For­ward Cin­co pun­tos

Con co­rrec­cio­nes me­no­res, el Go­bierno ba­jó la po­bre­za en un año. ¿Qué ocu­rri­rá cuan­do se ha­gan re­for­mas es­truc­tu­ra­les?

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Juan Ma­nuel Com­pte

Mau­ri­cio Ma­cri lo anun­ció se­rio y so­lem­ne. La po­bre­za ca­yó del 30,6 por cien­to, en el se­gun­do se­mes­tre de 2016, al 27,5, en el cie­rre de 2017. Es de­cir, cer­ca de 1,9 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos sa­lie­ron de esa con­di­ción a lo lar­go de un año. Un nú­me­ro que se con­vir­tió en un da­to cla­ve pa­ra la usi­na pro­pa­gan­dís­ti­ca –per­dón, “de co­mu­ni­ca­ción”– del Go­bierno: en más de una oca­sión, el Pre­si­den­te pro­cla­mó que el prin­ci­pal pa­rá­me­tro por el cual acep­ta­rá el jui­cio de la His­to­ria es cuán­tos po­bres ha­brá de­ja­do al ca­bo de su(s) man­da­to(s). Una caí­da de cin­co pun­tos, ex­pli­ca­da por me­jo­ras cir­cuns­tan­cia­les, co­mo la ma­yor for­ma­li­za­ción de la eco­no­mía, el cre­ci­mien­to de la ma­sa asa­la­ria­da del sec­tor pri­va­do –prin­ci­pal­men­te, la re­cu­pe­ra­ción de la cons­truc­ción, sec­tor reac­ti­va­do por la obra pú­bli­ca– y la me­jo­ra de los ha­be­res ju­bi­la­to­rios que la re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca su­po con­se­guir. Cin­co pun­tos que ha­cen que, a los fi­nes es­ta­dís­ti­cos, ya no sean uno de ca­da tres, sino uno de ca­da cua­tro los po­bres que ha­bi­tan la eter­na pro­me­sa de po­ten­cia a la que el ser na­cio­nal idea­li­za es­tas tie­rras. Cin­co pun­tos que, no obs­tan­te, to­da­vía dis­tan –bas­tan­te– de mo­di­fi­car una con­di­ción es­truc­tu­ral que, se­gún ob­ser­van es­tu­dio­sos co­mo Jo­sé Luis Es­pert, de­vo­ra las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo del país des­de, por lo me­nos, ini­cios de la dé­ca­da del ’70.

Cin­co pun­tos que, tam­bién, plan­tean un in­te­rro­gan­te, de di­fí­cil –sino im­po­si­ble– res­pues­ta, co­mo cual­quier ejer­ci­cio con­tra­fác­ti­co. Cam­bie­mos mues­tra es­ta me­da­lla al ca­bo de dos años de gra­dua­lis­mo. Es de­cir, co­rrec­cio­nes me­no­res a dis­tor­sio­nes enor­mes. Y –da­to no me­nor– una os­ten­si­ble re­duc­ción de dis­pen­dios an­ta­ño in­só­li­ta­men­te in­fla­dos, co­mo los bol­so­nes más vi­si­bles –y, en cier­tos ca­sos, de­li­be­ra­da y en­tra­ma­da­men­te ocul­tos– de co­rrup­ción arrai­ga­dos en el Pre­su­pues­to Na­cio­nal. Nin­gún mor­tal pue­de afir­mar que nin­guno de los ac­tua­les fun­cio­na­rios ha­ya caí­do en la ten­ta­ción de es­car­bar en el go­rro fri­gio, tan ge­ne­ro­so co­mo sin fon­do. Pe­ro la evi­den­cia mues­tra que, por ejem­plo, el me­ro cam­bio de ges­to­res de la obra pú­bli­ca re­du­jo los cos­tos en, al me­nos, un ter­cio.

Cin­co pun­tos. Lo que ba­jó la po­bre­za tras dos años de “nor­ma­li­za­ción”, de “ho­mo­ge­nei­za­ción” de equi­pos y “re­ca­li­bra­ción” de me­tas, cues­tio­nes de­fi­ni­das co­mo prio­ri­da­des pa­ra un pri­mer tér­mino. El plan que se tra­zó el in­ge­nie­ro, es­que­ma del que di­fí­cil­men­te se apar­ta­rá. Has­ta aho­ra, le fun­cio­nó: no hu­bo cri­sis. Y esa vir­tud, su ma­yor vir­tud, qui­zás, hoy cons­ti­tu­ya su prin­ci­pal de­fec­to.

Es que la no cri­sis, el ha­ber evi­ta­do el es­ta­lli­do, mi­ni­mi­zó el mar­gen pa­ra im­ple­men­tar me­di­das de fon­do, en un go­bierno sig­na­do por res­tric­cio­nes po­lí­ti­cas que, más allá del res­pal­do elec­to­ral de oc­tu­bre, to­da­vía, se man­tie­nen. Pe­ro esos cin­co pun­tos en los que ba­jó la po­bre­za lle­van a pre­gun­tar­se qué ha­bría ocu­rri­do de ha­ber­se he­cho re­for­mas es­truc­tu­ra­les. Si, con tan po­co –o, en to­do ca­so, “el cre­ci­mien­to in­vi­si­ble” del que ha­bló Ma­cri al inau­gu­rar el ac­tual año le­gis­la­ti­vo–, se con­si­guió mu­cho, ¿qué pa­sa­rá al de­jar atrás las co­rrec­cio­nes y avan­zar, de­fi­ni­ti­va­men­te, ha­cia el cam­bio?

En tal ca­so, se di­bu­ja un es­pe­jis­mo es­can­di­na­vo en el ho­ri­zon­te. La ilu­sión de la Ar­gen­ti­na po­ten­cia. “Sí, se pue­de”, ce­rró su pro­cla­ma –pu­ño en al­to– el lí­der de la Re­pú­bli­ca Mau­ri­cia en el Con­gre­so. Que Dios y la Pa­tria se lo de­man­den.

La no cri­sis, el ha­ber evi­ta­do el es­ta­lli­do, mi­ni­mi­zó el mar­gen pa­ra me­di­das de fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.