cia que mos­tró la ro­ya. La sus­cep­ti­bi­li­dad de los ma­te­ria­les es­tá obli­gan­do a los se­mi­lle­ros a tra­ba­jar en va­rie­da­des re­sis­ten­tes, a los fi­nes de man­te­ner a ra­ya a la enfermedad.

Du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña, el Inta aler­tó re­cien­te­men­te so­bre la apa­ri­ción de ro­ya ama­ri­lla del tri­go con di­fe­ren­tes ni­ve­les de in­ten­si­dad en En­tre Ríos, San­ta Fe, Cór­do­ba y el nor­te y sud­oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Se­gún el Inta, la ro­ya del tri­go com­par­te mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas con la ro­ya de la ho­ja (Puc­ci­nia tri­ti­ci­na), pe­ro re­quie­re tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas pa­ra pro­du­cir in­fec­ción y la tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma va de nue­ve a 13 º C.

El pe­río­do de mo­ja­do de ho­ja o rocío, ne­ce­sa­rio pa­ra el pro­ce­so de in­fec­ción, no de­be ser me­nor a las seis ho­ras. Es una enfermedad po­li­cí­cli­ca, con una du­ra­ción del ci­clo de apro­xi­ma­da­men­te 10 días (in­fec­ción secundaria).

Ro­ta­ción. El tri­go vuel­ve a ga­nar po­si­cio­nes en la es­tra­te­gia agrí­co­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.