Las re­ten­cio­nes, un re­gre­so no de­sea­do

AgroVoz - - Mercados - Pa­blo Adrea­ni In­di­ca­do­res agrí­co­las

La no­ti­cia tan te­mi­da, fi­nal­men­te lle­gó. Con el au­men­to en­cu­bier­to de las re­ten­cio­nes, el Go­bierno lle­vó la pre­sión im­po­si­ti­va al cam­po a ni­ve­les im­pen­sa­dos se­ma­nas atrás. No es­tá en dis­cu­sión el ac­tual mo­men­to de cri­sis ter­mi­nal que en­fren­ta el Go­bierno, con­se­cuen­cia de la ma­la pra­xis de los fun­cio­na­rios y la fal­ta de reac­ción an­te el avan­ce de los he­chos.

Lo que ame­ri­ta cier­ta do­sis de dis­cu­sión es el mo­do en que se im­ple­men­tó la me­di­da. Sin eva­luar sec­tor por sec­tor, cul­ti­vo por cul­ti­vo y sus da­ños co­la­te­ra­les. El Go­bierno sa­lió co­mo bom­be­ro a im­ple­men­tar un plan eco­nó­mi­co de fin de se­ma­na.

En tér­mi­nos de un ca­za­dor pro­fe­sio­nal, el Go­bierno sa­lió a ca­zar go­rrio­nes con mi­si­les. Y en el fra­gor de la lu­cha por lle­gar al do­min­go con un “plan” apli­có, en for­ma in­dis­cri­mi­na­da, un sis­te­ma de re­ten­cio­nes mó­vi­les a la ex­por­ta­ción. No mi­dió ni ana­li­zó las con­se­cuen­cias que las me­di­das po­drían im­pac­tar en los dis­tin­tos cul­ti­vos y sec­to­res agroin­dus­tria­les. Tam­po­co se con­tem­pló las dis­tin­tas zo­nas de pro­duc­ción ni las eco­no­mías re­gio­na­les.

El plan eco­nó­mi­co mu­le­to fun­da su éxi­to so­lo en des­con­tar cua­tro pe­sos por dó­lar ex­por­ta­do pa­ra el ca­so de pro­duc­tos pri­ma­rios y des­con­tar tres pe­sos por dó­lar ex­por­ta­do pa­ra car­ne, le­che y al­gu­nos pro­duc­tos in­dus­tria­li­za­dos. En es­te úl­ti­mo ca­so que­da­ron ex­clui­dos tan­to el acei­te de so­ja co­mo la ha­ri­na de so­ja, que se pen­sa­ba es­ta­ban in­clui­dos den­tro de es­ta ca­te­go­ría.

Así, la in­dus­tria acei­te­ra vio des­apa­re­cer la es­pe­ran­za de po­der con­tar, nue­va­men­te, con una pro­tec­ción aran­ce­la­ria que el go­bierno ya ha­bía de­ci­di­do eli­mi­nar tres se­ma­nas atrás. Im­pi­de que el com­ple­jo olea­gi­no­so pue­da com­pe­tir abier­ta­men­te en los prin­ci­pa­les mer­ca­dos mun­dia­les con­tra las gran­des po­ten­cias pro­tec­cio­nis­tas, que apli­can ele­va­dos aran­ce­les pa­ra la im­por­ta­ción de acei­tes y ha­ri­nas pro­ce­den­tes de la Ar­gen­ti­na.

En el ca­so de la so­ja, el Go­bierno de­ci­dió ni­ve­lar to­das las re­ten­cio­nes al mis­mo ni­vel: 18 por cien­to. Ade­lan­tó, así, el cro­no­gra­ma que ha­bía im­ple­men­ta­do a prin­ci­pios de mes y que hu­bie­ra re­que­ri­do de seis me­ses has­ta su equi­pa­ra­ción.

Has­ta ahí hu­bie­ra si­do una muy bue­na y ex­ce­len­te no­ti­cia. Pe­ro aparecieron en es­ce­na las re­ten­cio­nes mó­vi­les al fi­jar una alí­cuo­ta de des­cuen­to de cua­tro pe­sos por ca­da dó­lar ex­por­ta­do. Su­ma­das am­bas, la re­ten­ción teó­ri­ca de la so­ja lle­ga a 28 por cien­to. Con­clu­sión: la olea­gi­no­sa re­tro­ce­dió 18 me­ses con res­pec­to al cro­no­gra­ma an­te­rior de re­duc­ción pro­gra­ma­da de las re­ten­cio­nes.

En tér­mi­nos po­lí­ti­cos, no es lo mis­mo au­men­tar el 10 por cien­to las re­ten­cio­nes a la so­ja, que de­cir te va­mos a des­con­tar cua­tro pe­sos por dó­lar. Esa fue la pre­ci­sa ins­truc­ción del Pre­si­den­te al equi­po eco­nó­mi­co: una so­lu­ción que no sea au­men­tar las re­ten­cio­nes. Me pre­gun­to ¿no era me­jor de­cir­les la ver­dad a los pro­duc­to­res con to­das las le­tras?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.