Do­ble ma­te­ria­li­dad pa­ra un nue­vo fa­ro en Puerto Ma­de­ro

El es­tu­dio Pfeif­fer-zur­do pro­yec­tó una gran to­rre des­ti­na­da a un ho­tel y re­si­den­cias con una vo­lu­me­tría sin­gu­lar.

ARQ - - ARQUITECTURA - PFEIF­FER ZUR­DO AR­QUI­TEC­TOS www.pf­zar­qui­tec­tos.com.ar

El fla­man­te Al­vear Icon Ho­tel & Re­si­den­ces, ubi­ca­do so­bre un te­rreno de 3.340 m2 en el co­ra­zón de Puerto Ma­de­ro, es un edi­fi­cio com­pues­to por dos sec­cio­nes bien de­fi­ni­das que pro­yec­ta­mos co­mo una nue­va re­pre­sen­ta­ción de la fa­mo­sa ca­de­na de ho­te­les. Cree­mos que, tan­to por su área de im­plan­ta­ción -en el ba­rrio más jo­ven de la ciu­dad- co­mo por su sin­gu­lar vo­lu­me­tría y di­se­ño, se con­ver­ti­rá en un nue­vo hi­to ciu­da­dano.

Par­ti­mos de la ba­se de que es­ta­mos fren­te a un pro­gra­ma su­ma­men­te com­ple­jo, ya que de­man­dó la in­te­gra­ción de un ball­room y sa­lo­nes anexos de más de 1.500 m2, cin­co sub­sue­los, y un ho­tel de lu­jo y re­si­den­cias, por ci­tar los es­pa­cios más im­por­tan­tes. Así, pri­me­ro in­ten­ta­mos re­la­cio­nar el con­cep­to ma­sa del Al­vear Pa­la­ce Ho­tel ori­gi­nal con nues­tro pro­yec­to, del cual sur­ge el vo­lu­men cons­ti­tu­ti­vo del ho­tel pro­pia­men­te di­cho. Lue­go tra­ta­mos de re­la­cio­nar­lo por con­tra­po­si­ción, ale­ján­do­lo de la cro­ma­ti­ci­dad gris frío de los edi­fi­cios cir­cun­dan­tes, to­man­do un mix cá­li­do de la pie­dra ju­ra que uti­li­za­ría­mos en la “par­te no­ble” y el edi­fi­cio de la ex Con­fi­te­ría Munich, ac­tual Mu­seo de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

El edi­fi­cio, cu­ya su­per­fi­cie cu­bier­ta al­can­za los 40.000 m2, se com­po­ne de un ba­sa­men­to en el que se localizan la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des so­cia­les, so­bre el cual se eri­ge una to­rre de trein­ta pi­sos en las que se alo­jan las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel y las uni­da­des re­si­den­cia­les. Su pro­gra­ma com­bi­na un ho­tel de lu­jo con re­si­den­cias pri­va­das, cen­tro de even­tos, health club y gas­tro­no­mía de pri­mer ni­vel, con sub­sue­los de es­ta­cio­na­mien­to y ser­vi­cios.

El par­ti­do adop­ta­do pa­ra el ba­sa­men­to si­gue la es­truc­tu­ra del Al­vear y de mu­chos ho­te­les clá­si­cos, en la que el ac­ce­so es­tá pre­ce­di­do por un es­pa­cio se­mi­cu­bier­to que se ex­tien­de des­de la lí­nea mu­ni­ci­pal has­ta el lobby, con el fin de pro­te­ger a las per­so­nas de la en­tra­da y sa­li­da de au­to­mó­vi­les o bu­ses tu­rís­ti­cos, con­for­man­do una re­co­va de ac­ce­so o por­te co­chè­re. En una se­gun­da lí­nea pa­ra­le­la se en­cuen­tran el lobby del ho­tel, el hall de en­tra­da re­si­den­cial, el ac­ce­so al cen­tro de even­tos, el ac­ce­so de per­so­nal y de ser­vi­cio y la ram­pa vehicular a los sub­sue­los.

Tam­bién el lobby del ho­tel evo­ca al Al­vear Pa­la­ce a par­tir de su secuencia fun­cio­nal: el front desk y la con­ser­je­ría, la ba­te­ría de as­cen­so­res, las áreas de es­tar, el ac­ce­so al res­tau­ran­te bar pa­no­rá­mi­cos y, al fi­nal, el Sunny Yard. Es­te úl­ti­mo es un es­pa-

VIE­NE DE P. 24

cio muy lu­mi­no­so que, gra­cias a su cu­bier­ta vi­dria­da, pue­de abrir­se al ai­re li­bre a par­tir de su me­ca­nis­mo te­les­có­pi­co. En torno al Sunny Yard se or­ga­ni­za el lobby bar, una ca­va y un pa­tio al ai­re li­bre ro­dea­do de ver­de, con­for­man­do una ex­pan­sión de las ac­ti­vi­da­des de plan­ta ba­ja.

En el pri­mer sub­sue­lo se des­plie­ga el cen­tro de even­tos, al que se lle­ga por es­ca­le­ras me­cá­ni­cas y una am­plia es­ca­le­ra co­mún has­ta un ele­gan­te fo­yer que or­ga­ni­za el ac­ce­so a los sa­lo­nes y co­nec­ta con la ba­te­ría de as­cen­so­res del ho­tel.

En el se­gun­do pi­so se ubi­ca un res­tau­ran­te es­pe­cia­li­za­do, un bu­si­ness cen­ter y áreas de ser­vi­cios. La cu­bier­ta del ba­sa­men­to, en el ter­cer pi­so, se des­ti­na a una pis­ci­na cli­ma­ti­za­da ex­te­rior con un am­plio so­lá­rium. Por de­ba­jo, dos sub­sue­los de ser­vi­cios y es­ta­cio­na­mien­to y dos en­tre­pi­sos que alo­jan a otras áreas.

Fa­ro ur­bano

El vo­lu­men de la to­rre es­tá cla­ra­men­te seg­men­ta­do. La par­te in­fe­rior, con­for­ma­da por 14 pi­sos des­ti­na­dos a las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel, ex­pre­sa una ma­te­ria­li­dad só­li­da que alu­de -una vez más- al Al­vear Pa­la­ce, en tan­to que la par­te su­pe­rior se ma­te­ria­li­za a par­tir de un cur­tain wall con al­gu­nos la­dos in­cli­na­dos que re­ma­tan en pla­nos ta­lla­dos po­lié­dri­cos, a la ma­ne­ra de un dia­man­te.

El pro­gra­ma se com­po­ne de 159 uni­da­des de lu­jo de di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas y su­per­fi­cies, con un gran health club en dos ni­ve­les, desa­rro­lla­do en el úl­ti­mo pi­so.

En el pi­so in­fe­rior del health club se en­cuen­tran los ac­ce­sos de pú­bli­co, la re­cep­ción, una pis­ci­na cli­ma­ti­za­da se­mi ex­te­rior, un gim­na­sio, pe­lu­que­ría y con­sul­to­rio mé­di­co. En el pi­so su­pe­rior fun­cio­na un spa y un cen­tro de be­lle­za. En los dos úl­ti­mos pi­sos, el ho­tel dis­po­ne de un bar y res­tau­ran­te pa­no­rá­mi­cos.

Los pi­sos su­pe­rio­res de la to­rre es­tán des­ti­na­dos a las uni­da­des re­si­den­cia­les, ca­rac­te­ri­za­dos por una im­pron­ta com­ple­ta­men­te acris­ta­la­da, que la dis­tin­gue del en­torno por su for­ma y ma­te­ria­li­dad.

Ele­gi­mos la li­vian­dad del vi­drio por las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des y reflejos que ofre­ce­ría se­gún la in­ci­den­cia de la luz, con el fin de di­fe­ren­ciar­nos en me­dio de un clus­ter su­ma­men­te gris y ma­ci­zo.

El pro­gra­ma re­si­den­cial se com­po­ne de 51 vi­vien­das de uno, dos y tres am­bien­tes (una de ellas, una ex­clu­si­va re­si­den­cia de cua­tro am­bien­tes) que man­tie­nen el es­tán­dar en el di­se­ño in­te­rior y ma­te­ria­li­dad, con pi­sos de ro­ble ame­ri­cano, re­ves­ti­mien­tos en már­mol ara­bes­ca­to y de­sert brown; y boi­se­rie en ma­de­ra la­quea­da. To­das las uni­da­des tie­nen bal­co­nes in­cor­po­ra­dos en el vo­lu­men vi­dria­do que es­tán pro­te­gi­dos de los vien­tos del lu­gar.

Una ba­te­ría in­de­pen­dien­te de tres as­cen­so­res de al­ta ve­lo­ci­dad vin­cu­lan las re­si­den­cias con su hall de ac­ce­so ex­clu­si­vo y con el ho­tel en la plan­ta ba­ja, con la pis­ci­na ubi­ca­da en la cu­bier­ta del ba­sa­men­to, y con el health club de los pi­sos in­ter­me­dios. La fun­cio­na­li­dad del edi­fi­cio per­mi­te brin­dar los ser­vi­cios de ho­te­le­ría a par­tir del nú­cleo que, des­de el ho­tel, se ex­tien­de a las re­si­den­cias.

Pa­ra com­ple­tar el pro­gra­ma, fue ne­ce­sa­ria una ex­ca­va­ción de 14 me­tros de pro­fun­di­dad. De­ba­jo del ni­vel ce­ro, de­ci­di­mos desa­rro­llar un gran cen­tro de even­tos cu­yo sa­lón prin­ci­pal tie­ne una plan­ta de apro­xi­ma­da­men­te 50 por 23 me­tros. Un te­ma a des­ta­car es el tra­ta­mien­to acús­ti­co, con es­tán­da­res de in­so­no­ri­za­ción y ais­la­mien­to.

Siem­pre pen­sa­mos que el edi­fi­cio se des­cu­bre des­de la city y que las edi­fi­ca­cio­nes que se le an­te­po­nen con­for­man un no­ta­ble ba­sa­men­to des­de don­de emer­ge el dia­man­te, me­tá­fo­ra del gla­mour y lu­jo que re­pre­sen­ta Al­vear.

El edi­fi­cio se con­for­ma a par­tir de una ma­te­ria­li­dad só­li­da com­bi­na­da con un cur­tain wall que emu­la a un dia­man­te. VOLUMETRIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.