Es­pa­cio con­ver­ti­ble: de ca­sa-mu­seo a vi­vien­da

En San Isi­dro, el es­tu­dio Al­ric-ga­lín­dez-llo­ve­ras di­se­ñó una vi­vien­da que tam­bién pue­de fun­cio­nar co­mo ga­le­ría de ar­te.

ARQ - - DEBATE - AL­RIC-GALINDEZ-LLO­VE­RAS www.al­ric­ga­lin­dez.com.ar

No se tra­ta aquí de una ca­sa, tam­po­co de una ga­le­ría de ar­te, sino más bien de un hí­bri­do. En efec­to, una de las ra­zo­nes de la cons­truc­ción de la Ca­sa Ga­le­ría es crear un pai­sa­je in­te­rior que per­mi­ta dis­fru­tar del ar­te. Así, la pri­me­ra mi­ra­da es­tá en el ar­te y la se­gun­da en el ex­te­rior, más pe­ri­fé­ri­co.

El víncu­lo con el ex­te­rior no es di­rec­to sino a tra­vés de pa­tios-ga­le­rías que ac­túan co­mo fil­tros vi­sua­les y lu­mí­ni­cos, re­gu­lan­do el pa­so de la luz. En me­dio de un su­bur­bio con­for­ma­do a par­tir de una va­rie­dad ca­co­fó­ni­ca de es­ti­los de ca­sas, es­ta cons­truc­ción bus­ca el si­len­cio. Una ar­qui­tec­tu­ra sim­ple con un len­gua­je atem­po­ral, don­de el la­dri­llo es el ma­te­rial pro­ta­gó­ni­co, sien­do una in­quie­tud la ma­ne­ra en que se per­fo­ra la ma­sa de la­dri­llo con el me­nor rui­do vi­sual. Una in­ter­ven­ción sen­ci­lla y si­len­cio­sa, ca­si co­mo apo­yar un la­dri­llo en la hier­ba.

La nue­va cons­truc­ción es­tá des­ti­na­da a quie­nes bus­quen dis­fru­tar de su co­lec­ción ar­tís­ti­ca y que, al mis­mo tiem­po, quie­ran usar el es­pa­cio co­mo vi­vien­da oca­sio­nal. El pro­gra­ma in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre la in­ci­den­cia del uso en la ca­rac­te­ri­za­ción del es­pa­cio, sien­do per­ti­nen­te la bús­que­da de un ám­bi­to neu­tro y adap­ta­ble. En con­se­cuen­cia, el pro­yec­to se or­ga­ni­za ubi­can­do las áreas de apo­yo en el pe­rí­me­tro de un rec­tán­gu­lo, li­be­ran­do el in­te­rior de la plan­ta pa­ra las áreas de uso prin­ci­pal.

Den­tro de es­te es­pa­cio ho­mo­gé­neo, se dis­po­nen ta­bi­ques trans­ver­sa­les que sir­ven de ex­po­si­ción y de­fi­nen las dis­tin­tas sa­las-am­bien­tes, es­ta­ble­cien­do un re­co­rri­do de una mis­ma je­rar­quía es­pa­cial. El es­pa­cio de apo­yo con­tie­ne en su es­pe­sor los ser­vi­cios y los pa­tios, que fil­tran la luz y fun­cio­nan co­mo es­pa­cio in­ter­me­dio en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior.

En cuan­to a su ca­rác­ter sus­ten­ta­ble, la bús­que­da no só­lo es­tu­vo en­fo­ca­da en cri­te­rios bio­cli­má­ti­cos sino tam­bién en cuan­to a una ar­qui­tec­tu­ra adap­ta­ble, que pue­da ser mo­di­fi­ca­da fá­cil­men­te. De es­ta ma­ne­ra, la cons­truc­ción pue­de ser­vir pa­ra dis­tin­tos usos a lo lar­go del tiem­po, pu­dien­do re­ci­clar­se fá­cil­men­te.

Así, pro­yec­ta­mos una cons­truc­ción en don­de la ex­pre­si­vi­dad se en­cuen­tre en la ma­te­ria­li­dad y no en la ela­bo­ra­ción de fa­cha­das re­pre­sen­ta­ti­vas de una fun­ción. Una ar­qui­tec­tu­ra con po­cos re­cur­sos lin­güís­ti­cos, con el ob­je­ti­vo de tras­cen­der su tiem­po y no re­fle­jar un len­gua­je de épo­ca.

En res­pues­ta al apro­ve­cha­mien­to ener­gé­ti­co, los pa­ra­men­tos se re­suel­ven con mu­ros do­bles de la­dri­llo con cá­ma­ra de ai­re, en tan­to que la cu­bier­ta ha­ce lo pro­pio con una lo­sa ma­ci­za de po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do de 10 cm de es­pe­sor. Por su par­te, las aber­tu­ras se vin­cu­lan con el ex­te­rior a tra­vés de se­mi­cu­bier­tos, un plan­teo que per­mi­te la ma­yor in­ci­den­cia so­lar en in­vierno y me­nor en el ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.