Qué ha­cer con los con­cur­sos

DE­BA­TE EN­CUEN­TROS DE AR­QUI­TEC­TU­RA Y CIUDAD La me­sa re­don­da rea­li­za­da en Ro­sa­rio tra­tó so­bre los con­cur­sos de an­te­pro­yec­to. Mai­te Fernández con­tó por qué los aban­do­nó y Juan Mar­tín Flo­res, có­mo ha­ce pa­ra de­di­car­se ca­si ex­clu­si­va­men­te a ellos.

ARQ - - ¿CUÁNTO SE PAGA? -

Los con­cur­sos de ar­qui­tec­tu­ra son la me­jor he­rra­mien­ta que tie­nen los es­tu­dios pa­ra lle­gar a la obra pú­bli­ca y a la pri­va­da de gran es­ca­la. Pe­ro, que es­to ocu­rra de­pen­de de ins­tan­cias pre­vias don­de se de­fi­nen ba­ses, ob­je­ti­vos, fi­na­li­dad, re­qui­si­tos de pre­sen­ta­ción, obli­ga­ción de con­tra­tar el pro­yec­to y pre­mio.

Es­te fue el te­ma de de­ba­te de la pri­me­ra edi­ción (de las 8 que se rea­li­za­rán en el año) de Cru­ces En­cuen­tros de Ar­qui­tec­tu­ra y Ciudad, or­ga­ni­za­do por Pro­pues­ta De­cen­te ASN/NOISE y el blog Un Día / Una Ar­qui­tec­ta. La reunión se reali­zó el mes pa­sa­do en el Tú­nel Cad2 – Cen­tro de Ar­qui­tec­tu­ra y Di­se­ño de Ro­sa­rio.

En el en­cuen­tro se des­ta­có la cre­cien­te des­con­ten­to de los ar­qui­tec­tos que sien­ten que el es­fuer­zo de par­ti­ci­par en los con­cur­sos ter­mi­na en “sa­co ro­to”. Los in­vi­ta­dos fue­ron Mai­te Fernández, de Ro­sa­rio, ex ti­tu­lar del es­tu­dio Ca­ba­lle­ro-fernández (ac­tual­men­te so­cia de Pau­la Fie­rro) y Juan Mar­tín Flo­res, de La Pla­ta y so­cio de SFP Ar­qui­tec­tos.

En ese mo­men­to, en El Tú­nel se ex­hi­bía el con­cur­so de Am­plia­ción del Mu­seo Cas­tag­nino de Ro­sa­rio y no eran su­fi­cien­tes to­das las pa­re­des pa­ra mos­trar la in­fi­ni­dad de lá­mi­nas de los par­ti­ci­pan­tes ¿Es ne­ce­sa­rio lle­gar a tal gra­do de de­ta­lle pa­ra la am­plia­ción de un edi­fi­cio? ¿Los ju­ra­dos lle­gan a re­vi­sar y pon­de­rar en su elec­ción to­do ese tra­ba­jo?

Tan­to Fernández co­mo Flo­res coin­ci­die­ron en que era im­po­si­ble con los tiem­pos de ju­ra re­vi­sar to­do ese ma­te­rial cu­ya pro­duc­ción en pos de cum­plir con los re­que­ri­mien­tos de las ba­ses, im­pli­ca la par­ti­ci­pa­ción de mu­chas per­so­nas, en­tre ase­so­res, pro­yec­tis­tas y di­bu­jan­tes.

Fernández par­ti­ci­pó de 16 con­cur­sos du­ran­te los 20 años que tra­ba­jó en su es­tu­dio jun­to a Ge­rar­do Ca­ba­lle­ro. Ga­na­ron pri­me­ros pre­mios y men­cio­nes pe­ro a cons­truir­se no lle­gó ca­si nin­guno. “Una ex­pe­rien­cia frus­tran­te”, de­fi­nió.

Flo­res, jun­to con sus so­cios, En­ri­que Spe­ro­ni y Ga­briel Mar­tí­nez, prác­ti­ca­men­te abo­can su ta­rea a la rea­li­za­ción de con­cur­sos. Par­ti­ci­pa­ron en más de 70, 43 fue­ron pre­mia­dos y ga­na­ron 15 pri­me­ros pre­mios. Al­gu­nos se en­cuen­tran ac­tual­men­te en cons­truc­ción. Si bien su ex­pe­rien­cia po­dría de­fi­nir­se co­mo exi­to­sa, coin­ci­de con Fernández en las crí­ti­cas al ac­tual sis­te­ma.

Fernández ba­só su char­la en el Con­cur­so Internacional de Ideas Par­que de la Ca­be­ce­ra en Vic­to­ria (4ª Men­ción), mien­tras que Flo­res se cen­tró en el pro­yec­to pa­ra el Con­cur­so Internacional de Ar­qui­tec­tu­ra MOLEWA, China (1ª Pre­mio). A pe­sar de las di­fe­ren­cias pro­gra­má­ti­cas y de con­tex­to, coin­ci­die­ron en el ma­ne­jo de la es­ca­la, el va­lor por el pai­sa­jis­mo y el res­pe­to por las iden­ti­da­des y el ca­rác­ter de ca­da lu­gar. Am­bos ca­sos su­pe­raron con una ac­ción pro­po­si­ti­va y su­pe­ra­do­ra, los me­ros re­que­ri­mien­tos pla­nea­dos por las ba­ses.

Flo­res ha­bló de los con­cur­sos co­mo la “opor­tu­ni­dad pa­ra de­cir al­go” con una mi­ra­da con­tem­po­rá­nea. A su vez, afir­mó que en el sis­te­ma ac­tual se tra­tan de con­cur­sos co­yun­tu­ra­les, ya que re­suel­ven problemas pun­tua­les sin plan­tear pau­tas ha­cia dón­de ir. El ar­qui­tec­to pro­po­ne, en­ton­ces, re­di­rec­cio­nar el cri­te­rio ha­cia con­cur­sos cul­tu­ra­les, es de­cir, a aque­llos que ge­ne­ren nue­vos con­cep­tos, mo­di­fi­quen y den res­pues­ta a los problemas reales de la ciudad ba­jo una mi­ra­da to­ta­li­za­do­ra.

Fernández, por su par­te y una vez ale­ja­da de los con­cur­sos, de­bi­do de la frus­tra­ción ge­ne­ra­da, en­fa­ti­zó su de­ve­nir pro­fe­sio­nal en ac­cio­nes que apun­tan a la trans­for­ma­ción so­cial con­cre­ta; co­mo el Par­que Huer­ta La Ta­bla­da, una huer­ta de ca­rác­ter pai­sa­jís­ti­co pa­ra los ha­bi­tan­tes de la zo­na que cul­ti­van lo que con­su­men ellos mis­mos, y ac­tual­men­te su la­bor en El Ban­qui­to So­li­da­rio, un tra­ba­jo de em­pon­de­ra­mien­to de mu­je­res de ba­rrios ca­ren­cia­dos a tra­vés de mi­cro­cré­di­tos pa­ra pe­que­ños em­pren­di­mien­tos y ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal pa­ra me­jo­rar su há­bi­tat.

En el de­ba­te pos­te­rior en­tre el pú­bli­co, los pa­ne­lis­tas y par­te de la or­ga­ni­za­ción pre­sen­te, se plan­tea­ron in­quie­tu­des co­mo el exceso de re­que­ri­mien­tos pa­ra re­sol­ver un pro­yec­to que en la ma­yo­ría de las ve­ces no lle­ga a cons­truir­se. Ade­más, que la pro­por­ción de obras pú­bli­cas ad­ju­di­ca­das por con­cur­so no es su­fi­cien­te pa­ra ha­cer que es­ta he­rra­mien­ta sea una prác­ti­ca de­mo­crá­ti­ca y ac­ce­si­ble.

Se coin­ci­dió en el enojo y la frus­tra­ción que se pro­du­ce cuan­do se gana un con­cur­so vin­cu­lan­te que nun­ca se cons­tru­ye o se mo­di­fi­ca du­ran­te el de­sa­rro­llo del pro­yec­to per­dien­do su esen­cia ori­gi­nal. La pro­pues­ta de es­te pri­mer Cru­ces fue dar es­pa­cio a las vo­ces de quie­nes ha­cen de los con­cur­sos una for­ma de pro­du­cir ar­qui­tec­tu­ra. Fue uná­ni­me el pe­di­do a los re­pre­sen­tan­tes (ins­ti­tu­cio­nes y co­le­gios) de una re­vi­sión del sis­te­ma de con­cur­sos pa­ra me­diar más equi­ta­ti­va­men­te en­tre las au­to­ri­da­des, po­lí­ti­cos del po­der de turno y los ar­qui­tec­tos y ar­qui­tec­tas, a quie­nes, en de­fi­ni­ti­va, re­pre­sen­tan.

Se coin­ci­dió en el enojo y la frus­tra­ción que se pro­du­ce cuan­do se gana un con­cur­so vin­cu­lan­te que nun­ca se cons­tru­ye o se mo­di­fi­ca du­ran­te el de­sa­rro­llo del pro­yec­to.

1 PAR­QUE HUER­TA LA TA­BLA­DA. Pro­pues­ta pai­sa­jís­ti­ca y pro­duc­ti­va. 2 CON­CUR­SO. Par­que de la Ca­be­ce­ra en Vic­to­ria. 3 MAI­TE FERNÁNDEZ.

Des­cep­cio­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.