Un de­ba­te que se fue por las ra­mas de un “Pino”

AgroVoz - - Análisis -

–Real­men­te no pue­do creer las co­sas que se leen en las re­des so­cia­les, Don Pro­duc­ti­vo. Y en­ci­ma con gen­te que tie­ne car­gos pú­bli­cos de al­to ni­vel, de re­nom­bre, tra­yec­to­ria, que se su­po­ne de­be­rían re­vi­sar un po­co lo que es­cri­ben. Me dan ga­nas de arro­jar el ce­lu­lar al pi­so.

–Pe­ro cál­me­se, Don Tec­no­ló­gi­co. Us­ted que es una per­so­na tran­qui­la, es muy ra­ro ver­lo así. Ven­ga, arri­me la re­po­se­ra y sién­te­se, que le sir­vo unos amar­gos pa­ra que se tran­qui­li­ce.

–Me tie­nen atri­bu­la­do un pro­yec­to de ley y al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes que for­mu­ló en Twit­ter el se­na­dor y ex­ci­neas­ta Fer­nan­do “Pino” So­la­nas.

–Ah, sí, al­go leí. Pre­sen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra re­gu­lar las pul­ve­ri­za­cio­nes de fi­to­sa­ni­ta­rios en zo­nas pe­riur­ba­nas...

–Así es. Pre­ten­de que se san­cio­ne una ley a ni­vel na­cio­nal que im­pi­da las apli­ca­cio­nes a me­nos de 1.500 me­tros de los eji­dos ur­ba­nos cuan­do sean te­rres­tres; y a me­nos de 5.000 cuan­do sean aé­reas. –¿Y cuál se­ría la ra­zón...? –Va­ya uno a sa­ber, pe­ro es bueno re­cor­dar las re­co­men­da­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria, que in­di­can dis­tan­cias de 100 me­tros pa­ra pul­ve­ri­za­cio­nes te­rres­tres y de 200 pa­ra aé­reas, se­gún la ca­te­go­ría de fi­to­sa­ni­ta­rios; la ley que ri­ge en Cór­do­ba im­po­ne 500 y 1.500 me­tros, res­pec­ti­va­men­te. En Eu­ro­pa apli­can has­ta al la­do de la ven­ta­na. El pro­ble­ma no es la dis­tan­cia, sino los cui­da­dos que se to­men.

–Pre­ci­sa­men­te es­ta se­ma­na hu­bo un con­gre­so so­bre el te­ma en Cór­do­ba, or­ga­ni­za­do por el Inta.

–Ahí se ha­bló mu­cho de con­sen­so ur­bano-ru­ral, pe­ro se cues­tio­na­ron las ini­cia­ti­vas que no tie­nen fun­da­men­to cien­tí­fi­co. Un cálcu­lo rá­pi­do que se hi­zo es que, prohi­bien­do apli­ca­cio­nes a 1.500 me­tros, se afec­ta­ría en Cór­do­ba 800 mil hec­tá­reas pro­duc­ti­vas. El Inta eli­gió un le­ma muy bueno: “Pe­riur­ba­nos ha­cia el con­sen­so”. Pe­ro ima­gi­ne qué con­sen­so se pue­de lo­grar con le­gis­la­do­res que im­pul­san se­me­jan­tes ini­cia­ti­vas, y ni ha­blar de lo que de­cla­ran por las re­des so­cia­les.

–No me di­ga que don “Pino” si­guió con­ti­nuó la po­lé­mi­ca por esa vía…

–Más que con­ti­nuar­la, la pro­fun­di­zó. Apro­ve­chó que las llu­vias agra­va­ron las inun­da­cio­nes pa­ra de­cir que los agro­ne­go­cios las fa­vo­re­cen y que el mo­de­lo agro­tó­xi­co que trans­for­mó la pro­duc­ción ar­gen­ti­na ter­mi­nó des­tru­yen­do nues­tros sue­los y es­to ex­pli­ca las inun­da­cio­nes que vi­vi­mos. No con­for­me con eso, di­jo que no só­lo quie­nes vi­ven al­re­de­dor de las áreas “fu­mi­ga­das” es­tán ex­pues­tos, por­que se en­con­tró gli­fo­sa­to has­ta en la An­tár­ti­da. –¿...? –Y no ol­vi­de­mos que don Pino es ti­tu­lar de la Co­mi­sión de Am­bien­te y De­sa­rro­llo Sus­ten­ta­ble del Se­na­do. Un car­go de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra an­dar ha­cien­do afir­ma­cio­nes sin un mí­ni­mo amparo de la cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.