Bú­fa­los en la sie­rra

En Agua de Oro, el es­ta­ble­ci­mien­to Don Dio­ni­sio del Car­me­lo lle­va ade­lan­te un sis­te­ma de pro­duc­ción cien­to por cien­to pas­to­ril.

AgroVoz - - Página Delantera - Ale­jan­dro Ro­llán aro­llan@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

LOS BÚ­FA­LOS TIE­NEN UNAALTACAPACIDAD PA­RA CON­VER­TIR EN PRO­TEÍ­NA EL PAS­TO DE MA­LA CA­LI­DAD. Juan Pa­blo Bru­na, del es­ta­ble­ci­mien­to Don Dio­ni­sio del Car­me­lo

A 500 me­tros so­bre el ni­vel del mar, y en ple­nas Sie­rras Chi­cas, la geo­gra­fía no pa­re­ce ap­ta, en prin­ci­pio, pa­ra la pro­duc­ción de car­ne. La flo­ra del lu­gar, ca­rac­te­ri­za­da por pas­to na­tu­ral, es­pi­ni­llo, mío-mío y du­raz­ni­llo com­pi­ten ca­si en igual­dad de con­di­cio­nes con la pie­dra, en una to­po­gra­fía es­car­pa­da y que re­ci­be 500 mi­lí­me­tros de agua por año.

La des­crip­ción per­te­ne­ce al es­ta­ble­ci­mien­to Don Dio­ni­sio del Car­me­lo, ubi­ca­do en Agua de Oro. Un cam­po de 200 hec­tá­reas, don­de la ofer­ta fo­rra­je­ra y el am­bien­te son una li­mi­tan­te pa­ra los bo­vi­nos –pe­ro no pa­ra el de­sa­rro­llo de otra es­pe­cie– con­tie­ne des­de ha­ce dos años la re­si­den­cia de los bú­fa­los.

“Em­pe­za­mos ha­ce dos años por­que veía­mos que la pro­duc­ción vacuna en es­ta zo­na no era ren­ta­ble. Lo que nos ofre­cen los bú­fa­los es un me­jor apro­ve­cha­mien­to de los pas­tos de ma­la ca­li­dad, al en­con­trar­los más pa­la­ta­bles que el bo­vino”, ex­pli­có a Agro­voz el pro­duc­tor Juan Pa­blo Bru­na, du­ran­te una re­co­rri­da efec­tua­da por el cam­po ga­na­de­ro.

Cría e in­ver­na­da

Ba­jo un sis­te­ma de ci­clo com­ple­to, que in­clu­ye la cría y la ter­mi­na­ción, la par­ti­cu­la­ri­dad del mo­de­lo de pro­duc­ción de car­ne de bú­fa­lo que se ha­ce en Don Dio­ni­sio del Car­me­lo es que se rea­li­za to­do so­bre pas­to na­tu­ral. “Sal­vo los pri­me­ros tiem­pos pa­ra do­mes­ti­car­los, los ani­ma­les no re­ci­ben su­ple­men­ta­ción”, sos­tu­vo Bru­na, quien ma­ne­ja el es­ta­ble­ci­mien­to fa­mi­liar jun­to a sus so­cios Agus­tín So­ler y Ana Centeno.

El plan­tel bu­ba­lino arran­có con 29 hem­bras y un ma­cho de la ra­za Me­di­te­rrá­nea traí­dos des­de el nor­te de Tu­cu­mán, el cual ya apor­tó dos ca­ma­das de cría. Re­cien­te­men­te, la po­bla­ción au­men­tó con la lle­ga­da des­de Co­rrien­tes de 21 hem­bras y un ma­cho pu­ro de pe­di­grí de la mis­ma ra­za. En to­tal, el cam­po al­ber­ga a 72 bú­fa­los, en sus di­fe­ren­tes ca­te­go­rías, y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo con­ver­tir­se en la pri­me­ra ca­ba­ña de la es­pe­cie en la pro­vin­cia.

Se­gún co­men­tó el pro­duc­tor, la idea de com­prar el ma­cho pu­ro –en un va­lor que ron­dó los 30 mil pe­sos– es pa­ra me­jo­rar la ge­né­ti­ca pro­pia y co­mer­cia­li­zar se­men.

A pun­to pa­ra la fae­na

La sa­li­da del ve­rano va a de­ter­mi­nar el en­vío de la pri­me­ra ca­ma­da de ma­chos ter­mi­na­dos. Lue­go de dos años co­mien­do so­lo pas­to na­tu­ral, re­no­val y fru­tos del mon­te, los ani­ma­les de­ja­rán el cam­po con un pe­so de en­tre 350 y has­ta 450 ki­los.

“En re­la­ción con el bo­vino, con los bú­fa­los ga­na­mos un año en lle­gar a ese pe­so”, com­pa­ró Bru­na. Co­mo ani­mal ter­mi­na­do, tie­ne un va­lor co­mer­cial me­nor al va­cuno, en­tre 25 y 26 pe­sos por ki­lo vi­vo –si­mi­lar al de una va­ca–, con un ren­di­mien­to al gan­cho que pue­de ron­dar el 51 por cien­to.

La fae­na se rea­li­za­rá en la plan­ta de Lo­gros, ubi­ca­da en Río Se­gun­do, la úni­ca ha­bi­li­ta­da en la pro­vin­cia pa­ra bu­ba­li­nos. Su des­tino se­rá la ex­por­ta­ción, ca­nal a tra­vés del cual el fri­go­rí­fi­co cor­do­bés es­tá ha­cien­do vo­lu­men pa­ra in­gre­sar den­tro de la cuo­ta Hil­ton que el bú­fa­lo ar­gen­tino tie­ne asig­na­do por Eu­ro­pa, o el mer­ca­do do­més­ti­co. A di­fe­ren­cia del bo­vino, el cue­ro del bú­fa­lo, que pe­sa el do­ble del de un no­vi­llo, no tie­ne va­lor de re­cu­pe­ro, pe­ro se es­tán ha­cien­do tra­ta­ti­vas pa­ra co­lo­car­lo en la in­dus­tria del cal­za­do.

Ma­ne­jo

En un am­bien­te don­de el ali­men­to es es­ca­so, el bú­fa­lo se las arre­gla pa­ra te­ner una ga­nan­cia de pe­so que pue­de lle­gar a 700 gra­mos por día. ¿Dón­de es­tá el se­cre­to? En las ven­ta­jas fi­sio­ló­gi­cas del ru­men y en su ma­yor ca­pa­ci­dad de in­ges­ta de ma­te­ria sec­ta. Se­gún ex­pli­có Bru­na, el bo­lo ali­men­ti­cio per­ma­ne­ce más tiem­po en el ru­men, don­de sus mo­vi­mien­tos son más len­tos, lo que per­mi­te una ma­yor pro­duc­ción de áci­dos gra­sos vo­lá­ti­les y ge­ne­rar, por ejem­plo, un ma­yor por­cen­ta­je de gra­sa bu­ti­ro­sa en la le­che. Es­to es lo que le per­mi­te a las va­cas des­te­tar a los ocho me­ses un bú­fa­lo con 220 ki­los.

La épo­ca de ser­vi­cio es en oto­ño, in­du­ci­do por la dis­mi­nu­ción del fo­to­pe­río­do de las hem­bras, lo que ha­ce que coin­ci­da la cur­va de re­que­ri­mien­tos del ro­deo con la de ofer­ta fo­rra­je­ra del lu­gar. A los dos años, las hem­bras ya es­tán en con­di­cio­nes de en­trar en ser­vi­cio, que se ha­cen a cam­po, pe­ro es co­mún que se es­pe­re has­ta el ter­cer año, te­nien­do en cuen­ta la vi­da útil del vien­tre: pue­de lle­gar a dar has­ta 16 crías.

“Ca­da 30 a 40 hem­bra se uti­li­za un to­ro”, re­la­cio­nó Bru­na. Por las con­di­cio­nes en las que ha­bi­tan, la fer­ti­li­dad del bú­fa­lo es no­ta­ble: has­ta 90 por cien­to de pre­ñez.

Ade­más de pro­du­cir car­ne, la ra­za Me­di­te­rrá­nea (ori­gi­na­ria de Ita­lia) es tam­bién pro­duc­to­ra de le­che de al­ta ca­li­dad, con un por­cen­ta­je de pro­teí­na de has­ta ocho por cien­to.

A par­tir de es­ta do­ble con­di­ción, los pre­cur­so­res del bú­fa­lo en las Sie­rras Chi­cas es­tu­dian la ubi­ca­ción de un tam­bo den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to. “El cam­po no nos per­mi­ti­ría te­ner más de 100 ani­ma­les; por eso la idea de ha­cer el tam­bo, pa­ra la in­dus­tria­li­za­ción de la le­che en que­sos”, jus­ti­fi­có Bru­na.

(LA VOZ)

Ci­clo com­ple­to. Juan Pa­blo Bru­na y par­te del plan­tel de bú­fa­los que cre­ce en las Sie­rras Chi­cas. El ma­ne­jo de la cría y del en­gor­de se ha­ce sin su­ple­men­ta­ción.

(LA VOz)

En el co­rral. Da­niel Cór­do­ba, en­car­ga­do del cam­po, re­par­te al­go de grano a los bú­fa­los que fue­ron en­ce­rra­dos só­lo pa­ra la foto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.