Via­je al co­ra­zón de Ai­rbnb

APER­TU­RA re­co­rrió las ofi­ci­nas de la em­pre­sa en San Fran­cis­co. Los se­cre­tos de­trás de un uni­cor­nio li­de­ra­do por out­si­ders que, en su 10° aniver­sa­rio, quie­re rein­ven­tar el con­cep­to de alo­ja­mien­to.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Javier Le­des­ma, des­de San Fran­cis­co. Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Tres col­cho­nes in­fla­bles y una idea. No to­dos los em­pren­de­do­res ne­ce­si­tan un MBA de una pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad o do­mi­nar las ar­tes de la pro­gra­ma­ción pa­ra crear una com­pa­ñía mul­ti­mi­llo­na­ria. Dos di­se­ña­do­res in­dus­tria­les lo­gra­ron plan­tar ban­de­ra en un te­rri­to­rio do­mi­na­do por los vi­sio­na­rios tec­no­ló­gi­cos cuan­do lo úni­co que te­nían era la ne­ce­si­dad de pa­gar el al­qui­ler por­que sus cuen­tas ban­ca­rias ti­ti­la­ban en ro­jo. Tar­je­tas de cré­di­to ex­plo­ta­das, cien­tos de ca­jas de ce­rea­les ple­ga­das a mano, mails ig­no­ra­dos, in­ver­so­res que re­vo­lea­ron sus ojos al es­cu­char la idea y con­flic­tos le­ga­les pa­sa­ron has­ta trans­for­mar a Ai­rbnb en la com­pa­ñía va­lua­da en US$ 31.000 mi­llo­nes que hoy ope­ra en 81.000 ciu­da­des del mun­do. Diez años des­pués, la em­pre­sa de­ci­dió dar el sal­to más im­por­tan­te des­de que pa­só de al­qui­lar cuar­tos a ca­sas en­te­ras. APER­TU­RA es­tu­vo pre­sen­te en la key­no­te de Brian Chesky, su CEO y co­fun­da­dor, y tu­vo la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer sus head­quar­ters.

En los pe­que­ños detalles se ocul­tan los sig­ni­fi­ca­dos más im­por­tan­tes. Pe­rio­dis­tas, hosts y per­so­nal de la com­pa­ñía co­mien­zan a lle­nar las fi­las del au­di­to­rio Ma­so­nic. Chesky in­gre­sa al es­ce­na­rio to­tal­men­te ca­mu­fla­do en ne­gro. Una dé­ca­da atrás es­ta mo­le crea­da en 1958 tu­vo al­go que ver en el na­ci­mien­to de su cria­tu­ra. En aquel mis­mo es­ce­na­rio se desa­rro­lló la con­fe­ren­cia de di­se­ño que ca­ta­pul­tó la idea de Ai­rbnb. La his­to­ria es co­no­ci­da: Joe Geb­bia y Chesky ne­ce­si­ta­ban di­ne­ro y, co­mo la ma­yo­ría de los ho­te­les de la ciu­dad ya es­ta­ban lle­nos, pu­bli­ca­ron un aviso pa­ra alo­jar a tres per­so­nas que qui­sie­ran asis­tir al even­to. En 2008 im­plo­ra­ban lle­nar los tres col­cho­nes in­fla­bles; hoy as­pi­ran a lle­gar a los 1000 mi­llo­nes de guests pa­ra 2028.

To­do co­men­zó en un de­par­ta­men­to de dos am­bien­tes so­bre la ca­lle Rausch en San Fran­cis­co. El dúo su­mó al in­ge­nie­ro Nat­han Ble­char­czyk, gra­dua­do en Har­vard, pa­ra que pu­die­ra dar­le un as­pec­to más téc­ni­co a un ne­go­cio que es­ta­ba en­ca­be­za­do por dos di­se­ña­do­res re­ci­bi­dos en la Es­cue­la de Di­se­ño de Rho­de Is­land. Sin idea de có­mo fun­cio­na­ba el ven­tu­re ca­pi­tal o qué eran los án­ge­les, adop­ta­ron a Mi­chael Sei­bel, so­cio de la ace­le­ra­do­ra Y Com­bi­na­tor, co­mo su guía es­pi­ri­tual. Co­mo las pa­re­jas que guar­dan los re­cuer­dos de sus pri­me­ras

ci­tas, Chesky hi­zo lo mis­mo con los sie- te co­rreos que les en­vió a po­ten­cia­les in­ver­so­res pa­ra que, a cam­bio de US$ 150.000, se que­da­ran con el 10 por cien­to de la em­pre­sa. Cin­co ne­ga­ti­vas y dos de ellos sin res­pues­ta.

“¿Aho­ra ma­ne­jás una com­pa­ñía de ce­rea­les?”, le pre­gun­tó su ma­dre a Chesky cuan­do el joven le men­cio­nó que ha­bían estado to­da la no­che tra­ba­jan­do con pe­ga­men­to ca­lien­te ar­man­do una por una las cien­tos de ca­jas que ha­bían im­pre­so. Creían que la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta de 2008 en Den­ver, Co­lo­ra­do, po­día ser una gran opor­tu­ni­dad pa­ra su in­ci­pien­te em­pren­di­mien­to. Uti­li­za­ron lo me­jor de su back­ground pa­ra ge­ne­rar al­go que atra­je­ra a la pren­sa: ca­jas de ce­real te­má­ti­cas con los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. Así na­cie­ron los Oba­ma O’s y los Cap’n Mc­cain’s. En una se­ma­na ven­die­ron 25 a US$ 40 ca­da una y en po­co tiem­po lo­gra­ron em­bol­sar US$ 30.000. Ade­más, se trans­for­ma­ron en el an­zue­lo que ter­mi­nó de con­ven­cer a Paul Graham, co­fun­da­dor de Y Com­bi­na­tor, pa­ra su­mar a Ai­rbnb a sus fi­las. Lue­go vi­nie­ron Se­quoia Ca­pi­tal, An­drees­sen Horowitz, Ash­ton Kut­cher y mu­chos más in­tere­sa­dos. La úl­ti­ma ronda de in­ver­sión de la com­pa­ñía ce­rró en US$ 1000 mi­llo­nes en mar­zo del año pa­sa­do.

De San Fran­cis­co al mun­do

El ca­mino re­co­rri­do de­fi­ne a las per­so­nas y a las mar­cas. Y es­to se tras­la­da a sus em­pre­sas. Los head­quar­ters de Ai­rbnb ubi­ca­dos en el nú­me­ro 888 de la ca­lle Bran­nan en el ba­rrio Soma –si­glas que sig­ni­fi­can que se en­cuen­tra al sur de la ca­lle Mar­ket–, son una lí­nea de tiem­po de ca­si 16.000 m2. Aun­que un ti­me­li­ne con los mo­men­tos más des­ta­ca­dos en la vi­da de la em­pre­sa es una de las pri­me­ras co­sas que uno se en­cuen­tra al en­trar al edi­fi­cio, jun­to a un es­pa­cio­so li­ving y un im­po­nen­te jar­dín ver­ti­cal, ca­da es­pa­cio tie­ne un re­cuer­do de la his­to­ria de Chesky, Geb­bia y Ble­char­czyk.

En 2013, la com­pa­ñía ocu­pa­ba la mi­tad del edi­fi­cio, pe­ro a me­di­da que ex­pan­día su ne­go­cio al­re­de­dor del mun­do tam­bién iba ga­nan­do te­rreno en aquel an­ti­guo al­ma­cén cons­trui­do en 1917 pa­ra la fir­ma Eve­ready. Ca­da uno de sus tres pi­sos con­tie­ne un es­pa­cio con las ofi­ci­nas ge­né­ri­cas de una em­pre­sa mo­der­na con me­sas lar­gas, es­pa­cios com­par­ti­dos y compu­tado­ras de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Pe­ro hay al­go que rom­pe con ese es­que­ma y, des­de el am­plio pul­món de la plan­ta ba­ja, se per­ci­be co­mo un co­lla­ge de ofi­ci­nas. Al re­co­rrer uno por uno los pi­sos, es­te glitch co­bra sen­ti­do.

Pe­ga­do a uno de los gran­des es­cri­to­rios se ubi­ca un do­mo cu­ya cú­pu­la aca­ri­cia el te­cho. La puer­ta abier­ta re­ve­la un pe­que­ño es­cri­to­rio con dos si­llas y una es­ca­le­ra ha­cia un di­mi­nu­to cuarto en la se­gun­da plan­ta. Unos me­tros más allá, una ca­sa ro­dan­te con un col­chón a sus pies en­ga­la­na el pa­si­llo por el que día a día pa­san ca­si 1000 em­plea­dos. “Son sa­las de reunio­nes. Ca­da una es una ré­pli­ca de un alo­ja­mien­to al­re­de­dor del mun­do”, ex­pli­ca la guía. El pri­me­ro, apo­da­do The Mush­room (El Hon­go), es­tá en la ciu­dad ca­li­for­nia­na de Ap­tos y fue pen­sa­do pa­ra dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia en la na­tu­ra­le­za, mien­tras que la ca­ra­va­na via­ja por los pai­sa­jes aus­tra­lia­nos. Egip­to, Bra­sil e Italia son al­gu­nos de los otros te­rri­to­rios re­crea­dos en los HQ. Los fun­da­do­res tam­bién pu­sie­ron al­go su­yo en es­te di­se­ño: una de las ofi­ci­nas es un cal­co del li­ving del de­par­ta­men­to en la ca­lle Rausch, des­de la ubi­ca­ción de los mue­bles has­ta los por­ta­rre­tra­tos y la al­fom­bra.

Es­te for­ma­to se re­pli­ca en el otro edi­fi­cio de Ai­rbnb a una cua­dra, don­de tra­ba­ja su equi­po de co­mu­ni­ca­ción y re­des so­cia­les. In­clu­so, va­rios sec­to­res de la ofi­ci­na en la ca­lle Bran­nan al 999 es­tán ins­pi­ra­dos en rin­co­nes por­te­ños. San Tel­mo, Almagro y Ba­rra­cas son al­gu­nos de los ba­rrios cu­yos alo­ja­mien­tos se con­vir­tie­ron en mu­sas de sa­las. En la Ar­gen­ti­na, la com­pa­ñía co­men­zó a ope­rar en 2013 y cuen­ta con 31.300 alo­ja­mien­tos en el país –13.100 en Bue­nos Ai­res.

“Amé­ri­ca la­ti­na es un vec­tor de cre­ci­mien­to a fu­tu­ro. Es una opor­tu­ni­dad emer­gen­te don­de no te­ne­mos una mar­ca con tan­ta pe­ne­tra­ción y una pre­sen­cia tan es­ta­ble. Aun­que en 2017 fue la re­gión que más cre­ció”, afir­ma Jor­di To­rres, di­rec­tor Re­gio­nal pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na de Ai­rbnb, en diá­lo­go con

Al­dea Glo­bal Ba­sa­da en San Fran­cis­co, la fir­ma ofre­ce alo­ja­mien­tos en 81.000 ciu­da­des del mun­do.

APER­TU­RA. Pa­ra el eje­cu­ti­vo, Mé­xi­co y Bra­sil re­pre­sen­tan un lion’s share, mien­tras que la Ar­gen­ti­na “es un mer­ca­do muy ac­ti­vo con un mar­ket fit muy al­to co­mo mo­de­lo en­ca­ja­do de ma­ne­ra muy or­gá­ni­ca”. Se­gún Bloom­berg, en 2017 Ai­rbnb fac­tu­ró US$ 2600 mi­llo­nes a ni­vel glo­bal con una ga­nan­cia de ca­si US$ 100 mi­llo­nes.

Ca­da vez más desafíos

Con la ex­pan­sión de la com­pa­ñía, los pro­ble­mas co­men­za­ron a lle­gar y uno de sus fren­tes le­ga­les más ar­duos fue en su ciu­dad na­tal: San Fran­cis­co. Lue­go se su­mó Nue­va York y, a prin­ci­pios de es­te año, ocho ciu­da­des eu­ro­peas –Áms­ter­dam, Bar­ce­lo­na, Bru­se­las, Cra­co­via, Ma­drid, Pa­rís, Rei­kia­vik y Vie­na– ar­ma­ron un es­cu­do y se plan­ta­ron an­te Ai­rbnb. Los re­cla­mos son di­ver­sos: des­de im­po­ner un to­pe a la can­ti­dad de días al año que al­guien pue­de al­qui­lar su vi­vien­da a tra­vés de la pla­ta­for­ma has­ta el efec­to in­fla­cio­na­rio so­bre los pre­cios de los al­qui­le­res que ase­gu­ran que pro­vo­ca el mo­de­lo de ne­go­cios de la com­pa­ñía. “Ca­da ciu­dad tie­ne su pro­pia po­lí­ti­ca, re­gu­la­cio­nes y pre­fe­ren­cias. Es­pe­ra­mos con­ti­nuar tra­ba­jan­do con ca­da una pa­ra cum­plir con los es­tán­da­res ba­jo los que quie­ren ope­rar. Te­ne­mos mu­cha gen­te tra­ba­jan­do al res­pec­to”, ex­pre­sa Na­ta­lie Sch­wartz, je­fa de Mar­ke­ting de la uni­dad Ho­mes. En la Ar­gen­ti­na, la in­dus­tria ho­te­le­ra, a tra­vés de Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­ria Ho­te­le­ra Gas­tro­nó­mi­ca (FEHGRA), en­ca­be­za las de­nun­cias de “com­pe­ten­cia des­leal”.

Los con­flic­tos lle­va­ron a la em­pre­sa a bus­car ne­go­cios en al­go que, ase­gu­ran, co­men­zó de ma­ne­ra or­gá­ni­ca. Así na­ció Ex­pe­rien­ces, la uni­dad que co­nec­ta a via­je­ros con hosts que se ofre­cen co­mo guías pa­ra lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des pre­mium. Co­men­zó en 12 ciu­da­des, es­ca­ló a 60 al po­co tiem­po y la com­pa­ñía con­fir­mó que pre­ten­den lle­var­las a 1000 lo­ca­cio­nes, in­clu­yen­do Is­lan­dia, Tas­ma­nia y la is­la de Pas­cua. Si bien los 4,5 mi­llo­nes de alo­ja­mien­tos con los que cuen­ta la pla­ta­for­ma con­ti­núan sien­do su co­re, du­ran­te el pri­mer año, las “ex­pe­rien­cias” ex­hi­bie­ron un cre­ci­mien­to del 2500 por cien­to. Así lo con­fir­ma Joe Ze­dah, VP del área, en una con­fe­ren­cia de pren­sa en la que APER­TU­RA es­tu­vo pre­sen­te. Se­gún el eje­cu­ti- vo, los an­fi­trio­nes con ac­ti­vi­da­des más so­li­ci­ta­das pue­den lle­gar a em­bol­sar en­tre US$ 60.000 y US$ 200.000 al año.

A Chesky no le al­can­za con que Ai­rbnb sea una op­ción pa­ra los via­je­ros. “Ai­rbnb si­gue sien­do una al­ter­na­ti­va, aun­que to­da­vía no lo­gra­mos que sea ‘pa­ra to­dos’”, abrió su dis­cur­so. Un mes an­tes, el em­pren­de­dor ha­bía pu­bli­ca­do una car­ta abier­ta a la co­mu­ni­dad en la que men­cio­na­ba que los anun­cios eran los pri­me­ros pa­sos pa­ra trans­for­mar­se en “una em­pre­sa del si­glo XXI”. La ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del pro­gra­ma su­per­host pa­ra pre­miar a los an­fi­trio­nes más ac­ti­vos; la crea­ción de su­per­guest pa­ra ex­ten­der­lo a los hués­pe­des; nue­vas ca­te­go­rías de pro­pie­da­des co­mo alo­ja­mien­tos úni­cos, va­ca­cio­na­les y ho­te­les

bou­ti­que que se su­man a los clá­si­cos alo­ja­mien­to en­te­ro, ha­bi­ta­ción pri­va­da y com­par­ti­da; el lan­za­mien­to de Ai­rbnb Plus, pa­ra dar­le un up­gra­de a al­gu­nas pro­pie­da­des, y Be­yond Ai­rbnb, con fo­co en un tar­get más pre­mium; y la pre­sen­ta­ción de Co­llec­tions pa­ra en­con­trar el lu­gar ideal pa­ra ca­da ti­po de via­je, ya sea la­bo­ral, va­ca­cio­nes o una lu­na de miel. Los eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa con­sul­ta­dos por APER­TU­RA de­fi­nie­ron es­tos cam­bios co­mo ver­da­de­ros ga­me­chan­gers den­tro de la in­dus­tria de la hos­pi­ta­li­dad.

Cum­plió sus bo­das de alu­mi­nio, pe­ro es­tá pen­san­do en las de por­ce­la­na. Los pri­me­ros cam­bios ya em­pe­za­ron a ver­se. El ale­ja­mien­to del CFO Lau­ren­ce To­si, ex­blacks­to­ne, fue de la mano de la con­fir­ma­ción de los fun­da­do­res que la em­pre­sa no tie­ne pen­sa­do sa­lir a la Bol­sa, por lo me­nos es­te año. Se­gún Chesky, el ob­je­ti­vo es em­po­de­rar y crear un mun­do li­de­ra­do por los

hosts. Pa­ra lo­grar­lo, Ai­rbnb pla­nea trans­for­mar­se de una pla­ta­for­ma de alo­ja­mien­tos tem­po­ra­rios a una que abar­que to­das las eta­pas del via­je, una com­pa­ñía tu­rís­ti­ca de pun­ta a pun­ta. Res­ta es­pe­rar los re­sul­ta­dos de sus anun­cios pa­ra ver si, real­men­te, crean una em­pre­sa “pa­ra to­dos”.

“Pa­ra to­dos” y pri­va­da Por lo me­nos es­te año, Ai­rbnb ase­gu­ró que to­da­vía no sal­drá a Bol­sa.

Head­quar­ters ori­gi­na­les

Las sa­las de reunio­nes de Ai­rbnb es­tán ins­pi­ra­das en alo­ja­mien­tos reales.

Fuen­te: la em­pre­sa.

La dé­ca­da ga­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.