Pi­lo­tos de pre­ci­sión

En el sud­es­te de la pro­vin­cia, un mo­de­lo agrí­co­la con siem­bras y apli­ca­cio­nes va­ria­bles tri­pli­có los ren­di­mien­tos en so­ja y re­du­jo los cos­tos.

AgroVoz - - Página Delantera - Ale­jan­dro Ro­llán aro­llan@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Des­de 2006, cuan­do ad­qui­rió el pri­mer equi­pa­mien­to de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, Ale­jan­dro An­to­ni­ni ase­gu­ra que hu­bo un an­tes y un des­pués en la for­ma de pro­du­cir gra­nos. Fue a par­tir de la com­pra del pi­lo­to au­to­má­ti­co 500 EZ-Steer y el EZ Boom pa­ra el cor­te au­to­má­ti­co de sec­cio­nes en una pul­ve­ri­za­do­ra, que El Ba­gual trans­for­mó su mo­de­lo de pro­duc­ción.

In­te­gran­te de una em­pre­sa fa­mi­liar, el pro­duc­tor di­ri­ge jun­to con su her­ma­na Va­le­ria un es­ta­ble­ci­mien­to agrí­co­la de 800 hec­tá­reas. Fundado en 1997 por su pa­dre Ri­car­do, el cam­po tie­ne la mi­tad de la su­per­fi­cie en la zo­na de Cruz Al­ta y Los Sur­gen­tes, en el sud­es­te de Cór­do­ba, y el res­to en la zo­na de Bus­tin­za, en el de­par­ta­men­to san­ta­fe­sino de Irion­do. Allí, a me­nos de 80 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en­tre uno y otro, la so­ja, el tri­go y el maíz ocu­pan par­tes igua­les. To­do den­tro de un ma­ne­jo que tie­ne a la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión co­mo la prin­ci­pal res­pon­sa­ble pa­ra que los sue­los, cla­se uno, ex­pre­sen to­do su po­ten­cial.

“La me­ta del es­ta­ble­ci­mien­to es sa­car la ma­yor can­ti­dad de gra­nos por hec­tá­rea, con el me­nor cos­to”, ase­gu­ra An­to­ni­ni.

Su es­tra­te­gia desa­rro­lla­da des­de ha­ce más de 12 años tie­ne ca­da vez más se­gui­do­res. Una mues­tra del in­te­rés cre­cien­te por la adop­ción de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión fue el 17° Cur­so In­ter­na­cio­nal or­ga­ni­za­do es­ta se­ma­na por el Inta Man­fre­di. La ac­tual edi­ción con­tó con la par­ti­ci­pa­ción ré­cord de 50 em­pre­sas ex­hi­bien­do equi­pos y soft­wa­re.

Ten­den­cia cre­cien­te

Des­de aquel pri­mer pi­lo­to au­to­má­ti­co y el ban­de­ri­lle­ro sa­te­li­tal, la adop­ción de má­qui­nas pre­ci­sas por par­te de An­to­ni­ni siem­pre tu­vo una ten­den­cia cre­cien­te. Ade­más de la bús­que­da con­ti­nua de me­jo­res ren­di­mien­tos y me­no­res cos­tos, el pro­duc­tor es­tá ana­li­zan­do la po­si­bi­li­dad de va­ler­se de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión pa­ra re­cu­pe­rar un ba­jo en la zo­na de Los Sur­gen­tes, inu­ti­li­za­do des­de ha­ce 10 años por la pre­sen­cia so­bre­di­men­sio­na­da de la na­pa.

Des­de que El Ba­gual co­men­zó a pro­du­cir ha­ce 21 años, los ren­di­mien­tos se mul­ti­pli­ca­ron has­ta por tres, se­gún re­co­no­ce An­to­ni­ni. Los gran­des res­pon­sa­bles de es­te sal­to pro­duc­ti­vo –de acuer­do con su va­lo­ra­ción– son la ge­né­ti­ca apli­ca­da en las se­mi­llas y la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. “En so­ja arran­ca­mos con 20 quin­ta­les por hec­tá­rea y hoy es­ta­mos en más de 55 quin­ta­les. En maíz su­ce­dió otro tan­to: de 60 quin­ta­les nos fui­mos a más de 120 quin­ta­les por hec­tá­rea”, com­pa­ró el pro­duc­tor. Ade­más, con el uso de las den­si­da­des de siem­bra, apli­ca­cio­nes va­ria­bles y cor­tes por sec­ción, afir­ma que los cos­tos se re­du­je­ron 15 por cien­to.

“En los am­bien­tes bue­nos su­pi­mos po­ten­ciar­los con ma­yor den­si­dad de se­mi­llas y en los ma­los a dis­mi­nuir el pa­que­te”, re­co­no­ció el pro­duc­tor.

Arri­ba de la má­qui­na An­to­ni­ni, jun­to a su so­brino Juan Ig­na­cio Vio­li­ni y al en­car­ga­do del es­ta­ble­ci­mien­to, Mar­tín Ca­bral, se re­par­ten las la­bo­res a cam­po. “Yo me en­car­go de las apli­ca­cio­nes y la fer­ti­li­za­ción lí­qui­da; mi so­brino de la fer­ti­li­za­ción só­li­da y de la co­se­cha y el en­car­ga­do de la siem­bra”, in­di­có el pro­duc­tor.

To­do el equi­pa­mien­to, que es pro­pio, cuen­ta con agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. La sem­bra­do­ra, una John Dee­re 1740 neu­má­ti­ca, tra­ba­ja con con pi­lo­to au­to­má­ti­co mo­ni­to­reo de siem­bra avan­za­do, do­sis va­ria­ble y cor­te au­to­má­ti­co. “El año pa­sa­do so­bre el mo­ni­tor FMX de la sem­bra­do­ra se pu­sie­ron los kit de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión pa­ra ha­cer siem­bra va­ria­ble por am­bien­te, con los ma­pas de pre­ci­sión”, des­ta­có An­to­ni­ni.

Co­mo par­te del me­nú agrí­co­la en El Ba­gual, el maíz, el tri­go y la so­ja in­clu­yen ma­ne­jos con di­fe­ren­tes den­si­da­des, fer­ti­li­za­cio­nes va­ria­bles, só­li­das y lí­qui­das, y con mi­cro­nu­trien­tes.

La pul­ve­ri­za­do­ra, una Cai­mán SPH con trans­mi­sión hi­dro­es­tá­ti­ca, tie­ne un mo­ni­tor TMX 2050, con­trol de do­sis y cor­te por sec­cio­nes. Ade­más de una fer­ti­li­za­do­ra de só­li­dos Fer­tec de 6.000 li­tros con pi­lo­to au­to­má­ti­co y do­sis va­ria­ble.

La co­se­cha­do­ra, una John Dee­re S660, cuen­ta con mo­ni­tor de co­se­cha. A la so­ja y el tri­go los re­co­lec­ta con un dra­per de 35 pies, mien­tras que al maíz lo ha­ce con una pla­ta­for­ma de 13 sur­cos.

El plan­tel de ma­qui­na­ria lo in­te­gran, ade­más, tres trac­to­res, to­dos equi­pa­dos con sis­te­ma de guía au­to­má­ti­co.

El pró­xi­mo pa­so se­rá in­cor­po­rar en la pul­ve­ri­za­do­ra y en la sem­bra­do­ra el gi­ro au­to­má­ti­co en ca­be­ce­ra. “To­do con­tri­bu­ye a que se aho­rre tiem­po y ho­ras de tra­ba­jo. Ha­ce­mos más hec­tá­reas por uni­dad de tiem­po”, jus­ti­fi­có An­to­ni­ni.

Ni­ve­lar el sue­lo

Des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 10 años, El Ba­gual tie­ne en la zo­na de Cruz Al­ta un lo­te de 40 hec­tá­reas del cual no pue­de dis­po­ner pa­ra la agri­cul­tu­ra. El ni­vel de la na­pa en esa zo­na del de­par­ta­men­to Mar­cos Juá­rez ha­ce que ese sue­lo cla­se uno no es­té en con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas.

Con la ayu­da de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, An­to­ni­ni eva­lúa re­gre­sar esa su­per­fi­cie a la pro­duc­ción. Es a par­tir de un equi­pa­mien­to de ni­ve­la­ción de sue­lo de la em­pre­sa Trim­ble.

El sis­te­ma se de­no­mi­na Field Le­vel y fun­cio­na con GPS, lo que per­mi­te re­du­cir el tiem­po re­que­ri­do pa­ra rea­li­zar las ta­reas de ni­ve­la­ción.

La tec­no­lo­gía GPS pa­ra la ni­ve­la­ción de te­rre­nos pue­de ser uti­li­za­da efec­ti­va­men­te pa­ra au­men­tar el ren­di­mien­to de un cul­ti­vo y me­jo­rar el uso del agua. Los prin­ci­pios de ope­ra­ción pa­ra la ni­ve­la­ción del te­rreno cons­tan de tres pa­sos: le­van­ta­mien­to de da­tos, di­se­ño y ni­ve­la­ción. En el pri­mer pa­so, el ope­ra­dor ha­ce un re­le­va­mien­to de da­tos del cam­po a ni­ve­lar; lue­go, ba­sán­do­se en es­ta in­for­ma­ción, se crea un di­se­ño con un ma­pa de pres­crip­ción que op­ti­mi­ce de la me­jor ma­ne­ra el ni­ve­la­do del sue­lo. Fi­nal­men­te, se ni­ve­la el lo­te, con un trac­tor y un sis­te­ma de pa­las, con la guía GPS.

(ALE­JAN­DRO AN­TO­NI­NI)

Ma­qui­nis­tas. Ale­jan­dro An­to­ni­ni y su so­brino Juan Ig­na­cio Vio­li­ni se re­par­ten en El Ba­gual las la­bo­res de pul­ve­ri­za­ción y co­se­cha. To­do con agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión.

(ALE­JAN­DRO AN­TO­NI­NI)

Da­tos. El mo­ni­tor de la co­se­cha­do­ra mar­ca 53 quin­ta­les de ren­di­mien­to en so­ja, en un lo­te en El Ba­gual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.