Sa­lien­do de aba­jo del te­cho de bam­bú

Si­li­con Va­lley es­tá per­dien­do ta­len­to­sos in­ge­nie­ros chi­nos que se van a… bueno, Chi­na.

Apertura (Argentina) - - Sumario -

In­clu­so an­tes de que Wang Yi su­pie­ra que su mu­jer, Cao Jing, es­ta­ba em­ba­ra­za­da, ha­bía co­men­za­do a sen­tir que so­na­ba otro ti­po de re­loj. Des­de su gra­dua­ción en Prin­ce­ton en 2009, ha­bía pa­sa­do dos años en los head­quar­ters de Goo­gle en Moun­tain View, Ca­li­for­nia, yen­do a reunión tras reunión co­mo pro­duct ma­na­ger, coor­di­nan­do pro­yec­tos a tra­vés de la enor­me bu­ro­cra­cia de la com­pa­ñía. “No pue­do se­guir ha­cien­do es­to”, le di­jo a Cao al po­co tiem­po de que el test de em­ba­ra­zo die­ra po­si­ti­vo. “Va­ya­mos a ca­sa. Vol­va­mos a Chi­na”.

Fue una pe­lea. Cao es­ta­ba con­ten­ta en el es­pa­cio­so con­do­mi­nio que ella y Wang re­cién ha­bían com­pra­do en la cer­ca­na Sunny­va­le, y les en­can­ta­ba ha­cer turismo por los par­ques na­cio­na­les de los Es­ta­dos Uni­dos a bor­do de su nue­va Su­ba­ru Out­back. Jun­tos, ga­na­ban más de US$ 200.000 al año y te­nían un fu­tu­ro es­ta­ble. Chi­na pa­re­cía un gran signo de in­te­rro­ga­ción. “Fue­ron un par de se­ma­nas muy du­ras has­ta que to­ma­mos la de­ci­sión”, re­cuer­da Wang. Mu­chas ca­mi­na­tas, mu­chos de­ba­tes ten­sos y ho­ras con grá­fi­cos de las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas. “Pe­ro, al fi­nal, se de­jó con­ven­cer”.

La pa­re­ja de­jó Bay Area por Shang­hai y, seis años des­pués, el start up de Wang, Liu­lis­huo, jun­tó más de US$ 150 mi­llo­nes de in­ver­sio­nes de ca­pi­tal de ries­go pa­ra su apli­ca­ción que en­se­ña in­glés, que tie­ne 60 mi­llo­nes de usua­rios, 1 mi­llón de sus­crip­to­res pa­gos y es­tá pla­nean­do su ex­pan­sión a otros mer­ca­dos. Wang di­ce que si­guen ex­tra­ñan­do los par­ques.

Las his­to­rias co­mo es­tas se es­tán vol­vien­do más co­mu­nes en­tre los ta­len­to­sos in­ge­nie­ros chi­nos de Si­li­con Va­lley, in­clu­so aun­que el pre­si­den­te Xi Jin­ping es­tá en­du­re­cien­do más que nun­ca los po­cos hue­cos de li­ber­tad que que­dan en la In­ter­net de Chi­na. Aun­que mu­chos uni­ver­si­ta­rios chi­nos re­cién gra­dua­dos to­da­vía desean la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se y un nom­bre pres­ti­gio­so del va­lle en sus cu­rrí­cu­lums, mu­chos se es­tán can­san­do rá­pi­do de lo que lla­man un “te­cho de bam­bú”, una re­la­ti­va fal­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra avan­zar en ro­les de li­de­raz­go. A me­nu­do, su país na­tal pa­re­ce ofre­cer me­jo­res po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jar en pro­ble­mas más gran­des — y, qui­zá, vol­ver­se fa­bu­lo­sa­men­te adi­ne­ra­dos.

La tec­no­lo­gía re­em­pla­zó a las fi­nan­zas co­mo la in­dus­tria que atrae de vuel­ta a la ma­yor can­ti­dad de chi­nos ex­pa­tria­dos, con cer­ca de uno de ca­da seis re­gre­sos, se­gún una en­cues­ta de 2017 en­tre 1821 per­so­nas rea­li­za­da por el think tank Cen­tro pa­ra Chi­na y la Glo­ba­li­za­ción y la web de tra­ba­jo Zhao­pin.com (un 10 por cien­to de cre­ci­mien­to res­pec­to de su úl­ti­ma en­cues­ta de 2015). “Hay más y más ta­len­to mu­dán­do­se, por­que Chi­na real­men­te es­tá aga­rran­do un im­pul­so en el área de in­no­va­ción”, ex­pli­ca Ken Qi, quien li­de­ra la prác­ti­ca de tec­no­lo­gía de la fir­ma de head­hun­ting Spencer Stuart. “Es­to es so­lo el co­mien­zo”.

Los re­clu­ta­do­res que bus­can po­si­cio­nes pa­ra Chi­na se acer­can de for­ma regular a los ex­pa­tria­dos en We­chat y gru­pos de Fa­ce­book de in­ge­nie­ros y ma­na­gers chi­nos, cuen­ta Qi, en ge­ne­ral em­pe­zan­do con una char­la o GIFS. Si uno es un tra­ba­ja­dor lo su­fi­cien­te­men­te desea­ble co­mo pa­ra ha­ber lo­gra­do re­si­den­cia per­ma­nen­te y no tie­ne hi­jos o se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra ir a la uni­ver­si­dad, se­gu­ro ha­ya un gol­pe en su puer­ta di­gi­tal. Jay Wu, co-fun­da­dor de Glo­bal Ca­reer Path en San Fran­cis­co, di­ce

que ca­zó a más de 100 in­ge­nie­ros de fir­mas es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra lle­var a Chi­na en los úl­ti­mos tres años.

Usual­men­te, el pitch se vuel­ca al di­ne­ro. En el ambiente de start ups de Chi­na, el pa­que­te de com­pen­sa­ción de un in­ge­nie­ro lle­gó a US$ 30 mi­llo­nes pa­ra un acuer­do de cua­tro años. “Más y más in­ge­nie­ros chi­nos que tra­ba­ja­ron en Si­li­con Va­lley des­cu­bren que es más lu­cra­ti­vo en tér­mi­nos de ca­rre­ra su­mar­se a una em­pre­sa chi­na de rá­pi­do cre­ci­mien­to”, ex­pli­ca Hans Tung, ma­na­ging­part­ner de la fir­ma de ca­pi­tal de ries­go GGV Ca­pi­tal, quien or­ga­ni­zó even­tos pa­ra re­clu­tar ta­len­to. “En Goo­gle, Lin­ke­din, Uber, Ai­rbnb hay in­ge­nie­ros chi­nos que es­tán de­ba­tien­do si que­dar­se o vol­ver­se”.

Los head­hun­ters di­cen que los in­ge­nie­ros ex­pa­tria­dos chi­nos co­men­za­ron a te­ner una me­jor vi­sión de su país na­tal lue­go de que Ali­ba­ba sa­lie­ra a bol­sa en 2014. El ca­pi­tal de ries­go chino eclip­só al es­ta­dou­ni­den­se y tres de los cin­co star­tups más va­lio­sos del mun­do es­tán en Bei­jing. Pe­ro lo más in­tere­san­te pa­ra al­gu­nos es el vo­lu­men de da­tos dis­po­ni­bles en Chi­na, don­de las pro­tec­cio­nes de pri­va­ci­dad son más dé­bi­les y las tec­no­ló­gi­cas se unie­ron a los fun­cio­na­rios pa­ra crear una má­qui­na de vi­gi­lan­cia nun­ca vis­ta. Eso pue­de no so­nar atrac­ti­vo pe­ro al­gu­nos in­ge­nie­ros se sien­ten atraí­dos por el desafío.

“No fui a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra te­ner una ca­sa gran­de. Fui por los pro­ble­mas in­tere­san­tes”, ase­gu­ra Xu Wan­hong, quien de­jó el pro­gra­ma de PH.D. de Cien­cias In­for­má­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon pa­ra tra­ba­jar en el news feed de Fa­ce­book. En Kuais­hou, un ser­vi­cio pa­ra com­par­tir vi­deos de Bei­jing va­lua­do en más de US$ 3000 mi­llo­nes, es di­rec­tor se­nior y lí­der del de­par­ta­men­to de Cien­cia de la Co­mu­ni­dad, una voz po­de­ro­sa en los de­ba­tes so­bre las for­mas de usar los da­tos de la com­pa­ñía y res­pon­der al feed­back.

El ex­tra­ñar fue un fac­tor pa­ra Yang “Seth” Shuis­hi, na­ti­vo de Chong­quing, quien cre­ció ido­la­tran­do a Oc­ci­den­te y con­si­guió tra­ba­jos so­ña­dos en Mi­cro­soft, Goo­gle y Fa­ce­book. Pe­ro él, tam­bién, se de­silu­sio­nó. “Uno tra­ba­ja co­mo un en­gra­na­je en una má­qui­na gi­gan­te y nun­ca ve la ima­gen com­ple­ta. Mis ami­gos en Chi­na es­ta­ban pen­san­do en la eco­no­mía y las enor­mes ten­den­cias so­cia­les”, cuen­ta. “Aun­que el ai­re me ma­te 10 años an­tes, igual es­ta­ría acá”.

La ola de par­ti­das po­dría con­ver­tir­se en un pro­ble­ma pa­ra las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses que de­pen­den sus­tan­cial­men­te de los in­ge­nie­ros chi­nos pa­ra sus avan­ces en pro­duc­tos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. De los más de 850.000 em­plea­dos re­la­cio­na­dos a IA en los Es­ta­dos Uni­dos, cer­ca de uno ca­da 12 tie­ne he­ren­cia chi­na, se­gún un in­for­me de 2017 de Lin­ke­din. Hay me­nos es­pe­cia­lis­tas chi­nos de IA en Chi­na (cer­ca de 50.000), lo que sig­ni­fi­ca que hay mu­cho lu­gar aún pa­ra los ex­pa­tria­dos.

La elec­ción en­tre el con­fort de Si­li­con Va­lley y la es­ti­mu­la­ción de los star­tups de Chi­na se es­tá vol­vien­do me­nos bi­na­ria. Ali­ba­ba, Ten­cent (el crea­dor de We­chat), el mo­tor de bús­que­da Bai­du y Di­di Chu­xing (la app de transporte) es­tán cons­tru­yen­do o ex­pan­dien­do sus la­bo­ra­to­rios en la Bay Area. “Mu­dar­se de nue­vo a una com­pa­ñía chi­na pue­de dar la sen­sa­ción de per­te­nen­cia”, con­clu­ye Qi, de Spencer Stuart. “El fac­tor crí­ti­co to­da­vía es la ca­rre­ra, la habilidad de ir ha­cia una em­pre­sa chi­na en la que real­men­te pue­dan to­mar de­ci­sio­nes”.<bw> —— Da­vid Ram­li, con Lu­lu Chen.

THE BOT­TOM LI­NE. Aun­que la ma­yo­ría de los in­ge­nie­ros chi­nos si­guen en los Es­ta­dos Uni­dos, la tec­no­lo­gía re­em­pla­zó a las fi­nan­zas co­mo la in­dus­tria que más ex­pa­tria­dos atrae de vuel­ta por las opor­tu­ni­da­des de ca­rre­ra y la com­pen­sa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.