Los tea­tros lí­ri­cos re­nue­van su len­gua­je

Aun­que tie­ne más de 400 años, es­ta ti­po­lo­gía apues­ta a la in­no­va­ción. A los cui­da­do­sos re­que­ri­mien­tos acús­ti­cos, se su­man va­rian­tes mor­fo­ló­gi­cas. Los ca­sos de las ópe­ras de Guangz­hou y Har­bin.

ARQ - - LA 0.3 - POR NES­TOR ECHEVARRIA

LA PRO­PUES­TA DE MAD PRO­PI­CIA UNA EN­VOL­TU­RA FOR­MAL ES­PAR­CI­DA Y SI­NUO­SA

Exis­ten ti­po­lo­gías ar­qui­tec­tó­ni­cas don­de los mo­de­los, por sos­te­ni­mien­to – di­ría en es­te ca­so de va­rios si­glos–, han pre­sen­ta­do re­sis­ten­cia a cier­tos cam­bios o a ex­tre­mas va­ria­cio­nes. Un ca­so sin­gu­lar es el de los tea­tros lí­ri­cos, va­le de­cir los tea­tros de­di­ca­dos a la ópe­ra. Esos mo­de­los que tie­nen que ver en sus sa­las con la acús­ti­ca, por las ca­rac­te­rís­ti­cas ín­si­tas a la mú­si­ca y el can­to y la pues­ta es­cé­ni­ca co­rres­pon­dien­te, en­glo­ban­do el plan­teo fun­cio­nal or­ga­ni­za­do se­gún una cla­ra seg­men­ta­ción so­cial en el pa­sa­do, fue pron­ta­men­te la pie­dra ba­sal. La idea ger­mi­na­do­ra se fue ges­tan­do a par­tir del cé­le­bre tea­tro Olím­pi­co de Vi­cen­za, de An­drea Pa­lla­dio –un hi­to en la his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra– y desa­rro­lla­do du­ran­te el Ba­rro­co con di­ver­sas va­ria­cio­nes for­ma­les has­ta desem­bo­car en el em­ble­má­ti­co di­se­ño a “fe­rro di ca­va­llo”, la clá­si­ca he­rra­du­ra, per­fec­cio­na­do cuan­do Lui­gi Pier­ma­ri­ni tra­zó el pro­yec­to de la cé­le­bre Sca­la de Mi­lán, en 1778. El tea­tro “alla ita­lia­na” ad­qui­ría su se­llo de­fi­ni­ti­vo y pro­pio, del cual tan­tos tea­tros de otros paí­ses re­ci­bie­ron la inf luen­cia, co­mo he ana­li­za­do en mi li­bro, “His­to­ria de los tea­tros lí­ri­cos del mun­do”(mú­si­ca y ar­qui­tec­tu­ra), pu­bli­ca­do con el aus­pi­cio del Fon­do Na­cio­nal de las Ar­tes, obra que ya per­ge­ña­ba co­mo es­tu­dian­te de la UBA, cuan­do se cur­sa­ba en la Man­za­na de las Lu­ces. To­do cuan­to se hi­zo en más fue afir­man­do y con­fir­man­do el mo­de­lo, co­mo el que tam­bién, por mano de ita­lia­nos pe­ro con el adi­ta­men­to de un pro­fe­sio­nal bel­ga de for­ma­ción fran­ce­sa, for­ma­ron la bri­llan­te tri­lo­gía de ar­qui­tec­tos del Co­lón ( Tam­bu­ri­ni-meano-dor­mal), nues­tro ejem­plo se­ñe­ro en la ma­te­ria. El si­glo XIX, de gran ex­pan­sión y bri­llo en la ópe­ra, dic­ta­ba sus prin­ci­pios. La ver­sión fran­ce­sa apor­tó lo pro­pio en la des­lum­bran­te Ope­ra pa­ri­si­na de Char­les Gar­nier, y otras ciu­da­des eu­ro­peas tu­vie­ron su im­pron­ta, con la ra­ra ex­cep­ción del pro­yec­to de Gott­fried Sem­per pa­ra el Fes­ts­piel­haus de Bay­reuth ( en ri­gor un pro­yec­to a pe­di­do de Ri­chard Wag­ner, con su pro­pia con­cep­ción ope­rís­ti­ca). Pe­ro lo cier­to es que se sos­tu­vo aquel mo­de­lo in­va­dien­do ciu­da­des del mun­do, in­clu­yen­do ejem­plos im­por­tan­tes de nues­tra Amé­ri­ca La­ti­na tam­bién. So­lo fue­ron di­fe­ren­tes las so­lu­cio­nes pro­yec­tua­les nor­te­ame­ri­ca­nas que, ins­pi­ra­das en el Au­di­to­rium de Chica­go ( de Su­lli­van y Ad­ler), con sus pro­gra­mas fun­cio­na­les pro­pios, pu­die­ron apar­tar­se de la pre­emi­nen­cia de los eu­ro­peos. Aho­ra bien, el fe­nó­meno se fue tras­po­lan­do en el si­glo XX con los mo­vi­mien­tos que na­cie­ron en la se­gun­da mi­tad y con pro­fe­sio­na­les ta­len­to­sos, ges­tan­do tam­bién for­mas icó­ni­cas co­mo la Ope­ra de Sid­ney, pro­yec­to ad­mi­ra­ble del da­nés Jorn Ut­zon de la dé­ca­da del 50, inau­gu­ra­da tras va­rios años, ya sin la pre­sen­cia de su ins­pi­ra­do crea­dor. La se­gun­da pos­gue­rra, con las des­truc­cio­nes de mu­chas sa­las y tea­tros, mo­ti­vó so­bre to­do en Ale­ma­nia un re­na­cer de ideas y so­lu­cio­nes que po­la­ri­za­ron los pro­ce­di­mien­tos en­tre la fi­de­li­dad re­pro­duc­ti­va o las nue­vas pro­pues­tas y re­ci­cla­jes. En los paí­ses mas da­ña­dos se ex­tra­po­la­ron es­tos prin­ci­pios. Pe­ro avan­zan­do el si­glo XX y apro­ve­chan­do el en­tu­sias­mo y re­cep­ti­vi­dad pro­du­ci­da por la ope­ra co­mo gé­ne­ro en paí­ses de Orien­te, y tam­bién al­gu­nos ejem­plos del ám­bi­to eu­ro­peo y ame­ri­cano, ten­die­ron a sub­ra­yar la ico­ni­ci­dad pa­san­do del len­gua­je tra­di­cio­nal a un me­ta­len­gua­je nue­vo y re­ve­la­dor que se ex­tien­de co­mo fac­tor de la glo­ba­li­za­ción, en­tran­do co­mo pa­res dia­léc­ti­cos, en ese me­ta­len­gua­je ex­ten­di­do a zo­nas im­pen­sa­das del pla­ne­ta. Las per­so­na­lí­si­ma ar­qui­tec­tu­ra de Zaha Ha­did en la Ope­ra de Guangz­hou ( an­tes Cantón) y las in­no­va­cio­nes en Bei­jing y Shang­hai se ex­tra­po­la­ron co­mo re­fe­ren­tes de mo­da. En Guangz­hou, el con­cep­to ini­cial pa­ra el di­se­ño fue el pai­sa­je na­tu­ral y la in­ter­ac­ción fas­ci­nan­te en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y la na­tu­ra­le­za. Y el año pa­sa­do se su­mó un nue­vo y re­ve­la­dor ejem­plo en la Ope­ra de Har­bin, una ciu­dad de diez mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Hei­long­jian, en la his­tó­ri­ca re­gión de Man­chu­ria. La Ope­ra fue inau­gu­ra­da en di­ciem­bre pa­sa­do, en una is­la cul­tu­ral de la ciu­dad, so­bre un área de unos ochen­ta y cin­co mil me­tros cua­dra­dos. Y allí se per­fi­la co­mo otra pro­pues­ta de sin­gu­lar in­te­rés, in­no­va­ti­va “per se”, tan­to que el di­fun­di­do si­tio web de ar­qui­tec­tu­ra Arch­daily la pro­cla­mó co­mo me­jor obra de 2016. Cla­ro que mas allá de las sub­je­ti­vi­dad de es­tos con­cep­tos, la reali­dad de la pro­pues­ta del gru­po chino MAD pro­pi­cia una en­vol­tu­ra for­mal es­par­ci­da y si­nuo­sa, ad­he­ri­da al te­rreno, de­jan­do ver un con­te­ni­do cui­da­do­so del re­que­ri­mien­to acús­ti­co, cuan­do ana­li­za­mos la sa­la de es­pec­tácu­los. Pe­ro a la vez le pro­po­ne va­rian­tes mor­fo­ló­gi­cas y fun­cio­na­les, in­vo­lu­crán­do­se en ese re­no­va­do me­ta­len­gua­je al que alu­do más arri­ba. Co­mo se ad­vier­te, una ti­po­lo­gía de más de cua­tro­cien­tos años –la del tea­tro de ópe­ra– que si­gue ten­dien­do a lo in­no­va­ti­vo, de­fen­dien­do el len­gua­je co­mo có­di­go se­mióti­co, y dan­do pa­so a un me­ta­len­gua­je, más afín a nues­tra épo­ca. Se di­ría que es­ta­mos en un ca­mino de bús­que­da y de in­no­va­ción, pe­ro siem­pre alu­dien­do al con­te­ni­do y a sus tra­di­cio­nes.

La Ope­ra de Har­bin. De MAD, con ca­pa­ci­dad pa­ra 1600 es­pec­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.