De ar­qui­tec­to a desa­rro­lla­dor: lo que hay que sa­ber

Es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can cuá­les son los pa­sos que tie­ne que dar un pro­fe­sio­nal pa­ra mon­tar su pro­pio ne­go­cio.

ARQ - - CIFRAS INMOBILIARIO - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@cla­rin.com

En ge­ne­ral, las fa­cul­ta­des de ar­qui­tec­tu­ra preparan a los es­tu­dian­tes pa­ra con­cre­tar sus pro­yec­tos co­mo em­plea­dos o pro­pie­ta­rios de un es­tu­dio. Sin em­bar­go, la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar in­gre­sos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y de am­pliar el ho­ri­zon­te pro­fe­sio­nal, em­pu­ja a mu­chos ar­qui­tec­tos a aven­tu­rar­se en áreas do­mi­na­das nor­mal­men­te por per­so­nas con co­no­ci­mien­tos en eco­no­mía y fi­nan­zas. ¿Qué de­be­rían apren­der los ar­qui­tec­tos de és­tos úl­ti­mos?

Sebastián Pi­li­ponsky es un ingeniero tu­cu­mano que tra­ba­jó 10 años en Es­pa­ña en una em­pre­sa de bie­nes raí­ces has­ta que de­ci­dió mon­tar su pro­pia com­pa­ñía en su pro­vin­cia na­tal. Hoy es el res­pon­sa­ble de Link y pro­fe­sor de la es­cue­la EN Real Es­ta­te. Pa­ra él, “un desa­rro­lla­dor es una es­pe­cie de di­rec­tor de or­ques­ta que tie­ne que lo­grar que to­dos los ins­tru­men­tos es­tén afi­na­dos. El ar­qui­tec­to es una par­te muy im­por­tan­te del pro­yec­to pe­ro el desa­rro­lla­dor cu­bre un es­pec­tro mu­cho más am­plio por­que es el en­car­ga­do de ges­tio­nar a to­dos los agen­tes”.

Pi­li­ponsky ex­pli­ca que es im­por­tan­te que el pro­fe­sio­nal en­tien­da que el ne­go­cio es un me­dio pa­ra un fin, aún cuan­do en oca­sio­nes has­ta de­ba re­nun­ciar a cues­tio­nes que tie­nen que ver con su ma­te­ria. “A ve­ces pa­sa que que­re­mos ha­cer un edi­fi­cio de cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que lue­go el ne­go­cio no pue­de pa­gar”, re­su­me.

Pa­ra que un em­pren­di­mien­to se eje­cu­te hay que rea­li­zar un es­tu­dio de via­bi­li­dad, un pa­so fun­da­men­tal pa­ra la to­ma d de­ci­sio­nes. “És­te con­sis­te en po­ner en nú­me­ros to­dos los con­cep­tos que in­vo­lu­cra el pro­yec­to. Es­to de­ri­va en un flu­jo de ca­ja que da­rá co­mo re­sul­ta­do un ra­tio, un in­di­ca­dor pre­ci­so que per­mi­te eva­luar si cons­tru­yo de tal ca­li­dad a cuán­to puedo ven­der”.

Ade­más, el desa­rro­lla­dor tie­ne que eva­luar cuál se­rá el vehícu­lo le­gal que le con­vie­ne uti­li­zar pa­ra el em­pren­di­mien­to. El más co­no­ci­do es el fi­dei­co­mi­so (al cos­to o in­mo­bi­lia­rio) aun- que tam­bién se pue­de armar o una so­cie­dad anó­ni­ma o de res­pon­sa­bi­li­dad li­mi­ta­da.

En el ca­so del fi­dei­co­mi­so al cos­to los fi­du­cian­tes re­ci­ben las uni­da­des asu­men cier­tos ries­gos, el de la po­si­ble in­fla­ción y las des­via­cio­nes en las que pue­da in­cu­rrir el fi­du­cia­rio. En el fi­dei­co­mi­so in­mo­bi­lia­rio el pre­cio es ce­rra­do y un po­co ma­yor por­que in­clu­ye el be­ne­fi­cio pa­ra el desa­rro­lla­dor y la eli­mi­na­ción del ries­go.

“Ca­da uno de­be eva­luar su me­jor op­ción. Los fi­dei­co­mi­sos al cos­to se es­tán usan­do me­nos por­que se des­vir­tua­ron por la suba de pre­cios y por el mal ma­ne­jo de al­gu­nos fi­du­cia­rios”, ad­mi­te Pi­li­ponsky. “Hay que pen­sar en ba­se a una es­tra­te­gia. Si ten­go el te­rreno por­que lo he­re­dé de un fa­mi­liar y quie­ro apro­ve­char­lo pa­ra ha­cer un so­lo pro­yec­to lo me­jor es un fi­dei­co­mi­so, por­que tie­ne un prin­ci­pio y un fi­nal. Si lo que quie­ro es armar una em­pre­sa a lar­go pla­zo lo más re­co­men­da­ble es in­cor­po­rar el pro­yec­to den­tro de una S.A o S.R.L pa­ra ac­ce­der a cré­di­tos y te­ner ma­yor for­ma­li­dad”, concluye. «

Uno de los edi­fi­cios desa­rro­lla­dos por la fir­ma que di­ri­ge Sebastián Pi­li­ponsky, con se­de en Tu­cu­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.