Avan­ce en círcu­los

En la Es­tan­cia La Ar­gen­ti­na, el tri­go y el gar­ban­zo cuen­tan con el rie­go pa­ra es­ta­bi­li­zar ren­di­mien­tos. La fer­ti­li­za­ción es la otra ga­ran­tía.

AgroVoz - - Página Delantera - Ale­jan­dro Ro­llán aro­llan@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Si bien la zo­na con­ser­va su his­tó­ri­ca ca­rac­te­ri­za­ción ga­na­de­ra y le­che­ra, la agri­cul­tu­ra tam­bién es pro­ta­go­nis­ta en el cen­tro del de­par­ta­men­to Río Pri­me­ro. A tal pun­to que los mo­de­los mix­tos han pa­sa­do a do­mi­nar la es­ce­na.

Lue­go de acu­mu­lar des­de la dé­ca­da de 1970 una tra­yec­to­ria cien­to por cien­to ga­na­de­ra, la Es­tan­cia La Ar­gen­ti­na, pro­pie­dad de Fe­de­ri­co Jor­ge Bra­vo, su mu­jer y sus hi­jos, y ubi­ca­da so­bre la ru­ta pro­vin­cial 10, a es­ca­sos ki­ló­me­tros de San­ta Ro­sa de Río Pri­me­ro, trans­for­ma su su­per­fi­cie en par­tes igua­les en­tre la pro­duc­ción de car­ne y la de gra­nos.

Una ro­ta­ción agrí­co­la, in­te­gra­da por maíz, so­ja, tri­go y re­cien­te­men­te el gar­ban­zo, ocu­pa 1.200 hec­tá­reas; mien­tras que un mo­de­lo de cría pro­du­ce ter­ne­ros en un es­pa­cio si­mi­lar.

La agri­cul­tu­ra en el es­ta­ble­ci­mien­to exi­ge ma­ne­jo. Su car­ta de sue­los ofre­ce un mo­sai­co con per­fi­les de cla­ses tres, cua­tro y seis, que re­quie­ren de ro­ta­ción, fer­ti­li­za­ción, siem­bra di­rec­ta y, has­ta en al­gu­nos mo­men­tos, de en­mien­das cal­cá­reas pa­ra ha­cer efi­cien­te la pro­duc­ción.

Cre­cer en círcu­los

Más allá de es­ta es­tra­te­gia, el gran sal­to da­do por la agri­cul­tu­ra en La Ar­gen­ti­na fue ha­ce cin­co años, con la in­clu­sión del rie­go com­ple­men­ta­rio, gra­cias al apo­yo de los hi­jos del due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to. “No as­pi­ra­mos a rin­des ré­cord, sino a es­ta­bi­li­zar la pro­duc­ción”, acla­ra an­te Agro­voz Gus­ta­vo Gó­mez, di­rec­tor téc­ni­co de la em­pre­sa, du­ran­te una re­co­rri­da por la es­tan­cia.

De las 1.200 hec­tá­reas agrí­co­las dis­po­ni­bles, tres equi­pos de pi­vo­te cen­tral per­mi­ten re­gar ocho círcu­los: seis de 46 hec­tá­reas y otros dos de 96 hec­tá­reas ca­da uno.

Mien­tras se ob­ser­van lo­tes con maíz de la cam­pa­ña pa­sa­da por co­se­char, el tri­go ocu­pa el cen­tro de la es­ce­na den­tro de los círcu­los de rie­go. Lo mis­mo que el gar­ban­zo que, con 96 hec­tá­reas, ha he­cho su de­but den­tro de la se­cuen­cia agrí­co­la.

Si bien Gó­mez se en­car­ga de acla­rar que el ce­real siem­pre es­tu­vo pre­sen­te den­tro de la ro­ta­ción, in­clu­si­ve en aque­llos años cuan­do su co­mer­cia­li­za­ción es­ta­ba in­ter­ve­ni­da, la lle­ga­da del rie­go po­ten­ció sus re­sul­ta­dos a cam­po.

“Ha­ce­mos 50 por cien­to de su­per­fi­cie con so­ja e igual can­ti­dad con maíz. Y so­bre la so­ja ha­ce­mos 50 por cien­to de tri­go, aun­que es­te año va­mos a ha­cer un po­co me­nos, ya que se sem­bra­ron 160 hec­tá­reas; to­do ba­jo rie­go”, sos­tu­vo el ge­ren­te.

Sem­bra­do a 21 cen­tí­me­tros en­tre hi­le­ras, el tri­go es­tá en los lo­tes des­de el 30 de ma­yo.

As­pi­ra­cio­nes

Con un re­gis­tro de llu­vias anua­les que ron­da en­tre 700 y 800 mi­lí­me­tros, la zo­na se ca­rac­te­ri­za por te­ner oto­ños en los cua­les la re­po­si­ción de agua sue­le ser sa­tis­fac­to­ria. “He­mos te­ni­do años co­mo en 2015 cuan­do llo­vie­ron has­ta 500 mi­lí­me­tros lue­go del ve­rano”, re­cor­dó Gó­mez.

En el arran­que de la ac­tual cam­pa­ña, las con­di­cio­nes agro­nó­mi­cas pa­ra el cul­ti­vo no son las me­jo­res. La se­quía del úl­ti­mo ve­rano y la es­ca­sa re­po­si­ción de agua de los úl­ti­mos dos me­ses ha­rán que es­te año el equi­po de rie­go tra­ba­je más so­bre los cul­ti­vos in­ver­na­les.

Du­ran­te el ci­clo an­te­rior, el tri­go re­ci­bió al­re­de­dor de 200 mi­lí­me­tros de agua com­ple­men­ta­ria y pa­ra el ac­tual la pre­vi­sión ini­cial es que su­pe­raría los 250 mi­lí­me­tros.

“As­pi­ra­mos a un ren­di­mien­to con el tri­go de 55 quintales, que ya he­mos lo­gra­do”, re­co­no­ció el di­rec­tor téc­ni­co. Cuan­do arran­có ha­ce cin­co años ba­jo rie­go, el ce­real apor­tó 30 quintales por hec­tá­rea.

La gran con­tra que tie­ne la zo­na pa­ra el cul­ti­vo de in­vierno sue­le ser oc­tu­bre, en ple­na eta­pa de lle­na­do de grano, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra pue­de in­te­rrum­pir el de­sa­rro­llo. “Po­de­mos te­ner has­ta ese mo­men­to un sú­per cul­ti­vo, pe­ro si en oc­tu­bre ha­ce mu­cho ca­lor, co­mo en al­gu­nos años cuan­do lle­gó has­ta 42 gra­dos, se ter­mi­nan las chan­ces, in­clu­si­ve por más de que ha­ya rie­go”, ad­mi­tió Gó­mez.

Ade­más del tri­go pro­du­ci­do pa­ra grano, el es­ta­ble­ci­mien­to tie­ne un acuer­do con el se­mi­lle­ro Ni­de­ra pa­ra mul­ti­pli­car se­mi­llas.

Cos­tos ope­ra­ti­vos

Con un cos­to por mi­lí­me­tro de agua que ron­da los 50 cen­ta­vos de dó­lar, los nú­me­ros del tri­go en La Ar­gen­ti­na con­fi­gu­ran un rin­de de in­di­fe­ren­cia de 30 quintales por hec­tá­rea. De acuer­do con los cálcu­los de Gó­mez, se tra­ta de una mag­ni­tud si­mi­lar a la del año pa­sa­do, de­bi­do a que el me­jor pre­cio del ce­real com­pen­sa la suba de la ta­ri­fa de elec­tri­ci­dad.

Los re­sul­ta­dos del tri­go en la zo­na son mu­cho me­jo­res con el apor­te de la fer­ti­li­za­ción. “La in­cor­po­ra­ción de ni­tró­geno po­ten­cia los ren­di­mien­tos”, ase­gu­ró el téc­ni­co. La es­tra­te­gia de nutrición pa­ra el cul­ti­vo in­clu­ye un su­mi­nis­tro a la siem­bra y otro al ma­co­lla­je. Arran­ca con una mez­cla de ni­tró­geno, azu­fre y fós­fo­ro, jun­to con un tra­ta­mien­to de cu­ra­se­mi­lla con in­sec­ti­ci­da y fun­gi­ci­da; se su­ma el apor­te de un bio­fer­ti­li­zan­te con hor­mo­nas y mi­cro­nu­trien­tes co­mo pro­mo­tor de cre­ci­mien­to. “El ob­je­ti­vo es pro­veer­le una ri­zos­fe­ra me­jor nu­tri­da a la se­mi­lla”, jus­ti­fi­có Gó­mez. Ade­más del fer­ti­li­zan­te en la lí­nea, que lue­go se re­po­ne al ma­co­lla­je.

El ma­ne­jo del tri­go tam­bién in­clu­ye una po­lí­ti­ca de co­mer­cia­li­za­ción, que tie­ne al mer­ca­do de fu­tu­ros co­mo in­su­mo. Un for­ward rea­li­za­do en abril y con en­tre­ga en enero a 195 dó­la­res, pa­ra una par­te del vo­lu­men de pro­duc­ción, con­tri­bu­ye a dar­le más cer­te­za a la ope­ra­to­ria co­mer­cial.

De­but del gar­ban­zo

So­bre una su­per­fi­cie de 96 hec­tá­reas, el gar­ban­zo co­men­zó a dar sus pri­me­ros pa­sos en la ro­ta­ción in­ver­nal en La Ar­gen­ti­na. “De­ci­di­mos in­cluir­lo te­nien­do en cuen­ta que es­te año pue­de lle­gar a ver me­nos pro­duc­ción, de­bi­do a la fal­ta de agua en los per­fi­les, y que con el rie­go po­dría­mos cu­brir esa ne­ce­si­dad”, fun­da­men­tó Gó­mez.

La le­gum­bre se sem­bró en los pri­me­ros días de ju­nio, tam­bién so­bre an­te­ce­sor so­ja. En su de­but, las ex­pec­ta­ti­vas son lo­grar un rin­de de en­tre 20 y 30 quintales por hec­tá­rea. Si bien el rie­go le pue­de ga­ran­ti­zar el agua ne­ce­sa­ria pa­ra el cul­ti­vo, su evo­lu­ción de­pen­de­rá de có­mo se com­por­te el cli­ma.

Ade­más del flu­jo eco­nó­mi­co que tan­to el tri­go co­mo el gar­ban­zo apor­tan so­bre fi­na­les del año, su in­clu­sión en la ro­ta­ción tam­bién les brin­da un rol co­mo cul­ti­vos de co­ber­tu­ra den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to al ser­vi­cio del con­trol de las ma­le­zas.

EN TRI­GO AS­PI­RA­MOS A 55 QUINTALES, QUE YA HE­MOS LO­GRA­DO. HAY UN COS­TO DE 30 QUINTALES. Gus­ta­vo Gó­mez, di­rec­tor téc­ni­co de Es­tan­cia La Ar­gen­ti­na

(LA VOZ)

Ro­ta­ción. Gus­ta­vo Gó­mez, di­rec­tor téc­ni­co de Es­tan­cia La Ar­gen­ti­na, ubi­ca­da en el de­par­ta­men­to Río Pri­me­ro, ob­ser­va el tri­go ba­jo rie­go so­bre ras­tro­jo de so­ja.

(LA VOZ)

Co­ber­tu­ra. Jun­to con el flu­jo eco­nó­mi­co, tan­to el tri­go co­mo el gar­ban­zo jue­gan su rol co­mo cul­ti­vos de co­ber­tu­ra al ser­vi­cio del con­trol de ma­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.