Mu­je­res: por qué no lle­gan

El 8M am­plió el de­ba­te so­bre te­mas de gé­ne­ro co­mo nun­ca ha­bía su­ce­di­do. Cuá­les son las ba­rre­ras in­vi­si­bles a las que se si­guen en­fren­tan­do las mu­je­res y por qué hay cam­bios que re­quie­ren más tiem­po.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Fran­cis­co Llo­rens

El 8 de mar­zo úl­ti­mo, mien­tras en la Ar­gen­ti­na y en el mun­do mi­llo­nes de mu­je­res se ma­ni­fes­ta­ban en de­fen­sa de sus de­re­chos, sa­lía a la ca­lle la edi­ción de mar­zo de APER­TU­RA, con el ran­king ex­clu­si­vo de las 100 Me­jo­res Em­pre­sas en Ima­gen. Los 16 CEOS que par­ti­ci­pa­ron de la fo­to de ta­pa de es­te año son hom­bres. Del to­tal de las 100 em­pre­sas, me­nos de cin­co tie­nen­ceos mu­je­res. Es­te da­to re­fle­ja una reali­dad. Por más que ha­ya si­tua­cio­nes de de­sigual­dad que tien­dan al equi­li­brio y es­pa­cios de dis­cu­sión que an­tes no exis­tían, per­sis­ten cir­cuns­tan­cias que en­cien­den la alar­ma. Se­gún la en­cues­ta To­tal Re­mu­ne­ra­tion Sur­vey de 2017 que reali­zó la con­sul­to­ra Mer­cer, la bre­cha sa­la­rial tre­pa al 12 por cien­to en el ni­vel de ge­ren­te Ge­ne­ral en fa­vor de los hom­bres. En el res­to de la es­ca­la las di­fe­ren­cias son al­go me­no­res: 9 por cien­to en el ni­vel de di­rec­tor, 6 en ge­ren­te, 4 en su­per­vi­sor y 7 en ana­lis­ta. Las ini­cia­ti­vas le­gis­la­ti­vas que sur­jan po­drán ser po­si­ti­vas e in­no­va­do­ras, pe­ro se po­dría em­pe­zar por pres­tar aten­ción a lo que ya exis­te: igual re­mu­ne­ra­ción por igual ta­rea es­tá con­tem­pla­do en el 14 bis de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal.

Si bien la can­ti­dad de mu­je­res en el ám­bi­to la­bo­ral ha au­men­ta­do, si­gue ha­bien­do una bre­cha vi­si­ble en ese as­pec­to. De he­cho, se­gún el In­dec, el 47 por cien­to de las mu­je­res es­tá en ac­ti­vi­dad, fren­te a un 70 por cien­to de hom­bres. En los pues­tos más al­tos la ten­den­cia se acre­cien­ta: la Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res pre­sen­tó un in­for­me en el que se es­pe­ci­fi­ca que so­lo el 10,4 por cien­to de los pues­tos di­rec­ti­vos de las em­pre­sas que co­ti­zan en bol­sa son ocu­pa­dos por mu­je­res. ¿Por qué, en­ton­ces, per­sis­ten es­tas di­fe­ren­cias? ¿Cuá­les son las ba­rre­ras que aten­tan con­tra el desa­rro­llo de las mu­je­res en el mun­do la­bo­ral?

Pa­tri­cia De­bel­juh, di­rec­to­ra del Cen­tro Con­ci­lia­ción, Fa­mi­lia y Em­pre­sa del IAE Bu­si­ness School, rea­li­za una dis­tin­ción en­tre tres ti­pos de ba­rre­ras in­ter­re­la­cio­na­das –ac­ti­tu­di­na­les, or­ga­ni­za­cio­na­les y cul­tu­ra­les– que sir­ve pa­ra or­de­nar el de­ba­te. En re­la­ción al pri­mer te­ma, ha­ce re­fe­ren­cia a que hay tra­bas que son in­ter­nas: “No es un te­ma de per­for­man­ce, sino de có­mo ha­cer­se va­ler y vi­si­bi­li­zar­se. A la mu­jer le cos­tó mu­cho lle­gar al mer­ca­do la­bo­ral y en­ton­ces se le exi­ge el do­ble. Se tra­ta de un sis­te­ma pen­sa­do por y pa­ra hom­bres, en­ton­ces las mu­je­res en­tran en des­ven­ta­ja. Es un con­tex­to no ami­ga­ble pa­ra no­so­tras, no lo crea­mos”. Uni­do a es­to, agre­ga que pue­de exis­tir fal­ta de con­fian­za: “Por ejem­plo, mu­chas mu­je­res no se pre­sen­tan a una bús­que­da si no reúnen el 100 por cien­to de los re­qui­si­tos, mien­tras que los hom­bres con el 40 por cien­to prue­ban”.

Den­tro de es­te eje, su­ma un te­ma de ti­ming que pue­de aten­tar con­tra su ca­rre­ra: “La mu­jer es­tá muy bien pre­pa­ra­da cuan­do sa­le de la uni­ver­si­dad. Pe­ro más ade­lan­te tie­ne me­nos opor­tu­ni­da­des de se­guir ac­tua­li­za­da o no de­ci­de in­ver­tir eco­nó­mi­ca­men­te en su ca­rre­ra. Ade­más, las em­pre­sas prio­ri­zan ca­pa­ci­tar a hom­bres an­tes que a mu­je­res. En­ton­ces se fre­na la ac­tua­li­za­ción de sus com­pe­ten­cias”.

De­bel­juh agre­ga que tam­bién pue­de exis­tir un sen­ti­mien­to de cul­pa, vin­cu­la­do a que quie­re ser “la chi­ca 10” en to­do. “A ve­ces se sien­te la úni­ca res­pon­sa­ble de la edu­ca­ción de los hi­jos, cuan­do es una ta­rea com­par­ti­da. Es muy di­fí­cil ma­ne­jar la do­ble agen­da. Es de­cir, pen­sar en te­ner que ir a la tin­to­re­ría mien­tras es­tá tra­ba­jan­do”, gra­fi­ca.

Quien tam­bién ana­li­za las ba­rre­ras in­ter­nas es Ga­brie­la Ter­mi­ni­elli, co chair de Wo­men Cor­po­ra­te Di­rec­tors Ar­gen­ti­na: “Pa­ra ha­cer ca­rre­ra cor­po­ra­ti­va es ne­ce­sa­rio un por­cen­ta­je de com­pe­ten­cias téc­ni­cas, pe­ro el po­der se cons­tru­ye afue­ra. Hay que sa­lir del box y ha­cer­se más vi­si­ble”. Es­ta es una de las ra­zo­nes, se­gún su vi­sión, de que ha­ya tan po­cas mu­je­res en car­gos re­pre­sen­ta­ti­vos de aso­cia­cio­nes, cá­ma­ras y sin­di­ca­tos. “Mu­chas di­cen que no tie­nen tiem­po por­que a las 18 se tie­nen que ir a la ca­sa. Pe­ro van a al­mor­zar to­dos los días con su com­pa­ñe­ra de es­cri­to­rio, cuan­do po­dría sa­lir y ga­nar vi­si­bi­li­dad in­ter­na­men­te”, aña­de.

Ter­mi­ni­elli, quien ade­más es in­te­gran­te del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de Vo­ces Vi­ta­les Ar­gen­ti­na, acon­se­ja ade­lan­tar al­gu­nos pro­ce­sos: “¿Por qué es­pe­rar pa­ra ha­cer un MBA? Mu­chas se re­ci­ben y lo ha­cen al po­co tiem­po. Si has­ta los 30 es­toy pa­re­ja con el va­rón, con­vie­ne me­ter to­das las fi­chas ahí y lle­gar bien afian­za­da eco­nó­mi­ca y pro­fe­sio­nal­men­te”.

Ba­rre­ras or­ga­ni­za­cio­na­les

Sin em­bar­go, es evi­den­te que car­gar la res­pon­sa­bi­li­dad de es­ta si­tua­ción de de­sigual­dad so­bre las mu­je­res es un sin­sen­ti­do. A la ho­ra de ex­plo­rar qué pa­sa den­tro de las cor­po­ra­cio­nes tam­bién se pue­den ex­traer ele­men­tos. “La em­pre­sa no pue­de de­cir que no tie­ne mu­je­res pa­ra los car­gos más im­por­tan­tes, por­que las hay”, dis­pa­ra De­bel­juh. Se­gún su vi­sión, una de las pri­me­ras adap­ta­cio­nes que pue­den ha­cer las com­pa­ñías tie­ne que ver con la fle­xi­bi­li­dad: “Des­de ha­ce unos años ha­bla­mos de res­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar cor­po­ra­ti­va. Por ejem­plo, dar be­ne­fi­cios res­pec­to a hi­jos o adultos ma­yo­res. Es­tá en el pro­yec­to que Ma­cri anun­ció. Es im­por­tan­te que el Estado lo to­me, pa­ra que ha­ya un ma­yor ba­lan­ce fa­mi­liar en­tre hom­bres y mu­je­res y que los hom­bres en­tien­dan la do­ble agen­da”.

La aca­dé­mi­ca con­si­de­ra que de­be erra­di­car­se la vi­sión que afir­ma que es un te­ma que in­vo­lu­cra so­lo a las mu­je­res. En esa lí­nea ob­ser­va que hay te­mas que no es­tán re­suel­tos: “Hay je­fes del si­glo pa­sa­do, que no quie­ren mu­je­res en sus equi­pos por­que pue­den que­dar em­ba­ra­za­das. Se to­ma a la ma­ter­ni­dad co­mo un is­sue, cuan­do en reali­dad en­ri­que­ce a los equi­pos”.

In­clu­so brin­da un ele­men­to que apun­ta al co­ra­zón del ne­go­cio: “Te­ner más mu­je­res en los boards es una de­ci­sión de ne­go­cio. El 80 por cien­to de las de­ci­sio­nes de com­pra las rea­li­zan las mu­je­res. En­ton­ces no pue­de ser que no es­tén in­vo­lu­cra­das, son ellas quie­nes se­rán las con­su­mi­do­ras”.

An­drea Gro­bo­co­pa­tel, ade­más de su tra­yec­to­ria co­mo em­pre­sa­ria, du­ran­te es­te año es co­pre­si­den­te del W20, la or­ga­ni­za­ción que se en­car­ga de dis­cu­tir las pro­ble­má­ti­cas de mu­je­res den­tro del ám­bi­to del G20. En diá­lo­go con APER­TU­RA tam­bién ha­ce hin­ca­pié en las opor­tu­ni­da­des: “No so­lo es un te­ma de de­re­chos de la mu­jer, sino que tam­bién es una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio que el mun­do es­tá per­dien­do”.

So­bre el tra­ba­jo que es­tán lle­van­do a ca­bo en el W20 ex­pli­ca que re­ci­ben pro­pues­tas des­de to­dos los paí­ses –que par­ten de reali­da­des muy dis­tin­tas– y se en­car­gan de ar­ti­cu­lar las ini­cia­ti­vas. Pun­tua­li­za ade­más los cua­tro ejes so­bre los que es­tán tra­ba­jan­do: “In­clu­sión la­bo­ral, di­gi­tal, fi­nan­cie­ra y ru­ral. Los tres pri­me­ros ve­nían des­de an­tes, e in­clu­sión ru­ral es un te­ma que in­cor­po­ró la Ar­gen­ti­na a la agen­da”.

Ter­mi­ni­elli, por su par­te, cree que las em­pre­sas es­tán ha­cien­do al­gu­nas co­sas en es­te te­ma, aun­que per­sis­ten al­gu­nos pro­ble­mas: “Hay un gran dé­fi­cit de los de­par­ta­men­tos de Re­cur­sos Hu­ma­nos, no se le da vi­si­bi­li­dad al

ta­len­to fe­me­nino. Y, por otro la­do, los be­ne­fi­cios que brin­dan de­be­rían ali­near­se al ci­clo de vi­da de la mu­jer, que es dis­tin­to al del hom­bre”.

Ce­ci­lia Gior­dano, CEO de Mer­cer, de­ta­lla tam­bién al­gu­nos te­mas pro­pios del mun­do cor­po­ra­ti­vo so­bre la ba­se de un es­tu­dio rea­li­za­do: “Con fre­cuen­cia los hom­bres se ani­man a pos­tu­lar­se a po­si­cio­nes pa­ra las cua­les no es­tán del to­do ca­li­fi­ca­dos, mien­tras que las mu­je­res es­pe­ran a te­ner to­da la ex­pe­rien­cia re­que­ri­da”. Es­to con­du­ce, se­gún la eje­cu­ti­va, a otra si­tua­ción de de­sigual­dad: “Las mu­je­gió

res son pro­mo­vi­das por ha­ber de­mos­tra­do sus ca­pa­ci­da­des, mien­tras que los hom­bres, por su po­ten­cial”.

Igual­men­te, des­ta­ca que la prin­ci­pal ba­rre­ra es la di­fi­cul­tad a la ho­ra de vol­ver tras la li­cen­cia por ma­ter­ni­dad: “Mu­chas no se re­in­cor­po­ran por la fal­ta de fle­xi­bi­li­dad en sus tra­ba­jos. To­da­vía es­tá muy ins­ta­la­da la idea de que la mu­jer es quien es­tá a car­go de los hi­jos”. En es­ta lí­nea, ase­gu­ra que ob­ser­van com­pa­ñías en las que exis­te un prejuicio pa­ra re­clu­tar o pro­mo­ver: “Ope­ra el pre­con­cep­to de que las mu­je­res que son ma­dres no ten­drán el mis­mo com­pro­mi­so o de­di­ca­ción la­bo­ral que una per­so­na en otras con­di­cio­nes”.

Ale­xan­dra Ma­ne­ra, di­rec­to­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos del Gru­po Adec­co Ar­gen­ti­na & Uru­guay, tam­bién tie­ne diá­lo­go cons­tan­te con la reali­dad de las em­pre­sas. A par­tir de los es­tu­dios que rea­li­za­ron du­ran­te la se­ma­na del 8M, ase­gu­ra: “Si­gue exis­tien­do el fa­mo­so te­cho de cris­tal. Cuan­do ana­li­zás las es­truc­tu­ras ves que hay mu­je­res, so­bre to­do en sec­to­res ad­mi­nis­tra­ti­vos, pe­ro a me­di­da que vas a po­si­cio­nes je­rár­qui­cas la tor­ta em­pie­za a cam­biar. No hay nin­gu­na nor­ma ni na­da es­cri­to que ha­ga que la mu­jer no lle­gue, pe­ro así su­ce­de”. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que el te­ma es­tá en agen­da y que tan­to el sec­tor pri­va­do co­mo el pú­bli­co quie­ren tra­tar­lo: “Si com­pa­rás con lo que pa­sa­ba ha­ce un tiem­po, es­ta­mos a años luz, aun­que fal­te mu­cho por evo­lu­cio­nar”.

De fon­do, lo cul­tu­ral

Aun así, es im­po­si­ble ais­lar cual­quie­ra de es­tos sín­to­mas de una reali­dad más pro­fun­da. Las ba­rre­ras au­to­im­pues­tas que pue­dan lle­gar a exis­tir o las pro­pias de las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen un arrai­go en lo que pa­sa a ni­vel cul­tu­ral. Se­gún Gro­bo­co­pa­tel, la cul­tu­ra y la edu­ca­ción son el pri­mer gran pro­ble­ma, ya que son “bas­tan­te dis­cri­mi­na­to­rias en los ro­les del hom­bre y la mu­jer”. Se­gún la em­pre­sa­ria, mu­chas mu­je­res que hi­cie­ron ca­rre­ra eli­gen en al­gún mo­men­to de­jar­la, ya que pen­sa­ban que no se po­día ar­ti­cu­lar con su vi­da fa­mi­liar: “Esa es una gran ba­rre­ra. Y pue­de ser re­suel­ta rá­pi­do si hu­bie­ra más guar­de­rías o es­pa­cios de cui­da­do pa­ra gen­te gran­de o con dis­capa­ci­dad”.

De­bel­juh sos­tie­ne que hay fre­nos y man­da­tos pro­pios de la edu­ca­ción re­ci­bi­da: “Las mu­je­res es­ta­ban muy ce­ñi­das al ám­bi­to ho­ga­re­ño. Pe­ro en­tre los más jó­ve­nes se es­tá li­cuan­do ese freno. Igual­men­te, mu­chas mu­je­res es­tán ca­sa­das con un va­rón que las eli­mu­chas así, pe­ro el freno pue­de ser su sue­gra, que es de otra ge­ne­ra­ción y no lo en­tien­de de esa for­ma. Son cam­bios que no se dan de un día pa­ra el otro”.

Pa­ra ba­jar­lo a tie­rra, la di­rec­to­ra del IAE usa un ejem­plo con­cre­to: el chat de ma­dres de What­sapp: “Las que tra­ba­jan se sien­ten pe­na­li­za­das cul­tu­ral­men­te por las que es­tán to­do el día pen­dien­tes de sus hi­jos. Es­ta­mos con­vi­vien­do con es­tos cam­bios, pe­ro se­gu­ra­men­te en cin­co años es­to ya no pa­se”.

Ma­ne­ra, de Adec­co, tam­bién uti­li­za un ejem­plo pa­ra gra­fi­car la si­tua­ción: “Des­de Re­cur­sos Hu­ma­nos, cuan­do nos sen­ta­mos a es­cri­bir un aviso, po­ne­mos ca­je­ra de su­per­mer­ca­do, no ca­je­ro. No ha­blás de la ge­ren­te. Te­ne­mos pre­con­cep­tos, en­ca­si­lla­mos se­gún gé­ne­ro cuan­do no tie­ne por qué ser así”.

Es­pe­jos y mo­de­los

A la ho­ra de pen­sar en las con­di­cio­nes que pue­den fa­vo­re­cer –o no– al sur­gi­mien­to de li­de­raz­gos fe­me­ni­nos sur­ge la im­por­tan­cia de los es­pe­jos o las fuen­tes de ins­pi­ra­ción. La gran pro­por­ción de hom­bres en los es­pa­cios de to­ma de de­ci­sión pue­de cons­pi­rar con­tra aque­llas que quie­ran desa­rro­llar­se.

De­bel­juh, del IAE, afir­ma que “los ro­le mo­dels siem­pre son im­por­tan­tes”, pe­ro a la vez ad­vier­te que ca­da uno tie­ne su pro­pio ca­mino: “Una mu­jer en al­ta di­rec­ción te ins­pi­ra, pe­ro no te li­be­ra de tus desafíos. Por eso me gus­ta po­ner de ro­le mo­del a per­so­nas que sa­ben con­ci­liar, no que sean per­fec­tas”.

En la mis­ma lí­nea, Ter­mi­ni­elli re­co­no­ce la im­por­tan­cia de los es­pe­jos, pe­ro a la vez des­con­fía de los que exis­ten ac­tual­men­te: “La gen­te no se iden­ti­fi­ca y los re­cha­za”. Ha­ce re­fe­ren­cia a otros con­tex­tos, en don­de pa­ra cre­cer en una cor­po­ra­ción ha­bía que re­sig­nar puer­tas aden­tro del ho­gar: “Hoy es ca­rre­ra y fa­mi­lia, las dos co­sas”. De es­ta for­ma, cuen­ta que en Vo­ces Vi­ta­les rea­li­zan Ca­mi­na­tas de Men­to­reo. Se tra­ta de una ex­pe­rien­cia en la que chi­cas de en­tre 24 y 34 años sa­len a ca­mi­nar con otras ya con­so­li­da­das en su ca­rre­ra: “Es­te año sa­lie­ron 13.000 mu­je­res en to­do el

mun­do, el mis­mo día. Se com­par­ten ex­pe­rien­cias muy va­lio­sas”.

Gro­bo­co­pa­tel con­cuer­da con la im­por­tan­cia de es­tos mo­de­los: “Se ne­ce­si­tan protagonistas de di­fe­ren­tes es­pa­cios, dis­tin­tos mo­de­los de mu­je­res”. Ade­más, ha­ce re­fe­ren­cia a que se tra­ta de una cons­truc­ción co­lec­ti­va: “Las que lle­ga­ron no tie­nen que des­preo­cu­par­se, sino que tie­nen que ayu­dar a otras. Se ne­ce­si­ta co­la­bo­ra­ción, com­par­tir y con­ta­giar”.

Si bien re­co­no­ce que aún son po­cos ca­sos, Ma­ne­ra es op­ti­mis­ta y re­sal­ta el tra­yec­to que se re­co­rrió: “Ha­ce 10 años no se es­cu­cha­ba que ha­bía una mu­jer CEO, aho­ra de a po­co apa­re­ce. Hay más di­rec­to­ras en áreas du­ras, an­tes so­lo se que­da­ban en las blan­das. Y lo mis­mo en to­dos los ám­bi­tos: que ha­ya ha­bi­do una man­da­ta­ria mu­jer es bue­ní­si­mo, co­mo pa­só en va­rios paí­ses de Amé­ri­ca la­ti­na”.

El lu­gar de los hom­bres

Otro de los de­ba­tes que sur­gió en re­la­ción al 8M fue el lu­gar que de­bían ocu­par los va­ro­nes en es­tas dis­cu­sio­nes. Pa­ra mu­chas per­so­nas, los hom­bres de­bían sa­lir del cen­tro de la es­ce­na y de­jar el pro­ta­go­nis­mo a las mu­je­res; pa­ra otras, se tra­ta de una cons­truc­ción que de­be ser con­jun­ta. De he­cho, en épo­cas en las que se de­ba­te so­bre mans­plai­ning –se pue­de tra­du­cir co­mo las ex­pli­ca­cio­po­si­ti­vo nes pa­ter­na­lis­tas de los hom­bres a las mu­je­res–, has­ta pue­de re­sul­tar una pa­ra­do­ja que un va­rón fir­me es­ta no­ta.

Gro­bo­co­pa­tel opi­na que es im­por­tan­te que las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán tra­ba­jan­do en es­to, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res de for­ma con­jun­ta: “No to­dos los hom­bres se dan cuen­ta de que no son me­nos mas­cu­li­nos si se ha­cen car­go de lo que les co­rres­pon­de en la ca­sa. De la mis­ma for­ma que las mu­je­res no so­mos me­nos mu­je­res por que­rer as­cen­der. Es­te cam­bio nos in­vo­lu­cra a to­dos”.

En la mis­ma di­rec­ción, De­bel­juh apun­ta a la com­ple­men­ta­rie­dad: “Ne­ce­si­ta­mos cons­truir con los va­ro­nes, va a ser im­po­si­ble si no. Al­gu­nos lo en­tien­den a los 60 re­cién, con su hi­ja joven”.

Pers­pec­ti­vas

Más allá de de­tec­tar las si­tua­cio­nes que exis­ten ac­tual­men­te, sur­ge la in­quie­tud acer­ca de las ac­cio­nes que se pue­den lle­var a ca­bo pa­ra re­du­cir las bre­chas y eli­mi­nar las ba­rre­ras. Se­gún el úl­ti­mo re­por­te del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, se ne­ce­si­tan 217 años pa­ra la bre­cha des­apa­rez­ca. “Lo ma­lo del da­to –ana­li­za Ter­mi­ni­elli– es que es peor que el del año pa­sa­do, que eran 190 años. Es­ta­mos in­vo­lu­cio­nan­do”. Se pue­de cru­zar ade­más con lo que su­ce­de a ni­vel na­cio­nal. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de IDEA, en el que se con­sul­ta­ron a 131 em­pre­sas, el 60 por cien­to no tie­ne ini­cia­ti­vas es­pe­cí­fi­cas so­bre el te­ma.

La in­te­gran­te de Vo­ces Vi­ta­les de­ta­lla al­gu­nas cues­tio­nes que se pue­den rea­li­zar rá­pi­da­men­te, co­mo in­vo­lu­crar más a mu­je­res en cues­tio­nes que qui­zás no son tan de ne­go­cio, sino de re­la­cio­na­mien­to. Ade­más, des­ta­ca la im­por­tan­cia de ser equi­li­bra­dos en las pos­tu­la­cio­nes de nue­vas po­si­cio­nes.

Pa­ra Gro­bo­co­pa­tel, una de las pri­me­ras me­di­das que se po­drían to­mar es que se pu­bli­quen los sa­la­rios, y des­ta­ca que en al­gu­nos paí­ses ya es obli­ga­to­rio. A ni­vel le­gis­la­ti­vo, con­si­de­ra que se vo­ten le­yes con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro: “Hay que tra­ba­jar pa­ra em­pren­de­do­ras, se ne­ce­si­tan com­pa­ñías li­de­ra­das por mu­je­res”.

De­bel­juh ase­gu­ra que po­ner el te­ma en agen­da es un gran pa­so. Y tam­bién se re­fie­re al te­ma le­gis­la­ti­vo: “La Ley de Contrato de Tra­ba­jo es de 1974. No exis­tía ni el ho­me of­fi­ce. La li­cen­cia por pa­ter­ni­dad ex­ten­di­da, el tra­ba­jo part­ti­me has­ta los cua­tro años o un mes sin go­ce de suel­do pa­ra aten­der una reali­dad fa­mi­liar son te­mas que pue­den me­jo­rar”.

Avan­zar en la re­gu­la­ción es tam­bién lo que pro­po­ne Ma­ne­ra, pun­tual­men­te, en el te­ma sa­la­rial: “En es­ta era de big da­ta es­tá to­do re­la­cio­na­do. La AFIP cru­za da­tos con los ban­cos, las es­ta­dís­ti­cas de­be­rían es­tar dis­po­ni­bles”.

Una luz al fi­nal del tú­nel

A la ho­ra de pen­sar en ac­cio­nes de vi­si­bi­li­za­ción de es­ta pro­ble­má­ti­ca, un buen ejem­plo fue la cam­pa­ña que reali­zó el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes. En­tre el 2 y el 18 de mar­zo, en­tre las 18 y las 18.30, se apa­ga­ron las lu­ces y so­lo que­da­ron pren­di­das las que ilu­mi­na­ban obras he­chas por mu­je­res.

Ma­ria­na Mar­che­si, la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca del mu­seo, cuen­ta su ex­pe­rien­cia: “Vi­sual­men­te fue im­pac­tan­te. En­con­tra­bas sa­las con una so­la obra ilu­mi­na­da. O a lo su­mo, las de las épo­cas más con­tem­po­rá­neas, ha­bía tres. Se cum­plió el ob­je­ti­vo de ha­cer vi­si­ble es­ta inequi­dad”. De las más de 200 obras que tie­ne el mu­seo, so­lo 20 son de mu­je­res.

So­bre las ba­rre­ras en el mun­do del ar­te pa­ra las mu­je­res, Mar­che­si cuen­ta que no tu­vo nin­gu­na ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca, pe­ro que es cons­cien­te de que es­tá en un sis­te­ma “des­equi­li­bra­do”. Ha­cia el fu­tu­ro, pro­po­ne en­fo­car­se so­bre “quié­nes es­tán en los lu­ga­res de to­ma de de­ci­sión, quié­nes eli­gen”.

En medio de es­tos de­ba­tes, se­ría bueno que en­tre las 100 Me­jo­res Em­pre­sas en Ima­gen –co­mo en el res­to de las com­pa­ñías– ha­ya más mu­je­res en pues­tos de di­rec­ción.

En au­men­to Cre­ci­mien­to de la do­ta­ción de mu­je­res, en por­cen­ta­je

Fuen­te: Mer­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.