Co­mo­do­ro: qué ha­cer pa­ra evi­tar otro desas­tre

Las co­pio­sas llu­vias de fi­nes de mar­zo son un fe­nó­meno fre­cuen­te en la ciu­dad pa­ta­gó­ni­ca. Un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de­be ela­bo­rar un plan de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra mi­ti­gar fu­tu­ros da­ños.

ARQ - - LA - POR JOR­GE ALBEIRO

Las con­ti­nuas llu­vias que se ini­cia­ron en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via el 29 de mar­zo cons­ti­tu­yen un re­cord his­tó­ri­co. Pa­ra mar­zo los re­gis­tros pro­me­dios son de 18,2 mm, sin em­bar­go se al­can­zó los 320,4 mm. Si es­te va­lor lo lle­va­mos a porcentaje, sig­ni­fi­ca un 1760 % más de la me­dia men­sual. El ré­cord an­te­rior era de 140,6 mm y se ha­bía da­do en 1946. De acuerdo con el INTA, el pro­me­dio anual de pre­ci­pi­ta­cio­nes pa­ra Co­mo­do­ro Ri­va­da­via es de 236,7 mm, se­gún los re­gis­tros de 19302016. El va­lor por­cen­tual de los nú­me­ros jus­ti­fi­ca la mag­ni­tud del desas­tre ocu­rri­do, que de­jó mi­les de per­so­nas eva­cua­das, ca­mi­nos blo­quea­dos, au­tos arras­tra­dos por las aguas, el trán­si­to co­lap­sa­do en to­da la ciu­dad; por los me­nos dos per­so­nas fa­lle­ci­das y mi­les de me­tros cú­bi­cos de are­nas y ar­ci­llas, mo­vi­das pen­dien­te aba­jo y que col­ma­ta­ron ca­lles y ave­ni­das, al­can­zan­do en al­gu­nos pun­tos de la ciu­dad más de 1,5 m de al­tu­ra. Re­vi­san­do da­tos his­tó­ri­cos re­cien­tes, se pue­de ad­ver­tir que es­te ti­po de even­tos ocu­rren con cier­ta fre­cuen­cia. El 12 de fe­bre­ro de 1995 se pro­du­jo un des­pla­za­mien­to en el ce­rro Chen­que so­bre 200 me­tros de la Ru­ta 3. A fi­nes de fe­bre­ro de 2010 una tor­men­ta eléc­tri­ca des­car­gó 42 mi­lí­me­tros de agua en 26 ho­ras, de­jó cua­tro per­so­nas fa­lle­ci­das y el alud oca­sio­nó da­ños a dis­tin­tos ba­rrios. En el 2011 en dos días se ha­bían pre­ci­pi­ta­do 98 mm de lluvia, lo cual pro­du­jo de nuevo inun­da­cio­nes y co­lap­so en la ciu­dad. Si se re­vi­san las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, se pue­de ad­ver­tir que mu­chos de los ba­rrios es­tán en la par­te pro­xi­mal y dis­tal de ca­ña­do­nes y ba­ja­das de agua, que bus­can en el mar, el ni­vel de ba­se de ero­sión. El pun­to más al­to de la ciu­dad es el Ce­rro Chen­que, con unos 212 msnm y es­tá con­for­ma­do por una su­ce­sión de are­nis­cas y ar­ci­llas con ni­ve­les fo­si­lí­fe­ros. La ba­ja cohe­sión de es­tos ma­te­ria­les, jun­to con el ele­va­do gra­dien­te hi­dráu­li­co de las co­rrien­tes ha pro­du­ci­do un efec­to de­vas­ta­dor, ya que una vez que las aguas se ca­na­li­za­ron en es­tos ca­ña­do­nes, o se des­pla­za­ron en los ce­rros ve­ci­nos a la ciu­dad, em­pe­za­ron a ero­sio­nar los cau­ces y arras­trar ma­te­rial en gran­des can­ti­da­des, fa­vo­re­ci­dos por las pen­dien­tes. En otros ca­sos las aguas se des­pla­za­ron a tra­vés de los cau­ces na­tu­ra­les, que hoy son ca­lles o ave­ni­das, y don­de en­con­tra­ron un pun­to dé­bil co­men­za­ron a ero­sio­nar has­ta vol­ver a cons­truir el cau­ce ori­gi­nal ca­mino al mar. Por eso ve­mos en­tra­das de ca­sas col­ga­das al la­do de an­ti­guos cau­ces o cau­ces nue­vos que se for­ma­ron du­ran­te el even­to. Tam­bién se han vis­to mu­chos desagües y ca­ños pa­san­tes en las ru­tas co­lap­sa­dos, de­bi­do al gran vo­lu­men de agua que han te­ni­do que eva­cuar: los ca­ños usa­dos se es­co­gie­ron con­si­de­ran­do los pro­me­dios anua­les de llu­vias y no las llu­vias his­tó­ri­cas. En cuan­to al ce­rro Chen­que, se han he­cho obras de ate­rra­za­mien­tos, o te­rra­zas es­ca­lo­na­das, con ca­na­les de guar­da y al­gún ti­po de pro­tec­ción; pe­ro en una vis­ta ver­ti­cal se ve la al­ta pen­dien­te com­pro­me­ti­da, que de to­dos mo­dos se ve­rá afec­ta­da si se si­guen so­ca­van­do las ba­ses; la pen­dien­te se ha­rá más ver­ti­cal y el pa­so si­guien­te pue­de ser un des­li­za­mien­to, cuan­do el agua sa­tu­re el te­rreno. Es de­cir y en sín­te­sis, la ciu­dad y los al­re­de­do­res no es­tán di­se­ña­das pa­ra ma­ne­jar apro­pia­da­men­te llu­vias que su­peren, di­ga­mos, los 50 mm, de acuerdo al análisis de da­tos his­tó­ri­cos. Co­mo geó­lo­go, he se­gui­do mu­chos de es­tos even­tos ca­tas­tró­fi­cos a lo lar­go del país, y ca­si siem­pre la ra­zón del desas­tre es la ba­ja es­ca­la de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial, que no con­si­de­ra los even­tos his­tó­ri­cos por una cues­tión de cos­tos y tiem­po. En el ca­so de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via ve­mos que con fuer­tes llu­vias, las inun­da­cio­nes se­rán epi­so­dios re­cu­rren­tes y si no se to­man me­di­das, la ciu­dad vol­ve­rá a co­lap­sar. Es ho­ra de que los téc­ni­cos ( in­ge­nie­ros ci­vi­les, hi­dráu­li­cos, geó­lo­gos, ar­qui­tec­tos, ex­per­tos en ries­go am­bien­tal y ju­ris­tas) se cons­ti­tu­yan en un gru­po de tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio y lle­ven ade­lan­te un plan or­ga­ni­za­do pa­ra re­cons­truir y ha­cer se­gu­ra la ciu­dad. De­be­rían con­si­de­rar­se, por lo me­nos, los si­guien­tes pun­tos:

1. Co­lec­tar las mi­les de fo­to­gra­fías y vi­deos dis­po­ni­bles; y lo más va­lio­so, las en­tre­vis­tas a las per­so­nas afec­ta­das, pa­ra en­ten­der me­jor los pro­ce­sos. 2. Ana­li­zar en detalle to­dos los re­gis­tros his­tó­ri­cos de llu­vias e in­ves­ti­gar la tra­yec­to­ria que si­guie­ron las co­rrien­tes en esos even­tos. 3. Vi­gi­lar el es­ta­do de los cau­ces ac­tua­les y los que se for­ma­ron en el even­to de mar­zo. No se de­be cons­truir so­bre ellos, ni so­bre los bor­des pa­ra lo cual hay que es­ta­ble­cer un pe­rí­me­tro se­gu­ro. 4. Ha­cer un re­le­va­mien­to to­po­grá­fi­co de detalle e identificar las zo­nas más vul­ne­ra­bles des­de el pun­to de vis­ta de las pen­dien­tes, por­que es la pen­dien­te la que fa­vo­re­ce la ve­lo­ci­dad de las aguas y con ello el po­der de ero­sión. 5. Ha­cer un ma­pa de ries­gos, es­ta­ble­cien­do Zo­na I ( Ro­jo), II (Ama­ri­llo) y III ( Ver­de), pa­ra que sea la ba­se de la pla­ni­fi­ca­ción a fu­tu­ro. 6. Hay que ha­cer ma­pas de la vul­ne­ra­bi­li­dad de la po­bla­ción, con­si­de­ran­do el ti­po de vi­vien­da, los re­cur­sos, la in­fra­es­truc­tu­ra y el po­ten­cial de desa­rro­llo a fu­tu­ro. 7. No le­van­tar nue­vos edi­fi­cios so­bre las rui­nas de lo que ha que­da­do por­que las aguas re­gre­sa­rán, si­guien­do las mis­mas tra­yec­to­rias. 8. Ha­cer de­fen­sas y ca­na­les de desagüe im­per­mea­bi­li­za­dos, pa­ra de es­ta for­ma ma­ne­jar en for­ma or­de­na­da las aguas. 9. Du­ran­te el even­to de mar­zo se han ge­ne­ra­do nue­vos cau­ces de arro­yos, los cua­les se deben res­pe­tar y no vol­ver a re­lle­nar, por­que es el es­cu­rri­mien­to na­tu­ral. 10. Hay que ha­cer al­gún ti­po de fo­res­ta­ción en las la­de­ras, que ayu­de a mi­ni­mi­zar el gra­dien­te de las co­rrien­tes. 11. Es­ta­ble­cer un sis­te­ma de aler­tas tem­pra­nas, ante el em­ba­te de la na­tu­ra­le­za y es­ta­ble­cer un ma­pa de si­tios pri­ma­rios de eva­cua­ción y aten­ción. 12. Fi­nal­men­te el mu­ni­ci­pio de­be ser un or­ga­nis­mo cen­tral de con­trol, so­bre to­do en el desa­rro­llo de los pun­tos más al­tos de la ciu­dad, pa­ra evi­tar que el tra­za­do de nue­vas ca­lles y lim­pie­za de nue­vos predios pa­ra la cons­truc­ción de­jen ex­pues­tas gran­des áreas que lue­go son la fuen­te de don­de se apro­vi­sio­na­ran las co­rrien­tes. Co­mo­do­ro Ri­va­da­via es una ciu­dad si­tia­da en­tre el mar, el Chen­que y los al­tos to­po­grá­fi­cos que la ro­dean. No se pue­de mu­dar la ciu­dad, pe­ro si ha­cer obras de es­ca­la que pro­te­jan las vi­das y los bie­nes ma­te­ria­les de las per­so­nas. La pre­ca­rie­dad de la in­fra­es­truc­tu­ra, la fal­ta de re­gu­la­ción en la cons­truc­ción y la po­bre­za es de­ter­mi­nan­te en es­tos even­tos y la ra­zón por la cual los ba­rrios más afec­ta­dos son los de me­nos re­cur­sos. Es­tos son epi­so­dios re­cu­rren­tes, y si no se ha­cen obras la ciu­dad vol­ve­rá a co­lap­sar. Con las aguas re­gre­sa­rán las crue­les imá­ge­nes que nos to­có com­par­tir, ha­ce ape­nas unas se­ma­nas.

LA PLANIFICACION TE­RRI­TO­RIAL NO CON­SI­DE­RA LOS EVEN­TOS HISTORICOS NO SE PUE­DE MU­DAR LA CIU­DAD, PE­RO SI HA­CER OBRAS QUE PRO­TE­JAN LAS VI­DAS Y LOS BIE­NES

LI­CEN­CIA­DO EN GEO­LO­GIA, GEOLOGO PE­TRO­LE­RO Y ANA­LIS­TA DE IM­PAC­TO AM­BIEN­TAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.