La Ley de Se­mi­llas, em­ba­rra­da has­ta las ro­di­llas

AgroVoz - - Agrovoz + Análisis -

–¿Có­mo le va, Don Pro­du? ¿Pu­do re­co­lec­tar la so­ja o las llu­vias lo obli­ga­ron a es­pe­rar otro par de días más pa­ra evi­tar que la co­se­cha­do­ra se em­pan­ta­ne?

–¡Qué tal, don Tecno! Por suer­te el agua me dio una tre­gua y pu­de le­van­tar to­do. Pe­ro le cuen­to que lo que si­gue em­ba­rra­do es el asun­to de la nue­va Ley de Se­mi­llas.

–Mi­re us­ted, sin que le pre­gun­te ya me ti­ró un lin­do te­ma de de­ba­te. Jus­to es­ta se­ma­na se ce­le­bró a ni­vel mun­dial el Día de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual y leí un ar­tícu­lo ad­vir­tien­do que Argentina en el úl­ti­mo trie­nio ha de­cre­ci­do en la es­ca­la glo­bal de paí­ses in­no­va­do­res; es­tá en el pues­to 81, de­trás de va­rios ve­ci­nos de la re­gión, co­mo Chile, Brasil y Pe­rú. Se­gún el in­for­me, es­to se de­be a la fal­ta de me­ca­nis­mos de in­cen­ti­vos ade­cua­dos a la in­no­va­ción, lo que bá­si­ca­men­te sig­ni­fi­ca que no hay un mar­co que pro­te­ja ade­cua­da­men­te la pro­pie­dad in­te­lec­tual.

–Las no­ve­da­des con res­pec­to a la Ley de Se­mi­llas no son bue­nas. Al me­nos eso es­cu­ché la se­ma­na pa­sa­da cuan­do es­tu­ve en Ro­sa­rio, par­ti­ci­pan­do del re­ma­te del pri­mer lo­te de so­ja 2016/17.

–Us­ted siem­pre con el oí­do aten­to, co­mo un buen pe­rro per­di­ce­ro.

–Lo pri­me­ro que me lla­mó la aten­ción fue el tono con­que se re­fi­rió en ese am­bien­te el re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria, el je­fe de Ga­bi­ne­te de la car­te­ra, Gui­ller­mo Ber­nau­do. En su dis­cur­so, di­jo que en el país se mi­ra con aten­ción al sec­tor agroin­dus­trial por su im­por­tan­cia pa­ra el des­pe­gue de la eco­no­mía y que, por eso, la ca­de­na le de­be a la so­cie­dad al­can­zar un acuer­do. Y des­li­zó que el Es­ta­do no in­ter­ven­drá en el de­ba­te, por­que con­si­de­ra que hay ne­ce­si­da­des más ur­gen­tes que aten­der. –Les mar­có la can­cha, di­ga­mos. –Co­mo siem­pre ocu­rre en es­tos casos, lo más in­tere­san­te no es lo que di­cen los fun­cio­na­rios al frente de los mi­cró­fo­nos, sino lo que co­men­tan lue­go en char­las co­lo­quia­les. Quie­nes lo es­cu­cha­ron di­cen que se lo vio bas­tan­te con­tra­ria­do a Ber­nau­do; se que­jó de que tan­to la in­dus­tria co­mo los pro­duc­to­res pi­die­ron tiem­po pa­ra lle­gar a un acuer­do, y que en la pri­me­ra reunión en la Co­mi­sión de Agri­cul­tu­ra de Dipu­tados fi­ja­ron los te­mas de agen­da pa­ra la se­gun­da, y en es­ta úl­ti­ma es­ta­ble- cie­ron los te­mas pa­ra la ter­ce­ra. –¿No quie­ren de­ba­tir? –Lo que de­jó en­tre­ver es que la in­dus­tria es­tá di­vi­di­da entre los gran­des ju­ga­do­res, que no quie­ren ce­der ni una co­ma, y los se­mi­lle­ros más pe­que­ños, que in­ten­tan al­can­zar un acuer­do, por­que son los más per­ju­di­ca­dos sin es­te mar­co le­gal. Tam­po­co ayu­da que sea un año elec­to­ral en que na­die quie­re pa­gar un costo po­lí­ti­co. Aho­ra es el turno del jue­go de pre­sio­nes: Agroin­dus­tria es­tá es­pe­ran­do a ver qué pa­sa en el trans­cur­so de la co­mer­cia­li­za­ción de la co­se­cha; si nue­va­men­te hay in­con­ve­nien­tes con el pa­go de re­ga­lías, ahí sí po­dría in­ter­ve­nir en el mer­ca­do, y la Ley de Se­mi­llas sal­dría de­fi­ni­ti­va­men­te a la luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.