Vi­va el pa­lim­pses­to

ARQ - - CONCURSOS -

Cons­ti­tu­ción es un ejem­plo no­ta­ble de las ca­pas que pue­de te­ner una ciu­dad. Al fon­do de la Pla­za, don­de es­ta­ba el Mer­ca­do de Ca­rre­tas, se le­van­ta par­te de la ter­mi­nal cons­trui­da en 1866 en es­ti­lo neo­rre­na­cen­tis­ta vic­to­riano por los in­gle­ses Parr, Strong & Parr. Ya pa­ra los 80 que­dó chi­ca. La am­plia­ron con la mis­ma es­tra­te­gia que se usó en la ter­mi­nal de On­ce: re­pli­ca­ron una par­te del edi­fi­cio y le agre­ga­ron la cú­pu­la al me­dio. Cla­ro que pa­ra es­tar a la mo­da, Paul Bell Cham­bers y Louis New­bery Tho­mas, sus au­to­res, le hi­cie­ron un resty­ling con on­da Beaux Arts. El gran cam­bio de es­ca­la vino en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, cuan­do la vie­ja es­ta­ción ya no da­ba abas­to al flu­jo de pa­sa­je­ros y mer­can­cías que lle­ga­ba a la Ciu­dad. Fue así que em­pe­za­ron en 1922 a cons­truir­le por de­trás el gran hall con su des­co­mu­nal bó­ve­da de ca­ñón co­rri­do que se con­vir­tió en uno de los es­pa­cios pú­bli­cos de ma­yor di­men­sión de Bue­nos Ai­res, pe­ro que so­lo pu­do emer­ger con su mo­nu­men­tal fa­cha­da por la ave­ni­da General Hor­nos. La cri­sis del 30 y lue­go la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra­li­zó la obra y evi­tó la de­mo­li­ción de lo que que­da­ba de la es­ta­ción. La úl­ti­ma ca­pa es el nue­vo cen­tro de tras­bor­do, con esa bó­ve­da de ca­ñón co­rri­do, aho­ra to­da de ace­ro y cris­tal, adap­tán­do­se a las po­si­bi­li­da­des tan­to tec­no­ló­gi­cas co­mo fun­cio­na­les y ex­pre­si­vas de nues­tra con­tem­po­ra­nei­dad. Hoy se ven si­mul­tá­nea­men­te tres ca­pas, tres es­ca­las, es­ti­los y tec­no­lo­gías, que ineluc­ta­ble­men­te ha­blan de una ciu­dad vi­va que se trans­for­ma. Lo que se­rá el Pa­seo del Ba­jo con su par­que li­neal tam­bién ha­bla de trans­for­ma­cio­nes ne­ce­sa­rias e im­pos­ter­ga­bles. Cam­bios que ne­ce­si­ta la Ciu­dad pa­ra se­guir la­tien­do. Cla­ro es­tá, pen­sa­dos en el mar­co de un plan pre­vi­si­ble y es­tra­té­gi­co que va­ya guian­do con sen­sa­tez y pro­gra­ma­ción las obras. Pa­ra que, en­tre otras co­sas, no se re­pi­ta lo que su­ce­de­rá en el mis­mo Ba­jo por­te­ño. Se gas­ta­ron mi­llo­nes de pe­sos pú­bli­cos en sa­car el mo­nu­men­to a Co­lón y re­em­pla­zar­lo por el de Jua­na Azur­duy. Y aho­ra se gas­ta­rán unos cuan­tos más en co­rrer­lo pa­ra dar lu­gar al es­pe­ra­do Par­que Li­neal Pa­seo del Ba­jo.

JUAN VI­VES CA­LLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.