Ho­no­ra­rios, la eter­na va­ria­ble de ajus­te de los pro­yec­tos

La re­mu­ne­ra­ción por el tra­ba­jo de los ar­qui­tec­tos es­tá so­me­ti­da a las le­yes del mer­ca­do y a la de­sigual ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción en­tre clien­te y pro­fe­sio­nal. El ca­so de los es­tu­dios gran­des que pue­den co­brar me­nos por la eco­no­mía de es­ca­la. Las re­co­men­dac

ARQ - - DEBATE -

Es­tu­dio Plan­ta Pre­si­den­ta del CAPBA UPU Ar­qui­tec­tos A ve­ces, las re­co­men­da­cio­nes de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les no al­can­zan pa­ra con­ven­cer a un clien­te que ma­ne­ja los “pre­cios de mer­ca­do”. Ana Ras­covsky El pro­ble­ma de los ho­no­ra­rios es la creen­cia de que el tra­ba­jo de un ar­qui­tec­to es un “gas­to” y que, co­mo tal, hay que tra­tar de ba­jar­lo. Adela Mar­tí­nez Juan Mar­tín Ur­gell Cuan­do tra­ba­jás con un es­tu­dio ex­tran­je­ro co­mo el de César Pe­lli, te das cuen­ta que en el ex­te­rior, a los me­jo­res se les pa­ga más. Acá, al re­vés.

Des­de ha­ce años, los ho­no­ra­rios son el Ta­lón de Aqui­les de la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal. An­tes de la ava­lan­cha re­for­mis­ta neo­li­be­ral del me­ne­mis­mo, pa­ra de­fen­der sus ho­no­ra­rios, los ar­qui­tec­tos po­dían ci­tar las nor­ma­ti­vas que re­gían el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal en to­do el país y les al­can­za­ba. Des­pués de los no­ven­ta, la des­re­gu­la­ción tam­bién so­me­tió a los vai­ve­nes de las le­yes del mer­ca­do a la re­mu­ne­ra­ción de los ar­qui­tec­tos.

“Hoy, los ho­no­ra­rios es­tán li­bra­dos a la re­la­ción en­tre ofer­ta y de­man­da co­mo cual­quier otro ser­vi­cio o mer­can­cía”, ex­pli­ca Emi­lio Ri­voi­ra, ti­tu­lar de Ham­pton-ri­voi­ra y Aso­cia­dos. El ar­qui­tec­to ade­lan­ta que exis­te un in­ten­to por vol­ver a re­gu­lar, por lo me­nos, los ho­no­ra­rios con el Es­ta­do. “Se­ría una re­fe­ren­cia útil pa­ra ne­go­ciar con los clien­tes”, agre­ga.

Ana Ras­covsky, ti­tu­lar del Es­tu­dio Plan­ta, es en­fá­ti­ca: “Es­tá mal que los ho­no­ra­rios no es­tén re­gu­la­dos”, y cuen­ta el es­fuer­zo que de­man­dó ne­go­ciar sus ho­no­ra­rios con un clien­te que le ase­gu­ra­ba que en el “mer­ca­do” los ho­no­ra­rios pro­me­dio eran más ba­jos que los que pre­ten­día. “Lle­vé da­tos del Con­se­jo Pro­fe­sio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra y Urbanismo, le­gis­la­ción y ju­ris­pru­den­cia y no hu­bo ca­so, tu­vi­mos que ba­jar nues­tra re­mu­ne­ra­ción en ca­si un 30 %”.

Sin em­bar­go, la ola neo­li­be­ral no al­can­zó a to­dos los dis­tri­tos, mu­chos nun­ca des­re­gu­la­ron sus aran­ce­les. “La pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res fue uno de los dis­tri­tos que nun­ca ad­hi­rió a la des­re­gu­la­ción de Do­min­go Ca­va­llo”, ex­pli­ca Adela Mar­tí­nez, pre­si­den­ta del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Pa­ra la fun­cio­na­ria, el pro­ble­ma de los ho­no­ra­rios no pa­sa por el aran­cel sino por la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de que el tra­ba­jo de un ar­qui­tec­to es un “gas­to” y que, co­mo tal, hay que tra­tar de ba­jar­lo. “El ho­no­ra­rio de­be ser una re­tri­bu­ción jus­ta por el gra­do de com­ple­ji­dad y de res­pon­sa­bi­li­dad emer­gen­tes de un tra­ba­jo. Pa­ra eso, los ho­no­ra­rios mí­ni­mos es­ta­ble­cen un pi­so que con­tem­pla los gas­tos y la ga­nan­cia del pro­fe­sio­nal”, afir­ma.

Juan Mar­tín Flo­res, del es­tu­dio SMF Ar­qui­tec­tos, con lar­ga ac­tua­ción en la Pro­vin­cia, se­ña­la que la re­gu­la­ción de ho­no­ra­rios en su dis­tri­to fun­cio­na muy bien en obras chi­cas. “En una ca­sa o una cons­truc­ción que no su­pere los 200 me­tros, el ho­no­ra­rio es bien re­ci­bi­do por los clien­tes. Pe­ro en obras ma­yo­res, se com­pli­ca que el co­mi­ten­te acep­te los va­lo­res mí­ni­mos que es­ta­ble­ce el aran­cel”.

Ma­ría Hoj­man, pre­si­den­ta de la co­mi­sión de Aran­ce­les del Con­se­jo Pro­fe­sio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra y Urbanismo (CPAU) acla­ra: “En la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res el ho­no­ra­rio de los ar­qui­tec­tos es­tá des­re­gu­la­do des­de ha­ce más de 10 años, y el nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial vi­gen­te a la fe­cha a ni­vel na­cio­nal, am­plió la des­re­gu­la­ción in­di­can­do que nin­gún aran­cel pue­de es­tar por en­ci­ma del pac­to en­tre las par­tes”. Los ho­no­ra­rios pre­vis­tos en el Aran­cel del CPAU fue­ron ana­li­za­dos de ma­ne­ra de cu­brir los gas­tos de pro­duc­ción que im­pli­can las ta­reas y una re­tri­bu­ción dig­na pa­ra el pro­fe­sio­nal .

Pa­ra Ri­voi­ra, la va­ria­ble de ajus­te de unos ho­no­ra­rios ca­da vez más ba­jos es el tra­ba­jo que se en­tre­ga por ellos. “An­tes de dis­cu­tir el va­lor del ho­no­ra­rio hay que re­de­fi­nir con el clien­te el al­can­ce del tra­ba­jo con­tra­ta­do. Si in­clu­ye o no el cos­to de las in­ge­nie­rías, has­ta qué ni­vel de de­ta­lle se avan­za, si ha­brá un ge­ren­cia­dor, si exis­ti­rá una di­rec­ción de obra o só­lo se ha­rá una su­per­vi­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca de la obras”.

Por otro la­do, la pro­fe­sión se ha con­ver­ti­do en un cam­po muy am­plio en el que exis­ten mu­chas for­mas de ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal. “La ma­yo­ría de los co­le­gas no vi­ve de los ho­no­ra­rios de pro­yec­to y di­rec­ción, los que tra­ba­jan en for­ma in­de­pen­dien­te com­bi­nan el pro­yec­to con la cons­truc- ción, ofre­cien­do un pro­duc­to lla­ve en mano”, di­ce Ri­voi­ra.

Pa­ra Juan Mar­tín Ur­gell, de UPU Ar­qui­tec­tos, cual­quier in­ten­to de es­ta­ble­cer un aran­cel mí­ni­mo es inú­til. “Aún cuan­do es­ta­ban re­gu­la­dos, mu­chos ar­qui­tec­tos co­bra­ban por de­ba­jo del aran­cel mí­ni­mo. En Es­pa­ña, don­de el pro­pie­ta­rio de­bía de­po­si­tar el to­tal de los ho­no­ra­rios en el Co­le­gio, los ar­qui­tec­tos le de­vol­vían una par­te cuan­do lo co­bra­ban”. “Cuan­do la si­tua­ción del mer­ca­do te em­pu­ja a co­brar por de­ba­jo del aran­cel, em­pe­zás a vi­vir en una suer­te de ile­ga­li­dad”, co­men­ta Flo­res.

Ur­gell coin­ci­de con Ri­voi­ra en que el pro­ble­ma de los ho­no­ra­rios es po­der re­la­cio­nar­los con la can­ti­dad de tra­ba­jo que se con­tra­ta. “Es co­mo en un res­tau­ran­te, la pi­za­rra de to­dos di­ce: en­tra­da, pla­to prin­ci­pal y pos­tre. Pe­ro na­die ha­bla de có­mo es ca­da pla­ta, ni qué ta­ma­ño tie­ne. El clien­te que de­ci­de por el pre­cio no sa­be lo que com­pra”.

Des­de su na­ci­mien­to, el tér­mino ho­no­ra­rio tu­vo una re­la­ción po­co cla­ra con la re­tri­bu­ción por la ta­rea pro­duc­ti­va y su im­pres­cin­di­ble re­sar­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra em­pe­zar, la pa­la­bra pro­vie­ne del la­tín ho­no­ra­rius, que sig­ni­fi­ca: aque­llo que hon­ra a al­guien. In­clu­si­ve, se la uti­li­za pa­ra in­di­car que una per­so­na dis­po­ne de los ho­no­res pe­ro no de las atri­bu­cio­nes reales de un car­go. Tan­ta am­bi­güe­dad com­pli­ca vin­cu­lar los ho­no­ra­rios con la idea de que el pro­yec­to tie­ne un cos­to in­dus­trial y un va­lor in­te­lec­tual que de­be ser pa­ga­do.

“Los ho­no­ra­rios no son la re­tri­bu­ción de un tra­ba­jo sino el pa­go por una ca­pa­ci­dad crea­ti­va. De otra ma­ne­ra, ter­mi­nás con­vir­tién­do­te en una con­sul­to­ría de dibujo”, sos­tie­ne por el con­tra­rio Ri­voi­ra. Sin em­bar­go, acla­ra que en la pro­fe­sión fal­tan ma­ne­ras ra­cio­na­les de es­ta­ble­cer los cos­tos de un pro­yec­to. “Si no se tie­ne en cla­ro cuál es el gas­to de una do­cu­men­ta­ción se pue­de per­der pla­ta, so­bre to­do por­que los cos­tos son ca­da vez más al­tos”, ex­pli­ca. Pa­ra mu­chos, el pro­ble­ma ar­gen­tino es que los

gran­des es­tu­dios com­pi­ten en­tre ellos ba­jan­do los ho­no­ra­rios y eso re­per­cu­te en to­da la pi­rá­mi­de pro­fe­sio­nal. “Cuan­do tra­ba­jás con un es­tu­dio ex­tran­je­ro co­mo el de César Pe­lli, te das cuen­ta que en el ex­te­rior a los me­jo­res se les pa­ga más. Acá es al re­vés”, di­ce Ur­gell.

La des­re­gu­la­ción ha he­cho que el cálcu­lo de los ho­no­ra­rios co­mo un por­cen­ta­je del cos­to de obra ha­ya ca­si des­apa­re­ci­do en las obras gran­des. “Siem­pre usas el por­cen­ta­je pa­ra te­ner una idea de lo que es­tás co­bran­do, pe­ro no­so­tros ofre­ce­mos tam­bién cal­cu­lás cuán­to te cues­ta ha­cer el pro­yec­to pa­ra te­ner un pi­so”, acla­ra el ar­qui­tec­to Ri­voi­ra.

Pa­ra Adela Mar­tí­nez, cal­cu­lar los ho­no­ra­rios en ba­se a un por­cen­ta­je del cos­to de obras si­gue sien­do la ma­ne­ra más acer­ta­da de proceder. “Es la me­jor for­ma de es­ta­ble­cer una re­la­ción ajus­ta­da en­tre la re­mu­ne­ra­ción y la com­ple­ji­dad de un tra­ba­jo”.

Los gran­des es­tu­dios re­co­no­cen que pue­den con­tra­tar un ser­vi­cio por de­ba­jo de los cos­tos de pro­duc­ción pa­ra con­ser­var un clien­te, o sa­lir em­pa­ta­dos. La si­tua­ción del es­tu­dio, su es­tra­te­gia co­mer­cial, son cla­ves. “Es dis­tin­to --sos­tie­nen-- te­ner dos obras gran­des y que te lle­gue una ter­ce­ra, a te­ner dos chi­cas y que apa­rez­ca la gran­de. En el pri­mer ca­so, se pue­de co­brar me­nos”.

Ras­covsky con­fir­ma que los ho­no­ra­rios son ca­da vez más ba­jos pe­ro in­di­ca que su es­tu­dio apues­ta a ma­ne­jar­se en un seg­men­to en el que se va­lo­re la ca­li­dad y se pa­guen ho­no­ra­rios al­tos. “Ven­de­mos ca­li­dad y de­di­ca­ción, por una obra de más de mil me­tros po­de­mos co­brar un 10% del cos­to de obra; por una re­for­ma, en­tre el 17 y el 18%, aun­que ya no ha­ce­mos. Por una ca­sa po­de­mos co­brar en­tre el 14 y el 15%. De to­dos mo­dos, nues­tros gas­tos de pro­duc­ción son muy al­tos, al­re­de­dor de un 70% de la fac­tu­ra­ción”, afir­ma.

Des­de el CPAU, ase­gu­ran que el Aran­cel su­ge­ri­do pa­ra la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res pue­de ser con­sul­ta­do en www.cpau.org, en don­de tam­bién se en­cuen­tran los cua­dros con las re­tri­bu­cio­nes su­ge­ri­das ac­tua­li­za­das mes a mes.

Por con­sul­tas so­bre ho­no­ra­rios, los ar­qui­tec­tos y pú­bli­co en ge­ne­ral pue­den tam­bién di­ri­gir­se a la Ge­ren­cia Téc­ni­ca del CPAU lla­man­do al 52399413 o por mail a tec­ni­ca@gmail.com.

Los da­tos so­bre es­te te­ma en el dis­tri­to de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res se con­si­guen en la pa­gi­na web del CAPBA ( www.cap­bacs.org). Allí tam­bién se en­cuen­tran los co­rreos y te­le­fo­nos del Con­se­jo Su­pe­rior y de los diez dis­tri­tos de la pro­vin­cia.

El aran­cel re­gu­la­do fun­cio­na bien en obras chi­cas, cuan­do pa­sás los 200 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie es más re­sis­ti­do por los clien­tes.

Juan Mar­tín Flo­res

SMF Ar­qui­tec­tos

Los ho­no­ra­rios no son la re­tri­bu­cion de un tra­ba­jo sino el pa­go por una ca­pa­ci­dad crea­ti­va, sino ter­mi­nás sien­do una con­sul­to­ra de dibujo.

Emi­lio Ri­voi­ra

Ham­pton-ri­voi­ra

El nue­vo Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial am­plió la des­re­gu­la­ción in­di­can­do que nin­gún aran­cel pue­de es­tar por en­ci­ma del pac­to en­tre las par­tes.

Ma­ría Hoj­man

CPAU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.