Ventajas del pi­so ra­dian­te y re­fres­can­te

El sis­te­ma es ideal pa­ra cen­tros de sa­lud y se pue­de ins­ta­lar en to­do ti­po de obras. La geo­ter­mia po­ten­cia su ren­di­mien­to.

ARQ - - CIFRAS CONSTRUCCIÓN -

En los pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, la de­man­da de ener­gía cua­dri­pli­ca la de cual­quier otro edi­fi­cio y la cli­ma­ti­za­ción tie­ne una por­ción fun­da­men­tal del con­su­mo. Un es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas de geo­ter­mia apor­ta al­gu­nas so­lu­cio­nes im­ple­men­ta­das en cen­tros de sa­lud pa­ra op­ti­mi­zar el ren­di­mien­to de los equi­pos, y que se pue­den im­ple­men­tar en vi­vien­das u ofi­ci­nas.

Se­gún el ar­qui­tec­to Car­los Ló­pez, miem­bro de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ar­qui­tec­tu­ra e In­ge­nie­ría Hos­pi­ta­la­ria, el sis­te­ma de pi­so ra­dian­te re­fres­can­te com­bi­na­do con una ser­pen­ti­na geo­tér­mi­ca pue­de re­du­cir drás­ti­ca­men­te el con­su­mo ener­gé­ti­co de un cen­tro de sa­lud.

Una de las prin­ci­pa­les ventajas del sis­te­ma es que ofre­ce tem­pe­ra­tu­ras ho­mo­gé­neas y eli­mi­na las tur­bu­len­cias que mue­ven a las par­tí­cu­las de pol­vo, una con­di­ción pri­mor­dial pa­ra un hos­pi­tal. Ade­más, el pi­so ra­dian­te re­fres­can­te cli­ma­ti­za la zo­na ha­bi­ta­ble: “en los edi­fi­cios que desa­rro­llan una ar­qui­tec­tu­ra de gran­des vo­lú­me­nes so­lo ne­ce­si­ta­mos cli­ma­ti­zar la zo­na de con­fort, don­de es­tán las per­so­nas”, pun­tua­li­za Ló­pez.

Por otro la­do, la temperatura del flui­do cir­cu­lan­te es me­nor a la de otros sis­te­mas, una ven­ta­ja que im­pac­ta di­rec­ta­men­te en el con­su­mo de ener­gía. En ve­rano, la temperatura de tra­ba­jo del pi­so re­fres­can­te es de 14 °C, mien­tras que el agua en una ma­ne­ja­do­ra de ai­re se ne­ce­si­ta­ría a 5 o 7 °C. En la eta­pa de in­vierno, en el pi­so ra­dian­te el agua caliente cir­cu­la a 45/50 °C, en vez de los 80°C re­que­ri­dos pa­ra un sis­te­ma equi­va­len­te.

El con­trol de la hu­me­dad am­bien­te es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar la con­den­sa­ción en la eta­pa de ve­rano. Eso im­pli­ca te­ner que com­ple­men­tar la ins­ta­la­ción con un sis­te­ma de des­hu­mi­di­fi­ca­ción. Por eso, la so­lu­ción es com­ple­men­ta­ria a los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción por ai­re, ya que con­tri­bu­ye a ba­jar el cau­dal re­que­ri­do y, en con­se­cuen­cia, me­jo­rar el fil­tra­do.

Ló­pez tam­bién des­ta­có la ven­ta­ja de la re­duc­ción de las ta­reas de man­te­ni­mien­to que im­pli­ca es­te sis­te­ma, aso­cia­do a su lar­ga vi­da útil y a su sen­ci­lla ins­ta­la­ción (si­mi­lar a la de un pi­so ra­dian­te tra­di­cio­nal).

Los equi­pos en­fria­do­res o ca­len­ta­do­res de agua tra­ba­jan con el com­ple­men­to de una ser­pen­ti­na en­te­rra­da (la­zos geo­tér­mi­cos) de mo­do de apro­ve­char los re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra ha­cer el in­ter­cam­bio de ca­lor y op­ti­mi­zar el ren­di­mien­to ener­gé­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.