So­ja: el oro ver­de tie­ne su grie­ta mo­ne­ta­ria

AgroVoz - - Agro Voz + Mercados -

maíz, de­jan­do a la so­ja co­mo res­guar­do de va­lor y con­si­de­ran­do que es un mer­ca­do de mu­cha li­qui­dez du­ran­te to­do el año. Siem­pre hay una fá­bri­ca o ex­por­ta­dor que ne­ce­si­ta dis­po­ner de so­ja fí­si­ca pa­ra cum­plir con sus com­pro­mi­sos de ven­tas al ex­te­rior.

Su­ce­de que, úl­ti­ma­men­te, y por di­ver­sos mo­ti­vos, los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ños han co­men­za­do a to­mar es­tra­te­gias co­mer­cia­les que no se ajus­tan al mo­men­to y a las ne­ce­si­da­des de com­pra de las fá­bri­cas de acei­tes y los ex­por­ta­do­res de so­ja po­ro­to.

En pri­mer lu­gar, la uti­li­za­ción del si­lo bol­sa le ha da­do a los pro­duc­to­res la li­ber­tad de po­der dis­po­ner la ven­ta de su co­se­cha en el mo­men­to que ne­ce­si­ta cu­brir com­pro­mi­sos o le gus­ta el pre­cio de mer­ca­do.

De­be­mos des­ta­car tam­bién el fac­tor cli­má­ti­co, co­mo el “prin­ci­pal fac­tor” du­ran­te es­tas úl­ti­mas dos co­se­chas, que ha al­te­ra­do en for­ma sus­tan­cial el pa­trón de co­mer­cia­li­za­ción, no só­lo de so­ja sino tam­bién de maíz. Sin em­bar­go, el prin­ci­pal cul­ti­vo per­ju­di­ca­do por el fac­tor cli­má­ti­co, ex­ce­so de llu­vias en co­se­cha, ha si­do la so­ja. No só­lo se ha vis­to in­te­rrum­pi­da la co­se­cha, sino que ha si­do per­ju- di­ca­da en ca­li­dad y can­ti­dad, con pér­di­das que en la ma­yo­ría de los ca­sos han si­do irre­cu­pe­ra­bles.

Otro efec­to co­la­te­ral de las ex­ce­si­vas llu­vias ha si­do el im­pac­to so­bre la nor­mal cir­cu­la­ción de los ca­mi­nos ru­ra­les. To­do es­to con­fi­gu­ró un com­bo de me­nor ofer­ta de so­ja dis­po­ni­ble en ple­na co­se­cha, la pér­di­da de ca­li­dad en aque­llas zo­nas don­de no se pu­do in­gre­sar a co­se­char y el cam­bio en la es­tra­te­gia del pro­duc­tor, que op­tó por ven­der el maíz en lu­gar de la so­ja.

La ofer­ta de maíz dis­po­ni­ble en re­em­pla­zo de la ven­ta de so­ja, el in­gre­so de la co­se­cha de maíz tar­dío y de se­gun­da, tu­vie­ron un im­pac­to di­rec­to en la me­nor ofer­ta de so­ja y la ma­yor ofer­ta del fo­rra­je­ro. Por es­te mo­ti­vo, el maíz dis­po­ni­ble en­tró en un to­bo­gán ba­jis­ta, pa­ra lle­gar al mí­ni­mo de 130 dó­la­res cuan­do a co­mien­zos de co­se­cha co­ti­za­ba a 150. La ba­ja en el pre­cio del maíz tie­ne sen­ti­do pues es­ta­mos en el mo­men­to jus­to en el que la Ar­gen­ti­na tie­ne que com­pe­tir con el in­gre­so del maíz sa­frin­ha de Bra­sil, y en po­cas se­ma­nas más de­be­rá com­pe­tir con el in­gre­so del maíz ame­ri­cano al mer­ca­do mun­dial.

A pe­sar de la me­nor ofer­ta de so­ja, el mer­ca­do del dis­po­ni­ble en­tró tam­bién en ba­ja, pa­ra lle­gar a l mí­ni­mo de 240 dó­la­res por to­ne­la­da. Y aquí te­ne­mos que men­cio­nar el im­pac­to ne­ga­ti­vo que ha te­ni­do en el mer­ca­do la me­di­da apli­ca­da por los Es­ta­dos Uni­dos en con­tra de la im­por­ta­ción de bio­dié­sel pro­ce­den­te de la Ar­gen­ti­na. En la cam­pa­ña pa­sa­da, la Ar­gen­ti­na ex­por­tó un vo­lu­men de bio­dié­sel en su equi­va­len­te de acei­te de so­ja de 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Es­te vo­lu­men equi­va­le a una mo­lien­da de 7,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja. En pa­la­bras de un tra­der, nues­tro país aca­ba de per­der un mer­ca­do de 7,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, y es­te vo­lu­men sin pro­ce­sar se­rá vol­ca­do ne­ce­sa­ria­men­te al mer­ca­do. En al­gún mo­men­to, el pro­duc­tor ten­drá ne­ce­si­dad de ven­der y en ese mo­men­to el im­pac­to po­drá ser ba­jis­ta. Sin em­bar­go, da la sen­sa­ción que la so­ja en Chica­go ha lle­ga­do a un pi­so, y mu­chos ope­ra­do­res ya es­pe­cu­lan con un mer­ca­do al­cis­ta en Es­ta­dos Uni­dos, a pe­sar de que nos acer­ca­mos al in­gre­so de la nue­va co­se­cha. n los úl­ti­mos años, las prin­ci­pa­les ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos han pa­sa­do de fae­nar ani­ma­les muy li­via­nos (ter­ne­ros, va­qui­llo­nas, no­vi­lli­tos) a fae­nar ga­na­do con más ki­la­je, in­clui­dos no­vi­llos en­tre­pe­sa­dos y pe­sa­dos.

Ha­ce unos 20 años, y acom­pa­ñan­do el cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo del feed­lot en la dé­ca­da de 1990, los su­per­mer­ca­dos ofre­cían en sus gón­do­las prin­ci­pal­men­te cor­tes de ani­ma­les chi­cos, con pre­do­mi­nio del ter­ne­ro “bo­li­ta”: a fi­nes de esa dé­ca­da, una so­la de las prin­ci­pa­les ca­de­nas tra­ba­ja­ba sie­te mil ter­ne­ras men­sua­les.

¿Por qué las gran­des ca­de­nas de hí­per y su­per bus­can el no­vi­llo? Pri­me­ro, por­que su pre­cio en pie o ma­yo­ris­ta es más ba­jo que el de las ha­cien­das li­via­nas de con­su­mo, que en su ma­yor par­te vie­nen del feed­lot. La di­fe­ren­cia de pre­cios a ni­vel ma­yo­ris­ta, en­tre la co­ti­za­ción del ter­ne­ro o no­vi­lli­to li­viano en re­la­ción con el no­vi­llo en­tre­pe­sa­do o pe­sa­do pue­de ser de has­ta cin­co a sie­te por cien­to.

Se­gun­do, por­que el ren­di­mien­to en des­pos­ta­da –y el cos­to por ki­lo de pro­ce­sa­mien­to– de un no­vi­llo de una me­dia res de 120-30 ki­los es ma­yor que el ren­di­mien­to (re­la­ción car­ne ver­sus gra­sa y hue­so) de un ani­mal de feed­lot cu­ya me­dia res pe­sa 90 ki­los.

Ade­más, por ani­mal fae­na­do hay más ki­los de cue­ro, achu­ras, gra­sa, lo que con­tri­bu­ye a di­luir cos­tos fi­jos.

Ter­ce­ro, por­que tres de las cua­tro gran­des ca­de­nas de su­per e hi­per­mer­ca­dos des­ti­nan los cor­tes más va­lio­sos del no­vi­llo a la cuo­ta Hil­ton, o por­que tie­nen cuo­ta asig­na­da, o por­que le ven­den el R&L Hil­ton (y la pi­can­ha) al fri­go­rí­fi­co de ex­por­ta­ción don­de matan co­mo usua­rios.

Mu­chos de los no­vi­llos –cer­ca de la mi­tad– en­ce­rra­dos con des-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.