LA CIU­DAD NE­CE­SI­TA UN PLAN GE­NE­RAL DE URBANISMO

La ges­tión del Go­bierno por­te­ño fa­vo­re­ce las in­ter­ven­cio­nes ais­la­das, que no so­lu­cio­nan los pro­ble­mas de fon­do. Por ca­so, el me­tro­bus es un buen ins­tru­men­to, pe­ro fal­ta un Plan de Mo­vi­li­dad.

ARQ - - ARQUITECTURA - Por F. Pom­pe­yo Ra­mos-ma­rrau Ur­ba­nis­ta y ar­qui­tec­to; rea­li­za­dor de Pla­nes Te­rri­to­ria­les y de Urbanismo. Pre­si­den­te del Club de Urbanismo.

Una de las he­rra­mien­tas cen­tra­les pa­ra una ciu­dad más equi­ta­ti­va y de­mo­crá­ti­ca es el Plan Ge­ne­ral de Urbanismo (PGU), que deberíamos co­men­zar a rea­li­zar más tem­prano que tar­de pa­ra lle­gar al 2050 con un plan só­li­do, que nun­ca ha exis­ti­do en la his­to­ria de la ciu­dad. El PGU es la nor­ma ju­rí­di­ca de obli­ga­do cum­pli­mien­to tan­to pa­ra la ciu­da­da­nía co­mo pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción. El PGU com­pren­de y re­gu­la las ac­cio­nes y pro­yec­tos de or­de­na­mien­to y re­no­va­ción de la ciu­dad con la nor­ma­ti­va y el pre­su­pues­to es­ti­ma­ti­vo de lo que va a cos­tar su eje­cu­ción, in­clui­da pa­ra ca­da si­tua­ción pro­yec­tual y de ges­tión. La au­sen­cia de sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­rá­me­tros de pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión a ni­vel te­rri­to­rial, en to­das las es­ca­las, in­flu­ye di­rec­ta­men­te en la in­ten­cio­na­li­dad de pla­ni­fi­car al­gún si­tio del país. Y ha da­do por re­sul­ta­do ins­tru­men­tos hí­bri­dos co­mo son los así lla­ma­dos “Pla­nes Ur­bano Am­bien­tal” y “Có­di­gos de Pla­nea­mien­to” que no han re­sul­ta­dos efi­cien­tes sino to­do lo con­tra­rio. Sin ley del sue­lo y or­de­na­mien­to te­rri­to­rial del país es di­fí­cil rea­li­zar la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca de una ciu­dad de­ter­mi­na­da. Es di­fí­cil pe­ro no im­po­si­ble. Con­si­de­ra­mos que un Plan Ge­ne­ral de Urbanismo en las ciu­da­des de mas 45.00 ha­bi­tan­tes, ac­tua­li­za­ble ca­da 6 años, sen­ta­rá las ba­ses pa­ra las ciu­da­des de los pró­xi­mos 50 años, y pue­de pro­vo­car un re­vul­si­vo in­gre­dien­te pa­ra la rea­li­za­ción de los ins­tru­men­tos au­sen­tes. Es­to le ata­ñe, sin lu­gar a du­das, tam­bién a la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. La Ciu­dad, in­te­gran­te de la man­cha ur­ba­na más gran­de del país, con 15.000.000 de ha­bi­tan­tes, y par­ti­ci­pan­te de la Li­ga de las Me­ga­ciu­da­des del mun­do, es­tá en emer­gen­cia. Ha­ce per­der mi­les de ho­ras-hom­bre en el tras­la­do dia­rio de sus ha­bi­tan­tes ba­jan­do la pro­duc­ti­vi­dad; irri­ta y pro­du­ce in­se­gu­ri­dad. Es en esen­cia de­sigual e in­jus­ta en la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes. La ma­ne­ra de ges­tio­nar del Go­bierno por­te­ño fa­vo­re­ce in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas rea­li­za­das con una su­ce­sión con­ti­nua de ac­cio­nes ais­la­das. Los par­ches no trans­for­man, acu­mu­lan so­lu­cio­nes a rea­li­zar: el me­tro­bus es un buen in­su­mo pa­ra el Plan de Mo­vi­li­dad, pe­ro el plan de mo­vi­li­dad es­tá ausente. La pea­to­na­li­za­ción del cen­tro es una muy bue­na in­ter­ven­ción pa­ra la ca­li­dad de vi­da y la con­so­li­da­ción de cen­tros ur­ba­nos. Pe­ro las cen­tra­li­da­des a po­ten­ciar de ca­da una de las co­mu­nas, y el plan de mo­vi­li­dad, es­tán au­sen­tes. Y así po­dría­mos nom­brar ca­da una de las in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas rea­li­za­das. To­do el mun­do si­gue di­cien­do, y con ra­zón, que la ciu­dad -sea la que sea- ha cre­ci­do sin pla­ni­fi­ca­ción, sin em­bar­go ca­si to­das tie­nen des­de ha­ce dé­ca­das los su­so­di­chos CPU. Es evi­den­te que no han ser­vi­do pa­ra pla­ni­fi­car ur­ba­nís­ti­ca­men­te la ciu­dad. Los CPU han ser­vi­do pa­ra per­mi­tir in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas que no es­ta­ban pen­sa­das por na­die con an­te­la­ción, in­cor­po­ran­do las fa­mo­sas “ex­cep­cio­nes”, que dan la sen­sa­ción per­ma­nen­te del ne­go­cio gris. Se ha con­ver­ti­do en el co­mo­dín de las ope­ra­cio­nes de obras pú­bli­cas o pri­va­da. Se lo con­si­de­ra erró­nea­men­te co­mo la nor­ma de urbanismo, y es una nor­ma per­ni­cio­sa fa­vo­re­ce­do­ra del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio y de ca­sos de co­rrup­ción. Los CPU son en gran par­te “re­gu­la­do­res” de los as­pec­tos téc­ni­cos re­la­ti­vos a las ha­bi­li­ta­cio­nes. Es una nor­ma­ti­va téc­ni­ca erró­nea más am­plia, por es­tar se­pa­ra­da de in­ter­ven­cio­nes pla­ni­fi­ca­das, y me­nos ri­gu­ro­sa que los Có­di­gos de edi­fi­ca­ción, am­bos son los re­gu­la­do­res de las ha­bi­li­ta­cio­nes. El otro ele­men­to exis­ten­te en el uni­ver­so de la apro­ba­ción de in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res es el PUA, que se de­fi­ne co­mo: “un do­cu­men­to de in­ten­cio­nes ge­ne­ra­les so­bre las in­ter­ven­cio­nes a rea­li­zar… El PUA es­ta en con­ti­nua re­for­mu­la­ción por­que es un pro­ce­so que bus­ca es­pe­ci­fi­car y cla­ri­fi­car las po­lí­ti­cas ha­cien­do ex­plí­ci­tos los con­flic­tos y con pro­pues­tas de re­so­lu­ción, aten­dien­do los dis­tin­tos in­tere­ses en jue­go…” El PUA de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res es un do­cu­men­to bien tra­ba­ja­do, pe­ro no un Plan Ge­ne­ral de Urbanismo. Es­to ex­pli­ca el in­can­sa­ble mo­vi­mien­to ciu­da­dano de­fen­dien­do el de­re­cho a la ciu­dad. De ca­da diez po­si­bles in­ter­ven­cio­nes re­sis­ti­das por la ciu­da­da­nía, nue­ve se rea­li­zan. La vo­lun­tad y la mi­li­tan­cia por la ciu­dad no da abas­to y en­lo­que­ce, ago­ta y des­va­ne­ce la po­si­bi­li­dad de equi­dad, justicia y un me­jor há­bi­tat, an­te el ac­cio­nar del Go­bierno eje­cu­tor de las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas ha­bi­li­ta­das, pre­ci­sa­men­te, por es­te con­fu­so es­ce­na­rio. Si­tua­cio­nes co­mo las que mues­tran es­tos ti­tu­la­res de dia­rios se dan pre­ci­sa­men­te por au­sen­cia de PGU: “La Legislatura tra­ta la re­zo­ni­fi­ca­ción y ven­ta de una par­ce­la de la Cor­po­ra­ción; el di­ne­ro irá al Pa­seo del Ba­jo”; “Hoy la Legislatura aca­ba de dar luz ver­de a la com­pra del úl­ti­mo te­rreno li­bre de Puerto Ma­de­ro. (17-03-2017)”; “En Co­le­gia­les tam­bién bus­can li­be­rar te­rre­nos del tren pa­ra cons­truir edi­fi­cios”. “Po­nen a la ven­ta los úl­ti­mos te­rre­nos de Ca­ta­li­nas Nor­te por 300 mi­llo­nes de dó­la­res.” An­te es­tos in­can­sa­bles anun­cios, lo pri­me­ro que se de­be­ría pre­gun­tar es: ¿Qué di­ce el Plan Ur­bano y Am­bien­tal? ¿Qué di­ce el PUA? Ob­via­men­te la res­pues­ta es fá­cil de de­du­cir: no di­ce na­da. El PUA es un do­cu­men­to ge­ne­ra­lis­ta. Con un PGU apro­ba­do, po­cas si­tua­cio­nes po­drían re­ver­se o in­cor­po­rar­se; y cuan­do es­tas apa­re­cie­sen, se in­cor­po­ra­rían al in­ven­ta­rio de te­mas a tra­tar por la Ofi­ci­na del Plan, en la pró­xi­ma ac­tua­li­za­ción del PGU. El con­cep­to que ha­bi­li­ta ta­les des­pro­pó­si­tos es el “se ha­ce ciu­dad en el an­dar”, que ha­bi­li­ta la pla­ni­fi­ca­ción for­mal, dan­do lu­gar a la des­pla­ni­fi­ca­ción real y a la opi­nión ge­ne­ra­li­za­da de que las ciu­da­des cre­cen al li­bre al­be­drío, sin pla­ni­fi­ca­ción. La Ciu­dad de­be de una vez abor­dar es­tas cues­tio­nes, y po­ner­se a ha­cer co­mo co­rres­pon­de el PGU y la Pla­ni­fi­ca­ción del Te­rri­to­rio. La ges­tión mu­ni­ci­pal de­be es­tar re­fle­ja­da en él se­gún la ciu­dad, des­cen­tra­li­za­da en sus 15 co­mu­nas, con com­pe­ten­cias y pre­su­pues­to. Es in­du­da­ble que un PGU de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res de­be re­de­fi­nir la va­li­dez, en fun­ción de la des­cen­tra­li­za­ción del país, del do­ble es­ta­do de Ca­pi­ta­li­dad y Ciu­dad Au­tó­no­ma. Sin ca­pi­ta­li­dad na­cio­nal, y sin el sta­tus de “au­tó­no­ma”, fe­de­ra­da con los mu­ni­ci­pios ve­ci­nos, re­per­cu­te en uno u otro mo­de­lo de or­de­na­ción te­rri­to­rial. Pro­pues­ta: dis­cu­tir los ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial y ur­ba­nís­ti­ca de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y los mu­ni­ci­pios que la ro­dean es ac­tual y ne­ce­sa­rio. Su­gie­ro apro­ve­char es­te mo­men­to pa­ra abrir un pro­ce­so más sen­sa­to, de­ba­tien­do un pro­yec­to de ley que ex­pre­se la pues­ta en mar­cha de los ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción que acom­pa­ña­ran los de­sig­nios del te­rri­to­rio en los pró­xi­mos 50 años. A sa­ber: po­ner en fun­cio­na­mien­to la Se­cre­ta­ria de Pla­ni­fi­ca­ción Te­rri­to­rial y Ur­ba­nís­ti­ca, se­pa­ra­da e in­de­pen­dien­te de la Se­cre­ta­ria de Obras y Ser­vi­cios Pú­bli­cos, cla­ri­fi­can­do que la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca y te­rri­to­rial an­te­ce­de a la eje­cu­ción de obras; ade­cuar el COPUA a la nue­va reali­dad; rea­li­za­ción el PGU, don­de es­ta­rá in­cor­po­ra­da la nor­ma­ti­va de apli­ca­ción, el pre­su­pues­to es­ti­ma­ti­vo del con­jun­to del PGU y su ac­tua­li­za­ción ca­da 6 años.

De ca­da diez po­si­bles in­ter­ven­cio­nes re­sis­ti­das por la ciu­da­da­nía, nue­ve se rea­li­zan. La mi­li­tan­cia por la ciu­dad no da abas­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.